¿A dónde quieres llegar?

Autor: María Eugenia Hassan

Autoayuda y superación personal | Motivación e incentivación

26-07-2010

Comenzar un año representa una oportunidad única para hacer los cambios necesarios que nos permitan mejorar nuestra condición de vida. Es el mejor momento para asumir el compromiso de vencer viejos hábitos negativos y cambiarlos por positivos, con la posibilidad de renovar tu cuerpo, la mente y el espíritu, cambiando así tu estilo de vida.

La transformación es un proceso que debe iniciarse de adentro hacia fuera, y la autovaloración es determinante para lograrla con éxito. Seguramente año tras año haces una lista enorme de propósitos que no llegas a cumplir, porque te falta la voluntad, pasión y constancia para conseguirlos. Tienes que encontrarle un sentido nuevo y positivo a tu vida, para alcanzar la sensación de plenitud aun cuando tengas metas y propósitos por lograr todavía.

Es importante que te tomes el tiempo necesario para reflexionar al respecto, hasta que puedas definir qué es lo que deseas hacer y cómo quieres vivir cada día. Aventúrate a mirar dentro de ti mismo, deja de evadirte asumiendo más compromisos y responsabilidades de las que puedes cumplir o manejar, pregúntate qué es lo que quieres en realidad. ¿A dónde quieres llegar? ¿Cuál es el lugar que quieres ocupar en el mundo? Y disponte a responderte sin pérdida de tiempo, con valor, confianza y honestidad... Sólo así, tu vida comenzará a ser una experiencia diferente.

Planifica el año

Los propósitos de año nuevo son una lista de intenciones donde se pretende borrar esa parte tuya que no te agrada. Proponte este nuevo año metas que te sirva para mejorar tus relaciones con la familia y con los amigos, para llegar a momentos de gran felicidad; y verás que algunos, con el paso del tiempo, se convertirán en motivo de inmensa satisfacción por el resultado.

La felicidad es posible y depende de nuestra capacidad de percibir y valorar todo lo positivo que hay en nuestra vida. Eres feliz a partir del momento en que te sientes a gusto con quien eres, con las personas con las compartes la vida, con las cosas que tienes y con la tarea que realizas cada día. Identifica tus propósitos en la vida y al despertarte cada mañana, pregúntate que puedes hacer durante el día para convertirlos en realidad y luego enfoca toda tu atención en esa meta.

Ejercita tus hábitos

Hazte responsable de ti mismo(a). Supera cualquier sentimiento de víctima que puedas tener, recuerda que solo eres víctima de ti mismo(a), cuando le permites a otros que te afecte con sus comentarios o actitudes. ¡Decide ser feliz! Y comienza por tener el valor para establecer límites.

Pregúntate: hasta dónde y hasta cuándo. Deja de quejarte y lamentarte... Piensa que eres perfectamente capaz de crear la vida que quieres. ¡Deja de esperar y comienza a actuar!

Vive el presente. La mejor manera de tener una vida plena es viviendo momento a momento. Deja de sufrir por el aspecto negativo de tu pasado y evita preocuparte por la incertidumbre del futuro, vive en presente con el compromiso de realizar tu mejor esfuerzo dirigido a construir un futuro maravilloso.

Ten una actitud positiva. Desarrolla el hábito de buscar siempre lo positivo dentro de cada situación, aun cuando te parezca negativa inicialmente. La habilidad de ver las situaciones, personas o recuerdos desde una perspectiva más positiva te permite salir del pesimismo y de la pasividad con la que asumes la vida.

Crea celebraciones personales. Es importante aprender a crear tus propios rituales para celebrar tus momentos especiales. Así resaltas la importancia y el valor que tienen para ti. No necesitas esperar a que lleguen las fechas para celebrar. Puedes celebrar el hecho de estar vivo, la presencia de tu pareja, el reencuentro con un amigo...

Ten momentos de calidad. Los acontecimientos especiales siempre se presentan a su debido tiempo, cuando el corazón está dispuesto y el momento y las condiciones son propicios para el evento. ¡No permitas que las obligaciones y el exceso de preocupaciones te impidan disfrutar de pequeños momentos de calidad. Ahorrar espacios en tu rutina diaria para conversar con tu pareja, para leerles un cuento a tus hijos, para meditar, para escuchar a alguien que lo necesita, esto puede darle un sentido renovado a tu existencia.

