Nutrición de los niños en edad pre escolar en Perú

61
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
La nutrición de los niños en edad pre-escolar1
Rafael Cortez - CIUP
Uno de los principales retos del país se centra en la
reducción de los niveles de pobreza y de pobreza ex-
trema, los cuales, lejos de haberse reducido como con-
secuencia del crecimiento económica, se han mante-
nido y, en algunas áreas geográficas, cada vez, ha al-
canzando a un número mayor de hogares.
A pesar de los esfuerzos realizados en términos del
gasto social, las cifras referidas al número de hogares
pobres y al estado de salud infantil no han progresado
como quisiéramos. La situación es preocupante, bajo
la premisa de que los niños de hoy representan la fuer-
za laboral del país en los próximos años.
En este marco de referencia, las investigaciones res-
pecto de los determinantes del estado nutricional in-
fantil se tornan relevantes, toda vez que constituyen
una herramienta necesaria para la formulación de pro-
gramas de asistencia nutricional, mecanismos impres-
cindibles en el objetivo de reducir la pobreza del país.
De esta manera, el presente estudio busca precisar los
principales determinantes de la desnutrición infantil
en el Perú y, sobre la base de los resultados obtenidos,
pretende establecer las pautas para mejorar la estrate-
gia del gasto social de forma que sea eficiente, equita-
tivo y efectivo en la reducción de los niveles de des-
nutrición de la población vulnerable.
La importancia de la nutrición
infantil
Un estudio acerca de los determinantes de la desnu-
trición infantil en el Perú, requiere empezar por res-
ponder a la pregunta: ¿cuál es la importancia de la
nutrición infantil?
Los primeros años de vida resultan de vital importan-
cia en lo que al estado nutricional se refiere: si el
niño presenta algún grado de desnutrición, los efec-
tos se reflejan incluso durante la etapa adulta, en la
productividad de las personas. En este sentido, la ina-
decuada nutrición en una edad temprana se traduce
en un deficiente desarrollo conductual y cognitivo,
así como en un rendimiento escolar y un nivel de
salud reproductiva ineficientes.
Estudios previos confirman que el bajo nivel nutri-
cional de los niños se refleja en resultados negativos
para el país en términos de crecimiento económico:
la mala nutrición durante los primeros años afecta ne-
gativamente su productividad cuando ingresan en el
mercado laboral.
«Los primeros años de vida
resultan de vital importancia en
lo que al estado nutricional se
refiere: si el niño presenta algún
grado de desnutrición, los
efectos se reflejan incluso
durante la etapa adulta, en la
productividad de las personas»
«...una alimentación inadecuada
dentro del hogar tiene un efecto
negativo sobre las condiciones
de salud del niño, sobre su
habilidad para aprender,
comunicarse, pensar
analíticamente, socializar
efectivamente y adaptarse a
nuevos ambientes y personas...»
1/ Resumen del documento titulado La nutrición de los niños en edad
pre-escolar: aproximando los costos y beneficios de la inversión pública,
desarrollado en el marco del Concurso de Investigación CIES 2001,
auspiciado por ACDI-IDRC. Podrá descargar la versión completa de este
documento desde www.consorcio.org/programa2001.asp
62
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
Si se toma en cuenta que una alimentación inadecua-
da dentro del hogar tiene un efecto negativo sobre las
condiciones de salud del niño, sobre su habilidad para
aprender, comunicarse, pensar analíticamente, socia-
lizar efectivamente y adaptarse a nuevos ambientes y
personas, resulta lógico pensar que una dieta balan-
ceada en nutrientes y buenas prácticas nutricionales
constituye la primera línea de defensa del menor, no
solo contra las posibles enfermedades que pudiera
contraer sino, fundamentalmente, a favor de las habi-
lidades que, en el futuro, le permitirán desenvolverse
productiva y eficientemente en su actividad laboral.
