Consumo en Colombia en los contextos presenciales y virtuales

Autor: Fredy Alberto Mosquera Puin

Marketing directo y en línea

17-07-2012

Introducción

Hablar de consumo no es sólo de gastar, si no viéndolo desde el punto de vista del mercadeo, es el estilo de cómo se adquiere un producto o servicio, permitiendo para el cliente solicitarlo y/o comprarlo. Este tipo de condición ha llevado a Colombia, catalogarse cómo un país consumista, tanto de bienes como de servicios, buscando de igual manera, cambiar comportamientos y modos; así mismo cómo la tecnología en esta primera década, generó una transformación del consumo en la sociedad colombiana.

Por ello considero que el consumo digital, será el mecanismo que toda la sociedad utilizará para acceder y comprar, a esto, Colombia no será ajena ya que permitirá el desplazamiento de lo presencial a lo virtual, generando que las empresas busquen esta opción hacia la consecución de nuevos clientes, quienes verán las nuevas adquisiciones del producto y estrategia del marketing digital.

Entretanto este tipo de planteamiento hoy día ha generado cambios de comportamiento del consumidor, permitiendo que el ingreso de las nuevas tecnologías; en los último 10 años, se haya constituido en la alternativa de compra como dice Vertice, (2010)

Las tecnologías de la información y la comunicación desempeñan el principal papel en el desarrollo de las nuevas formas de venta, ya que permiten desarrollar actividades de comunicación interactivas entre las empresas y los clientes. En la actualidad la disposición de los sistemas de comunicación interactivos en los hogares, cuya tecnología particular es la telemática, marca el inicio de una nueva forma de comercialización.

En cuanto a la definición de consumidor José Daniel Rodríguez lo ilustra de la siguiente manera:

La palabra cliente proviene del griego antiguo y hace referencia a la “persona que depende de”. Es decir, mis clientes son aquellas personas que tienen cierta necesidad de un producto o servicio que mi empresa puede satisfacer. (2007)

Para el caso de nuestro país, los diferentes estilos utilizados por la población colombiana, no son algo que sea de novedad, pero si deben tenerse en cuenta, para identificar las preferencias de consumo y el golpe fundamental en la sociedad comerciante, en este sentido, Tallimow afirmó para la Revista Dinero: “Las herramientas del consumidor el internet cada vez se vuelven más importantes donde el numero de usadores del internet entre 2011 y 2016 verá un incremento de 41% en la misma época para alcanzar 27.5 millones de personas” (2012)

Es por esto,que el presente ensayo se enfocará en el análisis de tres aspectos: En primer lugar, los antecedentes históricos, características y perfiles del consumidor de nuestro país, para de igual manera, destacar aspectos en cuanto a definición y entornos socio culturales, con el objetivo, de analizar estos sistemas dentro del contexto anterior y comportamientos de la sociedad consumidora colombiana; en segundo lugar, veremos los procesos que llevan a la creación del marketing on line y las formas más utilizadas para el acceso de los compradores; y en tercer lugar, el paso de lo presencial a lo virtual, en este último se mostrará los pasos a tener en cuenta, para el diseño de un portal web entre otros aspectos.

Acabamos de ver el capítulo de la introducción, permitiendo darles a conocer los objetivos, tesis y partes que contendrá este ensayo; cediendo a continuación, la primera parte de esta investigación, para referirme a algunos antecedentes históricos y aspectos del consumo tanto de Colombia como del mundo.

El consumo en el mundo y Colombia

La historia del consumo para algunos historiadores aparece desde antes de Jesucristo, donde las personas empezaba a comercializar diferentes productos en especial instrumentos; con el paso del tiempo, y la humanidad un poco más moderna se empiezan a crear mecanismos como ventas presenciales y a domicilios en especial países europeos, en este sentido Redinbaugh manifiesta: “Es quizás uno de los más viejos métodos de venta al detalle, donde el comprador y el vendedor se encuentran en casa del comprador”. (1976, pág. 17) De igual manera, apareció el reconocimiento de las necesidades y los gustos de los clientes, y la promoción de los artículos que forjaran su satisfacción, permitiendo mayor amplitud de venta – usuario.

