Liderazgo gerencial transformacional. Ensayo

“Cuando hay rebelión en el país, los caudillos se multiplican; cuando el gobernante es entendido, se mantiene el orden” Prov. 28:2

I. Introducción

El presente trabajo tiene por objeto elaborar un ensayo sobre el liderazgo gerencial transformacional, considerando los recursos bibliográficos y referencias en diferentes sitios de Internet.

Palabras clave: Liderazgo, organización, modelos de liderazgos, transformacional.

En el libro de Proverbios de las Sagradas Escrituras, establece que los gobernantes deben ser entendidos, es decir sabios, probos, conocedores de su materia.

El libro de Proverbios 28:2 indica: “Cuando hay rebelión en el país, los caudillos se multiplican; cuando el gobernante es entendido, se mantiene el orden” (Ver. NVI).

Un gobernante es el líder de una nación, de un estado, municipio u organización empresarial o de algún otro de tipo social, de quien se le exige que para ejercer tal cargo, al menos debe ser considerado sabio, honesto, íntegro, entendido, conocedor para lo cual se le encomienda. Por el contrario, no debe admitirse gobernantes o líderes necios, faltos de conocimientos, pocos serios, mentirosos, faltos de credibilidad e inestables en su vida personal. ¿A qué se deben estas exigencias? La respuesta, es que los gobernantes o quien ejerzas una posición de liderazgo se convierte en un modelador en la sociedad, en su familia, en su empresa, u organización.

Según Bustos, et al (s.f.), el concepto de “modelo social” se pone de moda en los años 90 a raíz de la publicación de un libro del profesor sueco Goran Esping-Andersen y que se titula “Los tres mundos del bienestar”. Esta investigación trataba de responder a una pregunta aparentemente sencilla ¿Todos los europeos o americanos se organizan de la misma manera, o no?; ¿Por qué en unos países las clases medias son más numerosas o más sólidas, y en otros no? ¿En qué se parecen y distinguen las políticas y los sistemas de protección social de los diferentes países? En términos más cercanos, cuándo se dice que los suecos tienen más calidad de vida o viven mejor, ¿Qué se quiere decir?, ¿Qué significa que los venezolanos sean diferentes?

Según Warren (2005), nada sucede hasta que alguien proporcione liderazgo. La historia lo ha venido demostrando, por ejemplo, mientras no apareció un hombre llamado Martin Luther King que dijo: «Tengo un sueño», el movimiento de Derechos Civiles de Estados Unidos no era nada, este hombre cambió a costa de su propia vida los derechos civiles en un mundo de discriminación a otros seres humanos en la nación más poderosa del mundo. El programa espacial de la NASA era incipiente hasta que el presidente John F. Kennedy dijo: «Vamos a poner un hombre en la luna antes que termine esta década». Cuando un hombre llamado Ray Crack dijo: «Quiero comida rápida a buen precio y en un ambiente limpio », fue cuando nació toda una industria llamada «de comida rápida o ‘fast food’».

Todo se edifica o se derrumba según sea el liderazgo. A lo largo de toda la historia, e incluso en el mundo actual, la mayoría de los problemas se remontan a la falta de líderes competentes. El mundo necesita de líderes preparados. Esto debe entenderse desde el mejor de los sentidos, y no debe confundirse con el fenómeno del caudillismo, el cual se trata de un fenómeno político y social surgido durante el siglo XIX en Latinoamérica, y que en países como Venezuela aún persiste en pleno siglo XXI. Consiste en la llegada en el país, de líderes carismáticos cuya forma de acceder al poder y llegar al gobierno está basada en mecanismos informales y difusos de reconocimiento del liderazgo por parte de las multitudes, que deposita en “el caudillo” la expresión de los intereses del conjunto y la capacidad para resolver los problemas comunes. Esta sociedad centrada en el caudillismo, está orientada a que la solución de todos sus problemas deben ser solucionados por el caudillo, cayendo tal sociedad en la inopia.

En este trabajo se pretende dar un resumen sobre el liderazgo gerencial transformacional, el cual constituye una de las últimas tendencias en modelos de liderazgo.