De esta manera, conocer los determinantes de la nutri-
ción infantil constituye una tarea, no solo importante
para reducir el problema de la desnutrición en el Perú,
sino fundamentalmente una herramienta de largo pla-
zo, en el objetivo de construir los cimientos sobre los
cuales debe sostenerse el crecimiento económico.
Entre los determinantes de la nutrición infantil, se pue-
den encontrar diversas variables. Una de las más im-
portantes es la educación de la madre. Estudios pre-
vios indican que a medida que los años de estudio de
la madre se incrementan, es más probable que el nivel
de información sea mejor utilizada para el bienestar
familiar. Ello se traduce en mejores prácticas alimenti-
cias en el hogar.
Asociado con la educación de la madre, un factor que
ejerce una importante influencia en el desarrollo del
menor es la decisión de llevar a cabo controles prena-
tales. La salud nutricional es determinada, en parte,
por los cuidados previos al parto, dados los efectos
positivos en las condiciones de nacimiento del niño y
las condiciones de salud de la madre.
De otro lado, los cuidados de la madre durante la ges-
tación influyen de manera drástica en el desarrollo de
la persona. Así, el grado nutricional de la madre, espe-
cialmente durante la época de embarazo, tiene una
influencia clave sobre la nutrición del niño. Una ali-
mentación adecuada durante el embarazo reduce el
riesgo de que el no nato se encuentre desnutrido du-
rante sus primeros años de vida.
«Asociado con la
educación de la madre, un
factor que ejerce una
importante influencia en
el desarrollo del menor es
la decisión de llevar a cabo
controles prenatales»
El ingreso familiar, por su parte, constituye un factor
fundamental para el desarrollo de los niños. En tal sen-
tido, un mayor ingreso puede facilitar el acceso de la
familia hacia medios que permitan mantener un nivel
nutricional adecuado de los niños.
Existen, de otra parte, algunas variables que influen-
cian al grado nutricional de los niños y que no pueden
ser directamente controladas por los padres. La dota-
ción de infraestructura en salud es un factor que tiene
un efecto positivo significativo sobre el estado de sa-
lud de los niños, y en la medida en que esta sea ase-
quible para todos y se encuentre en un estado óptimo,
contribuirá a mejorar su desarrollo.
Asimismo, la infraestructura del hogar, si es óptima y
se encuentra en buenas condiciones, contribuye a
mejorar las condiciones de salud del niño. Si los hoga-
res no cuentan con conexión a red pública de desa-
güe, con conexión al servicio de agua potable, entre
otros, los riesgos de que la salud se deteriore se incre-
mentan considerablemente.
Otro aspecto a tomar en cuenta cuando se analizan los
determinantes de la nutrición infantil, especialmente
en países en desarrollo como el Perú, se relaciona con
el gasto en programas sociales del Estado. Si dichos
gastos son bien dirigidos a las personas más necesita-
das, con el propósito de mejorar las condiciones de
salud y de nutrición, en especial, de los niños, esta
variable debería constituir un factor positivo en el de-
sarrollo infantil.
Existen muchas otras variables que pueden influenciar
la nutrición de los niños; no obstante, las mencionadas
63
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
anteriormente son las más importantes. En la siguiente
sección, se presenta un análisis más detallado de la si-
tuación nacional respecto de la nutrición de los niños
y sus determinantes, así como una reseña de los prin-
cipales programas sociales llevados a cabo en el país.
Una radiografía del sector: el
estado nutricional de los niños
en el Perú y los programas
alimentarios
Durante los últimos años, la desnutrición infantil en el
Perú ha alcanzado proporciones críticas. El porcentaje
de niños que presentan algún grado de desnutrición
se ha incrementado de manera considerable.
Esta situación se hace más evidente en zonas rurales.
De acuerdo con la ENDES 20002, el 11,9% de los ni-
ños menores a cinco años que habita en las zonas ru-
rales presenta desnutrición severa, mientras que en
las zonas urbanas dicho porcentaje se reduce a 3%.
