_ap_ufes{"success":true,"siteUrl":"www.gestiopolis.com","urls":{"Home":"http://www.gestiopolis.com","Category":"http://www.gestiopolis.com/tema/administracion/","Archive":"http://www.gestiopolis.com/2015/05/","Post":"http://www.gestiopolis.com/recuperacion-de-caucho-a-partir-de-neumaticos-fuera-de-uso-proyecto-empresarial/","Page":"http://www.gestiopolis.com/archivo/","Attachment":"http://www.gestiopolis.com/recuperacion-de-caucho-a-partir-de-neumaticos-fuera-de-uso-proyecto-empresarial/recuperacion-de-caucho-a-partir-de-neumaticos-fuera-de-uso-proyecto-empresarial-2/","Wpcf7_contact_form":"http://www.gestiopolis.com/?post_type=wpcf7_contact_form&p=325591"}}_ap_ufee

La responsabilidad social de la empresa es un buen negocio

LA RESPONSABILIDAD SOCIAL DE LA EMPRESA, UN BUEN
NEGOCIO
Organizaciones 1. Introducción.
Asumir una posición de indiferencia ante los crecientes problemas que están afectando a la
humanidad (contaminación ambiental, violencia, desorden social, perdida de principios y valores,
aumento de los estados depresivos, deslegitimación del orden establecido y más), será para el
mundo entero la peor catástrofe vivida. Son las organizaciones empresariales, los profesionales, el
estado y las entidades educativas las que deben asumir una posición de liderazgo para combatir
estos flagelos. Por afectados que estemos, es hora de replantear la responsabilidad social de la
empresa en todas sus dimensiones, pues de no hacerlo, para ella misma y para toda la sociedad,
será tomar palco para ser testigos de nuestro propio entierro. Son los padres de familia, los
maestros de colegios y escuelas, las universidades, los gremios empresariales, los gobiernos
territoriales, el estado, la misma iglesia y todas aquellas personas y organizaciones que de alguna
forma inciden hoy en el mañana, los llamados a asumir un liderazgo con una posición ética, moral y
de responsabilidad que no permita seguir construyendo un nefasto y fatídico futuro.
Aunque mucho hay escrito sobre la responsabilidad social de la empresa, puedo atreverme a
afirmar que el tema se ha centrado más en asuntos de tipo ambiental, desarrollo sostenible y
producción más limpia, que sin lugar a duda es uno de los frentes de gran atención por la
importancia que ello reviste para el planeta y la misma humanidad, pero no debe ser el único. Hay
otros tratados que con más atrevimiento presentan la responsabilidad social con componentes de
formación positiva en su comunidad laboral y de impacto en las comunidades a través de obras
sociales, también reconociendo su importancia, pero todos ellos se quedan en la parte romántica
del asunto y descuidan otros aspectos que son vitales para la sana convivencia y para el beneficio
de nuestras sociedades.
El tema de la responsabilidad social en las empresas, aún no ha sido asimilado con la suficiente
seriedad que merece, pues su filosofía y la forma en que se ha venido tratando, tiende a ir en
contradicción con los intereses empresariales, los que son sin discusión alguna, producir
ganancias, es decir, que la actividad empresarial sea un ejercicio rentable.
Es por dicha razón, que interesado en el tema, lo presentó con una serie de componentes que
harán de él algo interesante para empresarios y unidades productivas, pues la
"RESPONSABILIDAD SOCIAL, ES UN BUEN NEGOCIO", dicho de otra forma, las acciones con
responsabilidad social no son un gasto, es una inversión que genera Ganancias y Utilidades, en
algunos casos de forma inmediata, y en otros a mediano y largo plazo.
Es poco probable que una empresa asuma una política de responsabilidad social si se le convierte
en un gasto que va en contra de sus intereses y estados financieros, pues no podemos desconocer
que en el lenguaje empresarial todo se mide en costos de inversión y en la recuperación de la
misma.
Cuando se adquiera conciencia de que la Responsabilidad social es una inversión que produce
retornos en utilidades, los empresarios y directivos asumirán un liderazgo positivo en el tema, y
esto es más que probable, es una realidad hacer de la responsabilidad social una acción de
ganancias para la misma empresa.
2. Alcances de la responsabilidad social.
La responsabilidad social de la empresa es una combinación de aspectos legales, éticos, morales y
ambientales, y es una decisión voluntaria, no impuesta, aunque exista cierta normatividad frente al
tema.
Orientar los esfuerzos de la empresa solamente a producir resultados basados en las teorías de
producir y vender más con el mínimo costo sin importar el impacto social, es a lo largo del tiempo,
el peor negocio del sector productivo que busca la rentabilidad. La estrategia actual y sus
esperados beneficios, con dicha posición, puede ser mañana el motivo de su fracaso.
