Manejo del riesgo empresarial con derivados financieros

Los objetivos básicos en la política financiera de cualquier organización debe ser analizada con prelación en las medidas que en un momento posibilitará la toma de decisiones para minimizar el riesgo futuro y así evitar posibles crisis empresariales

Es evidente que el fracaso empresarial es el resultado de un complejo económico en el que interaccionan múltiples factores, tanto de carácter interno como externo a la propia empresa; los mercados financieros, la estructura cambiante de los mercados productivos, las estrategias empresariales, el mercado laboral o la política económica de la administración entre otros muchos. Todo ello convierte en ardua y complicada la tarea de evaluar la dinámica que experimentará una empresa a mediano y largo plazo.

El nuevo orden organizacional ha hecho que se reduzcan considerablemente el volumen de cesaciones de pago, quiebras, concordatos y atraso en la cancelación de operaciones crediticias, sin olvidar que es precisamente en época de abundancia en donde la aplicación de una correcta estrategia financiera puede evitar desequilibrios y la aceptación de riesgos que converjan en una situación que se convierta en definitiva una coalición de los intereses de todos los actores que intervienen en el proceso productivo de la empresa, cuando se produzca un periodo recesivo.

De esta forma se deben identificar y analizar aquellos factores determinantes de la insolvencia y del fracaso de las decisiones financieras, mejorando y proponiendo nuevos sistemas de información que permitan detectar con suficiente antelación situaciones específicas de riesgo.

Relación directa
El riesgo empresarial puede variar de acuerdo al hecho que dada la actual globalización y las tensiones de los mercados internacionales las decisiones financieras dependen directamente de estos factores

Los objetivos básicos en la política financiera de cualquier ente deben ser analizados con prelación en las medidas que en un momento posibilitará la toma de decisiones para minimizar el riesgo futuro de crisis empresariales. Por esto es necesario estimar que las técnicas de análisis y valoración de riesgos adquieren en este momento suma relevancia capital que justifica el interés por mantener un alto nivel de conocimiento de las operaciones que la empresa realiza en proceso de conformación de un plan estratégico y financiero que llevan a la consolidación dentro del nuevo orden.

Mercado

En general, las transacciones económicas son acuerdos de intercambio entre dos partes, por los que el vendedor se compromete a la entrega de un activo a cambio de recibir una cantidad de dinero, o precio, que paga el comprador.

Dependiendo de cuando se entreguen los activos, una vez formalizado el contrato de compraventa, se tienen dos tipos de mercados:

  • Mercado spot

El intercambio se realiza al formalizarse el contrato. Inmediatamente

  • Mercado forward

El intercambio se realiza en una fecha preestablecida futura.

Riesgo empresarial

Los actuales modelos organizacionales y su estructura de información presentan algunas deficiencias en cuanto a la medición y valoración sobre el riesgo de obtención del beneficio empresarial, dificultando así la toma de decisiones de los responsables y usuarios de esta información, repercutiendo directamente con la entrada de recursos por medio de nuevos inversores de capital.

Por ende se hace necesario diseñar las herramientas necesarias para que las empresas presenten la información referente al riesgo que se asume por tomar o no una decisión productiva o financiera, esto basado en el principio referente al real origen de los riesgos, incorporando información sobre las distintas áreas operativas de la empresa y también sobre el entorno en el que la entidad desarrolla su actividad, analizando separada y conjuntamente los riesgos operativos, financieros, estratégicos y ambientales. En este caso nos centraremos en el manejo del riesgo financiero.

Riesgo financiero

Cotidianamente los administradores deben tiene que proteger su empresa de los riesgos financieros a que esta se ve sometida. En el caso de la empresa los riesgos financieros a los que está sometida son los siguientes:

  • De no pago

Cuando se vende un producto o servicio puede encontrarse con que los clientes no cumplen adecuadamente con los pagos y plazos establecidos, bien porque no quiere o no puede.