Para Colombia el consumo masivo, data desde la época de la conquista, cuando los españoles llegan a tierras del Pacífico colombiano donde descubren que los aborígenes consumían y el uso del lavado de manos anterior al consumo del alimento. Del mismo modo, necesidades como: Estudio, vivienda y salud no eran muy importantes, para los conquistadores e indígenas; ya que para el primero, era tomarse a la fuerza lo que encontraran y el segundo, derrochar sin medida (Mora, 2010, pág. 17).

Hacia la época colonial, el derroche de los españoles trajo como consecuencia generar tributos, razón por la cual, los criollos para pagarlo fomentaron el comercio de la artesanía, como una fiel reproducción traída de Europa, permitiendo traer a colación dos fenómenos: La copia y el concepto supuesto lo que es del exterior es elegantísimo y de calidad (Mora, 2010).

En cuanto, al periodo independista el consumo no trae tanto auge para Colombia, porque para esta etapa solo se dedicó a producir la tierra en la que productos como: Tabaco, quina y añil; fueron los mercados de mayor vinculación agrícola, permitiendo constituirse en la mayor riqueza de producción y solamente a partir de los años 20 del siglo XX, el aeroplano y el auto fueron las nuevas alternativas de adaptabilidad a este inhóspito país, como dice un estudio de la Universidad Andina Simón Bolívar (2003): “No puede decirse que Colombia llegó a tener un mercado nacional integrado antes de la década de 1920. La integración del mercado colombiano llega a ser una realidad solo con la introducción del automóvil y el avión, Nuevas Tecnologías, mejor adaptadas a las dificultades impuestas por el terreno fragmentado del país.

A lo largo del siglo XX, llega para nuestro país un nuevo estilo en cuanto, a la forma de pensamiento, costumbres y una economía en proceso de crecimiento; esto se debe a la época independista que marcó el inicio de estas características. De este modo, en los primeros 40 años de este periodo, surge el inicio de las marcas especialmente Antioquia a través del registro Pilsen; igualmente, aparece la emisión de toda clase de dinero para todas las regiones y con la llegada de la Misión Kremer a mediados de los años 20, se crea el banco estatal y el papel moneda.

De esta forma el auge de registros cada vez, iba en aumento; de hecho en estos momentos, siguen en vigencia; apareciendo medios escritos como el Tiempo, bebidas alcohólicas y refrescantes como la Coca Cola, almacenes de consumo personal, generando lo máximo de consumo, en la población colombiana. Sin embargo, los problemas externos e internos no fueron obstáculos para continuar con este proceso de expansión; pero, el apogeo industrial empezó a decaer en la segunda mitad del siglo anterior, apareciendo pequeños mercados dentro de los espacios de las ciudades.

A lo largo del tiempo, el paradigma de los compradores colombianos cambió a través del tiempo, y cómo se indicó anteriormente, ver la llegada del automóvil, el nacimiento de un sistema de pago de adquisición de vivienda, electrodomésticos de entretenimiento como el VHS, el televisor de mesa a blanco y negro y lo más primordial un centro comercial, permitieron de esta manera, a la sociedad de las ciudades acceder y ver gran variedad. Posteriormente, la apertura económica de los años 90 llevó al ingreso a este país de grandes avances tecnológicos y económicos. (Daccach, 2012)

Del mismo modo, la recesión económica de Colombia en 1999, llevó al derrumbe de un gran auge que en años anteriores se construyó; generando de esta manera, que las grandes empresas pasaran de ser nacional a manos de accionistas extranjeros. Hoy nos encontramos en la segunda década del tan anhelado siglo XXI, hecho que llevó a transformar a la humanidad, en cuanto a la adquisición de consumo que dio paso de lo presencial a lo virtual; en especial, para las nuevas generaciones quienes han usado el consumo web.

