Mercado de derivados como proveedor de instrumentos financieros

  • Finanzas
  • 14 minutos de lectura

Resumen

El mercado de derivados de acuerdo a lo aprendido en clases es aquel a través del cual las partes celebran contratos con instrumentos cuyo valor depende o es contingente del valor de otro activo, denominado activo subyacente. Una de las principales funciones del mercado de derivados consiste en proveer instrumentos financieros de cobertura o inversión que fomenten una adecuada administración de riesgos.

Los derivados son productos financieros (específicamente contratos) cuyo valor (precio) se basa en el precio de un activo subyacente. Por ejemplo, el precio de un derivado sobre el petróleo va a fluctuar dependiendo del precio del petróleo, en este caso el activo subyacente es el petróleo.

Una de las características del mercado de derivados es que se opera a plazos, es decir, debe pasar un tiempo entre la firma del contrato y la liquidación y ese periodo debe ser suficiente para hacer posible una negociación en el mercado secundario.

Abstract

The derivatives market according to what is learned in classes one through which the parties contract with instruments whose value depends upon or is contingent on the value of another asset, called the underlying asset. One of the main functions of the derivatives market is to provide financial instruments for hedging and investment to encourage proper risk management.

Derivatives are financial products (specifically contracts) whose value (price) is based on the price of an underlying asset. For example, the price of a derivative on oil will fluctuate depending on the price of oil, in this case the underlying asset is oil.

One of the characteristics of the derivatives market is that it operates in installments, ie should spend time between signing the contract and the settlement and that period should be sufficient to enable a secondary market trading.

El mercado de derivados se divide en mercado bursátil es aquel en el que la transacción se realiza en una bolsa conocida actualmente en México se conoce como Mercado Mexicano de Derivados (MexDer) y esta institución opera contratos de futuro y de opción sobre activos financieros como lo son el dólar, el euro, bonos, acciones y tasas de interés. . Esto da la posibilidad de planear, cubrir y administrar riesgos financieros y portafolios.

Y el mercado extrabursátil es aquel en el cual se pactan las operaciones directamente entre compradores y vendedores, sin que exista una contraparte central que disminuye el riesgo de crédito.

Llega el momento de abordar los elementos que componen el mercado de  derivados, tanto si son opciones o futuros, y los principales usos que se puede dar a estas herramientas financieras.

En este sentido, todas las operaciones con derivados cuentan con unos rasgos comunes que además marcan las diferentes estrategias que puede seguir un inversor en este mercado y el uso que puede darle para completar su cartera de inversión.

Un contrato futuro es un contrato o acuerdo que obliga a las partes contratantes a comprar o vender un número determinado de bienes o valores (activo subyacente) en una fecha futura determinada y con un precio establecido de antemano.

Existen dos motivos por los cuales alguien puede estar interesado en contratar un futuro:

  • Operaciones de cobertura: La persona tiene o va a tener el bien subyacente en el futuro (petróleo, gas, naranjas, trigo, etc.) y lo venderá en un futuro. Con la operación quiere asegurar un precio fijo hoy para la operación de mañana.
  • Operaciones especulativas: La persona que contrata el futuro sólo busca especular con la evolución de su precio desde la fecha de la contratación hasta el vencimiento del mismo.

Con independencia de que un contrato de futuros se puede comprar con la intención de mantener el compromiso hasta la fecha de su vencimiento, también puede ser utilizado como instrumento de cobertura en operaciones de tipo especulativo, ya que no es necesario mantener la posición abierta hasta la fecha de vencimiento; en cualquier momento se puede cerrar la posición con una operación de signo contrario a la inicialmente efectuada: cuando se tiene una posición compradora, puede cerrarse la misma sin esperar a la fecha de vencimiento simplemente vendiendo el número de contratos compradores que se posean; de forma inversa, alguien con una posición vendedora puede cerrarla anticipadamente acudiendo al mercado y comprando el número de contratos de futuros precisos para compensar su posición.