  • De variación en el tipo de interés

Este se presenta cuando ante la contratación de una determinada financiación o inversión se asume un riesgo de variación en el tipo de interés, donde en función del tipo de operación y de la variación soportada se encontrará ante una situación más favorable o desfavorable.

  • Riesgo país

La empresa tan sólo se ve sometida a este riesgo cuando tiene que realizar una transacción comercial con determinados países, y viene dado como consecuencia del bloqueo de los pagos exteriores de dicho país.

Manejo del riesgo financiero

Uno de los sistemas de control de riesgo financiero es la utilización de derivados y futuros.

Derivados

Un producto derivado es cualquier contrato cuyo precio dependa o derive de otro activo principal, al que se le llama comúnmente activo subyacente. La operativa en derivados permite neutralizar el riesgo de precio o de mercado.

En un principio los subyacentes eran bienes físicos, principalmente bienes agrícolas o ganaderos, es decir, materias primas. Hoy en día existen subyacentes muy variados como metales, petróleo, energía eléctrica y también activos financieros.

Tipos de productos derivados

  • Contrato de futuros
  • Contrato de opciones
  • Warrants

Futuros

Un contrato de futuro es un contrato de compraventa, aplazado en el tiempo, donde hoy se pacta el activo a intercambiar, la cantidad, el precio y la fecha futura en que se llevará a cabo la transacción. Los futuros se negocian siempre en mercados organizados.

Tanto el comprador como el vendedor de futuros aceptan unas obligaciones, frente a las expectativas de mercado que tiene cada uno. El comprador recibe el activo subyacente, a cambio de pagar el precio pactado en la fecha de vencimiento. El comprador espera obtener beneficios cuando suba el precio del activo subyacente por encima del precio del futuro, ya que al tener la obligación de comprar más barato que en el mercado y pérdidas cuando el precio del activo subyacente se sitúa por debajo del futuro.

Mientras que el vendedor al entregar el activo subyacente, a cambio de recibir el precio pactado en la fecha de vencimiento espera obtener beneficios cuando baje el precio del activo subyacente por debajo del precio del futuro

Las opciones

Son contratos de compraventa sobre futuros por el cual su comprador adquiere el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender cierta cantidad de un activo subyacente a un precio determinado, en una fecha futura o a su vencimiento. A cambio de ese derecho, el comprador de la opción abona al vendedor una prima. Los tipos de opciones son:

  • De compra (Call)

En la opción de compra (call), puesto que el poseedor de una opción tiene un derecho, pero no una obligación, cuando llegue la fecha de vencimiento ejercerá ese derecho sólo si le conviene financieramente. Eso ocurrirá si el precio de mercado del activo subyacente es, al vencimiento, superior al del ejercicio.

  • De venta (PUT)

En una opción de venta (put), el ejercicio de la opción será ventajoso cuando el precio de mercado del subyacente esté por debajo del strike, puesto que permitirá vender el activo a un precio superior al del mercado.

En el Mercado de Futuros y Opciones se negocian contratos de futuros y opciones sobre activos de renta fija y renta variable.

Respecto a la implementación o utilización de los derivados y los futuros, debe obtenerse la información necesaria para realizar el análisis de riesgos empresariales realizando una descripción de los cada uno de los riesgos, realizando una retroalimentación de la información que existe en la actualidad y la recogida en los modelos aplicativos ya existentes. Toda esta información ayudará en la valuación y valoración de la información para así obtener un conjunto de indicadores o medidas del riesgo que agilicen el proceso de toma de decisiones adecuadas.

Los objetivos básicos en la política financiera de cualquier organización debe ser analizada con prelación en las medidas que en un momento posibilitará la toma de decisiones para minimizar el riesgo futuro y así evitar posibles crisis empresariales

Es evidente que el fracaso empresarial es el resultado de un complejo económico en el que interaccionan múltiples factores, tanto de carácter interno como externo a la propia empresa; los mercados financieros, la estructura cambiante de los mercados productivos, las estrategias empresariales, el mercado laboral o la política económica de la administración entre otros muchos. Todo ello convierte en ardua y complicada la tarea de evaluar la dinámica que experimentará una empresa a mediano y largo plazo.