Estos hechos anteriores, originaron a la generación de nuevos canales para la toma de decisiones comerciales, al respecto el Socio–Consultor de Prospecta y CEO Council Eduardo Peña, para una entrevista a la Revista Dinero expresó que cada vez en Colombia, aparecen innovaciones y estilos de adquisición de productos, debido a que la compra es propia y significativa, elementos que no se consideraban en tiempos anteriores, de suma importancia ni esencial para el comprador. (2009). Justo a este planteamiento de Peña (2009), cabe añadir que a Colombia, se le ha considerado como un país consumista de bienes y servicios trayendo consecuencia la gran variedad de productos.

De la misma forma, un estudio realizado hace tres años por la global AT y confirmó para la Revista Dinero, que el uso del internet en los colombianos se ha constituido en la fortaleza de circuito para las compañías hacia el usuario, debido a que nuestro país se está empezando a consolidar en la plaza seductora para la venta Retail on line (Venta al por menor en línea). Permitiendo de este modo, que cada vez la tecnología comercial, sea una sofisticación que lleve al consumidor nacional, utilizar la técnica para obtener la compra por el ciberespacio. (2009)

Por otro lado, durante el boom del consumo en Colombia del siglo XX, lleva a la creación de supermercados; llevando a Zimmerman definir a tipo de tiendas, como: “Un supermercado es un lugar dividido por secciones y departamentos” (1976).

Sin embargo, un escrito realizado por Kay Tamillow hace una semana y para la revista Dinero, manifestó que las compras presenciales han tenido un incremento desde el año pasado debido, a que los grandes supermercados como Éxito y la compañía mexicana OXXO, han creado autoservicios en diferentes puntos estratégicos de Bogotá, de igual manera, las tiendas de barrio cada vez, se convierten en sitios de compra debido, al menudeo que estas le ofrecen al consumidor. (2012)

Concluyo que este tipo de controversias permite analizar cómo el consumo virtual y presencial, serán las herramientas que admitan impactar en la sociedad de esta nación debido, al gran golpe que están realizando las empresas de consumo, para no perder el estilo caracterizado al pueblo colombiano, pero si empezar a generar una guerra entre los comerciantes minoristas, quienes serán los más afectados por este tipo de estrategias expuesta en el párrafo anterior, y sólo dejo esta inquietud, para quien desea ampliar este asunto.

Continuando con el desarrollo de este primer capítulo, me permito remitir al siguiente punto, para identificar las características del consumidor; revelando particularidades de los sujetos de nuestro país, no obstante, además de conocer su significado, para así tener un entendimiento de este tema.

El comportamiento del consumidor, es un estilo que todo ser humano posee permitiendo para el profesional de Mercadeo, identificar y analizar dichas conductas que de acuerdo, al planteamiento del profesor Roger D. Blackwell y su grupo de asesores, definen como: “Las actividades que las personas efectúan al obtener, consumir y disponer de productos y servicios.” (2002); este tipo de formas han permitido, conocer las diferentes necesidades en la que el cliente, consigue el bien y prestación solicitado.

A continuación mostraré las características en que influye el proceso de compra, tanto del usuario colombiano como del resto del mundo.

Un poco de geografía de Colombia, no cae mal para conocer. Este país localizado en el continente sudamericano, único país de la región con dos océanos Atlántico y Pacifico, es un país multicultural, es decir posee todo tipo de razas, costumbres y gran variedad gastronómica debido, a que dentro de él se desglosan cinco regiones: Norte, Centro, Sur, Andina y Orinoquia; estas identificaciones han llevado para los estudiosos de la mercadotecnia, publicidad, empresarios y productores en determinar que es imposible conocer las características de consumo ya que es muy complejo (Mora, 2010).

