Liderazgo integral en la gerencia como clave del éxito empresarial. Ensayo

“No hay mejor manera de ganar y recibir, que dando” (Wesler, 2004)

¿Qué tienen como prioridad las empresas? Lograr el éxito, y, ¿qué es el éxito para una organización? ¿Ventas? ¿Clientes? ¿Capital? ¿Posicionamiento?

Si bien una empresa busca el éxito constantemente y todas y cada una de las partes antes mencionadas, muchas de estas terminan fracasando al poco de iniciar su apertura, pero, ¿se necesita un milagro para lograrlo? ¿En qué fallan estas empresas que no logran sobrevivir al mercado? ¿Se preocupan más por lo que van a recibir, que en el servicio que están dando?

Comencemos explicando la idea de que, todo cambio y mejora comienza desde nosotros, para tener una base para trabajar debemos preguntarnos, ¿Quién soy?, ¿y cuál sería la respuesta a tal pregunta? Soy una mujer, hija, esposa, hermana, ama de casa, diseñadora, estudiante, etc. Pero delimitar el ser, va más allá de enumerar todos y cada uno de los roles que desempeñamos en la vida. Para poder definir lo que somos; lo que decimos, pensamos y hacemos debe estar en armonía. Estamos acostumbrados a definirnos como todas las cosas que hemos logrado, lo que hemos aprendido, acontecimientos sucedidos y un compendio de sentimientos que hemos tenido.

Sin alargar más esto, nosotros somos y todos los demás, son, al igual que nosotros una multitud de cada uno de nosotros y de ellos mismos. Somos lo que somos y no lo que hacemos. Somos nosotros mismos y las circunstancias y viceversa. Somos todo y, todo somos nosotros. Para mejorar algo de lo que somos el cambio debe venir desde dentro, y esto puede no solo verse como ser, sino como organización, ciudad o país. Como individuos terminamos formando una red que genera un todo integrado.

El éxito individual de cada uno de nosotros o de una empresa no es algo que ocurra de la noche a la mañana o por arte de magia, se genera con esfuerzo, este éxito jamás estará asegurado y por eso debe mantenerse en constante mejora. El éxito empresarial no tiene lugar más que en nosotros mismos, empieza por nosotros, por nuestras empresas y organizaciones o actividades. Y se logra haciendo lo necesario en cada momento que pasa actuando de manera integral con los demás y siempre estando alerta de los beneficios o problemas que puedan estar sucediendo. Pero, ¿quién es la persona que se encarga de estar al pendiente de todos estos procesos y generando la unión empresarial?

Aquí es donde podemos observar la función del gerente, y se puede mencionar que las empresas necesitan un gerente con liderazgo, alguien que pueda integrar a la empresa y convertirla en un todo. Podemos definir a un gerente como aquel que tiene un poder legitimo para premiar y sancionar, y que toda su capacidad de influencia reside en la autoridad de su puesto, por su parte un líder, es aquel que no necesita ser postulado, surge naturalmente de un grupo y es capaz de influir en otros, logrando que sus acciones vayan más allá de las normas establecidas. Pero, ¿un gerente debería ser líder, y viceversa?

Si bien un gerente tendría una ventaja al tener la capacidad de influir, se puede decir que un gerente debería ser líder, pero, por su lado, un líder no siempre tiene la capacidad para realizar funciones administrativas. Para poder manejar la empresa de una manera integral, se requiere un dirigente que pueda ordenar y llevar a cabo el proceso administrativo al pie de la letra, la capacidad de liderazgo, sin duda es esencial al realizar este tipo de acciones y requiere una persona que genere confianza en que todos los procesos se realizaran sin ningún problema.

Pero la confianza en un líder es difícil de obtener, el líder requiere conocimientos sobre la empresa para poder generar su toma de decisiones, estos conocimientos provienen mayormente de los empleados y estos no las mencionan a menos que tengan un nivel aceptable de confianza en el gerente, la eficacia de los gerentes y lideres depende finalmente de sus capacidad para ganarse la confianza de todos los integrantes de la empresa.

¿Cómo fortalecer la empresa?

Podemos decir que la empresa, más allá de los insumos, instrumentos y conocimientos que esta pueda solicitar para poder funcionar de manera correcta, necesita tener a un gerente con liderazgo y conocer a sus clientes.