Respecto de la relación entre la edad del niño y su
grado de desnutrición, existe una clara tendencia po-
sitiva, como se puede ver en el gráfico 1.
«De acuerdo con la ENDES
2000, el 11,9% de los
niños menores a cinco
años que habita en las
zonas rurales presenta
desnutrición severa,
mientras que en las zonas
urbanas dicho porcentaje
se reduce a 3
Fuente: INEI 2000
Elaboración propia
Nivel de desnutrición
Grado de instrucción Severa Moderada Ligera Normal Total
Sin educación 21,6 13,0 8,6 6,7 9,4
Primaria 61,6 58,6 47,3 36,1 44,8
Secundaria 13,5 24,0 33,5 37,1 32,1
Superior 3,3 4,5 10,6 20,1 13,7
Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0
Fuente: INEI 2000
Elaboración propia
Nutrición infantil según grado de instrucción de la madre
(Niños menores a cinco años, en porcentajes)
Cuadro 1
Estado de la nutrición infantil en niños menores
a cinco años
(En porcentajes, por rango de edad)
Gráfico 1
A partir de él, se puede deducir que los problemas
nutricionales empiezan a partir del segundo año de
vida, cuando se inicia la etapa de ingesta alimentaria.
Por otro lado, como se había señalado anteriormente,
el nivel educativo de la madre presenta una relación
inversa respecto del nivel nutricional de sus hijos, como
es evidente en el cuadro 1.
Más del 61% de los niños menores de cinco años que
presentan una desnutrición severa tiene, a su vez,
2/ INEI (2000). Encuesta demográfica y de salud familiarENDES 2000.
Lima: INEI.
64
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
madres que solo han alcanzado niveles de educación
primarios, mientras que solamente el 3,3% de ellos
cuenta con madres cuyo nivel de educación alcanza-
do es el superior.
Respecto de la decisión de llevar a cabo controles pre-
natales, la relación con el grado nutricional de sus hi-
jos es positiva. Un 57% de los niños que presenta un
alto grado de desnutrición son hijos de madres que no
llevaron a cabo ningún tipo de prácticas de salud, como
se puede observar en el gráfico 2.
Decisión de la madre de controlarse antes del parto
por estado de nutrición infantil
(Niños menores a cinco años, en porcentajes)
Gráfico 2
Fuente: INEI 2000
Elaboración propia
Por otro lado, existe una fuerte iniquidad entre los ni-
ños que habitan en las zonas urbanas respecto de sus
similares que habitan en zonas rurales. Un importante
número de determinantes de la nutrición infantil sufre
esta iniquidad también: el ingreso de las familias urba-
nas es significativamente mayor que el de las familias
rurales, la infraestructura en salud de las zonas urbanas
supera considerablemente a aquella de las zonas rura-
les, y la infraestructura del hogar de las familias en las
urbes se encuentra en un estado superior a la de las
zonas rurales.
Un elemento de gran importancia es el gasto social que
realiza el Gobierno peruano para aliviar la condición
de pobreza y vulnerabilidad de los hogares más pobres.
Sin embargo, la focalización de los programas sociales,
y en particular los alimentarios, hacia los grupos que
más lo necesitan parece no haber tenido el éxito espe-
rado. Hoy, en el Perú, hay la misma proporción de
hogares pobres que hace cinco años y hay más perso-
nas en pobreza que antes, todo ello a pesar del esfuerzo
de gasto público realizado en los últimos diez años.
Uno de los motivos, por el que los programas sociales
no han sido favorables, es que la asignación del gasto
social se encuentra altamente influenciada por el de-
seo de reelección de los políticos y no se distribuye
eficientemente en favor de los pobres.
El nivel de subcobertura a los grupos más vulnerables y
la filtración de recursos destinados a los programas so-
ciales, pueden apreciarse en el cuadro 2.