Otro aspecto importante que determina el comportamiento del consumidor colombiano son las clases sociales, elemento por la cual se permite identificar los rasgos no sólo de estratificación, en donde para éste no es ajeno, puesto que, muestra el grado de consumo, sino las formas en que cada uno de ellos consume. Existe un estudio que identificó que el 55% de estrato tres son el mayor consumidor, siguiéndole los de categoría baja y por último la alta con un 25% y 20% respectivamente (Mora, 2010, págs. 46 -47)

De este modo, si las clases sociales establecen las condiciones de calidad de vida, la identidad, es el factor que determina estilos, hábitos, modas entre otros elementos ya sea para una nación o su comunidad en general. En relación con esto el politólogo Ronald Inglehard, afirmó que estos conjuntos cambian a través de las libertades económicas, que se establecen en cada país (2006). En el caso de nosotros los colombianos, somos de estilo conservador aunque, existen casos que se manifiestan estilos de materialistas y post materialistas, donde la juventud prefiere esta última condición ya que presenta buenas condiciones económicas. (Mora, 2010)

Por todo lo expuesto anteriormente, cabe preguntar ¿Qué lleva al colombiano comprar?, en respuesta a esta inquietud, me permito afirmar, que por tener algo, lo pueda suplir o llevar aparentar; admitiendo que estas respuestas, fueron los hechos que en tiempos anteriores, llevaron al consumidor, a adquirir pero, con el cambio de factores económicos y sociales, inclusive tecnológicos, cambiaron la forma del comprador colombiano a determinar la compra a través de tres niveles: Necesidad, oportunidad y capacidad. El primero, se constituye en la aspiración, es decir desde el primer instante, a este nivel se le clasifican tres escalas del producto: Bajo, cuando no compramos con deseo; medio, cuando compramos lo que no es de mucha importancia pero son valiosos para nuestra vida diaria y el alto es cuando lo adquirimos a menudo.

El segundo nivel, es cuando las empresas nos dan la capacidad de remplazar un deseo a una necesidad rápida, y se destacan los servicios de consumo al menudeo o quien se encuentra en la esquina. Y el último, es la forma de ingreso y el medio de pago en que se determine; de igual manera, la capacidad determina qué tanto puedo conseguir, donde para el paisano de pocos ingresos, un automóvil, es un producto inalcanzable, mientras para el de alto e incluso medio salario, esto se puede adquirir, pero, para el último, es un mecanismo para analizarlo. (Mora, 2010)

Al principio, nuestra sociedad colombiana, no era de aquellos compradores que tenían la actitud de buscar un producto que fuese de marca, pero a partir de los mediados de la década de los 40, Colombia, empezó a ver esta importancia, en la identidad de consumo, pasó a un segundo plano y la exclusividad empezó a tener preferencia en la sociedad llevando este sistema, a afianzarse entre los finales de los años 50 y principios de los 60, con la moda hippie de Norteamérica y Europa; generando en los posteriores periodos al colombiano copiarse, de este estilo sin importar la forma de ingresar este acontecimiento, generó la llegada de productos ilegales, tanto al puerto de San Andrés, como del resto de muelles en la cual Bogotá, fue el epicentro y generador de almacenes a los que se denominaron Sanandresitos (Mora, 2010).

Hoy día, estos conceptos, han cambiado pues la era tecnológica logró revolucionar de una manera vertiginosa el contexto que ni la publicidad tradicional, ha sido lo fundamental del consumidor, si no cómo a través de los sentidos pueden impactarse y sus estrategias de adquirir al respecto, Spence manifestó: “Entre más sentidos estén involucrados, más memorable será la experiencia.” (2011) Creando de este modo, una controversia para aquellas empresas quienes de alguna manera, atrapan a sus clientes con este método.

