Liderazgo y cómo ser un líder en los nuevos mercados

Resumen

El liderazgo es uno de los temas que no pierde interés y del que se habla mucho hoy en día por la importancia que este representa para cualquier organización dentro del rubro social y político. Siempre se ha debatido si el líder nace o se hace, pero sea cualquier de los dos vertientes, el líder es considerado piedra angular dentro de las organizaciones por ser impulso y generador de valor dentro del mecanismo organizacional. El líder es aquel individuo que interacciona entre dos individuos de las cuales una de ellas conduce, mediante factores de influencia personal y poder, llevando a buen término  las actividades de un grupo para alcanzar una meta en común a fin de demostrar que se puede lograr llegar tanto para la organización como para cada una de las personas que la integran.

Por grupo debe entenderse un grupo pequeño, un sector de la organización, una organización, etc. Debido a que lo que aquí interesa es el liderazgo en el terreno organizacional, utilizaremos la palabra “organización” para significarla tomada en conjunto o cualquier sector o grupo que la compone.

Como definición, tenemos que el liderazgo es la capacidad de establecer la dirección e influenciar y alinear a los demás hacia un mismo fin, motivándolos y comprometiéndolos hacia la acción y  haciéndolos responsables por su desempeño.

Introducción

Era el año de 1904 cuando surge la primera investigación sobre el liderazgo de forma experimental, los principales impulsos en ese campo se produjeron durante la Primera Guerra Mundial, cuyo interés era identificar las características del liderazgo y la forma en que los hombres ascienden a posiciones directivas.

Fred Edward Fiedler nos menciona “…Después de ésta época se dio el fenómeno de la industrialización que aunado al desarrollo de grandes organizaciones burocráticas en las actividades de negocios y del gobierno, provocó la necesidad de un nuevo liderazgo”.

Dentro de cualquier organización los individuos que están colaborando directamente con algún puesto de alto nivel como el directivo por lo general las personas ascienden a esa posición, debido en algunas ocasiones porque tienen un vinculo familiar con los dueños de la organización; o bien en la política se aplica este tipo de prácticas; de ahí que se mencione que las posiciones directivas en cualquiera de los rubros administrativos deben ser otorgadas al mérito, derecho, valor del empleado y no por nacimiento o vinculo que se tiene con el nivel superior.

Los primeros estudios sobre liderazgo estuvieron enfocados a encontrar los rasgos psicológicos inherentes a los líderes eficaces; características como inteligencia, voluntad, sociabilidad y condiciones de autoridad fueron las más aceptadas, pero su validación en las organizaciones al pasar el tiempo resultó nula.

Con el paso del tiempo surge la segunda etapa en el estudio del liderazgo con las teorías del doble factor, estas estudian el comportamiento del líder en las organizaciones; estas teorías tienen como eje central la variable autoritarismo-democracia, definida como el grado de participación que el jefe otorga a sus subordinados en la búsqueda de alternativas y toma de las decisiones .

George Elton Mayo quien  fuera un teórico social, sociólogo y psicólogo industrial especializado en teoría de las organizaciones, las relaciones humanas y el movimiento por las relaciones humanas al realizar estudios sobre este tema fueron cruciales para esta corriente y dio paso a un sinfín de investigaciones.

Elton Mayo consideraba dos factores para el éxito del liderazgo, a saber, el grado de autoritarismo-democracia y la satisfacción que producía en los subordinados. Estos estudios, sin embargo resultaron contradictorios ya  que no se identificaron las relaciones consistentes entre los patrones de la conducta del líder y el rendimiento del grupo, es decir, los resultados variaban de acuerdo a las diferentes ambientes.

