Liderazgo y coaching para alcanzar los objetivos

Introducción

Los principales impulsos en el estudio del liderazgo se produjeron durante la Primera Guerra Mundial. Periodo durante el cual surgió un gran interés en  identificar las características propias del liderazgo y la manera en que los hombres ascienden a posiciones directivas.

La siguiente etapa de interés en este tema surgió durante la industrialización. Se encontró que el desarrollo de grandes negocios y organizaciones resultó en la falta de un nuevo liderazgo.

En muchas organizaciones, las personas en puestos directivos ascienden debido a su relación familiar con los dueños o empleados de alto rango.

Los siguientes estudios acerca del liderazgo se enfocaron en encontrar los rasgos psicológicos inherentes a los líderes eficaces. Características como: inteligencia, voluntad, sociabilidad y condiciones de autoridad, pero su validación resultó infructuosa.

Otro enfoque son las teorías del doble factor, las cuales tiene como objeto de estudio, el comportamiento del líder. El epicentro es el grado de participación que el jefe permite a los subordinados durante la búsqueda de alternativas y sobre todo en la toma de decisiones.

La Revolución Científico-Técnica provocó un cambio radical en temas de dirección. El líder se ve obligado a desarrollar habilidades enfocadas a los recursos humanos, como: motivación, delegación de autoridad, etc. Se le denominó Liderazgo Situacional, ya que toma la situación como un elemento adicional a influir en la eficacia del liderazgo.

¿Qué es liderazgo?

A lo largo del tiempo diferentes autores se han aventurado a extender una definición propia del liderazgo en un intento de homogeneizar criterios y conceptualizarlo de manera definitiva, pero tratar de realizar esta actividad se debe tener en cuenta que existen tantos tipos de liderazgo como personalidades.

La palabra líder, según la etimología latina, viene del latín “lid”, también de la palabra “lis-litis” que significa disputa, querella o un determinado proceso de discusión. Por su parte la etimología sajona nos dice que esta palabra deriva de “laden” que se transformó en “laeden” y esta última a su vez en “leit”, que pos sí misma significa; persona que guía a otras. Los romanos reconocían dos tipos:

Los poetas: quienes poseían un poder determinado por la función de su cargo (autoridad formal).

Auctoritas: aquellas personas que gozaban de un poder otorgado por las personas (independiente de algún cargo formal), mismo que se puede entender como moral.

Podemos entender que se trata de la habilidad de la persona que funge como líder para influir de manera humana a al grupo, logrando que en conjunto se logren los objetivos con la mejor voluntad y máximo desempeño. Además debe crear un ambiente apto para el desempeño del grupo.

Toda empresa necesita un líder en el que identificarse y del que fiarse. Un líder en la empresa debe ser ante todo cooperativo y saber escuchar, jamás un líder en la empresa debe ser solitario porque se aislará cada vez más y terminará cayendo solo.

Un líder nunca debe perder el objetivo ni la paciencia hacia su grupo y tarea. Otro punto que debe cuidar es el no ser egoísta ni temer a las capacidades de sus subalternos, y por tanto tampoco debe evitar el desarrollo de los mismos. Por el contrario si nota que alguno de ellos tiene una gran capacidad y, como se dice coloquialmente, “madera” debe poner especial atención en la manera de fomentar estas características y ayudarle a incrementarlas.

Un mal líder en la empresa puede ser perjudicial y costarle millones e incluso llevarla a bancarrota. Por lo general un mal líder es aquel que pierde la noción de ubicación, perdiendo el sentido de la orientación alimentando su ego y visualizándose en una posición o puesto de mayor relevancia sin lograr adecuadamente las tareas de la que ocupa actualmente.

Algunas de las habilidades que más requieren líder son:

Coordinación: para lograr conllevar las tareas propias y las del grupo en un mismo sentido y sin que se estorbe una a la otra.

Logro de objetivos: el cumplir las metas es importante, ya que por lo general es la manera en que las empresas miden el desempeño.

Capacidad de organización: saber cómo ordenar las tareas y asignarles el tiempo necesario para su correcto logro.

Comunicación interpersonal: se debe contar con el suficiente tacto al momento de hablar y llevar al grupo.

Creatividad: es necesario contar con opciones y al enfrentarse a una situación novedosa descubrir una nueva para guiar al grupo.

Visión clara de los objetivos: es de suma importancia tener siempre claro a dónde se dirige el grupo y porque, de lo contrario los esfuerzos podrían ser en vano.

Alto sentido de la responsabilidad: esto se basa en el principio de predicar con el ejemplo. No se puede exigir lo que no se tiene o no se sabe cómo hacer.

Sensibilidad: sin este sentido es posible que se pasen por alto las necesidades de los integrantes del grupo a tiempo para poder corregir o brindar apoyo.

¿Los líderes nacen o se hacen?

Existen diferentes enfoques para abordar la cuestión sobre si los directivos poseen ciertos rasgos innatos que los definen como grandes líderes o, simplemente, se trata de profesionales que han apostado por la formación y el desarrollo continuo de las habilidades de liderazgo (se han hecho a sí mismos como directivos).