En resumen de esta primera parte, puedo decir que el consumidor colombiano durante su historia ha pasado por diferentes procesos, que van desde la generación de diversos productos, hasta las formas en las que fueron adquiriéndolo para luego, abordar sucesos ocurridos en otros lugares del mundo; llevando a Colombia, a empezar a consumir; esto permitió de esta manera, cambiar aspectos socio – culturales o como lo llaman los sociólogos “identidad”. Para identificar estos paradigmas a partir de la última década del siglo XX e inicios del XXI, los aspectos económico y tecnológico, llevaron a nuestro país generar otros estilos de comprar. El siguiente apartado, destacará una breve introducción de algunos expertos quienes se manifiestan sobre el marketing virtual; así mismo, se darán a conocer los métodos y formas para diseñar una empresa, generar venta y adquirir clientes en línea.

El marketing on line (Mercadeo digital)

Las empresas por muchos años, siempre buscaban a sus clientes a través de diferentes formas, a las cuales el comprador accedía presencialmente y adquiría lo que más le gustaba; en estos momentos, las reglas han cambiado pues ahora, pasa todo lo contrario. Según Andrade, Director de McKinsey& Co (2010) manifestó para la revista Dinero:

El potencial del mercadeo digital es enorme porque permite que las comunicaciones entre la empresa y el consumidor sean de doble vía. El consumidor tiene la posibilidad de interactuar con la empresa a través de todo el ciclo de decisión de compra. Por ejemplo, a través del internet, un consumidor puede obtener reportes sobre el producto que está considerando comprar, comparar precios y buscar opiniones en su red social preferida. Todas estas interacciones son oportunidades que tiene el departamento de mercadeo digital de la empresa para influenciar la decisión del consumidor.

Del mismo modo, analistas del consumo electrónico, han identificado tres etapas que han llevado al cliente ya no adquirir tradicionalmente sino mediante diversos canales electrónicos. Estas fases se catalogan en primer lugar, por la disponibilidad del producto; en segundo lugar, por la valoración para determinar el comprar; para finalmente, realizar o rechazar el pedido realizado (Blackwell, 2002).

Sin embargo, la recesión económica en Estados Unidos y parte de Latinoamérica, llevó a replantear una tendencia que muchos comerciantes creían conocer y manejar en cuanto, a la implementación del mercado digital; esto traía grandes dividendos e inclusive, los usuarios aceptarían esta técnica; por ello Andrade (2010) expresó en un artículo para la revista Dinero.com:

La "burbuja tecnológica" se reventó hace diez años. En ese momento se creía que los modelos de negocios basados en el mercadeo por internet irían a generar enormes ganancias, aprovechando la amplia aceptación que este medio estaba teniendo entre los consumidores. Desafortunadamente, para aquellos que le apostaron a esta tendencia, la mayoría de estos modelos no llegaron a generar suficientes ingresos para ser viables económicamente. Ahora, diez años más tarde, podríamos estar ad-portas de materializar muchas de las potencialidades que se vislumbraban en esa época, por causa del aumento de penetración de internet y la caída en los costos de telecomunicaciones.

Por otro lado para Colombia, esta herramienta poco a poco empieza a posicionarse, aunque en los últimos tres años este sistema cada día aumenta, permitiendo al consumidor colombiano, encontrar sitios de productos y una opción de satisfacción a las necesidades requeridas, según lo manifiesta en una entrevista realizada Jorge Andrés Quiroga, Director Ejecutivo de Google Colombia (2012):

Cinco de cada 10 colombianos buscan por internet y lo compran en la tienda, de igual manera, más de la mitad de la población de Colombia conectadas virtualmente; generando de este modo que una tercera parte, de la comunidad esté conectada por más de cuatro horas y el 88% desde un buscador realizan consultas y adquisición de productos como: Telefonía celular, libros, recreación entre otros.

En otro orden de la situación actualmente, muchas empresas en su afán de conservar sus clientes y buscar más incluso, para estar acorde a los requerimientos de calidad y conocimiento de servicios, han definido como estrategia crear una empresa virtual; así garantizan, mayor credibilidad. Para continuar con el análisis el siguiente subcapítulo, de esta segunda parte mostrará cómo se crea una empresa en el medio electrónico, y algunas estrategias a tener en cuenta para ser un sitio web atractivo, las habilidades del profesional de marketing para ejecutar este tipo de organización y las tácticas para la venta de productos y servicios.

