El deporte como estilo de vida

Autor: Héctor Gerardo Toledo Rosillo y Roberto Díaz Mendoza

Autoayuda y superación personal

13-12-2012

El análisis del concepto de estilo de vida y de los factores que influyen en él, ha llevado a la coexistencia de por lo menos dos conceptos que implican maneras diferentes de actuar.

En primer lugar refiriéndose a la libre elección de conductas; en el que las acciones deben ir encaminadas a evitar hábitos no saludables, recayendo así la total responsabilidad sobre el individuo.

En segundo lugar sosteniendo que la salud depende de una forma general de vida, determinada por la interrelación entre unas condiciones de vida y unos patrones de conducta que a su vez dependen de características socioeducativas y personales.

El estilo de vida saludable es un conjunto de patrones de conductas relacionados con la salud y el deporte, determinado por las elecciones que hacen las personas de las opciones disponibles acorde con las oportunidades que les ofrece su propia vida.

De esta forma, el estilo de vida puede entenderse como una conducta relacionada con la salud de carácter consistente (como la práctica habitual de actividades físicas), que está posibilitada o limitada por la situación social de una persona y sus condiciones de vida.

Para llevar un estilo de vida saludable uno de los factores más importantes que hay que tener en cuenta es el de la actividad física, pues favorece el estado general de la salud de las personas y aporta efectos muy benéficos.

Las personas difícilmente podrían llevar una vida plena y sana sin posibilidad alguna de movimiento e interacción con el mundo, es por eso que la actividad física se convierte en un factor muy importante a la hora de hablar de una vida saludable, pues proporciona una mejor calidad de vida y mayor bienestar.

La percepción de las personas sobre el bienestar físico, psíquico, social y espiritual depende de gran parte de sus valores y creencias y del contexto cultural.

Por otra parte cada uno de nosotros tiene sueños diferentes, pero día a día millones tanto de niños, como adolescentes y adultos sueñan con ser deportistas profesionales.

Muchas de las veces no se cumplen, pero para algunos si, y es aquí cuando el deporte transforma la vida de ellos que resultan tener el talento y carácter que se requiere para ser un profesional.

Siguiendo con el tema de estilo de vida pero encaminado a los deportistas y en tema especifico a su situación financiera; este ensayo pretende establecer una alternativa analítica que permita interpretar el fenómeno de la banca rota en algunos de los deportistas.

Con ello se busca una puerta de salida que no implique el fraccionamiento empírico de la realidad en pequeños comportamientos; pero si que permita una aproximación a sus formas específicas de manifestación en la realidad, el propósito en última instancia es el de buscar mejoras para que los deportistas sean más exitosos a lo largo de toda su vida.

Por otra parte, entendiendo el deporte en diferentes formas este puede ser disfrutado de dos maneras ya sea en forma pasiva como espectador o de forma activa, como practicante. En cuanto a este último se distingue 3 tipos de práctica: deportista elite, federado y aficionado.

Definiéndolos en primer lugar, el deportista élite está dirigido principalmente hacia el espectáculo, alcanzando altos niveles de ingresos (es por ello que el Estado se ve en la necesidad de controlar esta actividad sometiendo a los clubes deportivos a normativas jurídicas mercantiles y laborales. Actualmente son dirigidos y cuidados por técnicos o entrenadores que les ayudan a romper sus marcas o vencer a sus rivales, formando en ellos un espíritu competitivo.

En segundo lugar está el deportista federado. Estos deportistas practican el deporte de manera menos sistemática y exhaustiva que los deportistas élite, pero también se encuentran condicionados por una serie de limitaciones, como instituciones o calendarios, que condicionan su actividad deportiva.

Y por último; los aficionados. Estos se encuentran sometidos a menos limitaciones que los dos tipos de practicantes anteriormente mencionados, ya que aparecen más ocultos que los otros y es más difícil localizarlos y contabilizarlos. Ellos practican su deporte por afición, de forma que es puramente diversión. Las motivaciones son compromisos sociales, laborales o cuestiones de salud.