La responsabilidad social de la empresa abarca aspectos internos y externos, los que se han sido
objeto de tratado por expertos en el tema, los primeros orientados a los colaboradores o el equipo
de trabajo, sus asociados y accionistas, y los segundos, los externos a clientes, proveedores,
familia de los trabajadores, la vecindad y el entorno social, entre estos el medio ambiente.
Antes de profundizar más sobre el tema, es preciso recordar que los objetivos empresariales de la
empresa actual, están enfocados a lograr mayor competitividad y productividad.
La productividad se entiende como la capacidad de producir y vender más, a menor costo y con
una excelente calidad, lo que permite a la marca que se promociona mantenerse y crecer en los
mercados a los que pertenece, sea nacional o extranjeros, haciéndose así mucho más
competitivos.
Productividad y competitividad son entonces la razón que lleva a que las decisiones gerenciales
hagan una valoración del costo beneficio, la inversión realizada con respecto a las utilidades
generadas, pero lastimosamente con una visión a corto plazo, sin medir consecuencias de los
efectos nocivos de la inversión en el futuro de la marca o la empresa misma.
La misma dinámica del mercado, con sus tendencias neoliberales y la gran necesidad de
mantenerse o sobrevivir en un sistema de relaciones complejas y desiguales, en donde la ética y la
moral, el concepto de justicia y otros aspectos relevantes a principios y valores han perdido
importancia, hacen que el concepto de responsabilidad social sea desatendido, pues en su afán de
crecer y mantenerse, se juega con reglas irregulares en busca de arrebatarle el mercado a su
competencia y ser más rentables, haciendo que toda practica comercial sea valida, así se afecte o
impacte algo o a alguien.
"El fin justifica los medios", máxima Maquiavélica que prevalece hoy en la dirección empresarial,
pues de no ser así, se corre el riesgo de perder el mercado.
Esta forma de pensar valida acciones negativas y nefastas bajo pretextos irresponsables, tales
como, "si no lo hago no puedo generar empleo", "es la única forma de ser rentable y eso aporta
beneficios tributarios que sirven a todos", "el objetivo es sobrevivir a como de lugar", ". En el
ejercicio empresarial actual y de acuerdo a la dinámica del mercado, toda acción es validada, "En
el mercadeo todo se vale", "dicen los expertos".
Esta forma de pensar y actuar no mide consecuencias de futuro y del impacto que se puede tener
en el entorno social, humano y ambiental, anula todo escrúpulo por encima de los principios éticos
y los morales, inclusive, por encima de los principios cívicos, sociales y hasta los espirituales.
Enfocarse a la generación de "Beneficios" (de venta, rentabilidad y otros) a corto plazo, lleva a
actuar al empresario de forma fría sin limite en la toma de sus decisiones, carente de toda visión
ética y responsable, e inclusive, sin medir las consecuencias negativas para su propia empresa,
simplemente por su forma de proceder y esquema para decidir.
3. Problemas actuales por acciones no responsables socialmente.
Es importante aclarar que los problemas por la inadecuada responsabilidad social no es causa
generada por una solo fuente, es decir, por la empresa, todos los estamentos de un estado son
igualmente responsables de sus males: las políticas blandas, imprecisas e irresponsables de los
gobiernos; gobernantes permisibles y transigentes; los sistemas de corrupción; la poca
preocupación e importancia concedida en el tema por parte de entidades educativas; la ignorancia
misma o falta de conocimiento sobre el tema por parte de empresarios y actores del sector
productivo y comercial; el bajo escrúpulo de muchos empresarios y personas que conociendo el
tema y sus consecuencias, actúan de forma irresponsable.
En palabras sencillas, todos los estamentos que hacen parte del estado, gobierno y sus políticas,
colegios y universidades, empresas, empleados, padres de familia, medios informativos y demás
que inciden en patrones de comportamiento y en la cultura, son igualmente responsables en los
daños ocasionados, bien por acciones directas o por omisión.
Con el propósito de hacer un balance de algunos de los problemas causados por un proceder no
responsables socialmente, me parece importante definir lo que yo comprendo dentro del término
"Medio ambiente".
Cuando se habla de Medio ambiente se tiende a pensar solo en aspectos relacionados con los
recursos naturales y la calidad de los mismos, Tierra, agua y aire, por lo tanto se queda resumido
tan solo a practicas de tipo ecológicos en temas relacionados con "Desarrollo sostenible",
"Producción más limpia" y similares, es decir, manejo de basuras y residuos, estableciendo
acciones hacia el reducir el impacto y por ende fomentar el ahorro, reciclar desechos y re-usar en
nuevas practicas productivas lo reciclable.