De igual manera, la anterior investigación permitió establecer que la conducta de los colombianos en el momento de adquirir ya no lo realiza a través de mensajes, ni guías telefónicas sino a través de medio digital, según el estudio de la firma consultora D’Alessio Irol: “El estudio revela además que el patrón de comportamiento de los colombianos a la hora de comprar está cambiando drásticamente. La primera información para una compra, que antes se obtenía la mayoría de las veces a través de los directorios telefónicos, los catálogos y los periódicos, ahora es conseguida a través de internet”. (2011)

Finalmente una investigación realizada por la compañía Nielsen, manifestó que la mayoría de los encuestados a través de e mail y páginas web, era lo primero que observaban, posteriormente en medio de comunicación como la televisión, luego, mediante el voz a voz y por último, recomendación del tendero al no encontrarse el producto solicitado. (2010)

Del lugar físico al sitio virtual

En estos momentos los cambios sociales, tecnológicos, económicos e incluso calidad del servicio y mayor cobertura de expansión, han llevado a las compañías en realizar grandes transformaciones en cuanto a su vinculación en las redes sociales, diseño de sitios web y demás procesos técnicos. Permitiendo el nuevo milenio venir cargado de grandes revoluciones no sólo a las grandes sino también a las pequeñas y medianas empresas según lo manifiesta Muñiz Gonzáles:

El inicio del siglo XXI viene marcado por un entorno económico altamente competitivo que va a obligar a las empresas a hacer un esfuerzo especial para lograr la entera satisfacción de las necesidades de sus clientes. Pero conseguirlo sólo es posible si se saben aplicar con rigor y profundidad las diferentes herramientas estratégicas de las que dispone el marketing, las cuales lejos de ser patrimonio exclusivo de las grandes compañías aportan a las pymes una visión dinámica y actual, lo que les permite dar respuestas prácticas a los permanentes retos del mercado. (2010)

Acto seguido, me permito dar paso al capítulo de cómo se construye una página web, con el objetivo de que las empresas puedan hacerse conocer, tener mayor rentabilidad y lo más esencial los clientes potenciales y entrantes, accedan sin ninguna restricción. Algunos empresarios no se atreven vincular las compañías en la web, debido a la creencia que esto es otro estilo difusor para sólo mostrar productos; sin embargo, este tipo de filosofías cada vez va cambiando donde las compañías al generar una segmentación fuerte, una asignación mensual de mantenimiento y una publicidad constante, los resultados son favorables que no solo benefician a las corporaciones si no a los potenciales compradores. (González, 2010)

No obstante, para diseñar una página de internet no sólo debe pensarse en ser el único o por la sofisticación de rápida de acceso, sino también ponerse en los zapatos del cliente; esto le permitirá que ambas partes tengan la satisfacción de adquirir y conseguir, por ejemplo, si la compañía ofrece productos de aseo debe vincular toda la gama y no omitir ninguna porque si lo hace, el comprador se retira, no vuelve a consultar y genera mala imagen. (Janal, 2000) Así mismo, tener en cuenta que la redacción, ortografía e inclusive, una solución eficaz a las inquietudes llevan que el usuario vuelva a tener en cuenta a la empresa.

Las metas y objetivos del diseño virtual, genera prioridades estableciendo a Daniel Janal (2000) describir cinco estrategias a tener en cuenta: “1. Búsqueda útil, práctica y completa; 2. Facilidad para ingresar y menús juntos; 3. El tiempo debe ser corto; 4. De mayor entendimiento claro en la lectura y lenguaje utilizado; 5. Las figuras, gráficos y demás imágenes sean inmediatos de cargar”. Los anteriores pasos llevan según Gonzáles: “Es mucho más probable que nuestros clientes queden más satisfechos y permanezcan con nosotros mucho más tiempo, e incluso que nos recomienden a otros clientes de características similares a las suyas”. (2010)