El nuevo orden organizacional ha hecho que se reduzcan considerablemente el volumen de cesaciones de pago, quiebras, concordatos y atraso en la cancelación de operaciones crediticias, sin olvidar que es precisamente en época de abundancia en donde la aplicación de una correcta estrategia financiera puede evitar desequilibrios y la aceptación de riesgos que converjan en una situación que se convierta en definitiva una coalición de los intereses de todos los actores que intervienen en el proceso productivo de la empresa, cuando se produzca un periodo recesivo.

De esta forma se deben identificar y analizar aquellos factores determinantes de la insolvencia y del fracaso de las decisiones financieras, mejorando y proponiendo nuevos sistemas de información que permitan detectar con suficiente antelación situaciones específicas de riesgo.

               

Relación directa

               

El riesgo empresarial puede variar de acuerdo al  hecho que dada la actual globalización y las tensiones de los mercados internacionales las decisiones financieras dependen directamente de estos factores

Los objetivos básicos en la política financiera de cualquier ente deben ser analizados con prelación en las medidas que en un momento posibilitará la toma de decisiones para minimizar el riesgo futuro de crisis empresariales. Por esto es necesario estimar que las técnicas de análisis y valoración de riesgos adquieren en este momento suma relevancia capital que justifica el interés por mantener un alto nivel de conocimiento de las operaciones que la empresa realiza en proceso de conformación de un plan estratégico y financiero que llevan a la consolidación dentro del nuevo orden.

Mercado

En general, las transacciones económicas son acuerdos de intercambio entre dos partes, por los que el vendedor se compromete a la entrega de un activo a cambio de recibir una cantidad de dinero, o precio, que paga el comprador.

Dependiendo de cuando se entreguen los activos, una vez formalizado el contrato de compraventa, se tienen dos tipos de mercados:

    Mercado spot

    El intercambio se realiza al formalizarse el contrato. Inmediatamente

    Mercado forward

    El intercambio se realiza en una fecha preestablecida futura.

Riesgo empresarial

Los actuales modelos organizacionales y su estructura de información presentan algunas deficiencias en cuanto a la medición y valoración sobre el riesgo de obtención del beneficio empresarial, dificultando así la toma de decisiones de los responsables y usuarios de esta información, repercutiendo directamente con la entrada de recursos por medio de nuevos inversores de capital.

Por ende se hace necesario diseñar las herramientas necesarias para que las empresas presenten la información referente al riesgo que se asume por tomar o no una decisión productiva o financiera, esto basado en el principio referente al real origen de los riesgos, incorporando información sobre las distintas áreas operativas de la empresa y también sobre el entorno en el que la entidad desarrolla su actividad, analizando separada y conjuntamente los riesgos operativos, financieros, estratégicos y ambientales. En este caso nos centraremos en el manejo del riesgo financiero.

Riesgo financiero

Cotidianamente los administradores deben tiene que proteger su empresa de los riesgos financieros a que esta se ve sometida. En el caso de la empresa los riesgos financieros a los que está sometida son los siguientes:

    De no pago

    Cuando se vende un producto o servicio puede encontrarse con que los clientes no cumplen adecuadamente con los pagos y plazos establecidos, bien porque no quiere o no puede.

    De variación en el tipo de interés

    Este se presenta cuando ante la contratación de una determinada financiación o inversión se asume un riesgo de variación en el tipo de interés, donde en función del tipo de operación y de la variación soportada se encontrará ante una situación más favorable o desfavorable.

    Riesgo país

    La empresa tan sólo se ve sometida a este riesgo cuando tiene que realizar una transacción comercial con determinados países, y viene dado como consecuencia del bloqueo de los pagos exteriores de dicho país.

Los objetivos básicos en la política financiera de cualquier ente deben ser analizados con prelación en las medidas que en un momento posibilitará la toma de decisiones para minimizar el riesgo futuro de crisis empresariales

Manejo del riesgo financiero

Uno de los sistemas de control de riesgo financiero es la utilización de derivados y futuros.

