Liderazgo en el momento de la exigencia

No he encontrado otra mejor manera de atacar los problemas y la complejidad que aferrarse a la idea de hacerlo todo a nivel de Excelencia

Ésta forma de pensar seguro le traerá consigo un nuevo modelo de pensamiento y de gestión en sus líderes, dando puerta al aprendizaje y a una cultura de crecimiento que impregne hasta el último rincón de su negocio.

“Cuando las cosas se ponen difíciles y complicadas y usted no encuentra solución alguna para salir de éste estado, lo único realmente que le permitirá salir de ese estado es haciéndolo todo correctamente. Tiene que intentar trabajar al nivel más alto con su Liderazgo”.

¿Cómo está cerrando el año en su negocio? ¿Cómo visualiza el futuro de su empresa en un año que está prácticamente a la vuelta de la esquina?.

Éstas son las dos preguntas que con mayor regularidad se hacen los Directivos y hombres de negocios en nuestro país. Pareciera que el bajo crecimiento de nuestro país ha afectado a toda la industria en general y ha disminuido la motivación de muchos empresarios.

Por un lado, el bajo crecimiento previsto en el país (0.9%), un aumento en la tasa de desempleo (6%) son argumentos suficientes para visualizar en muchos casos problemas para el cierre del ejercicio 2013. Como consecuencia de esto y aunado a la Reforma Económica se prevé un bajo nivel de crecimiento para el año 2013 o  incluso nulo en muchos casos, debido al incremento de los impuestos en muchos rubros que erosionan no sólo la capacidad de invertir en las empresas, sino el nivel de compra de los consumidores.

Lo anterior obliga a redimensionar en toda su magnitud a nuestro negocio, es decir lograr una mayor productividad y eficiencia en todos los rincones de la organización, lo que implica también como consecuencia, un cambio en la manera de liderar nuestros equipos humanos, porque no me cabe la duda de que en muchos casos serán más pequeños, y habrán de ser más productivos, sin perder por supuesto la atención en lo más importante para nuestro negocio: El Cliente. En éste sentido, considero relevante hablar de nuevo del concepto de la Excelencia, como la forma más eficaz de encontrar caminos seguros para alcanzar más y mejores resultados a través de la más alta productividad y eficiencia.

Ha llegado el momento de apelar a la Excelencia en todo aquello que hacemos para poder salir de nuestros problemas y para poder enfrentar un futuro con mayor probabilidad de salir fortalecidos. Es el momento de hacernos de los mejores talentos y tratarlos bien en nuestras oficinas así como darles la oportunidad de destacarse y agradecerles por lo que hacen por la organización y por nuestros Clientes. Es el momento de creer que lo gigantesco es mucho mejor que lo simplemente enorme y que tenemos la posibilidad de hacer mucho más por nosotros y por nuestros Clientes si nos decidimos a ¡hacer lo correcto siempre!.

¿Tiempos difíciles u oportunidad incomparable? ¡De la manera que responda a ésta pregunta, será la cultura de su organización!

Siempre he pensado que lo que es un desastre para algunos es ¡la mejor oportunidad! para otros.  Creo que en ello radica la diferencia entre el éxito y el fracaso. Si usted camina con frecuencia en el mercado, se dará cuenta de que hay una variedad innumerable de negocios que están haciendo la gran diferencia contra sus competidores. Ahí en éstos negocios, el pensamiento fundamental es “apoderarse de los clientes de los competidores debilitados lo antes posible”. Así que mientras unos duermen y se quejan amargamente de la situación que prevalece, los que tienen éxito están concentrados en no dormir un segundo hasta alcanzar un nivel de percepción en los clientes que les indique que son ellos los que están haciendo y dando una experiencia inolvidable para ellos. Y recuerde.. ¡Percepción es igual a Realidad!.

Creo que las crisis, son únicamente una prueba de carácter, y es la gran oportunidad para demostrarnos de qué estamos hechos. Probar nuestro nivel de liderazgo no es algo sencillo, porque nos pone a cara frente al espejo y si no estamos haciendo bien las cosas es posible que nos veamos tal cual somos, y eso no necesariamente nos gustará, pero finalmente es lo que ven los clientes de nuestra  actuación.

Usted debe lanzar en su empresa, un mensaje obsesivo por alcanzar grandes resultados con los clientes y por el renglón de los ingresos brutos. Como decía Horst Schulze, el legendario Director General de Ritz‐Carlton en momentos de la recesión en USA, “No aceptaré la explicación de que la recesión tiene un efecto negativo sobre las empresas nuevas. Todavía hay gente que viaja. Lo único que debemos hacer es lograr que se alojen en nuestro hotel”.

Es ésta fuerza interna de los líderes los que le ayudan a la organización a crecer y a salir por encima de sus competidores. Es ésta demostración de carácter lo que hace  que los pequeños se diferencien de los grandes. ¡Es así como se gana, Punto!

