Los gerentes frente a la inteligencia emocional

  • Talento
  • 1 minuto de lectura

Desde el 1995 ha venido tomando fuerza en boca de muchos sicólogos y estudiosos de la conducta humana, el termino Inteligencia Emocional, los cuales han compartido sus investigaciones y han logrado que muchos nos pongamos ha reflexionar sobre el tema.

Roció Cárdenas Romero define la Inteligencia Emocional de la siguiente forma:

“Habilidad de conocerse a sí mismo y a sus semejantes con el fin de vivir armónicamente en una sociedad cada vez mas interactiva”

En tanto que Felicia Cambronero Arce define la Inteligencia Emocional de la siguiente manera:

“Capacidad de responder efectivamente a los estímulos del medio en las relaciones interpersonales e individuales”

Estas definiciones nos ofrecer una clara señal de que todos los seres humanos que de una u otra forma tenemos interacción con los demás miembros de nuestra especie, debemos desarrollar nuestra inteligencia emocional a los fines de poder garantizar una convivencia armónica.

En ese contexto, precisamos entonces que los Gerentes no escapan a esta realidad, y agregamos,  que es indispensable para tener éxitos como Gerentes, tener una relación armónica entre nuestros pensamientos y emociones.

¿Cómo lograr esa armonía?

John Maxtell en su teoría de evolución auto-condicionada afirma que: “nuestra capa de pensamiento racional se ha desarrollado para dar cobertura a nuestro lado emocional”

Esto quiere decir que una buena gestión de nuestro lado racional nos ayudará  a expulsar de  la forma correcta nuestras emociones.

El gerente que a diario le toca lidiar con diferentes tipos de personalidad, debe siempre tratar de administras de forma eficaz sus emociones; y esto como señalamos, solo es posible a través de un fuerte control del lado racional del cerebro.  También debe gestionar positivamente las características de la Inteligencia Emocional; a saber:

  • Capacidad de motivarnos a nosotros mismos
  • Capacidad de perseverar en el empeño a persa de las frustraciones
  • Capacidad de controlar impulsos
  • Capacidad de regular nuestros propios estados de animo
  • Capacidad de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales.

La armónica relación entre la parte emocional y  la parte racional del cerebro, así como  la buena gestión de las características de la Inteligencia Emocional, permitirán al gerente no solo tener una buena relación con sus empleados, sino,  que también le permitirá potenciar al máximo el rendimiento de los mismos.

Por último es muy importante tener en cuenta que la inteligencia emocional en modo alguno busca inhibirnos de nuestras expresiones emocionales; más bien lo que busca es que las respuestas o expresiones emocionales  se utilicen de forma adecuada.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
García Pichardo Mihail. (2013, octubre 8). Los gerentes frente a la inteligencia emocional. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/los-gerentes-frente-a-la-inteligencia-emocional/
García Pichardo, Mihail. "Los gerentes frente a la inteligencia emocional". GestioPolis. 8 octubre 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/los-gerentes-frente-a-la-inteligencia-emocional/>.
García Pichardo, Mihail. "Los gerentes frente a la inteligencia emocional". GestioPolis. octubre 8, 2013. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/los-gerentes-frente-a-la-inteligencia-emocional/.
García Pichardo, Mihail. Los gerentes frente a la inteligencia emocional [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/los-gerentes-frente-a-la-inteligencia-emocional/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de markspokes en Flickr