Otras de las tendencias, que debe tejerse para el diseño de los sitios en la red con mayor credibilidad clave son: Los contenidos, lleva a lo que posee, el interfaz es lo que permite la comunicación entre el consumidor y el empresario, los iconos, son la percepción llamativa del producto, donde se destacan la calidad de la imagen, colores y demás, los menús y buscadores, parte esencial de la página porque para el primero, adquiere que el usuario encuentre la información solicitada y el segundo, una opción de búsqueda al no verlo en el menú y por último, prueba de facilidad de uso, se constituye en la segunda en importancia, debido a que desde allí se debe comprobar con antelación si funciona los anteriores procesos e incluso, sea lo llamativo para que el consultor pueda acceder sin dificultad. (Janal, 2000)

Por otro lado, anteriormente para conocer si un sitio presencial era estratégico para que los clientes, llegaran, observaran y compran, esas tácticas eran lo esencial llevando al empresario pensar en los usuarios ahora; bien, los tiempos han cambiado y estos papeles se han volteado permitiendo a este último, identificar a donde acudir debido a la gran variedad de servicios, a empresas entre otros ofertantes encontrados en el buscador. Por tanto el empresario y grupo de colaboradores, deben realizar una visita guiada por varios lugares virtuales e identificar lo más conveniente, atractivo e innovador. (Janal, 2000) Esto le permitirá, crear la característica de enfoque, que su compañía podrá generar dentro de la red.

Para resumir, a estos anteriores conjuntos de tácticas, procesos y comercializaciones que se puede realizar en la empresa, se les denomina E-marketing o Netmarketing; posibilita el aprovechar todas las capacidades que lleven al logro eficaz de los objetivos, permitiendo que las páginas web empresarial, negocios en línea; sean la novedad de conquista donde González manifiesta: “El éxito del e-marketing comienza con un proceso continuo de conversión de clientes potenciales en clientes leales, fidelizados y satisfechos que utilizan Internet como canal de comunicación, ventas y/o distribución” (2010).

Conclusiones

Según lo establecido en la tesis de este ensayo en cuanto a que Colombia, no será extraña en trasladarse de lo presente a la era virtual, en donde las empresas verán está última alternativa como la opción de conseguir nuevos clientes y conservar los que ya tienen, es un fundamento que aún se encuentra en proceso porque, se ven algunas incertidumbres que se generan entorno a que la tecnología es un sistema que lleva al fracaso total y la desconfianza de los compradores al acudir a esta herramienta.

De igual manera, se puede ver que los aspectos socio – culturales de este país se encuentran arraigadas ya que persiste las tradiciones de adquirir, en lugares presenciales permitiendo confianza de encontrar la calidad de los productos. Respecto a los mecanismos de búsqueda, este instrumento poco a poco va reconociendo la implementación de la empresa, con el objetivo de que los clientes acudan a ella para comprar; esto puede concretarse siempre y cuando, estas ofrezcan calidad del sistema tecnológico implementado.

Finalmente, el siglo XXI, ha llegado con una transformación de hechos y sucesos que permiten a la humanidad realizar lo mismo, esta evolución también ha llevado a las empresas quienes por su afán de ser cada día más sofisticadas se adhieren al mercado virtual; permitiendo de igual manera, que el cliente también ingrese siendo ésta, una táctica desarrollada por parte de la organización consumidor, según lo afirma Paul Blackwell (2002): “Las tendencias del consumista, los mercados globales del consumidor, de modelos para predecir patrones de consumo y compra, y de métodos de comunicación para alcanzar los mercados objetivos con mayor efectividad”.

Referencias

Alonso, L. E. (2005). La Era del Consumo.

Andrade, L. F. (23 de Julio de 2010). Mercadeo digital. Recuperado el 18 de 06 de 2012, de http://www.dinero.com/columnistas/edicion-impresa/articulo/mercadeo-digital/99690: http://www.dinero.com/columnistas/edicion-impresa/articulo/mercadeo-digital/99690

Blackwell, P. W. (2002). Comportamiento del Consumidor. (G. Sánchez, Trad.) México D.F.: Thompson.