En éste contexto, uno debe de desarrollar al interior de la empresa, una manía desbocada por obtener los mejores resultados, y ésto se logra cuando sus líderes están dispuestos a darlo todo y más por aquellos a quienes sirven. Cuando se deseaban a sí mismos para no dejar nada por intentar.

Pensar diferente debe ser ya una constante en los buenos y los malos tiempos, eso significa exponerse decididamente en riesgo, lo que le mantendrá sus sentidos a tope, dispuestos a ser utilizados para salir adelante en cada meta o encomienda que pretenda realizar.

Invierta en el desarrollo de su personal, no pare aún cuando las cosas afuera parezcan caóticas, pues el crecimiento de su gente, es de las pocas cosas de las que tendrá que apañarse cuando las cosas se pongan difíciles. ¡En tiempo de complejidad, usted necesita de los mejores soldados, no de un ejército débil que ante el sonido cualquier tambor de guerra se paralice!. Así que dispóngase a invertir en su gente cuanto más pueda, porque tendrá que defenderse a través de ello de los embates del mercado, de la economía, de los problemas sociales, etc., pero sobre todo de sus competidores, pues ellos estarán dispuestos a hacer lo necesario (Diferenciación) para llevarse la porción del mercado que sea asequible a sus intereses de penetración y para satisfacer su apetito por alcanzar los ingresos brutos y utilidades previstas en su plan de negocios.

“Si lo que desea es llegar lejos con su Equipo, déjese de cosas e invierta en su desarrollo permanente”

Su verdadera labor en la empresa que dirige, es desencadenar el potencial de los líderes que están en cada rincón de su organización. Tiene que forzarse a descubrirlos y tiene que tomar la decisión de invertir en su crecimiento y desarrollo.

Los líderes son personas comunes a los ojos de los demás, pero tienen una gran determinación para hace grandes cosas. No se aterran ante el panorama que se avecina cuando éste es difícil, pero tampoco se ablandan cuando éste representa cierta facilidad para sortearlo. Simplemente lo dan todo siempre y se atreven a pensar y hacer como nadie lo hace. Así que búsquelos, acérquelos a usted, desarróllelos y por ninguna razón los deje ir, pues los necesitará cuando menos lo piense para salir por encima de las crisis que se presentan en el camino.

Se invierte en cada uno y se invierte en el juego de equipo. Ambas cosas se aprenden y requieren de una práctica constante. Es el juego de nunca acabar, pero realmente vale la pena considerar la opción si lo que busca es blindar su organización y llenarla de resultados.

El mercado exige lo mejor de lo mejor en todas las filas. Desde la selección de sus insumos o materias primas, atracción de talento, procesos de calidad y eficiencia operativa, etc., hasta la distribución, precio y procesos de servicio al cliente. Es así como se puede lograr posicionarse en el mercado y fuera del alcance de sus competidores.

No se trata de procesos complicados, sino de llegar al corazón de los clientes a través de hacer con ellos lo que ninguno se atreve. Se trata de maximizar los resultados a través de la gente que nos ha tocado dirigir. Se trata a final de cuentas, de abandonar la idea de hacer lo que siempre hemos hecho, porque de no tener la disposición de cambiar, cualquier intento será estéril.

Muchas organizaciones hoy día están muriendo por aferrarse al pasado. Aquellas empresas que  únicamente se dedican a administrar los recursos, están apostando a perder y están dejando de lado la gran posibilidad de exponer el potencial de su negocio mediante la acreditación del valor de su gente. Insisto en la frase de Miguel Ángel: “No es que apuntemos demasiado alto y fallemos, es que apuntamos demasiado bajo y acertamos”.

De usted depende el modelo mental que desea que se imprima en su empresa. Nosotros podemos ayudarlo si lo requiere.

Reciprocidad

Los ganadores piensan así:

  1. ¡Si es posible!.
  2. ¡Si hay con qué!.
  3. ¡Lo vamos a Lograr!.
  4. ¡Depende de mí!.

“Pensar diferente ya debe ser una constante si lo que pretende es diferenciarse en el mercado, así que dedíquese a cuestionarse si realmente agrega valor al cliente con lo que hace”.

“Las empresas que van por delante de sus competidores en el mercado, también van muy lejos de ellos en el trabajo de crecimiento de su gente. Se dedican obsesivamente en invertir en su desarrollo y su satisfacción permanente”.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Arias Romero Jorge Arturo. (2013, noviembre 5). Liderazgo en el momento de la exigencia. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/liderazgo-en-el-momento-de-la-exigencia/
Arias Romero, Jorge Arturo. "Liderazgo en el momento de la exigencia". GestioPolis. 5 noviembre 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-en-el-momento-de-la-exigencia/>.
Arias Romero, Jorge Arturo. "Liderazgo en el momento de la exigencia". GestioPolis. noviembre 5, 2013. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/liderazgo-en-el-momento-de-la-exigencia/.
Arias Romero, Jorge Arturo. Liderazgo en el momento de la exigencia [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-en-el-momento-de-la-exigencia/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de cibm_valencia en Flickr