En la segunda mitad del siglo XX en la década de los años 60´ surge la evolución tecnológica, nombre que se le da a una teoría de los estudios de ciencia, tecnología y sociedad para describir el desarrollo histórico de la tecnología, desarrollada por el filósofo checo Radovan Richta. La expresión revolución tecnológica o científico-técnica se refiere a las transformaciones técnicas y sus implicaciones económicas y sociales de la tercera revolución industrial, esta revolución trajo un cambio drástico en lo que a dirección se refiere, ya que los trabajadores de una organización requerían de un mayor nivel de conocimientos y habilidades para manejar las nuevas tecnologías que se iban acaparando del sector laboral. Florece en la nueva industria que el líder desarrolle nuevas habilidades y condiciones para lograr los propósitos que demandaba las nuevas industrias en especial en el ámbito de los recursos humanos para el manejo de la motivación, clima organizacional, etc. Con ello da pie a lo que se le llamo liderazgo situacional quien toma como elemento influir la eficacia del liderazgo.

Para que una organización crezca depende en gran medida del liderazgo de sus dirigentes. Ya que las organizaciones dependen del líder, se necesita conocer qué aspectos del líder son importantes. Un buen líder debe reunir cuatro condiciones dentro de una organización; compromiso con la misión, comunicación de la visión, confianza en sí mismo y la  integridad personal.

Se debe considerar que el líder no sólo cumple con estas condiciones dentro de una empresa u organización, el líder además cumple con ciertas virtudes que lo van a guiar en la buena toma de sus decisiones para su personal o equipo de trabajo. Dichas virtudes son la, justicia, templanza, fortaleza y la prudencia. No se debe considerar que la labor del líder sea cosa fácil, este debe ser capaz de tener muy buena comunicación y una capacidad de integración con sus miembros, es hacer que los individuos de la organización liberen su energía para el logro de un objetivo común. La comunicación cumple un rol protagónico pues permite transmitir lo que está dentro de nosotros tal como lo sentimos. Y la integración permite realizar acciones eficientes en forma conjunta y sin interrupciones.

Fundamentalmente el liderazgo consiste en una forma de ser, pues el líder se va formando día a día: en la pasión por la misión, en la acción y en los valores fundamentales; además el líder no solamente debe delegar responsabilidades a sus empleados sino que debe transmitir el poder hacia otros de forma  humilde y tomar en cuenta que puede ser sustituible en la organización en cualquier momento.

Podemos entonces definir al liderazgo como un proceso de interacción entre personas en el cual una de ellas conduce, mediante su influencia personal y poder, las energías, potencialidades y actividades de un grupo, para alcanzar una meta en común a fin de transformar tanto a la empresa como a las personas que colaboran en ella

En resumen el liderazgo es importante ya que es vital para la supervivencia de cualquier organización, por ser la capacidad de un jefe para guiar y dirigir. Cualquier organización consta de un control y planeación adecuada pero por la falta de un líder propio es difícil llevar a cabo dicho control y planeación entre sus miembros.

Tarea primordial de todo buen líder es que se cumplan las metas en forma, con el único fin de que estas se cumplan. Para ello juegan diversos enfoques de liderazgo en las organizaciones de acuerdo con sus responsabilidades en relación con sus miembros de la empresa, varía su estilo de ejercer su mando  de acuerdo a su desempeño.

Dentro del estilo básico está el líder participativo, es aquel que se forma creciendo psicológicamente para desarrollar la habilidad de escuchar a los demás; de leer apropiadamente sus necesidades; de interpretar bien los mensajes y de interesarse sinceramente por el progreso de las personas. Las personas lo siguen porque se identifican con él y les permite conciliar sus metas personales con las de la organización. Este tipo de líder se caracteriza por ofrecer estímulos y reconocer logros; acepta ideas y opiniones de los miembros, tiene confianza en sus colaboradores así como deja que el grupo tome decisiones dentro de los límites prescritos. También existe el líder autoritario, el individuo maneja un estilo dominante donde el líder toma las decisiones sin necesidad de la participación de sus subordinados, así mismo sin tener la necesidad de tener que justificarlas ante los miembros de la organización. Es una persona dominante, restrictiva y exige obediencia por parte de sus trabajadores. Un tercer estilo básico del líder es el liberal que está basado en juna participación mínima del líder, la libertad se da totalmente en las decisiones grupales o individuales por parte de los miembros de la empresa. Este líder participa muy poco en las decisiones, solo da algunos bosquejos o lluvia de ideas de lo que hay que hacer, mencionando que si se necesita más información la dará sin menciona cuando.