Bolívar, U. A. (2003). Historia de America Andina (Vol. 5). Quito, Ecuador: Universidad Andina Simón Bolívar.

Charles Spence. (17 de 02 de 2011). El nuevo truco del mercadeo, usar todos los sentidos. Obtenido de http://www.dinero.com/negocios/articulo/el-nuevo-truco-del-mercadeo-usar-todos-sentidos/113663

Colombia, P. d. (12 de Octubre de 2011). Portales de Contacto. Nuevo Estatuto al Consumidor, 38-39. Bogotá, Bogotá, Colombia: Unión Ltda.

Daccach, J. C. (12 de 01 de 2012). Los productos de más impacto en la década de los 90. Recuperado el 18 de 06 de 2012, de www.deltaasesores.com: http://www.deltaasesores.com/articulos/estrategia/165-los-productos-de-mas-impacto-en-la-decada-de-los-90-

Dinero, R. (2009). El consumidor colombiano es cada vez más exigente. Revista Dinero.

González, R. M. (2010). Internet: el marketing se hace infinito. Madrid, España: Centro de Estudios Financieros.

González, R. M. (12 de 05 de 2010). Marketing en el Siglo XXI. Recuperado el 25 de 06 de 2012, de http://www.marketing-xxi.com/Marketing-siglo-xxi.html

González, R. M. (2010). SEO: OPTIMIZACIÓN DE WEBS PARA BUSCADORES (Vol. XI). Madrid, España: IAB Spain.

Inglehard, R. (2006). Modernización, Cambio Cultural y Democracia: Del Desarrollo Humano. Madrid: Centro de Investigaciones Sociologicas.

Irol, D. (31 de 03 de 2011). Mercadeo: El ‘momento cero de la verdad’. Revista Dinero.

Janal, D. S. (2000). Marketing en Internet. Como lograr que la gente lo visite, compre y regrese a su sitio web. México D.F.: Pearson Educación.

José Daniel, R. d. (2007). Marketing de Clientes ¿Quién se ha llevado a mi cliente? Madrid, España: McGraw-Hill Interamericana.

Llano, J. C. (10 de octubre de 2011). ¿Qué es Inbound Marketing? La nueva tendencia del marketing electrónico. Recuperado el 28 de junio de 2012, de http://www.ecbloguer.com/marketingdigital/?p=2069

Miguel Orense Fuentes, O. I. (2010). SEO, Como triunfar en buscadores (2 ed.). Madrid, España: ESIC .

Mora, C. H. (2010). Consumiendo: Introducción al consumo y al consumidor colombiano (1 ed.). Bogotá: Alfa Omega.

Nielsen. (29 de 06 de 2010). Mercadeo en línea con confianza. Recuperado el 25 de 06 de 2012.

Quiroga, J. A. (07 de 06 de 2012). Marketing Digital en Colombia. (F. A. Puin, Entrevistador)

Redinbaugh. (1976). Venta a Domicilio. En M. D. Sánchez, Marketing Multinivel (pág. 17). México D.F.: ESIC Madrid.

Santo, O. d. (20 de Noviembre de 2010). INBOUND MARKETING: la revolución del ‘Marketing de Atracción’ 2.0. Recuperado el 27 de Junio de 2012. (1995).

Tamillow, K. (Mayo de 2012). Colombianos cada vez más sofisticados. Dinero, 12.

Torres, I. (14 de Junio de 2012). El negocio de lechona más famoso de Internet. Recuperado el 26 de Junio de 2012, de . (2010). Marketing Digital. Malaga: Vertice.

Fredy Alberto Mosquera Puin - fredycsparrobagmail.com

Especialización en Mercadeo de Servicios. Comunicador Social con énfasis en Periodismo. Colabora en los portales de información soyperiodista.com y Reporteros24.com. Bogotá, Colombia.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.