Este es un excelente paso en cuanto a calidad de ambiente en los temas energéticos, clima,
calidad de aire, calidad de suelos, calidad de agua y relacionados, todos prestando un excelente
beneficio al ser y demás especies del planeta. Pero no debemos desconocer que en el concepto
del "Medio ambiente" esta el ser como tal, el hombre, que no solamente necesita de un buen aire
para respirar, un buen agua para beber y un terreno fértil y variedad de especies de flora y fauna
para su alimentación, necesitamos más, algo adicional que hace parte de la calidad del medio
ambiente.
Por ser un animal racional, conciente de su existencia y pensante, necesitamos de la paz, la
tranquilidad, la seguridad, el bienestar mental así como el físico, la armonía entre los seres, la
satisfacción por el vivir, la armonía con el resto del medio ambiente, y con esto una serie de
elementos que proporcionan motivaciones de vida y sentido de trascendencia.
El animal humano, es decir, el ser que se convirtió en social, requiere de más elementos de calidad
y armonía con su medio ambiente que el resto de los animales, pues ellos, los no pensantes o no
racionales, carecen de emociones y de conciencia, por lo que su relación con el medio ambiente es
meramente física – química, mientras que en el hombre es además de ello, emocional, de ahí el
concepto del equilibrio.
Los problemas que tenemos actualmente no son solamente los que ya han sido estudiados y que
se precisan con la calidad y el estado de los recursos naturales, y entre ellos por recordar:
El creciente calentamiento global en los últimos 160 años y sus efectos en el planeta: El
deshielo y derretimiento de los casquetes polares que para el 2.100 aproximadamente,
dicen los expertos, serán la causa de que los mares suban hasta metro y medio,
desapareciendo naciones enteras y cambiando el mapa mundial.
El aumento de sustancias productoras de la lluvia ácida y por ende el deterioro de bosques
y extinción de especies animales y vegetales vitales para la armonía del ecosistema.
El aumento de la contaminación de aguas y el envenenamiento de especies vegetales y
animales, la contaminación para el riego de cultivos productores de alimentos, la
proliferación de enfermedades por ésta vía y sus demás consecuencias que generan
problemas de salud publica en un alto estado de alerta mundial.
La sequedad de la tierra y la infertilidad de la misma, la deforestación y la reducción de
vegetación como única fuente de producción de oxigeno y recuperación del aire.
La Extinción de especies animales y vegetales, con sus consecuencias negativas por el
desequilibrio en la cadena alimenticia.
El incremento del Efecto invernadero y la alteración de los habitas.
La Reducción de la capa de ozono y los peligros por la exposición directa a los rayos del
Sol tanto para ser humano como para todas las especies vivas.
Y otros tantos asuntos que en estos momentos son objeto de reglamentaciones y de
concientización, como el incremento de basuras y la disposición final de las mismas, la
producción de alimentos cargados con contaminantes cancerigenos y posiblemente hasta
agentes que estimulan mutaciones en los seres vivos.
Vemos pues que el tema ambiental es altamente alarmante, y que lastimosamente ha sido
generado por el bajo interés en el asunto, y por la actuación no responsable del sistema productivo
mundial, pero éste no es el único problema que amenaza a la humanidad y a la empresa, hay otros
que día a día crecen y que se convierten en la fatalidad para el futuro.
"Hacer empresa hoy en día es muy difícil y arriesgado" dicen algunos empresarios, "La situación se
torna más violenta", "No hay en quien confiar", y así como esas expresiones son muchas las que
reflejan la desconfianza ante la situación social actual, y no es aplicable solo a una región, se
convierte casi en sentimiento mundial.
Reina una situación de desconcierto y desorden que hace que la practica empresarial sea cada vez
más compleja por no llamarle difícil, afectando el ejercicio financiero, no solamente por el
reforzamiento de sistemas de seguridad personal, industrial o de los bienes, también por el
crecimiento de ausentismos, por los daños causados en propiedad ajena, por las devoluciones, por
los reprocesos, la perdida de clientes, la inmoralidad de algunos funcionarios del mismo estado y
más aspectos que hacen parte de lo que llaman "lo normal en un ejercicio empresarial", y que
pueden ser medibles en los balances financieros de cada empresa.
El panorama actual para la empresa no es nada alentador, de nada favorece sus actividades,
atenta contra la estabilidad financiera, afecta el bienestar interno y externo y por ende la
productividad repercutiendo en la competitividad.