Otro estilo de líder es el autocrático quien asume toda la responsabilidad de la toma de decisiones, iniciando acciones y dirigiendo a sus miembros; este motiva y controla al subalterno; aunque tiene el pensamiento de que él solo él es capaz de llevarlo a cabo. Por su parte el líder participativo, utiliza la consulta, sin delegar su derecho a tomar decisiones finales y señala directrices específicas a sus subalternos pero consultando ideas y opiniones.

Estos estilos de liderazgo se puede decir que se llevan a cabo de dos formas: El primero es el liderazgo de forma formal, este lo ejercen los individuos que son nombrados o en ciertas ocasiones elegidas para ocupar ciertos puestos de autoridad formal dentro de las organizaciones. Y en segundo término el liderazgo informal que es el que ejercen las personas que llegan a tener una influencia gracias a que poseen ciertas habilidades especiales que satisfacen las necesidades de los recursos de otros.

Para poder identificar el tipo de liderazgo que existe en una organización, se debe recurrir a diversas teorías que nos van a apoyar a identificar el tipo de liderazgo que se aplica en la empresa.

John R. Hunt Schermerhorn en su libro comportamiento organizacional nos menciona que el liderazgo se concentra en diversas teorías como: La teoría de los rasgos, supone que hay rasgos que tienen un rol central en la diferenciación entre las personas que son líderes y las que no lo son. Menciona que existen diferentes cualidades que poseen los líderes, como tolerancia al estrés, la motivación por el poder, la madurez emocional, la autoconfianza y la integridad.

Por su parte la teoría conductista se basa en la conducta del líder. Nos dice sobre la conducta que adopta el líder para lograr el éxito sobre todo en las organizaciones, en dicha teoría se nos menciona que hay lideres preocupados por la producción y lideres preocupados por el personal. Se hace énfasis que las personas preocupadas por el personal, tenían grupos de personas más productivos; concluye que un líder adecuado debe tener ambos tipos de conducta para que exista un equilibrio en la organización.

La teoría de las perspectivas situacionales o contingentes reconoce que los rasgos y conductas de un líder pueden actuar conjuntamente con las contingencias situacionales. Dependerá de la situación en que se desenvuelva el líder, tomando en cuenta que deberá tener cierta conducta, su forma dependerá de la situación en la que se presente en el momento. Los efectos de los rasgos aumentarán conforme a su pertinencia para las contingencias situacionales que el líder enfrenta. Los rasgos en ocasiones tienen relación directa con los resultados, o en la distinción entre los líderes y quienes no lo son, y algunas veces podrían hacerse notar por su influencia en el comportamiento del líder.

Por último mencionaremos sobre la teoría de las nuevas perspectivas del liderazgo desarrolladas por Bernard Bass donde nos menciona el “liderazgo transformacional” como opuesto al “liderazgo transaccional” que es más rutinario y diario. El liderazgo transformacional logró sus excepcionales efectos sobre los subordinados cambiando las bases motivacionales sobre las cuales operan.  El líder transformacional tiene éxito al cambiar la base motivacional del individuo desde una motivación regular hasta llevarla al compromiso. Los líderes transformacionales elevan los deseos de logros y autodesarrollos de los seguidores, mientras que a la vez promueven el desarrollo de grupos y organizaciones. En vez de responder al auto-interés inmediato de los seguidores como resultado del palo o la zanahoria, los líderes transformacionales despiertan en el individuo un alto conocimiento de temas claves para el grupo y la organización, mientras aumentan la confianza de los seguidores, gradualmente los mueven desde los intereses para la existencia hacia intereses para logros, crecimiento y desarrollo. Tales líderes logran estos resultados en una o más de las siguientes maneras: son carismáticos a los ojos de sus seguidores y son una fuente de inspiración para ellos; pueden tratar individualmente para satisfacer las necesidades de cada uno de sus subordinados; y pueden estimular intelectualmente a sus subordinados .Estos factores representan los cuatro componentes básicos del liderazgo transformacional.

