Consejos para saber que carrera seguir. El dilema de los jóvenes

Autor: Martín Alcandré Payat

Formación y capacitación

27-07-2010

Elegí tocar este tema porque considero que es uno de los puntos de partida, que contribuyen a trazar el camino del éxito. Cuando tenía 16 años cumplidos y estaba a punto de terminar el colegio mi padre me orientaba sobre la carrera que podía seguir, en ese entonces economía estaba de moda (inicio de los 80s). Para ser honesto, no tenía muy claro que significaba y menos si podría vivir de mi profesión. Los tiempos han cambiado, ahora existe un abanico de test vocacionales, así como profesionales dedicados a orientar a los jóvenes, a darles una visión más completa de la realidad que les tocará vivir. A pesar de todo decidí estudiar economía.

Ahora que soy padre de dos adolescentes, uno de los temas de conversación con otros padres contemporáneos es ¿Y tu hijo ya sabe que va a estudiar? ¿A qué universidad va a ir? Mi hijo por ejemplo, termina el colegio el próximo año y aun no tiene claro que carrera seguir. He conocido pocos jóvenes que hablen con convicción acerca de su futuro y vaya si admiro a quienes transmiten esa seguridad que yo no tenía a esa edad. Probablemente existen mil y un razones que influyen en la decisión que deba tomar un adolescente.

Algunos quieren ser médicos porque, de niños, siempre vieron al papá entrando y saliendo de casa, con el saco blanco en el brazo, otros desean ser abogados, para defender lo injusta que es la vida. Mi otro hijo por ejemplo, tiene claro lo que quiere ser, le gusta realizar producciones de vídeos y desde ya me ayuda con mi trabajo, en la producción de vídeos en los talleres de capacitación que realizo...!bien por él¡

Conversaba hace poco con una señora en un viaje de retorno y me explicaba todo el esfuerzo que habían hecho, como madre, para que su hija siga la carrera de arquitectura, que como saben es costosa por los materiales que requiere.

El problema era que su hija quería dejar la Universidad, a mitad de camino, para seguir diseño de modas en un instituto. Los tiempos han cambiado y cuanto… En mi época, ingresar a la universidad era un reto muy difícil, que exigía una preparación a conciencia, noches sin dormir y lucha constante para vencer mis propios temores. Ahora existen nuevas modalidades para ingresar a la universidad, que empiezan con evaluaciones en el último año de estudios y solo requiere de una entrevista personal y en muchos casos, basta con comprobar la solvencia económica de los padres, requisito indispensable. Considero que el hecho de haberse “facilitado” el ingreso a la universidad, en primer lugar le ha quitado la presión que tenía antes el postulante y se le ha trasladado a los padres que tienen que “estirar” sus presupuestos para cumplir con los pagos y obligaciones. En segundo término, me enseñaron siempre que lo que se consigue con esfuerzo tiene más valor. Por lo tanto, antes, si elegías la carrera equivocada, te veías en la obligación de seguir adelante para no defraudar el “bolsillo” de tus padres.

Hoy los jóvenes que ingresan y en el primer ciclo descubren que no le gusta lo que estudian, simplemente se lo comunican a los padres y listo… suena algo así como: “Papá me he dado cuenta que la carrera que elegí lleva mucha matemática…en ese caso prefiero letras” o “La universidad me exige mucho y no tengo tiempo para conocer gente…quiero cambiarme”.

Otro criterio valido para decidir que estudiar es conocer si la profesión que eligieron permitirá satisfacer mis necesidades, si tendré la casa soñada, viajes etc. es decir, evaluar el retorno de la inversión. Por otro lado está elegir estudiar una carrera profesional porque me gusta lo que voy a hacer.

Es cierto que debe existir un balance entre la rentabilidad y el gusto por lo que hago, personalmente a estas alturas del “partido” estoy convencido que uno debe elegir no solo lo que te "llene el bolsillo", sino lo que te “llene el espíritu” aquello que te de plenitud. Soy economista, repito, pero con el pasar de los años descubrí mi verdadera vocación. Me dedico a la capacitación y consultoría en RR.HH., disfruto cuando realizo dinámicas, me gusta trabajar con las personas, aprender de ellas, ayudarlas a darse cuenta que pueden dejar de hacer y que pueden incorporar a sus vidas. Descubrí que puedo ayudar escribiendo sobre temas que parecen tan simples, como este artículo, pero que nos llenan, algunas veces, de ansiedad y preocupación. Laboré en un periódico hace muchos años, no le encontraba explicación en ese entonces... el tiempo me dio la respuesta.

Solo puedo decirles que lo que decidan hacer, háganlo con amor, disfrútenlo, sientan la adrenalina cuando estén frente a un reto, no vean problemas vean oportunidades para crecer. Si eligieron la carrera equivocada no importa, todo lo que aprendieron sirve para encontrar el camino al éxito, y no hablo de hacer dinero, ya sabemos que es solo un medio que puede ayudar pero también puede complicarles la vida a muchos. Antes de preocuparse por el mundo exterior, miren dentro de ustedes mismos, tómense el tiempo de conocer que es lo que les gusta, evalúen sus fortalezas, analicen sus acciones en contexto, definan una visión que les motive, diseñen su plan de vida, infórmense sobre la actualidad económica y social en la que viven, para que tomen mejores decisiones. Tal vez lo explique mejor con éste fragmento del poema de Antonio Machado: “Caminante son tus huellas el camino nada más; caminante no hay camino se hace camino al andar”.

Hasta la próxima!

Martín Alcandré Payat - malcandrearrobaerathis.com

Director - Gerente.

Érathis- gestión & talento.

www.erathis.com

www.erathisblogspot.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.