Entre algunos de los hechos negativos, se destaca:
La creciente violencia y los conflictos sociales que amenazan la tranquilidad ciudadana, al
sujeto y sus bienes y los de las empresas, implicando más inversión en seguridad, temor
en invertir, y en caso de atentados o daños, la perdida y la consecuente reposición de los
bienes.
La falta de identidad, el poco sentido de pertenencia por la misma región, país y empresa,
y el compromiso ausente frente a planes de mejoramiento.
El estrés y los estados depresivos que generan ausentismos, deserciones, conflictos,
tensiones y una serie de malestares que atentan con el ambiente organizacional.
Problemas emocionales, neurosis, paranoias sociales y otros estados que contribuyen a la
accidentalidad, que desmotivan e influyen el la poca concentración y en bajos resultados.
Los anteriores entre muchos de los que podemos enumerar, pero igualmente hay otros males que
estropean lo personal y desestabiliza a los grupos familiares, con efectos en los grados de
atención, la disposición, el aporte y los resultados en la empresa y en general a la sociedad. Entre
algunos:
Las crecientes tendencias a la dependencia por la drogadicción, el alcoholismo y otras
sustancias sícoactivas que generan problemas internos y descomponen la sociedad.
El aumento de la industria del secuestro, las violaciones, el atraco y otros actos violentos
que generan temores, zozobras y crean un clima de tensión y miedo.
El aumento de robos, de hurtos, de desfalcos y otras practicas deshonestas que reducen la
motivación hacia la inversión, implican más costos en protección y que por el mismo
estado de prevención, aminora competencias y estados de animo, pues se crece la
desconfianza, los estados de recelo y las duda.
Junto a otros asuntos lo anterior hace parte del panorama en que se desenvuelven las personas y
en el que esta inmerso la empresa. Un escenario muy criticado pero que pereciera inmodificable,
por la fuerza que con el tiempo ha adquirido, convirtiéndose en lo normal de la vida cotidiana.
Sobra aclarar que la productividad de las personas se ve seriamente afectada cuando se encuentra
estropeada emocionalmente, y por ende los resultados de la empresa, así que, si el ambiente en
que se encuentra la sociedad, y por ende la empresa, es sano y favorable, la productividad y la
competitividad será mayor, pero de no ser así, se manifestará en sus resultados, de producción, de
mercadeo y por ende financieros.
Entre esos factores que afectan sentimientos y la tranquilidad del grupo laboral, y que aunque
aparentemente no son de responsabilidad directa de la empresa, repercute en los sus resultados, y
entre estos:
Las bajas relaciones inadecuadas de pareja y el crecimiento de conflictos familiares.
Incremento en los índices de padecimientos de anorexia y bulimia en adolescentes.
Prostitución progresiva, inclusive infantil.
Altas tendencias de homosexualidad.
Crecimiento de pandillas juveniles.
Practicas satánicas.
Alta infidelidad.
El crecimiento de los índices de suicidio.
Otras.
Esto produce decaimiento emocional y se convierte en razón para el ausentismo, la deserción
laboral, la accidentalidad en el ejercicio de las funciones de trabajo, la apatía, el crecimiento de
conflictos, la baja motivación por lo que se hace y demás manifestaciones que merman la
capacidad de concentración y la disposición hacia la productividad, además llegan a afectar en
aspectos como la perdida total de interés por lo que se hace y por la misma vida, se acaba la
ilusión.
A esto le podemos sumar otra cantidad de actitudes, comportamientos, hábitos, costumbres y
formas de pensar, que se oponen al buen desempeño del grupo de trabajadores y por ende a la
productividad de una compañía, entre ellas:
El negativismo o pesimismo. Reduce la motivación por los propósitos organizacionales.
La apatía al estudio, al mejoramiento continuo y la tendencia al facilismo.
La baja disposición al ahorro y por ende los consecuentes problemas que genera el mal
manejo de los ingresos, con sus posibles consecuencias negativas para obtener lo que
desea. Un problema financiero es potencialmente el cultivo de actos indelicados.
La baja disposición por aceptar una critica constructiva, lo que conlleva a la generación de
posiciones negativas para con quien la hace.
Bajo sentido de identidad y de pertenencia, desencadenando conductas poco
participativas, se hace las cosas tan solo por cumplir sin dar un algo más a favor de los
propósitos de la empresa.
El conformismo, la marrullería, que reduce la capacidad de aporte así como la de auto
crecimiento o mejoramiento personal.
El facilismo con un bajo sentido de auto mejoramiento y de auto aprendizaje, por ende
poca capacidad de aporte para la empresa.