II. Liderazgo gerencial transformacional

Conceptos de liderazgo

Para hablar de liderazgo gerencial transformacional es conveniente revisar algunos conceptos sobre liderazgo. El concepto de liderazgo es tan variado como autores existen, ya que depende del enfoque que se dé a esta definición.

Para John C. Maxwell, “El líder genuino se reconoce porque de alguna manera su gente demuestra consecuentemente tener un rendimiento superior”. No obstante, un individuo de rendimiento superior no necesariamente ejerce un rol de liderazgo, el mismo podría ser incapaz de influenciar a otros. Por ejemplo, al jugador de football considerado el mejor jugador del mundo, se le cuestiona que no es capaz de “montarse la selección de su país al hombro” para guiarlos a la victoria de una competencia mundial.

Según Idalberto Chiavenato el liderazgo es, “La influencia interpersonal ejercida en una situación, dirigida a través del proceso de comunicación humana a la consecución de uno o diversos objetivos específicos” Al respecto y coincidiendo con Álvarez (2015), este concepto tienen una connotación de temporalidad, pasando de la perennidad de ser líder, a ejercer el liderazgo ante y durante una situación determinada.

Para John Kotter, “el liderazgo no es más que la actividad o proceso de influenciar a la gente para que se empeñe voluntariamente en el logro de los objetivos del grupo, entendiendo por grupo un sector de la organización con intereses afines”. Es decir, es el proceso de influenciar a otros para que hagan cosas y alcanzar objetivos.

Según Warren (2005), liderazgo es influencia, para bien o para mal. Este concepto deja ver que el asunto de liderar no se trata de si se es líder o no, se trata de si se es un “buen” líder.

De lo anterior, la primera pregunta que se debe hacer para reconocer a un líder es ¿Alguien lo está siguiendo? Al respecto, John Maxwell considera que: «El que cree estar guiando, pero nadie lo sigue, solo está dando un paseo». El liderazgo no es cuestión de títulos o de puestos. Es cuestión de influencia. En este sentido, el que se considera un líder no se lo debe estar recordando a nadie, ya que su influencia se reconoce de inmediato.

Particularidades de un buen líder

Es costumbre asociar el liderazgo con uno de sus atributos, con el carisma, y se dice comúnmente que el que tiene carisma es un líder, pero han surgido muchos líderes con mucho carisma, pero que su puesta en escena no ha durado mucho, su encanto personal los ha sostenido durante un tiempo, pero al final se ha manifestado su falta de carácter.

Para Warren (Op. cit.), el carisma no tiene nada que ver con lo que hace que un líder sea eficaz. El liderazgo no tiene que ver con la posesión de una personalidad encantadora y llamativa, una gran sonrisa o una voz de terciopelo. Lo que se necesita es carácter y credibilidad. El liderazgo es influencia, y sin credibilidad, su influencia no irá muy lejos. Tal vez la gente le siga por un tiempo, pero no pasará mucho antes que se den cuenta de que va por un camino que no lleva a ninguna parte. Al respecto, reputación es lo que se dice de alguien, mientras que carácter es lo que realmente alguien es.

Por otra parte, hay quienes asocian el liderazgo al temperamento de la persona, por ejemplo a Winston Churchill, a Napoleón Bonaparte, y a Mahatma Gandhi, se les asocia con unos temperamentos coléricos-flemáticos. A la Madre Teresa de Calcuta, Abraham Lincoln, y a Charles De Gaulle, se les asocia al temperamento melancólico. A José de San Martín, se le asocia al temperamento sanguíneo. De tal manera, que se puede inferir, que el liderazgo no se trata del temperamento de la persona, más bien de su carácter, de su integridad y credibilidad.

Lo importante es que un buen líder, tenga un mensaje digno de recordar. El buen líder cuando habla, la gente lo escucha, de tal manera que deja huellas en el corazón de las personas, independientemente de su temperamento.