Los líderes nacen

Cierto es que existen personas que de manera innata cuentan con características que les facilitan el asumir el rol de líder con mayor facilidad que los demás. Algunos de estos rasgos son:

  • Anhelo por lograr objetivos.
  • Muestran una mayor energía.
  • Facilidad para dirigir.
  • Valores bien asentados.
  • Creatividad.
  • Carisma.
  • Responsable.
  • Confianza en sí mismo.
  • Perspicacia.
  • Mayor o mejor entendimiento del entorno.
  • Facilidad de palabra.
  • Sociabilidad.

En su mayoría estos líderes tiendes a ser del tipo carismático.

Los líderes se hacen

En este caso nos debemos centrar en el argumento de que el liderazgo no es una habilidad natural. Se alimenta la posibilidad de que todos podemos llegar a ser líderes si lo colocamos como uno de nuestros objetivos principales. Esto dependería de la experiencia profesional, el desarrollo de las habilidades de la comunicación, relaciones personales y sobre todo del esfuerzo y la actitud que se tome.

A diario podemos ver casos donde directivos que logran el éxito profesional en ciertas empresas, pero no viven la misma suerte en otras. También nos encontramos con personas quienes de acuerdo a sus aptitudes, se convierten en líderes al enfrentar determinadas condiciones sin haber fungido como tal anteriormente.

Con esto en mente podemos afirmar que las habilidades y la capacidad para ser un directivo efectivo pueden ser adquiridas.

Tipos de liderazgo

Como se mencionó anteriormente nos podemos encontrar con diversos tipos de liderazgo, a continuación se enumeran algunas de las más comunes.

Autócrata: este asume toda la responsabilidad y es el único que toma las decisiones, inicia las acciones, dirige, motiva y controla al subalterno.

Emprendedor: es de corte participativo, consulta a los que lo rodean. Aunque sólo él toma decisiones y da directrices específicas, toma en cuenta las ideas y opiniones del grupo.

Liberal: este delega a sus subalternos la autoridad de tomar decisiones.

Proactivo: él promueve el desarrollo del potencial de las personas que conforman el grupo.

Audaz: generalmente son los fundadores o creadores una institución o compañía. Cuenta con pasión e ingenio para hacer realidad los ideales se creen inalcanzables.

Burocrático: sus acciones van de la mano del manual y las instrucciones que este dicta. En este caso se procura que las acciones del grupo sean precisas.

Carismático: su mejor habilidad es la de inspiran y como resultado el grupo los sigue sin condiciones, causando grandes niveles de entusiasmo y energía en

sus acciones. Uno de los aspectos a debatir es que pueden no llegar al objetivo con tanta frecuencia como los anteriores.

Transformador: transformador o inspirador es aquel que está centrado en el uso de la inteligencia emocional. Se caracterizan por ser humildes y lideran a base del ejemplo. Con frecuencia logran modificar la escala de valores, están en desacuerdo con lo establecido y proponen nuevas alternativas.

Diplomático: Este tipo de líder desempeña su papel, pero sabe cuando intervenir y cuando ceder el turno a los demás. Buscan estar más cerca de la gente a la que se tiene que liderar.

Democrático: da prioridad a la participación del grupo. Les permite decidir  el camino a seguir, sabe canalizar de manera ordenada la discusión a su máximo nivel con el fin de obtener más detalles, ofrece opciones y toma sus decisiones a partir de la opinión general del grupo.

Lateral: son personas que pertenecen al mismo rango que el grupo liderado.

Este líder se preocupa de las necesidades, presentes y futuras, propias y la de sus compañeros. En su concepción del grupo, no lo considera como un medio para conseguir los resultados anhelados.

Participativo: posee la habilidad de escuchar a los demás, discernir sus necesidades y sobre todo, tiene un genuino interés por el progreso de las personas. El grupo le sigue debido a que se identifica con él.

Conclusión

Para lograr ser líder, se requiere de una voluntad firme, una disciplina constante y llevar a la práctica valores. Le son necesarias diversas habilidades que le convierten por sobre todo en un ser humano con la sensibilidad suficiente para comprender la importancia de su postura y de sus objetivos, a la encontrar el potencial de cada integrante de su grupo para acrecentarla y explotarla al máximo. Esto en conjunto con una clara visión de los objetivos y gran creatividad, le facilitan el diseñar la mejor ruta para lograr las tareas que se le encomiendan.

En resumen, un líder es simple y llanamente, una persona que puede ayudar a otras personas para alcanzar los objetivos.

Bibliografía

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Romero Zolozábal Donovan. (2014, abril 21). Liderazgo y coaching para alcanzar los objetivos. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-coaching-para-alcanzar-los-objetivos/
Romero Zolozábal, Donovan. "Liderazgo y coaching para alcanzar los objetivos". GestioPolis. 21 abril 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-coaching-para-alcanzar-los-objetivos/>.
Romero Zolozábal, Donovan. "Liderazgo y coaching para alcanzar los objetivos". GestioPolis. abril 21, 2014. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-coaching-para-alcanzar-los-objetivos/.
Romero Zolozábal, Donovan. Liderazgo y coaching para alcanzar los objetivos [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-coaching-para-alcanzar-los-objetivos/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de emiliokuffer en Flickr