Mejora tu productividad para emprender

  • Autoayuda
  • 3 minutos de lectura

Nuestra vida esta llena de cosas que hacer, prisas, obligaciones… Las horas no nos dan para todo lo que queremos hacer y muchas veces nos planteamos mejorar la gestión de nuestro tiempo.

La cantidad de tiempo de la que disponemos cada día está predefinida, nos viene dada. Tenemos veinticuatro horas, ni más ni menos. No lo podemos cambiar. Lo que si podemos cambiar es cómo gestionamos las tareas. Es decir, no podemos actuar sobre el tiempo de que disponemos, pero si sobre como gestionamos nuestras actividades. Es cuestión de tareas, no de tiempo.

Para ser eficientes, necesitamos conocer primero qué sentido que tiene para nosotros lo que queremos hacer. Preguntarnos  ¿para qué todo esto?. Esa pregunta nos conecta con nuestros deseos profundos y nos hace descubrir la razón  y objetivo de nuestras actividades.

Es cuestión de tareas, no de tiempo.

Para ser eficientes, necesitamos conocer primero qué sentido que tiene para nosotros lo que queremos hacer. Preguntarnos  ¿para qué todo esto?. Esa pregunta nos conecta con nuestros deseos profundos y nos hace descubrir la razón  y objetivo de nuestras actividades.

¿Nunca te has encontrado haciendo algo sin saber por qué? Sencillamente, alguien te dijo que lo hicieras, es bastante habitual.

En ocasiones realizamos una tarea de modo correcto pero al final nos damos cuenta de que lo equivocado era la realización de la tarea en si. No hacía falta, o no era lo que queríamos realmente.

Por eso es importante preguntarse con frecuencia para qué estamos haciendo algo, cual es nuestra motivación y para qué sirve.

1.- Evita las interrupciones.

Reuniones, cafés compartidos, emails, redes sociales… todo ello puede formar parte del trabajo, pero si no lo tienes bajo control, se convertirán en tus grandes enemigos porque te impedirán cumplir con lo que tenías programado.

¿Cuáles son las horas en las que mas avanzas en tu trabajo? Probablemente a primera hora de la mañana y por la noche, ¿verdad? La principal razón es porque a esas horas el teléfono, las visitas y las reuniones no te interrumpen. Calma chicha.

2.- Duerme lo necesario.

El restar horas al sueño, de modo habitual, para dedicar al trabajo, es algo que con el tiempo pasa factura, además, tu rendimiento, creatividad y actitud se resentirán al día siguiente.

Ser productivo no significa trabajar mas, si no utilizar tu creatividad para encontrar soluciones que exigen menos esfuerzo y cuando has dormido poco, esta desciende a niveles mínimos.

Lo que puede ser un apaño y solución puntual nunca debe convertirse en un hábito. Organízate mejor y duerme lo necesario.

3.- Cuida tu motivación fijado objetivos intermedios.

Si te fijas objetivos demasiado lejanos es fácil que te desanimes, pierdas la ilusión y acabes abandonando.

Cuanto menos tiempo necesites para lograr algo, mas fácil será que lo consigas. Pasar un año trabajando sin recibir feedback ni tener resultados puede ser desalentador. A todos nos gusta terminar unas cosas y empezar otras, no estar “anclados” en una tarea interminable.

En mi artículo Como convertir tus sueños en objetivos alcanzables hablábamos de dividir objetivos en etapas, tal vez allí encuentres claves que te ayuden.

4.- Planifica cada día qué harás la siguiente jornada.

Si cada día a última hora concretas la agenda para el día siguiente, empezarás cada jornada con las ideas claras y totalmente enfocado.

Es una inversión de diez minutos que resulta muy rentable.

5.- Aplazar te roba tiempo.

En algún momento todos aplazamos algo, de hecho algunas empresas han desarrollado estrategias comerciales basadas en ello, como las de paquetería urgente o las que abren el día de Navidad pensando en los que dejan la compra de regalos para el último día.

Yo he adoptado la costumbre de hacer en el momento cualquier tarea que tenga pendiente y para la que necesite invertir menos de tres minutos. Y te recomiendo que lo pruebes. Si lo dejas las pequeñas tareas para mañana y lo sumas a otras cosas pendiente, se convertirá en un tiempo precioso que tendrás comprometido y que podrías dedicar a otras actividades más gratificantes para ti.

Si eres capaz de controlar esta tendencia tan habitual, habrás dado un gran paso para mejorar tu eficiencia personal.

Recuerda que eres dueñ@ de tu vida, convierte tu libertad en valor.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Gómez López Isabel. (2013, diciembre 19). Mejora tu productividad para emprender. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/mejora-tu-productividad-para-emprender/
Gómez López, Isabel. "Mejora tu productividad para emprender". GestioPolis. 19 diciembre 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/mejora-tu-productividad-para-emprender/>.
Gómez López, Isabel. "Mejora tu productividad para emprender". GestioPolis. diciembre 19, 2013. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/mejora-tu-productividad-para-emprender/.
Gómez López, Isabel. Mejora tu productividad para emprender [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/mejora-tu-productividad-para-emprender/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de arkangel en Flickr