Otra característica de los buenos líderes, es que tienen un estilo de vida dignos de considerar. La vida de los buenos líderes es compatible con su mensaje. Ejemplo, un líder que señala que ser rico es malo, pero usa relojes de los más caros del mundo, ropas de marca, etc. su mensaje presenta disonancia. El estilo de vida del buen líder es estimada por la gente que le sigue.

Otra característica de un buen líder es que tienen una fe digna de imitar. Ellos desarrollan una fe que siempre es de utilidad al enfrentarse a cambios inesperados de sus vidas y logran resolver los obstáculos de manera exitosa.

Las personas se convierten en líderes por la forma en que responden ante las circunstancias. Los líderes se levantan o se derrumban según las decisiones que tomen. Un buen líder entrena a sus seguidores para que sean agentes multiplicadores, pero también el buen líder está en un constante aprendizaje, de tal manera que, cuando se deja de aprender se desvanece el liderazgo. Para ser eficaz el buen líder requiere desarrollarse, crecer y convertirse en aquel que sus seguidores esperan de él.

Se debe aprender a trabajar con mayor inteligencia, no con mayor esfuerzo. La gente dice que el trabajo duro es el que da el éxito. Sin embargo hay muchas personas que trabajan duro, y sin embargo, no tienen éxito, porque no han aprendido a trabajar con mayor inteligencia. Todo lo que hacen es trabajar esforzadamente.

Un buen líder es sensible ante las necesidades de la gente que los rodea. Quiere decir, la gente es influenciada por su nobleza y desinterés genuino en ayudar a los demás.

Otra cualidad del buen líder es que es un individuo digno de confianza. Por tanto no es una persona que defrauda, sino que inspira confianza y por quien las personas pueden apostar sus vidas.

Ser una persona dispuesta, no floja ni rezagada, es un atributo del buen líder. El buen líder está dispuesto y enfrenta las adversidades sin huir de sus responsabilidades. No es tanto un asunto de capacidad, como de credibilidad, confianza y disponibilidad del líder. Nada va a suceder si no hay un líder dispuesto hacer que las cosas se hagan.

La eficacia en el liderazgo público está determinada por la vida privada del líder. Mientras algunos están buscando métodos, maquinarias, y motivaciones mejores, se requiere verdaderamente de gente mejor, que esté dispuesta, que sea honrada, íntegra, de carácter, confiable, con principios y valores morales y familiares para ocupar posiciones de liderazgo.

El buen líder planifica con detalles sus acciones, así que, no hay nada que aproveche más que pensar las cosas seriamente; tampoco hay nada que exija más que eso.

Otra característica es que el buen líder se prepara para las oportunidades. Cuando la oportunidad toca a su puerta está listo para abrir esa puerta. No planificar, es equivalente a planificar un fracaso.

Los líderes siguen adelante en sus planes a pesar de sus propios temores. Existe una leyenda urbana según la cual se cree que los líderes nunca tienen miedo. Lo cierto es que los líderes sienten miedo con frecuencia. El valor no es la ausencia de miedo, el valor consiste en seguir adelante a pesar de los temores que se tengan. Por tal motivo, los líderes se fijan metas, ya que sin un blanco no se puede apuntar a nada. El líder se pregunta ¿Qué quiere ser? ¿Qué quiere hacer? y ¿Qué quiere tener? Los líderes tienen metas retadoras, pero realísticas. Por lo que el líder se fija fechas límites en el cumplimiento de sus compromisos. Sin una fecha límite, una meta no es meta, solo es un deseo. El establecimiento de fecha límite es parte de la planificación.

Como buen planificador, el buen líder prevé los problemas que puedan presentársele en el camino al logro de sus metas. Los administradores se centran en los problemas del momento; los líderes en la resolución de los problemas de mañana.

Como la planificación exige tiempo y dinero, el presupuesto es el siguiente factor que el líder necesita tener en cuenta, por tal razón el buen líder calcula el precio, saben con precisión lo que van a necesitar.