Los contratos de futuros sobre materias primas, metales preciosos, productos agrícolas y mercaderías diversas, se negocian desde hace más de dos siglos. Para productos financieros se negocian desde hace más de dos décadas, existiendo futuros sobre tipos de interés a corto, medio y largo plazo, futuros sobre divisas y futuros sobre acciones y sobre índices bursátiles.

Los primeros indicios sobre los contratos de futuros se remontan al año 2000 a.c en la época de los egipcios. Los agrícolas, al no saber la cantidad o calidad de sus cultivos en un futuro, acordaban con un comprador un precio para todo el cultivo con independencia del resultado. El contrato de futuro como instrumento financiero se negocia desde hace más de dos décadas, existiendo futuros sobre tipos de interés a corto, medio y largo plazo, futuros sobre divisas y futuros sobre acciones y sobre índices bursátiles.

En agricultura se utilizan los contratos de futuros para que tanto el agricultor como el comprador del producto (activo) se aseguren un precio para el día de la cosecha (vencimiento). Con el fin de garantizar el contrato se entrega un margen. En el caso de que el precio del producto (por ejemplo algodón) en el mercado esté más caro del precio pactado para la fecha de vencimiento del contrato de futuros, el comprador resultará beneficiado ya que debido al contrato de futuros podrá comprar el activo a un precio menor al del mercado.

Los precios en el mercado de contratos de futuros son establecidos a través de la oferta y la demanda del mercado, si existe mucha demanda para cierto producto su precio aumentará y si la demanda es muy baja el precio será bajo.

Un forward, como instrumento financiero derivado, es un contrato a largo plazo entre dos partes para comprar o vender un activo a precio fijado y en una fecha determinada.

Los forwards más comunes negociados en las tesorerías son sobre monedas, metales e instrumentos de renta fija.

Existen dos formas de resolver los contratos de forward de moneda extranjera:

  • Por compensación (non delivery forward): al vencimiento del contrato se compara el tipo de cambio spot contra el tipo de cambio forward, y el diferencial en contra es pagado por la parte correspondiente.
  • Por entrega física (delivery forward): al vencimiento el comprador y el vendedor intercambian las monedas según el tipo de cambio pactado.

En simples palabras debemos entender por contrato Forward el acuerdo entre dos partes los cuales se comprometen a intercambiar activos especificados en cantidad, en una fecha futura previamente fijada y a un precio acordado en el mercado. Permitiendo de esta manera eliminar el riesgo por concepto de tipo de cambio además de no afectar la capacidad de endeudamiento de la empresa, ya que no es un crédito, ni tampoco la liquidez de esta, ya que no requiere dinero para suscribir los contratos El Forward es el instrumento que podría ser rentable para los exportadores e importadores, ya que está orientado a eliminar el riesgo de t/c o actuar como un seguro de cambio. La gran ventaja es que se pueden operar montos muy grandes con una pequeña garantía, dependiendo del plazo.

El contrato de opción en una promesa de compraventa que tiene por objeto títulos de crédito, es decir; se trata de un contrato preparatorio de un contrato de compraventa futura. Como toda promesa, la opción debe llenar tres requisitos:

Como primer lugar debe Contener los elementos del contrato futuro que va a celebrarse. Tratándose de una promesa de compraventa, de títulos tales elementos son: los títulos materia de la operación y el precio. Debe limitarse a cierto tiempo y debe constar por escrito. La opción, como promesa que es, da nacimiento a obligaciones de hacer, consistentes en el compromiso de celebrar el contrato futuro.

Las opciones financieras son contratos en los que el comprador tiene el derecho (no la obligación) de ejercer la compra o venta del activo subyacente a un precio previamente determinado a cambio de una prima que pagará al vendedor del contrato.

Las opciones pueden ser unilaterales o bilaterales, según las obligaciones de celebrar el contrato futuro exista un cargo de una sola de las partes o cargo de las dos. Cuando el obligado en una opción es el futuro vendedor, se llama opción de compra, y cuando lo es el futuro comprador, recibe el nombre de opción de venta.