Necesitamos conocer quiénes son nuestros clientes, que es lo que requieren, que es lo que nosotros podemos proveerles, y si todo esto nos genera alguna ganancia de verdad, y seguir haciéndonos preguntas no solo sobre el cliente sino sobre la empresa en general, hasta llegar al núcleo de lo que en realidad somos como organización, para poder hacer uso correcto de los pasos básicos de desarrollo de la empresa y obtener el éxito, que menciona Wesler, y que cito a continuación:

  • Identificar nuestras ventajas comparativas: ¿cuáles son nuestras fortalezas y debilidades? ¿Qué oportunidades nos brinda el entorno? ¿De qué manera puedo aprovecharlas, o van a afectarme? El punto está en mejorar las fortalezas para lograr debilitar todas y cada una de nuestras debilidades.
  • Marketing de nuestras ventajas comparativas: aquí podemos ver a todos los clientes potenciales, ya sea que estén interesados o que estén en condiciones de adquirir, y que nuestros servicios sean rentables para ambos. En este punto debemos mantenernos siempre actualizados, mejorando y en constante cambio, siempre informados de todo lo nuevo en el mercado que pueda o no afectarnos y no dejar a un lado la imagen y dinámica que ya tenemos por estar en continua mejora. Todo esto por el hecho de que el cliente se encuentra en constante cambio y requerirá que vayamos evolucionando con él y manteniéndonos a la vanguardia en cuanto a sus requerimientos.
  • Mejorar continuamente y alcanzar la mejor calidad posible: en este punto abarcamos todos aquellos procesos que nos ayudan a mantener a la empresa actualizada, desde capacitaciones, bases de datos, inventarios, hasta asesoramientos, todos aquellos servicios relacionados directa o indirectamente al mejoramiento continuo de la empresa.
  • Realizar todo lo anterior con el conocimiento de “ no hacer a los demás lo que no quieres que te hagan”: aquí se encuentran la defensa al consumidor, la atención al cliente, las defensorías de habitantes, las leyes y regulaciones, y todos aquellos servicios que se requieren para llevar un manejo transparente y respetuoso entre el mercado y las empresas.
  • Realizar todos los pasos anteriores con total y completa entrega y compromiso inimaginable y sostenido: Es necesario que todos los logros empresariales sean compartidos para que pueda existir un intercambio de experiencias y se adquieran nuevos conocimientos, así como llevar una competencia sana y creativa entre empresas y conformar junto con las demás organizaciones una comunidad de aprendizaje continuo que la sociedad pueda reconocer por sus contribuciones.

El éxito está basado en la integración de las empresas con el entorno, y su manera de convertirse en un todo. Se debe trabajar y crear pensando siempre en el cliente y como satisfacerlo, en que a este, se le seguirá teniendo como cliente siempre y cuando nuestros actos digan más que nuestras palabras y se les mantenga contentos, no hay mejor arma competitiva que poner antes el servicio al cliente que las ventas, pues el servicio que tu rindas será tu carta de presentación a todos los clientes potenciales que puedan venir de boca de tus clientes actuales.

El cliente es tan importante que siempre debe ser la prioridad y nunca debe perderse la cabeza por la competencia, al final terminamos debilitándonos por la angustia de ser mejor que ellos y generaremos una gran fortaleza para ellos al dejarlos a la expectativa de nuestro ataque.

El papel de la gerencia es muy importante a la hora de buscar el éxito empresarial, por eso debe siempre tenerse en cuenta las facultades que definen a un líder y a un gerente para buscar a la persona más indicada, que pueda cumplir con ambas especificaciones, un gerente con liderazgo se encargara de vigilar a profundidad la satisfacción del cliente y de llevar a cabo el proceso administrativo de manera eficaz, sin dejar a un lado la integración de la empresa y la unificación con el entorno para un funcionamiento ideal dentro de la organización.

Bibliografía

  • Robbins, S. P., & Decenzo, D. A. (2002). Fundamentos de Administración: conceptos esenciales y aplicaciones. México D.F.: Pearson.
  • Wesler, B. (2004). Inteligencia Integral en la Vida y en los Negocios: la realización de las pymes y microemprendedores: inteligencia pensante y emocional armonizadas. Buenos Aires, Argentina: Elaleph.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
García Palomeque Fátima Lilianne. (2015, marzo 30). Liderazgo integral en la gerencia como clave del éxito empresarial. Ensayo. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/liderazgo-integral-en-la-gerencia-como-clave-del-exito-empresarial-ensayo/
García Palomeque, Fátima Lilianne. "Liderazgo integral en la gerencia como clave del éxito empresarial. Ensayo". GestioPolis. 30 marzo 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-integral-en-la-gerencia-como-clave-del-exito-empresarial-ensayo/>.
García Palomeque, Fátima Lilianne. "Liderazgo integral en la gerencia como clave del éxito empresarial. Ensayo". GestioPolis. marzo 30, 2015. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/liderazgo-integral-en-la-gerencia-como-clave-del-exito-empresarial-ensayo/.
García Palomeque, Fátima Lilianne. Liderazgo integral en la gerencia como clave del éxito empresarial. Ensayo [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-integral-en-la-gerencia-como-clave-del-exito-empresarial-ensayo/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de antiapathy en Flickr