Modelo de gerencia tributaria para las empresas en Venezuela

En las últimas tres décadas, el Sistema Tributario Venezolano ha experimentado una serie de cambios trascendentales que obligan al Gerente Venezolano a replantearse el viejo enfoque de la gestión tributaria Venezolana caracterizado muchas veces por el efectismo de las decisiones gerenciales, la improvisación y en otras oportunidades, por el simple azar.

Cambios como la incorporación del Ajuste por Inflación en materia de Impuesto sobre la Renta (ISLR) en la Ley del año ´91, la implantación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en el año ´93, la creación del Servicio Nacional Integrado de Administración Tributaria (Seniat) en el año ´94, la vigencia transitoria de tributos como el Impuesto a los Activos Empresariales (IAE) y el Impuesto al Débito Bancario (IDB), la incorporación de los regimenes de renta mundial, gravamen al dividendo, transparencia fiscal internacional y precios de transferencia en la reforma de la ley de ISLR del año ´99, la activación del denominado Plan Evasión Cero a partir del año 2003 o la aplicación del contenido tributario de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e innovación (LOCTI), son sólo algunos ejemplos de estos cambios que definitivamente requieren una gestión más planificada, organizada y controlada por parte del gerente de la empresa Venezolana.

Más recientemente, a finales del 2014 fueron promulgadas reformas a varias leyes tributarias, entre las cuales, merece destacar, las reformas a la Ley de Impuesto Sobre la Renta, La Ley de Impuesto al Valor Agregado y El Código Orgánico Tributario, las cuales estipulan regímenes más estrictos, mayores controles y sanciones más severas para los contribuyentes.

La realidad planteada obliga a enfocar el asunto tributario de la organización bajo parámetros de gestión, estructurados y sistemáticos, que consideren los principios esenciales de una Gerencia Tributaria efectiva.

Ahora bien, para determinar los objetivos y el alcance del modelo de Gerencia Tributaria que se pretende esbozar en estas líneas, es necesario, como punto previo, circunscribir el significado de los conceptos que conforman el término “Gerencia Tributaria”, es decir, por un lado conceptualizar “Gerencia” y por el otro “Tributo” a los efectos del modelo propuesto de Gerencia.

La Gerencia, en general, ha sido definida de muchas formas, dependiendo de la tendencia gerencial predominante en cada momento histórico. Bajo el contexto de este artículo, se puede entender a la Gerencia (en términos generales) como el conjunto de técnicas para trabajar con un capital humano, recursos materiales y financieros, de manera efectiva (eficaz y eficiente), con el propósito de alcanzar el logro de la estrategia de una organización.

Del precepto anterior es importante resaltar el objetivo fundamental que debe perseguir toda Gerencia,-lograr la estrategia de la organización-. En el caso particular de las sociedades con fines económicos, bien sean estas civiles o de comercio, la estrategia de negocio debe contener, indubitablemente, la generación de valor agregado a sus socios o accionistas, por supuesto, siempre cumpliendo con las regulaciones normativas y con sus obligaciones con el país, con los trabajadores y con la comunidad.

Por otro lado, bajo el contexto del modelo de Gerencia Tributaria propuesto, cuando se hace referencia al término “Tributo”, se involucra tanto aquellos que tradicionalmente contiene la clasificación tripartita de la doctrina más avezada sobre el tema, impuestos, tasas y contribuciones, como a una novedosa especie tributaria que ha venido instaurándose en el país a las cuales se les podría denominar, exacciones tributarias, y entre las cuales se puede catalogar al tributo previsto en la Ley Orgánica de Ciencias Tecnología e Innovación (LOCTI) y al previsto en la Ley Orgánica contra el Tráfico Ilícito y el Consumo de Sustancias Estupefacientes y Psicotrópicas (LOCTISEP), entre otras.

Precisado lo anterior, el modelo de Gerencia Tributaria se puede definir como el conjunto de técnicas que permiten identificar, analizar y evaluar los riesgos tributarios inherentes al negocio y sus operaciones con el fin de garantizar la debida valoración de los mismos y a su vez, impulsa a concebir, organizar, dirigir y controlar estrategias tendientes a la optimización tributaria que concilien la estrategia de la organización con las potestades tributarias de los distintos sujetos activos con injerencia sobre ella. En pocas palabras, la Gerencia Tributaria consiste en gerenciar riesgos y oportunidades.

Como se desprende del concepto anterior, el modelo de Gerencia Tributaria se sustenta en dos pilares fundamentales, por un lado, la gerencia del riesgo tributario inherente al negocio y sus operaciones, y por el otro, la optimización tributaria o la racionalización de la carga tributaria de la organización siempre con estricto apego a las normas que apliquen.

Es por ello que a continuación se destinan unas breves líneas a cada uno de estos pilares fundamentales del modelo de gerencia tributaria:

I. Gerencia del Riesgo Tributario:

En primer lugar, se puede entender por “riesgo tributario” como la amenaza de que un evento de índole tributario pueda afectar adversamente a la organización en el efectivo (eficaz y eficiente) cumplimiento de su estrategia de negocio.

Para gerenciar los riesgos tributarios de una organización en primer lugar se deben identificar los mismos, con el propósito de compilar un inventario de riesgos tributarios clasificados según su impacto en el cumplimiento de la estrategia de la organización. Este proceso se logra realizando regularmente auditorias internas y externas de fondo y forma, primarias o de seguimiento, preparando técnica y actitudinalmente al personal de todas las áreas del negocio para mantener un comportamiento crítico frente a la realidad tributaria, involucrando al especialista tributario interno y/o externo en la configuración de operaciones no usuales llevados a cabo por la organización, acercando la función fiscal a la operación y promoviendo la comunicación formal e informal entre las distintas área funcionales de la organización.