Comparte en familia. Muchas veces la rutina familiar se convierte en una experiencia llena de deber, recriminaciones, exigencias y obligación. ¡Haz el compromiso de renovar tu espacio familiar!! Anímate hacer una comida juntos en algún momento del día, las conversaciones del alma que son las que te permiten hablar con confianza, respeto y amor, comparte recuerdos de tu infancia divertidos o enriquecedores... Todo esto con la intención de fortalecer los lazos que te mantendrán siempre unidos a través del cariño.

Sueña en grande. Los sueños que atesoras te dan la motivación y el impulso necesarios para vivir a plenitud. Cuando tienes un propósito, tus días adquieren un sentido renovado, recuperas la pasión y el encanto por la vida. Persevera en tu compromiso de hacer cuanto sea necesario para cumplir tus sueños, concentra tu atención en cada paso que das y aprende a disfrutar del proceso que te llevara a realizarlos.

Encuentra tu propósito de vida

Tener propósito en la vida marca la diferencia entre vivir plenamente, y simplemente existir. Las personas de éxito triunfan a propósito; su éxito es el resultado de un plan preconcebido y puesto en marcha. Tu plan de acción es el mapa de la ruta que te conducirá al logro de tus metas, sueños y aspiraciones. Imagínate poder visualizar tu llamado más alto o grande, tu verdadero propósito, desarrollar tu plan de éxito hacia un desempeño lleno de plenitud y pasión. Todos queremos ser exitosos, pero a veces no tenemos claro el camino a seguir para alcanzar el éxito.

Asume responsabilidad: En una sociedad en la que la gente culpa a todos, desde sus padres hasta el gobierno por su incapacidad de salir adelante, la gente exitosa descarta asumir esa actitud de víctima, y por el contrario asumen responsabilidad por lo que ocurre en sus propias vidas afirmando "Todo está a mi alcance, y depende de mí alcanzarlo". Si hasta ahora has vivido tu vida según la opinión que otros tienen de ti, es importante recordar que la opinión de otro no tiene porque convertirse en tu realidad. Al asumir tu responsabilidad, tu realidad la inventas día a día mediante tus decisiones conscientes ejecutadas por medio de tu voluntad.

Vive con un propósito: Pocas cosas tienen el poder que otorga tener un propósito claro en la vida. Vivir con propósito es tener la determinación de hacer lo que estas convencido que viniste a hacer en esta vida, y estar comprometido a hacerlo con excelencia. Una vez que encuentras un propósito amas lo que haces, y se nota, y las personas quieren relacionarse contigo porque perciben tu compromiso con la excelencia. Pero, ¿Cómo encontrar un propósito? Simple, elije una causa en la cual creas, y encuentres la manera en la cual puedes usar tus habilidades para el mayor provecho de todos los involucrados, incluyendo a ti mismo(a).

Crea un plan: La diferencia entre un sueño y una meta realizable es que la meta tiene fecha. Si deseas alcanzar tus metas en el menor tiempo posible y disfrutar del viaje, comienza por escribirlas como pasos con fechas para ser logradas. Y mantente realista, es preferible dar varios pasos cortos que aumenten tu confianza y seguridad, y te permitan ver con mayor claridad el camino hacia tu meta final.

Persevera: Puede sonar obvio, pero cuando se está comprometido con el éxito, darse por vencido ni siquiera se considera como opción. Debes estar dispuesto a hacer lo que sea razonablemente necesario para alcanzar tu meta. Dedica la mayor parte que puedas del día a realizar tu sueño.

Pregúntate constantemente "¿Lo que estoy haciendo me acerca más a mi meta?". En caso contrario comienza a hacer algo diferente, y recuerda "La Persistencia prevalece, cuando todo lo demás falla".

Este y en todos los años que siguen, no te conformes con ser un simple espectador, mejor aún, conviértete en el protagonista de tu propia vida.

María Eugenia Hassan - conexitoarrobagmail.com

Periodista, Motivadora y asesora empresarial. Es una ferviente investigadora sobre el crecimiento y el bienestar del ser humano. Premio de Periodismo mención Ambiente y Calidad de vida.

Gerente de Capacitación Profesional del sitio www.cursodeoratoria.com.ve

Blog http://conductasexito.blogspot.com/

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.