Por las razones antes señaladas, los buenos líderes se preparan para el éxito, en lugar de preocuparse por el fracaso. El éxito no es un espectáculo de una sola persona, sino que requiere de otros actores en escena y detrás de bastidores. El líder se prepara para motivar a los demás, y también espera oposición a sus planes. Las personas tienen una resistencia natural, esta inercia los lleva a oponerse a los cambios. El buen líder hace su propia investigación y evalúa la situación real, además el líder se identifica con su gente, no le echa la culpa a otros, ya que esto disminuye la motivación, por lo que presenta un mensaje en positivo. Así que, las mejores ideas no son ni mías, ni tuyas; son nuestras.

No obstante lo anterior, el líder no oculta la gravedad de los problemas, él sabe que los cambios no se producirán mientras no se sienta el descontento con el statu quo. Los líderes crean ese descontento. Cuando la gente se contenta con lo que hay, nada cambia.

Existen muchas otras características, pero no se intenta ser exhaustivo y agotar el tema, la intención es razonar que el carácter del buen líder hace la diferencia para que las cosas ocurran y sea eficaz.

Características del liderazgo transformacional

El liderazgo transformacional, según Álvarez (2015), es aquel en el que los líderes amplían y elevan los intereses de sus seguidores, cuando generan conciencia y aceptación de los propósitos y la misión del grupo, y cuando motivan a sus seguidores a ver más allá de sus propios intereses por el bien de los demás.

Un líder transformacional no centra su atención solamente en la maximización del desempeño del individuo, sino que pone foco en la responsabilidad del integrante del grupo por su propio desarrollo personal, que como consecuencia trae un aumento en el desempeño del cumplimiento de los objetivos de la organización.

De acuerdo al Innovation Factory Institute (2013), el concepto de liderazgo transformacional fue originado e introducido por el experto en liderazgo James MacGregor Burns. Éste lo definió como el tipo de liderazgo ostentado por aquellos individuos con una fuerte visión y personalidad, gracias a la cual son capaces de cambiar las expectativas, percepciones y motivaciones, así como liderar el cambio dentro de una organización.

Posteriormente fue el investigador Bernard M. Bass quién desarrolló el concepto original, elaborando la Teoría del Liderazgo Transformacional de Bass. Este autor, considera que el liderazgo transformacional se define en base al impacto que tiene sobre los seguidores ya que dichos líderes se ganan la confianza, respeto y admiración de los mismos.

Para Bass (1990) (citado en Innovation Factory Institute, 2013), existen cuatro características que diferencian al liderazgo transformacional:

Estimulación intelectual:

El líder transformacional no se limita a desafiar el status quo dentro de la organización, sino que fomenta de forma intensiva la creatividad entre sus seguidores, alentándolos a explorar nuevas formas de hacer las cosas y nuevas oportunidades, en beneficio de la empresa.

Consideración individualizada:

El liderazgo transformacional implica a su vez mantener líneas de comunicación abiertas con los seguidores, tanto de forma individual como colectiva. De este modo se asegura que se compartan nuevas ideas, pudiendo surgir así productos o innovaciones que, de lo contrario, hubieran quedado sin desarrollar. A su vez, estos mismos canales de comunicación permiten a los líderes un reconocimiento directo a sus seguidores, motivándolos y fomentando la proactividad.

Inspiración y motivación:

Gracias a su visión clara, los líderes transformacionales tienen la capacidad de articular a sus seguidores. De ese modo, logran transmitir su motivación y pasión, lo que conduce a empleados con mayor proactividad y comprometidos con la organización.

Influencia idealizada:

El líder transformacional se erige como un modelo para sus seguidores. Estos quieren emularlo como consecuencia de la confianza y respeto que tienen depositados en él. Es gracias a esto que pueden surgir nuevos líderes transformacionales dentro de la organización, ya que el liderazgo es una capacidad que, aunque en ocasiones es innata, puede desarrollarse y ser entrenada.

El liderazgo transformacional es aquel que mayores beneficios reporta a las organizaciones cuyos objetivos sean fomentar la creatividad y la innovación entre sus empleados para lograr mejorar o mantener su posición competitiva.