Al introducirse y analizar los diferentes tipos, se puede apreciar que día a día los tiempos y la forma de pensar van cambiando; por ejemplo, anteriormente, el deporte se consideraba alejado de cualquier posibilidad enmarcada dentro del mundo económico; la concepción de la organización deportiva como tal, limitaba la valoración económica, y hasta entrados los años ochenta estaba mal visto, e incluso prohibido, ganar dinero desde el deporte. Por ejemplo, Jim Thorpe perdió la medalla de oro que había ganado en los Juegos Olímpicos de 1912, después de haber recibido dinero por un partido de béisbol. Otro ejemplo, cuando en la camiseta de una estrella de fútbol se podía distinguir la marca del patrocinador, debía cambiarse antes de la conexión en T.V., para así evitar publicidad estática.

Por el contrario hoy en día todo hombre y mujer que practican algún deporte buscan alcanzar el más alto nivel, ya que estos son los que pueden llegar a un alto nivel de estilo de vida.

Este tipo de deportistas están dirigidos principalmente hacia el espectáculo logrando altos niveles de ingresos, debido a su gran difusión a través de los medios de comunicación masiva y a las marcas publicitarias.

Retomando el tipo de deportista elite, a diferencia de los otros deportistas su vida ya sea a nivel individual o en equipo están integrados por una gran diversidad de valores como el de la disciplina, la perseverancia, el trabajo y la constancia; es por eso que en muchas ocasiones hay deportistas amateur o confederados que no pueden llegar a ser un deportista elite o de alto rendimiento.

El problema del deportista de élite es que no tienen la suficiente madurez mental, por lo que se ven deslumbrados por las entradas de dinero, la fama y el éxito. A lo largo de su carrera no hacen otra cosa que gastar sus fortunas en malas inversiones, gastos excesivos, divorcios, demandas y/o adicciones; y todo ello por no saber manejar su dinero, por gastar más de lo que tienen o por una falta total de educación financiera y malos manejos.

Lo anterior hace necesario respaldar al deportista de élite para que al término de su vida profesional no acabe en la ruina. Por ello algunas ligas u organizaciones deportivas empiezan a implementar programas de educación financiera para sus novatos y en otros casos para emprender un negocio propio que los ayude a subsistir por si mismos, todo esto es para que los deportistas tengan en cuenta que su situación financiera solo es consecuencia de sus decisiones personales y que reflexionen sobre su futuro.

Analizando las carreras de algunos deportistas famosos se puede encontrar que muchos de ellos se han hecho millonarios y acaban perdiéndolo todo, “de la gloria a la ruina”, por ejemplo el caso de Jason Caffey, ex jugador de los Bulls de Michael Jordan, es objeto de una orden de búsqueda y captura, porque le debe 200.000 dólares a una ex novia por la manutención de su hijo, un caso por el que ya fue detenido en 2007.

Igualmente siguiendo con la NBA, otro caso muy sonado de jugador en banca rota es Scottie Pippen, compañero de Caffey en los 90, uno de los 50 mejores jugadores de la historia, pero lo perdió casi todo.

Ejemplos claros como Jugadores que pasaron por la ACB como John Williams (incluso pasó por la cárcel por no pagar la manutención de uno de sus hijos) o Kenny Green también enterraron todas sus ganancias.

Por otro lado en la MLB de béisbol, Jack Clark, la estrella de los Boston Red Sox a comienzos de los 90, se arruinó estando todavía en activo, en 1992 debía casi siete millones por una serie de malas decisiones financieras.

En otros deportes también hay multitud de arruinados; el jugador de snooker (una variedad del billar) Jimmy White gastó cinco millones de libras por sus problemas con las drogas y su adicción a apostar, en 1994, el dinero que había ganado como subcampeón del mundo (más de 100.000 libras) se lo dio a su corredor de apuestas y lo perdió.

El boxeo es un claro ejemplo de bancarrota, toda vez que los púgiles son los más destacados al derrochar sus ganancias. Se pueden citar innumerables ejemplos entre los que figuran los grandes iconos de los 80 y los 90, Mike Tyson y Evander Holyfield, quienes acabaron arruinados.