El objetivo inicial de los programas de alimentación
fue ayudar a atenuar los efectos del ajuste fiscal, que
tuvo lugar a inicios de 1990. No obstante, dichos pro-
gramas devinieron en un mecanismo que compensa-
ba las necesidades de aquellas familias que no se vie-
ron favorecidas por el crecimiento económico, preci-
samente por satisfacer intereses personales. Esta situa-
ción obligó a una reestructuración de los proyectos lle-
vados a cabo por el Programa Nacional de Asistencia
Alimentaria (Pronaa).
El gasto en el programa de alimentos se incrementó
en 32% entre los años 1997 y 2000. Sin embargo, no
se logró superar la capacidad institucional del Estado
de beneficiar a más hogares pobres, a un costo rela-
tivo aceptable. Ese fue uno de los motivos que gene-
ró los resultados nutricionales, poco alentadores, que
hoy se aprecian.
«Hoy, en el Perú, hay la
misma proporción de
hogares pobres que hace
cinco años y hay más
personas en pobreza que
antes, todo ello a pesar
del esfuerzo de gasto
público realizado en los
últimos diez años»
«...la asignación del
gasto social se
encuentra altamente
influenciada por el
deseo de reelección
de los políticos y no
se distribuye
eficientemente en
favor de los pobres»
65
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
Desayuno Población Beneficiarios Población Subcobertura Filtración
escolar objetivo (b) objetivo (a  c) (b  c)
(a) beneficiada (c)
Lima 534.784 221.966 147.048 387.736 72,5% 74.918 33,8%
Costa 535.595 236.990 166.122 369.473 69,0% 70.868 29,9%
Sierra 1.060.000 535.353 394.714 665.286 62,8% 140.639 26,3%
Selva 453.320 196.916 142.729 310.591 68,5% 54.187 27,5%
Total 2.583.699 1.191.225 850.613 1.733.086 67,1% 340.612 28,6%
Fuente: INEI 2000
Elaboración propia
Subcobertura y filtración del programa de Desayunos Escolares según región
(Niños y niñas pobres entre 5 y 14 años de edad, en miles)
Cuadro 2
Más allá de la teoría: revisión
de la evidencia empírica
La metodología de investigación utilizada en el pre-
sente documento de trabajo considera como variable
explicada del modelo al puntaje Z, talla por edad, la
cual es una medida de aproximación del estado nutri-
cional del niño. El puntaje Z permite determinar si un
niño presenta la talla adecuada para su edad.
En un intento por explicar la nutrición infantil como
producto de la interacción de ciertos factores que
determinan el grado de esta variable, los resultados
encontrados en el presente trabajo sugieren que las
relaciones entre los factores que determinan la nutri-
ción infantil y esta última son consistentes con la
teoría económica.
Es importante mencionar que algunos de los determi-
nantes de la nutrición infantil se encuentran interrela-
cionados entre sí, por lo que su estimación requiere
un trato independiente antes de determinar los efec-
tos netos de cada uno de ellos.
De este modo, luego del tratamiento previo de las varia-
bles a tener en cuenta en esta interrelación, se puede
concluir que existe una clara relación positiva entre el
nivel de pobreza y el grado de desnutrición de los niños
menores a cinco años. De la misma manera, los resulta-
dos respecto de los determinantes de la nutrición infantil
señalan que a medida que se tiene un mayor nivel de
instrucción, el nivel de información es mejor utilizado
para el bienestar familiar. Es decir, la educación de la
madre tiene un impacto positivo y significativo en el
desarrollo del niño: un incremento en los años de edu-
cación de la madre de uno a tres años, reduce la mor-
talidad de los niños menores a un año en 15%.
Por su parte, las estimaciones halladas confirman que la
probabilidad de que la madre se controle antes del
parto tiene un impacto positivo y significativo sobre el
estado nutricional de sus hijos, tanto en las zonas rurales
como en las urbanas. Un incremento de 1% en el nú-
mero de madres que lleve a cabo controles prenatales,
incrementaría el estado nutricional de los niños en 0,7%.