El liderazgo transformacional, en lugar de analizar y controlar transacciones específicas con los seguidores utilizando reglas, instrucciones e incentivos, se concentran en cualidades intangibles, como la visión, los valores compartidos y las ideas, con el propósito de crear relaciones, de dotar de mayor significado a las actividades independientes y de ofrecer un terreno común para enrolar a los seguidores en el proceso de cambio.

El liderazgo transformacional está fundado en los valores, las creencias y las cualidades personales del líder y no en un proceso de intercambio entre los líderes y los seguidores.

Un líder transformacional entiende la necesidad de que sus equipos deben sentir que trabajan por algo más que el dinero, llevarlos hacia un compromiso consigo mismos y con la organización para alcanzar metas a largo plazo.

Mientras los líderes transaccionales aseguran que el trabajo de rutina se lleve a cabo de forma fiable, por otra parte, los líderes transformacionales cuidan las iniciativas nuevas que agreguen valor, por tal razón el estilo de liderazgo transaccional y el transformacional se complementan y no son excluyentes uno del otro.

Dimensiones del liderazgo transformacional

Según Figuerola (2011), el liderazgo transformacional se mueve en las siguientes dimensiones:

Laissez-faire:

El líder se abstiene de guiar, y solo interviene para proporcionar información cuando alguien de la organización se los solicita.

Carismático:

Destacan por tener una visión clara; ganarse el respeto y la confianza; dar seguridad; y provocar identificación y compromiso de sus colaboradores.

Consideración individualizada:

Prestan atención a cada uno de sus colaboradores de forma individual y personal, y les otorgan responsabilidades diferentes.

Estimulación intelectual:

Anima, estimula y propicia la innovación y creatividad de sus colaboradores para la solución de problemas y el planteamiento de estrategias.

Liderazgo inspiracional:

Dan ánimo y generan entusiasmo mediante la generación de altas expectativas y modificando actitudes o comportamientos.

Atributos del líder transformacional

Para Figuerola (2011), el líder transformacional debe tener los siguientes atributos:

Visión y valores:

Tener una visión, compartirla y comunicarla, no descuidar los problemas corrientes, estar bien informado, tomar decisiones y practicar los valores establecidos.

Dirección y Estrategia:

Establecimiento de objetivos, delegación, seguimiento de objetivos. Convertir las metas en planes factibles, y trabajar en equipo para transformar la visión en una realidad.

Motivación:

Persuasión, confianza, manejo de recursos humanos, buena comunicación, empatía, aprecio, reconocimiento, escuchar ideas, celebraciones. Un buen líder efectivamente atrae y compromete a las personas para lograr resultados inmediatos y sostenibles.

Soporte:

Mantenerse informado de los progresos realizados, compartir la información con buena comunicación, brindar ayuda y asignar los recursos sabiamente, resolver conflictos y colaborar con el “team”.

Desarrollo:

Construir espíritu de equipo, gestión del tiempo, capacitación y formación, estimular la creatividad. El líder debe desarrollarse a sí mismo y a su equipo.

Agente de cambio:

Los líderes deben ser especialistas en cambios, reconocer cuándo y cómo ajustar la estrategia y el liderazgo, esto es una cultura de los líderes transformacionales.

Ventajas y desventajas

Según Méndez (2013), existen ventajas y desventajas en el estilo de liderazgo transformacional, a saber:

Ventajas:

  • Desarrollo de habilidades sociales.
  • El líder es un ejemplo a seguir.
  • Aumento de la autoestima de los trabajadores, lo que supone mayor productividad y mayores beneficios.
  • Menores costes porque no es necesario rotar o sustituir trabajadores.
  • Mayor probabilidad de haber nuevas y mejores iniciativas.
  • Aprendizaje corporativo.
  • Organización inteligente que aprende.

Desventajas:

  • Asume que hay motivación por parte del trabajador.
  • Los resultados son visibles a largo plazo.
  • No todos los líderes son o pueden ser transformadores.
  • Carece de detalles de aplicación.
  • Hay un gran potencial de abuso ya que no siempre se utiliza moralmente.