Pero estos son solo algunos ejemplos de casos que desafortunadamente no son nada inhabituales, que muchos deportistas llegan a ser multimillonarios pero sus malas decisiones los llevan a perderlo todo, inclusive algunas de veces, hasta la vida.

Cerca del 60 % de los deportistas habrán perdido su dinero cinco años después de haberse retirado; todo ello por llevar una vida desordenada y derrochando el dinero, dejándolos en una ruina económica.

Sin embargo y con todo esto, como idea final, son más los aspectos positivos que los negativos lo que convierte al mundo olímpico en un botín para inversión financiera, económica y social, anhelada para el desarrollo de cualquier país de nuestro dinámico mundo.

Pero para poder mantener una buena situación financiera y conociendo las necesidades se deben implementar muchos programas de capacitación a los deportistas para que sean capaces de mantener su status a lo largo de toda su vida, porque de nada sirve un día ser exitoso y tener una buena posición y todo lo anhelado, si al día siguiente todo lo construido es tirado por la borda solo por no saber manejar y administrar el dinero.

Para evitar caer en esa problemática, se proponen algunas soluciones que podrían ponerse en práctica para todo tipo de deportista que en un momento dado concluya con su profesión.

La primera de ellas, se debe realizar desde que el deportista va comenzando; esto podría ser primeramente brindándole toda la motivación que necesite para sus entrenamientos, mejorando en la recuperación tras los esfuerzos que realicen, brindándoles un buen apoyo para avanzar en sus retos deportivos y añadiendo suficientes herramientas para reducir y trabajar con los momentos de estrés que limitan o dificultan la planificación tanto de entrenamientos como de competición.

Otra solución podría ser que al retirarse un deportista, se le ofrezca trabajos como asistentes o preparadores físicos de fuerzas básicas, y así de esta forma estarían ganando tanto el deportista como el club, ya que así se pueden obtener muchos beneficios; porque por una parte, los jóvenes se van desarrollando al lado de una motivación muy grande como lo es una figura famosa y si se ve desde otro punto de vista, hasta como un ídolo, al mismo tiempo que en el jugador retirado su autoestima no se vea afectada, sino al contrario se sienta útil y orgulloso de lo que es y fue.

Por otra parte, hablando de deportes con más riesgo o extremos podrían considerarse los seguros de vida tanto fuera como dentro del deporte, ya que muchas de las veces los accidentes les ocurren estando fuera de su actividad deportiva, y con este tipo de seguros no tendrían que preocuparse por su futuro.

Finalmente, estas son algunas consideraciones que se podrían tomar en cuenta para que los deportistas a lo largo tanto de su carrera, como de su vida personal puedan mantener el estatus de estrella. Pero algo cierto es que entre más pronto se empiece a fomentar el deporte de la mano con la educación, más aptos y capacitados se desarrollarán los nuevos deportistas y habría más posibilidades de enriquecer y fomentar la mentalidad deportiva de los mismos; para su beneficio y el del país, que contaría con dignos representantes y claro ejemplo de emular.

Bibliografía

  • Heineman. Klauss.”Introducción a la economía del deporte”, Paidotribo, Barcelona, 1998.
  • ABC Digital (19-1-12) cabañas grito 100 veces. Consultado el 6-11-09
  • www.ELuniversal.com  (19-01-09) Juan Antonio Dávalos.
  • http://qippu.com/grandes-deportistas-grandes-ejempls 
  • Koont. Haroldy Cyrillo Donell. ”Cultura y estilo de vida”. México. 1973
  • Munch. Galindo Lourdes y García Jimenez José “Fundamentos administración” México. Edtrillas 1991.
  • Munch. Galindo y García. El deporte y sus fundamentos. Ed.Trillas. México. 1981.

Dr. Héctor Gerardo Toledo Rosillo - htoledomxarrobagmail.com

Doctor en Economía por el Instituto de Economía y Organización de la Agricultura de la Academia de Ciencias de Sofía, Bulgaria. Catedrático nivel Maestría de la Universidad Autónoma de Querétaro. 26 años de ejercicio doctoral.

Lic. Roberto Díaz Mendoza

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.