En segundo lugar, se deben analizar los riesgos clasificándolos según su tipo y cuantificando su impacto en la organización, valorando la contingencia en función de su probabilidad de ocurrencia (frecuencia) e impacto (intensidad), determinando las medidas orientadas a mitigar o eliminar la contingencia planteada y finalmente valorando el costo de dichas medidas.

En este sentido, los tipos de riesgos tributarios más presentes en la realidad de la empresa venezolana son los siguientes:

  1. Riesgos Transaccionales: Son todas aquellas contingencias vinculadas con operaciones no recurrentes llevadas a cabo por la organización, tales como: fusiones, compras de fondos de comercio, reestructuraciones patrimoniales, financiamientos, grandes inversiones, etc.
  2. Riesgos operacionales: En esta categoría se encuentran los riesgos asociados con las operaciones normales del negocio, aquellas que representan la razón de ser del mismo.
  3. Riesgos de cumplimiento: Estos están asociados a los deberes formales y materiales previstos por las normativas tributarias y pueden ser de muy variada índole, comenzando por el cumplimiento relativos a las declaraciones y pagos de los distintos tributos, llevar en forma debida y oportuna los libros exigidos, inscribirse en los registros pertinentes, emitir los distintos documentos por las operaciones con incidencia tributaria, dar cumplimiento a las resoluciones, providencias y órdenes emanadas de la Administración Tributaria, entre otros.
  4. Riesgos Contables/Financieros: Estos riesgos están asociados en general al indebido registro de las operaciones tributarias, incluida la incorrecta valoración de las provisiones de gasto de impuesto o de contingencias fiscales que puedan afectar los resultados reflejados en los estados financieros (Balance General, Estado de Resultados, Flujo de Caja, Estado de Movimiento de Cuentas de Patrimonio, etc.)
  5. Riesgos de Reputación: Finalmente, y no por ello menos importante, el Gerente Tributario debe analizar y valorar el riesgo que implica el conocimiento por parte de clientes, proveedores, inversionistas y comunidad en general, de los asuntos tributarios que eventualmente pudiesen ser ventilados en las distintas instancias debido a procedimientos de fiscalización o verificación llevados a cabo por las distintas Administraciones Tributarias con injerencia sobre la organización.

Finalmente, una vez identificados y analizados los riesgos tributarios comienza el proceso de evaluación de los mismos, el cual consiste en un proceso deliberado para decidir entre eliminar, mitigar o aceptar la contingencia, en base al nivel de riesgo que este dispuesta o preparada, a correr la organización y la valoración de la medida orientada a mitigar o eliminar la contingencia.

II. Optimización Tributaria:

El segundo pilar que sustenta el modelo de Gerencia Tributaria propuesto, consiste en la optimización tributaria, entendida esta como el acto o conjuntos de actos tendentes a racionalizar la carga tributaria de un contribuyente y/o a optimizar la utilización de sus recursos financieros, siempre con estricto apego a la normativa legal vigente y con el único objetivo de armonizar la estrategia de negocios de la organización con su deber de coadyuvar con los gastos públicos.

La optimización tributaria, planeación tributaria o planificación fiscal, como incorrectamente se le denomina en oportunidades, es un proceso que fundamentalmente debe seguir los pasos del proceso administrativo, a saber, planificación, organización, dirección y control.

El proceso de planificación propiamente dicho es un proceso creativo y circunstancial en el cual se concibe una estrategia cuyo objetivo esta orientado a la optimización del costo fiscal o financiero de una transacción particular o de la operación del negocio o parte de él.

El proceso de organización, en el marco de la optimización tributaria, consiste en compilar los elementos y recursos necesarios para ejecutar lo planificado, lo cual es sumamente importante pues no es suficiente sólo la concepción de la estrategia, sino que su implementación debe ser viable en el plazo de tiempo previsto para ejecutarla.

Ejecutar lo planificado es una función que debe ser sometida al proceso de dirección, es la fase crucial del proceso de optimización tributaria y normalmente el que ocupa más recursos y tiempo.

Por último, el control tributario de una estrategia de optimización consiste en verificar la coincidencia o no de los resultados obtenidos después de la implementación de la misma con los resultados esperados determinados originalmente durante el proceso de planificación.

Para finalizar es importante comentar que ambos pilares de la Gerencia Tributaria, a saber, la gerencia del riesgo tributario y la optimización tributaria, son fuerzas que se interrelacionan entre sí, pero incluso pudiesen llagar a afectarse, por lo que el Gerente Tributario debe mantener el mejor criterio para balancear y armonizar los propósitos de gerenciar el riesgo tributario con los propósitos de optimizar la carga del contribuyente.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Medina Anders. (2015, julio 9). Modelo de gerencia tributaria para las empresas en Venezuela. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/modelo-de-gerencia-tributaria-para-las-empresas-en-venezuela/
Medina, Anders. "Modelo de gerencia tributaria para las empresas en Venezuela". GestioPolis. 9 julio 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/modelo-de-gerencia-tributaria-para-las-empresas-en-venezuela/>.
Medina, Anders. "Modelo de gerencia tributaria para las empresas en Venezuela". GestioPolis. julio 9, 2015. Consultado el 10 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/modelo-de-gerencia-tributaria-para-las-empresas-en-venezuela/.
Medina, Anders. Modelo de gerencia tributaria para las empresas en Venezuela [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/modelo-de-gerencia-tributaria-para-las-empresas-en-venezuela/> [Citado el 10 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de kitkath-ruiz en Flickr