Por otro lado de acuerdo a lo estudiado existen dos tipos de opciones: la opción de call la cual nos dice q esta opción dan el derecho al comprador de la misma a comprar el cativo subyacente al precio pactado a cambio de una prima, por lo tanto el vendedor de la opción call  tendrá la obligación de vender el activo subyacente si el comprador ejerce el derecho de compra. Obviamente el comprador ejercerá su derecho de compra si el precio del mercado al previamente establecido.

Y la segunda opción es la opción put, las opciones put dan el derecho al comprador de la misma a vender el activo subyacente a precio previamente pactado a cambio de una prima, por tanto, el comprador de la opción put tendrá la obligación de comprar el activo subyacente si el comprador ejerce el derecho de venta. En este caso el comprador ejercerá su derecho si el precio de mercado es inferior al previamente pactado.

La opción es un derecho para el comprador de la misma que es quien toma la decisión de ejercitarla o no, mientras que para el vendedor constituye una obligación de comprar o vender el activo y a cambio recibe una prima. Pueden negociarse opciones sobre una serie de activos muy diversos entre los que cabe mencionar los valores mobiliarios, futuros, índices bursátiles, oro y divisas.

Aquí se cita un ejemplo de la opción call:

Una persona tiene acciones de una empresa y otra quiere comprarlas en el futuro. La opinión del segundo (comprador de la opción call) es que el precio de las acciones de la empresa van a subir a niveles de 4 euros dentro de tres meses (el precio actual es de 3 euros) y por ello quiere fijar un precio de 3’5 euros para, llegado el vencimiento (dentro de tres meses), poder comprar a 3’5 euros cuando las acciones estén a 4 euros. Para ello paga una prima de 0’5 euros. Llegado el vencimiento, la acción cotiza a 4’5 euros. El comprador ejerce el call y compra su acción a 3’5 euros. Acto seguido vende su acción al precio de mercado, esto es, a 4’5 euros. El comprador a pagado 0’5 euros por la prima y, a cambio, ha ganado 1 euro (4’5-3’5= 1; 1-0’5= 0’5). El vendedor, por su parte, ha perdido los mismos 0’5 euros (cobró 0’5 de prima y hoy a perdido 1 al dejar de ganar por no poder vender la acción).

Supongamos que la acción cotiza a 3’25 euros el día del vencimiento de la opción. El comprador del call no va a ejercer su opción, puesto que en el mercado la acción está más barata. Sin embargo, habrá perdido 0’5 euros que pagó como prima. En conclusión, con la opción call, el comprador limita su pérdida a la prima, pero el beneficio es teóricamente ilimitado.

Ejemplo de la opción put:

Una persona tiene acciones de una empresa y ve que su cotización ha entrado en un canal bajista. Quiere asegurarse un precio de venta llegado un vencimiento (tres meses) para ello compra un put garantizándose el precio de venta a 3’5 euros dentro de tres meses. Para ello paga 0’5 euros de prima. Llegado el vencimiento, las acciones cotizan a 2’5 euros. El comprador ejerce el put y vende sus acciones a 3’5 euros, cuando en el mercado cotizan a 2’5 euros. Ha ganado 1 euro menos los 0’5 euros que pago de prima. Supongamos que las acciones en vez de bajar han subido a 4’5 euros. En este caso, el comprador de la opción put no ejercerá la opción, puesto que puede vender las acciones en el mercado a precio superior. En este caso solo perdería la prima.