«...un incremento en los
años de educación de la
madre de uno a tres años,
reduce la mortalidad de
los niños menores a un
año en 15%»
66
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
En particular, esta variable es el principal factor que
explica las diferencias existentes entre el estado nutri-
cional de los niños ricos y pobres. En tal sentido, los
resultados indican que la disposición de la madre a
realizarse controles prenatales durante el embarazo,
explica el 24% de la diferencia nutricional entre los
estratos económicos.
Dentro de los otros factores relevantes, el estado
nutricional de la madre muestra una clara relación
positiva con el estado nutricional de sus hijos y expli-
ca el 12 % de la diferencia anteriormente menciona-
da, mientras que el salario de los padres afecta positi-
vamente al desarrollo de los hijos y explica cerca del
11% de dicha diferencia, como puede apreciarse en
el gráfico 3.
«Un incremento de 1%
en el número de madres
que lleve a cabo controles
prenatales, incrementaría
el estado nutricional de
los niños en 0,7%»
Descomposición de la desigualdad nutricional
Gráfico 3
Fuente: Instituto Cuanto (2000). Encuesta Nacional sobre niveles de vida
 ENNIV 2000. Lima: Cuanto S.A.
Elaboración propia
Evaluación de los costos y
beneficios de la inversión pública
Sobre la base de los resultados obtenidos, el presente
trabajo realiza una serie de simulaciones con el obje-
tivo de predecir la inversión que el Estado necesita
llevar a cabo en variables como la educación o la in-
fraestructura en salud, para reducir los niveles de des-
nutrición en los niños.
Un incremento de la inversión en educación afectaría
el nivel nutricional de los niños, a través de tres cana-
les: mejora las prácticas alimenticias de la madre, per-
mitiría un mayor ingreso y aumentaría la probabilidad
de que la madre realice controles prenatales. Todo ello
incide de manera positiva en la nutrición de los niños.
El trabajo simula un incremento del nivel educativo de
todas las madres, mediante una inversión por parte del
Estado que ascendería a US$ 782 millones, de forma
que todas ellas cuenten con un nivel de educación
similar no menor al de secundaria completa. Los mo-
delos planteados muestran una reducción de 6,9% a
5,1% de la incidencia de la desnutrición severa. En el
caso de la desnutrición moderada y ligera, el compor-
tamiento es similar (véase el gráfico 4).
Tasa de desnutrición ante la inversión pública
en educación
Gráfico 4
Fuente: INEI 2000
Elaboración propia
En el caso de la infraestructura en salud, esta afecta
directamente al estado nutricional del niño. En tal sen-
tido, una inversión de S/. 12,5 billones por parte del
Estado, con el propósito de elevar el número de postas
en todos los distritos del país en términos del distrito con
el nivel de postas per cápita más alto como una medi-
da de la infraestructura en salud, permitiría incremen-
67
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
tar el nivel nutricional de los niños a través de su efecto
positivo sobre la probabilidad de que la madre se rea-
lice controles prenatales. En particular, la tasa de desnu-
trición severa disminuiría de 6,9% a 3,3%, mientras
que la tasa de desnutrición moderada caería de 15,2%
a 8,1%, como se puede apreciar en el gráfico 5.
Tasa de desnutrición ante la inversión
en postas médicas
Gráfico 5
Fuente: INEI 2000
Elaboración propia
Con respecto de la infraestructura sanitaria en el ho-
gar, el impacto de esta variable sobre el estado nutri-
cional de los niños se da a través de tres canales: un
impacto positivo directo como indicador de la calidad
de higiene, un impacto positivo sobre el estado de sa-
lud de la madre y un incremento de la probabilidad de
que la madre realice controles prenatales. De este
modo, una inversión de S/. 11,5 mil millones por parte
del Estado, con el propósito de que todos los hogares
que no cuentan actualmente con servicio de desagüe
puedan acceder a él, permitiría reducir la tasa de des-
nutrición severa de 6,9% a 5,6%.