  1. Influencia Idealizada conocido también como el liderazgo carismático, tiene gran fuerza entre los individuos que tienen una visión y sentido de misión; este líder se ganan el respeto, confianza y seguridad. los líderes que presentan influencia idealizada son capaces de obtener el esfuerzo extra requerido de los seguidores para lograr niveles óptimos de desarrollo y desempeño.
  2. Consideración Individualizada. Este tipo de líder se concentra en diagnosticar las necesidades y capacidades de los individuos que tiene a cargo. Diagnostica cada una de las necesidades y las  atienden de forma individual. También este líder delega, entrenan, aconsejan y proveen un correcto uso de retroalimentación para el uso en el desarrollo personal de los miembros de la organización. Elevan el nivel de necesidad y seguridad de cada uno de sus miembros para adquirir mayores niveles de responsabilidad. La responsabilidad de los empleados no sólo cubre simplemente sus requisitos de trabajo ni el desempeño; por el contrario, los trabajadores van adquiriendo mayor responsabilidad para su desarrollo personal, que pueden incluir tales actividades como los desafíos del trabajo mismo dentro de su campo de trabajo .
  3. Estimulación Intelectual: El líder activamente fomenta una nueva mirada a viejos métodos ó problemas. Fomenta la creatividad, y enfatiza un nuevo pensamiento (re-pensamiento) y reexamina (re-examinación) de las suposiciones subyacentes a cada problema. Utiliza la intuición así como una lógica más formal para solucionar los problemas. Este tipo de líder estimula intelectualmente a cada uno de sus miembros atacando los problemas usando sus propias perspectivas únicas e innovadoras. Los empleados se transforman en solucionadores de problemas más efectivos con y sin la intervención del líder. Llegan a ser más innovadores con respecto a su análisis de problemas y de las estrategias que usan para resolver problema que se les presente.
  4. Liderazgo Inspiracional: Aquí se encuentran los líderes dan ánimo, quienes aumentan el optimismo y entusiasmo en cada una de sus aéreas a cargo; además de comunicar a sus miembros sus visiones de futuros realizables con fluidez y seguridad. Este líder provee una visión la cual estimula la energía para lograr altos niveles de desempeño y desarrollo dentro de la organización.

En estos tiempos donde las organizaciones continuamente buscan nuevos cambios en el ámbito organizacional, los líderes más valiosos para estas nuevas exigencias son aquellos que pueden despertar las conciencias de los subordinados acerca de lo que están haciendo.

Bernard Bass nos menciona que el líder debe cambiar a sus subordinados en tres formas:

1.-Hacerlos conscientes de que tan importante es su trabajo para la organización para que se alcancen las metas.

2.-Hacerlos conscientes de sus propias necesidades para su crecimiento personal, desarrollo y logro.

3.-Motivarlos para que trabajen bien, y que piensen no sólo en su beneficio personal sino en el de toda la organización.

Conclusión

El liderazgo consiste en la capacidad o habilidad que tiene una persona para influir, inducir, animar o motivar a otros a llevar a cabo determinados objetivos, con entusiasmo y por voluntad propia. En el caso de una empresa, el liderazgo se suele aplicar de una persona perteneciente a un determinado nivel jerárquico hacia otras de un nivel jerárquico inferior, por ejemplo, del dueño del negocio hacia sus empleados, o de un supervisor o jefe hacia sus subordinados. Sin embargo, el liderazgo también puede y debe aplicarse entre trabajadores que pertenezcan a un mismo nivel jerárquico, por ejemplo, el liderazgo que brinda un trabajador entusiasta y proactivo hacia sus compañeros.

Se ha visto que todas y cada una de las teorías que se manejan en el liderazgo tienen fortalezas, debilidades y en algunos de los casos amenazas y sobre todo oportunidades. Cada una de ellas se han aplicado durante algún tiempo y otras son de nueva creación. Cada una se puede llevar a cabo en su aplicación evaluando el proceso de liderazgo que se adecue a las necesidades de la empresa.