Los contratos de futuros y opciones son instrumentos que presentan un alto grado de estandarización. Ello incorpora notables ventajas, pues simplifica los procesos e integra a los usuarios, incrementando los volúmenes de contratación y la liquidez de los mercados. La estandarización de los contratos se pone de manifiesto en los siguientes aspectos:

  • Número escaso de vencimientos con fechas específicas. Como regla general en tipos de interés se suelen producir cuatro vencimientos anuales, que coinciden con una determinada fecha de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre. En renta variable los vencimientos suelen establecerse por períodos mensuales, cotizándose simultáneamente los tres meses más próximos y un cuarto mes relativamente alejado en el tiempo.
  • Importes normalizados por contrato. Cuando un operador cotiza un determinado número de contratos, quienes reciben la oferta o la observan en pantalla ya saben cuál es el importe individual de los mismos, y en consecuencia conocen también el valor total de la posible operación a efectuar. También se conoce el valor mínimo de fluctuación de las cotizaciones, que en el argot operativo de los mercados derivados se denomina “tick”. Las operaciones se deberán cruzar por números enteros, no pudiendo negociarse fracciones de contratos.
  • Horario de mercado y reglas de negociación. Los mercados de futuros y opciones tienen un horario específico de negociación y unas cláusulas específicas de los contratos que intentan cumplir unas condiciones de máximo interés para el conjunto de los miembros que puedan operar en el mercado.
  • Posibilidad de cierre de la posición antes de vencimiento. Todo usuario del mercado de futuros y opciones que desee cerrar su posición anticipadamente, sin necesidad de esperar al vencimiento de los contratos, puede acudir al mercado y realizar una operación de signo contrario a la posición que posee, de tal manera que si tiene una posición vendedora deberá comprar contratos y si la tiene compradora deberá vender contratos. La posibilidad de no tener que mantener las operaciones hasta la fecha de vencimiento permite realizar operaciones de cobertura que se inicien o concluyan en “fechas rotas”, que es la denominación que reciben aquellos días diferentes a los de vencimiento.
  • Existencia de depósitos de garantía y liquidaciones de pérdidas y ganancias. La cámara de compensación se encarga de fijar unos importes que los usuarios del mercado deberán entregar en concepto de garantía por las operaciones que efectúen y al mismo tiempo fija unas reglas para la liquidación de las pérdidas y ganancias.

Otro instrumento del mercado de derivado son los swap, o permuta financiera, el cual es un contrato por el cual dos partes se comprometen a intercambiar una serie de cantidades de dinero en fechas futuras. Normalmente los intercambios de dinero futuros están referenciados a tipos de interés, llamándose IRS (Interest Rate Swap) aunque de forma más genérica se puede considerar un swap cualquier intercambio futuro de bienes o servicios (entre ellos de dinero) referenciado a cualquier variable observable.

Un swap de tasa de interés normal es un contrato por el cual una parte de la transacción se compromete a pagar a la otra parte una tasa de interés fijada por adelantado sobre un nominal también fijado por adelantado, y la segunda parte se compromete a pagar a la primera a una tasa de interés variable sobre el mismo nominal.

Un swap no es un préstamo, ya que es exclusivamente un intercambio de flujos de tasas de interés y nadie presta el nominal a nadie, es decir, las cantidades de principal no se intercambian.

Por otro lado también existe un contrato a futuro sobre tasas de interés este se refiere simplemente a un contrato de cobertura sobre un activo cuyo precio depende únicamente del nivel de las tasas de interés. La importancia de este tipo de contratos radica que en la actualidad, el volumen total de operación de los contratos de futuros sobre instrumentos financieros representa más de la mitad del volumen de toda esta industria.

El propósito de este mercado es que los participantes cuenten con un mecanismo que les permita fijar de manera anticipada las tasas de interés reales y cubrirse ante la volatilidad de éstas a causa de la inflación Contratos futuros de Cetes y TIIE.-Estos contratos son instrumentos de corto plazo y se operan en México. Los Cetes (Certificados de la Tesorería de los Estados Unidos Mexicanos), teniendo como plazos de emisión 28, 91, 181 y 360 días, los cuales se subastan semanalmente. La TIIE es la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio.

Con un futuro sobre tasa de interés el vendedor del mismo, se compromete a entregar una cierta cantidad de títulos de deuda que tengan un periodo de vigencia, a un precio pactado al momento de entrar en el futuro, en una fecha futura (al vencimiento del contrato); el comprador se compromete a recibir los títulos y pagar el precio pactado. Las ganancias de ambos al vencimiento, surgen porque existe una diferencia en tasas de interés entre la pactada y la que existe en el mercado cuando vence el contrato.