Claramente, el retorno de la inversión en infraestruc-
tura sobre el estado de nutrición infantil no es alto. El
mantenimiento de un enfoque de oferta para reducir
el nivel de desnutrición infantil no parece ser el más
apropiado, conductas al interior del hogar que inci-
den en una mejor nutrición de los niños es una área
de trabajo aún por explorar.
Conclusiones
Los resultados mostrados, a lo largo del documento,
ratifican la necesidad de intensificar los esfuerzos que
tanto el Estado como las entidades no gubernamenta-
les llevan a cabo para solucionar el estado nutricional
de los niños en el Perú. Así, resulta fundamental defi-
nir los principales determinantes de este problema, con
el objetivo de atacarlos directamente mediante meca-
nismos que optimicen los recursos del Estado.
No obstante, es necesario cambiar el sentido que se le
ha dado a los programas sociales, dado que los resulta-
dos nutricionales son un producto de la incorrecta ad-
ministración de sus fondos. El Estado debe desempe-
ñar un papel determinante en la lucha contra la des-
nutrición infantil. Pero, para ello, el gasto social debe
mejorar su capacidad de llegar a los más pobres. En
este sentido, es indispensable una mayor participación
activa de la población beneficiada, de forma que las
medidas implementadas constituyan un producto de
la interacción entre lo que el Estado puede ofrecer y la
realidad de cada población.
«...es indispensable una
mayor participación
activa de la población
beneficiada, de forma
que las medidas
implementadas
constituyan un
producto de la
interacción entre lo que
el Estado puede ofrecer
y la realidad de cada
población»
68
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
En el afán de atacar el problema de base en el Perú, es
importante mencionar que los determinantes de la
nutrición infantil se encuentran interrelacionados en-
tre sí. Dicha interrelación puede generar tanto un cír-
culo virtuoso como un círculo vicioso de la pobreza.
«Este círculo podría
tornarse en favorable
para el Perú, si se ataca
el problema de fondo:
la educación y un
proceso masivo de
información que ayude
a mejorar las prácticas
alimentarias y
conductas de salud en
el nivel intra-familiar»
Bajos niveles de educación originan bajos salarios y,
con ellos, menor capacidad de gasto, que afecta el
consumo de una dieta balanceada y tiene efectos ne-
gativos en el estado nutricional.
De igual manera, el bajo nivel educativo de la madre,
reflejado en su menor capacidad de entendimiento y
conocimientos, repercute en forma negativa en sus
prácticas de salud, al propiciar el descuido en aspectos
relacionados con las prácticas alimenticias.
Este círculo podría tornarse en favorable para el Perú,
si se ataca el problema de fondo: la educación y un
proceso masivo de información que ayude a mejorar
las prácticas alimentarias y conductas de salud en el
nivel intra-familiar. Si bien es necesario buscar cami-
nos que puedan combatir la desnutrición infantil en el
corto plazo, no se debe dejar de lado la tarea de traba-
jar en el capital humano del país, el cual constituye el
pilar de todo crecimiento sostenible de largo plazo.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Económica Y Social (CIES) Consorcio de Investigación. (2006, junio 24). Nutrición de los niños en edad pre escolar en Perú. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/nutricion-ninos-edad-pre-escolar-peru/
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Nutrición de los niños en edad pre escolar en Perú". GestioPolis. 24 junio 2006. Web. <http://www.gestiopolis.com/nutricion-ninos-edad-pre-escolar-peru/>.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Nutrición de los niños en edad pre escolar en Perú". GestioPolis. junio 24, 2006. Consultado el 1 de Septiembre de 2015. http://www.gestiopolis.com/nutricion-ninos-edad-pre-escolar-peru/.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. Nutrición de los niños en edad pre escolar en Perú [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/nutricion-ninos-edad-pre-escolar-peru/> [Citado el 1 de Septiembre de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 65990097@N03 en Flickr