III. Conclusión

De lo anteriormente visto, se puede afirmar que un líder siempre se reconoce, ya que alguien lo debe estar siguiendo. Tal como afirma John Maxwell que: «El que cree estar guiando, pero nadie lo sigue, solo está dando un paseo».

No obstante, el liderazgo puede ser visto desde varias perspectivas. Así, desde la perspectiva de la organización, usualmente le interesa un líder eficaz y eficiente, ya que centra su atención en el cumplimiento de los objetivos propuestos y que sea ejecutado al menor costo posible, con el menor uso de recursos, en el menor tiempo posible. Otra perspectiva la constituye el personal bajo la dirección del líder, en el cual hay multiformes puntos de vistas de acuerdo al temperamento y valores de cada trabajador, quienes pueden ver al líder como positivo, negativo, o indiferente de acuerdo a sus intereses personales. Otra instancia de la perspectiva está representada por el líder, quien reaccionará de acuerdo a su temperamento, su carácter, valores y sus intereses. Por último, se incluye la perspectiva de la responsabilidad social del liderazgo, la cual es la perspectiva de la sociedad en general, en la cual la ética constituye un factor dentro de los principios de liderazgos que no debe ser pasado por alto. Por ejemplo, en la Alemania Nazi, calificados personas ejercieron roles de liderazgo, ejemplo, arquitectos diseñando campos de concentración y exterminios; ingenieros construyendo dichos campos; químicos formulando sustancias para acabar con la vida humana con el menor costo posible en un tiempo muy rápido; médicos y biólogos experimentando con la vida humana sin el consentimiento de las personas bajo investigación y en condiciones infrahumanas. Estos personajes también ejercieron un liderazgo y tenían a personas que le siguieran en el cumplimiento de su deber. Al respecto, el estudio sobre liderazgo no solo debe centrarse solo en los factores gerenciales inherentes a la organización, sino que la responsabilidad social y la ética deben ser factores a considerar dentro del liderazgo gerencial. Lo más importante debe ser el ser humano.

De lo anterior, y coincidiendo con Warren (2005), lo importante en el estudio del liderazgo se trata de si una persona es un “buen” líder. El líder debe ser útil y en general bueno, para cada una de las perspectivas antes citadas, es decir, para la organización, para los subordinados, para el líder en sí mismo y para la sociedad en general.

Vistas las características, las dimensiones, atributos, ventajas y desventajas del liderazgo transformacional, se puede resumir que el liderazgo transformacional es aquel que mayores beneficios reporta a las organizaciones cuyos objetivos sean fomentar la creatividad y la innovación entre sus empleados para lograr mejorar o mantener su posición competitiva, sin embargo, hay que considerar sus desventajas, ya que no todas los líderes son de estilo transformacional y que además deja la inquietud de que este estilo de liderazgo pudiera prestarse para el potencial abuso y manipulación de los empleados.

Por último, y de acuerdo a Monserrate (2011), citando a (Bass y Avolio, 1996), es curioso que algunos estudios hayan demostrado que la mujer tiende a ser algo más transformacional que su contraparte masculina; hasta cierto punto, esto se ve acompañado por gran satisfacción y efectividad de acuerdo con los subordinados, tanto masculinos como femeninos. Paradójicamente, se podría proponer que los prejuicios antifeministas son una explicación plausible en los hallazgos de que las mujeres exhiben más liderazgo transformacional, y son probablemente más eficaces en su liderazgo.

IV. Referencias

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Sojo William. (2015, abril 13). Liderazgo gerencial transformacional. Ensayo. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/liderazgo-gerencial-transformacional-ensayo/
Sojo, William. "Liderazgo gerencial transformacional. Ensayo". GestioPolis. 13 abril 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-gerencial-transformacional-ensayo/>.
Sojo, William. "Liderazgo gerencial transformacional. Ensayo". GestioPolis. abril 13, 2015. Consultado el 4 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/liderazgo-gerencial-transformacional-ensayo/.
Sojo, William. Liderazgo gerencial transformacional. Ensayo [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-gerencial-transformacional-ensayo/> [Citado el 4 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mmj71 en Flickr