Conclusión

No cabe duda que los instrumentos del mercado de derivados han sido muy seguirán siendo grandes alternativas para los inversionistas que buscan protegerse de riesgos financieros.

El Mercado Mexicano de Derivados es una opción de compras a largo plazo que está sujeta a la volatilidad involuntaria y tal vez improvista de las divisas, valor de producto, tasas de interés y activos a largo plazo, por lo cual, las acciones realizadas en este mercado no deben ser tomadas como una inversión a largo plazo sino como un contrato de futuros con obligaciones para cumplir, además de tomar una estrategia de preventiva contra riesgos y en una forma más racional, pensar si podemos arriesgar lo que deseamos y si, aun con las variaciones que los riesgos puedan traer; lo que se obtiene es suficiente para iniciar una actividad especulativa.

Como las funciones de este mercado están sujetas a los socios operadores y a los compradores, es importante conseguir de estos, a los que tengan una divisa fuerte(como socio) y una divisa al menos de igual aprecio o menor que el de la nuestra propia(como compradores), así como la elaboración de contratos a futuros que beneficien los interactúales.

En el caso de México, un mercado especulativo puede ser a primera vista inseguro, pero consiguiendo asociaciones que puedan sustentar los riesgos de inversión, puede ser beneficiente para la dinámica de la economía del país.

En conclusión, como toda actividad especulativa, se deben tener planes contra riesgos, un estudio amplio de los competidores y una asociación fuerte que reciba especial beneficio de nuestra empresa para motivar un apoyo entre socios y hacer que los compradores se interesen en nuestros servicios, demostrando una constancia comercial.

Es importante señalar que el mercado de derivados en nuestro país tiene poco tiempo funcionando, sin embargo, gracias al esfuerzo de muchas partes, se ha podido alcanzar un grado de confiabilidad con los inversionistas, los cuales, gracias a la transparencia y la dedicación de las autoridades encargadas del MexDer, han encontrado en este mercado una opción para poder invertir y cubrirse al mismo tiempo contra riesgos y esto se ha visto reflejado sin duda en el volumen de contratos negociados en este mercado desde sus inicios hasta ahora, y la reciente apertura de mercado de opciones financieras, lo cual es un indicio de que el mercado de derivados está en un periodo de desarrollo y fortaleza, lo cual sin duda es algo positivo para nuestro país en general.

Aspectos claves

Mercado: en economía, es cualquier conjunto de transacciones o acuerdos de intercambio de bienes o servicios entre individuos o asociaciones de individuos.

Bursátil: Relativo a la Bolsa, y a sus operaciones y valores.

Contratos: El contrato es un acuerdo de voluntades, verbal o escrito, manifestado en común entre dos, o más, personas con capacidad (partes del contrato), que se obligan en virtud del mismo, regulando sus relaciones relativas a una determinada finalidad o cosa, y a cuyo cumplimiento pueden compelerse de manera recíproca, si el contrato es bilateral, o compelerse una parte a la otra, si el contrato es unilateral.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
López Ramírez Deisy Karina. (2013, junio 21). Mercado de derivados como proveedor de instrumentos financieros. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/mercado-de-derivados-como-proveedor-de-instrumentos-financieros/
López Ramírez, Deisy Karina. "Mercado de derivados como proveedor de instrumentos financieros". GestioPolis. 21 junio 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/mercado-de-derivados-como-proveedor-de-instrumentos-financieros/>.
López Ramírez, Deisy Karina. "Mercado de derivados como proveedor de instrumentos financieros". GestioPolis. junio 21, 2013. Consultado el 11 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/mercado-de-derivados-como-proveedor-de-instrumentos-financieros/.
López Ramírez, Deisy Karina. Mercado de derivados como proveedor de instrumentos financieros [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/mercado-de-derivados-como-proveedor-de-instrumentos-financieros/> [Citado el 11 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de investingingold en Flickr