De cada uno de nosotros dependerá que los modelos de liderazgo se mejoren, y la mejor manera para hacerlo es aplicándolos; nuestro país debe visualizar que modelos pueden cubrir las nuevas exigencias de cómo aplicarlos en el ámbito social, político, económico y administrativo de acuerdo a los aspectos y características históricas y culturales de nuestro México.

Considero que de debiera iniciar con la aplicación del modelo situacional ya que este adecua la situación a la que se debe responder, tomando en cuenta que el líder puede dejar actuar al grupo que dirige, siendo este modelo dinámico y flexible.

La motivación, la capacidad, y la experiencia de cada uno de los trabajadores se deberán evaluar constantemente, a efecto de determinar qué combinación de estilos resulta más adecuada para las condiciones flexibles y cambiantes que pide la organización. Si el estilo es el adecuado, no sólo motivará a los em¬pleados, sino que también servirá para su desarrollo profesional. Por tanto, el líder que quiera formar a cada uno de sus subordinados, aumentar su confianza y ayudarles a aprender su trabajo tendrá que ir cambiando de estilo constantemente según se lo pida el ambiente laboral en la organización.

Se deberá tener en cuenta que los líderes efectivos deben conocer a su personal lo suficientemente para dar respuestas apropiadas a las demandas que las habilidades cambiantes de sus colaboradores exigen en todo momento. El líder debe recordar que los individuos y el grupo desarrollan sus propios patrones de conducta y formas de operar que puede con frecuencia el líder tenga que comportarse de modo diferente con cada uno de sus miembros en la empresa, porque muchas de las veces se encuentran en diferentes niveles dentro de la organización y su formación individual.

Sabemos que los diferentes estilos de liderazgo que existen han sido aplicados alguna vez con éxito dentro de las organizaciones, por lo tanto al existir tal evidencia, los líderes (gerentes, administradores, directores, etc) se ven confundidos sobre qué estilo ocupar (autoritario, democrático, etc), la decisión estará en escoger dentro de la gama de actitudes de liderazgo cual funcione más de acuerdo a la situación que se presente.

Nuestro país nos pide lideres exitosos  y para lograrlo será aquel que es claramente consciente de estas fuerzas que tienen una mayor relevancia con relación a su comportamiento en un momento dado. Se entiende a sí mismo con precisión, a los individuos y al grupo con el que se relaciona; a la compañía y al amplio medio social en el cual actúa. Asimismo estima la capacidad de sus subordinados para desarrollarse.

Pero ésta sensibilidad, o capacidad de comprender no es suficiente, por lo que tendrá que comportarse adecuadamente de acuerdo con sus percepciones. Si se requiere dirección, debe dirigir; si conviene una considerable libertad de participación, tiene que proporcionar tal libertad. Deberá llevar la aplicación de una evaluación acerta¬da de las fuerzas que determinan qué comportamien¬to de su parte sería el más adecuado en un momento dado de acuerdo con  juicio ético.

La sociedad laboral nos demanda nuevas prácticas dentro de las organizaciones, mejores habilidades y características en el entorno empresarial frente a los líderes. Hoy debemos poseer un perfil diferente al que tiempo atrás existía, cuyo patrón solo se centraba en tener mayor medida al control y a la supervisión de sus empleados dentro de una organización. Hoy por hoy los nuevos líderes deben salir mejor preparados en todos los rubros para poder atender las necesidades de las empresas modernas del siglo XXI.

Bibliografía

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Huitrón Jara Alberto. (2013, junio 20). Liderazgo y cómo ser un líder en los nuevos mercados. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-como-ser-un-lider-en-los-nuevos-mercados/
Huitrón Jara, Alberto. "Liderazgo y cómo ser un líder en los nuevos mercados". GestioPolis. 20 junio 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-como-ser-un-lider-en-los-nuevos-mercados/>.
Huitrón Jara, Alberto. "Liderazgo y cómo ser un líder en los nuevos mercados". GestioPolis. junio 20, 2013. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-como-ser-un-lider-en-los-nuevos-mercados/.
Huitrón Jara, Alberto. Liderazgo y cómo ser un líder en los nuevos mercados [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-como-ser-un-lider-en-los-nuevos-mercados/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ell-r-brown en Flickr