Derivados

Un producto derivado es cualquier contrato cuyo precio dependa o derive de otro activo principal, al que se le llama comúnmente activo subyacente. La operativa en derivados permite neutralizar el riesgo de precio o de mercado.

En un principio los subyacentes eran bienes físicos, principalmente bienes agrícolas o ganaderos, es decir, materias primas. Hoy en día existen subyacentes muy variados como metales, petróleo, energía eléctrica y también activos financieros.

Tipos de productos derivados

    Contrato de futuros

    Contrato de opciones

    Warrants

Futuros

Un contrato de futuro es un contrato de compraventa, aplazado en el tiempo, donde hoy se pacta el activo a intercambiar, la cantidad, el precio y la fecha futura en que se llevará a cabo la transacción. Los futuros se negocian siempre en mercados organizados.

Tanto el comprador como el vendedor de futuros aceptan unas obligaciones, frente a las expectativas de mercado que tiene cada uno. El comprador recibe el activo subyacente, a cambio de pagar el precio pactado en la fecha de vencimiento. El comprador espera obtener beneficios cuando suba el precio del activo subyacente por encima del precio del futuro, ya que al tener la obligación de comprar más barato que en el mercado y pérdidas cuando el precio del activo subyacente se sitúa por debajo del futuro.

Mientras que el vendedor al entregar el activo subyacente, a cambio de recibir el precio pactado en la fecha de vencimiento espera obtener beneficios cuando baje el precio del activo subyacente por debajo del precio del futuro

Las opciones

Son contratos de compraventa sobre futuros por el cual su comprador adquiere el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender cierta cantidad de un activo subyacente a un precio determinado, en una fecha futura o a su vencimiento. A cambio de ese derecho, el comprador de la opción abona al vendedor una prima. Los tipos de opciones son:

    De compra (Call)

    En la opción de compra (call), puesto que el poseedor de una opción tiene un derecho, pero no una obligación, cuando llegue la fecha de vencimiento ejercerá ese derecho sólo si le conviene financieramente. Eso ocurrirá si el precio de mercado del activo subyacente es, al vencimiento, superior al del ejercicio.

    De venta (PUT)

    En una opción de venta (put), el ejercicio de la opción será ventajoso cuando el precio de mercado del subyacente esté por debajo del strike, puesto que permitirá vender el activo a un precio superior al del mercado.

En el Mercado de Futuros y Opciones se negocian contratos de futuros y opciones sobre activos de renta fija y renta variable.

Respecto a la implementación o utilización de los derivados y los futuros, debe obtenerse la información necesaria para realizar el análisis de riesgos empresariales realizando una descripción de los cada uno de los riesgos, realizando una retroalimentación de la información que existe en la actualidad y la recogida en los modelos aplicativos ya existentes. Toda esta información ayudará en la valuación y valoración de la información para así obtener un conjunto de indicadores o medidas del riesgo que agilicen el proceso de toma de decisiones adecuadas.

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Gómez Giovanny. (2002, mayo 11). Manejo del riesgo empresarial con derivados financieros. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/manejo-riesgo-empresarial-derivados-financieros/
Gómez, Giovanny. "Manejo del riesgo empresarial con derivados financieros". GestioPolis. 11 mayo 2002. Web. <http://www.gestiopolis.com/manejo-riesgo-empresarial-derivados-financieros/>.
Gómez, Giovanny. "Manejo del riesgo empresarial con derivados financieros". GestioPolis. mayo 11, 2002. Consultado el 4 de Agosto de 2015. http://www.gestiopolis.com/manejo-riesgo-empresarial-derivados-financieros/.
Gómez, Giovanny. Manejo del riesgo empresarial con derivados financieros [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/manejo-riesgo-empresarial-derivados-financieros/> [Citado el 4 de Agosto de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de joeshlabotnik en Flickr