Altas tendencias a tomar frívolamente las cosas, con mucha inclinación a lo festivo,
concediéndole mayor prioridad a ello que al trabajo mismo.
Definitivamente enumerar la cantidad de aspectos que hacen parte hoy de un gran grueso de
nuestra población laboral es una tarea casi interminable, y todo lo anterior repercute en la perdida
de la esperanza en las personas, la baja ilusión, la poca disposición por hacer bien las cosas,
merma su capacidad productiva y afecta como lo he indicado la productividad, la que se refleja en
los estados financieros de las empresas.
4. Acciones de solución y responsabilidad social.
Aunque este trabajo presenta crudamente las realidades negativas, no quiere indicar que todo es
nocivo, pero para el propósito del tema de la responsabilidad social, es prudente hacer mención de
dichas situaciones, las que a primera vista, parecen ser más de la competencia de gobierno, la
policía, los padres de familia, de la misma iglesia y no de la empresa, aparentemente.
Lo que queda totalmente claro es que sea quien sea el responsable, estos asuntos afectan al
individuo como tal, a los grupos familiares, a la sociedad en general, así como a la empresa y se
refleja en los resultados de su ejercicio financiero.
Así que se convierten en prioridades de atención por parte de todos los afectados, y de los que
como se decía anteriormente, por acción u omisión, son responsables, y entre ellos, la empresa
representada en sus directores.
5. La responsabilidad de la empresa en los problemas actuales.
Las empresas son participes de la responsabilidad en algunos de los efectos mencionados, o en
todos, por sus políticas o la carencia de las mismas, por sus sistemas de dirección y por una serie
de costumbres y vicios empresariales que le alejan de una actuación responsable que mida la
consecuencia de sus actos. La responsabilidad o la no responsabilidad, es parte de la cultura de
una empresa.
Esta vez no haré mayor precisión en los temas relacionados con la contaminación de los recursos,
pues sobre ésta materia sobra las fuentes bibliograficas que ayudan a ilustrar más el alcance de la
problemática.
Me interesa sobre manera el efecto de la responsabilidad en lo social y en lo cultural.
La falta de ética y moral, es sin lugar a duda, el principal elemento del problema, y como ya lo
afirmaba, la búsqueda de las utilidades y el afán de generar resultados a toda costa sin medir
consecuencias, no permite que la empresa (los empresarios y directivos), presten la atención que
merece el tema de la responsabilidad social.
La inmoralidad ciudadana, la falta de civismo, el bajo escrúpulo de las personas, la falta de lealtad,
la marrullería, la trampa, la poca seriedad, el bajo sentido de pertenencia, la mediocridad misma,
las inadecuadas relaciones humanas, así como esos aspectos, son muchos los asuntos de
comportamiento que afectan el desarrollo empresarial y por ende su eficiencia, y podré demostrar
que la empresa tiene una alta responsabilidad en ellos.
El deseo de todo empresario es contar con un perfil ideal de colaboradores, los que salen de su
comunidad, y éste perfil requiere de:
Personas comprometidas que den lo mejor de sí mismo y que ayuden al crecimiento de la
empresa.
Personas que sepan trabajar en equipo y que se enfoquen a los objetivos de la
organización, venciendo el egoísmo y evitando el conflicto en pro de la creación de un
clima laboral sano.
Personas inteligentes, creativas, proactivas y con agilidad mental que puedan dar
soluciones, que decidan y aporten beneficios a los procesos, al sistema en general y por
ende al resultado.
Personas honradas, honestas y rectas en los que se pueda confiar.
Personas serviciales orientados hacia el cliente y hacia la calidad total.
Personas tolerantes, prudentes y pacientes que hagan gala de sus cualidades humanas a
favor de la relación interna y externa.
Personas participativas y alegres que pongan amor a lo que hacen.
Personas concentradas y prudentes que eviten la accidentalidad, deterioros, perdidas, las
discordias, los reprocesos y la perdida de clientes.
Personas capaces de controlar sus emociones negativas.
Personas con escrúpulo, nada violentas, sin vicios y manías que atenten con la integridad
de sus compañeros, en su vida familiar y social.
Personas disciplinadas y responsables que administren el tiempo, que generen buena
imagen y que planifiquen en pro de la eficiencia.
Personas que proyecten una grata impresión, por su apariencia, por sus modales, por el
comportamiento y sus hábitos.
En pocas palabras lo que se requiere es gente de calidad, íntegros y eficientes, lo que en la actual
situación social parece ser una tarea titánica o una utopía. ¿Seré que existen personas con ese
perfil? Es la pregunta que sale de dicha descripción.
Lo ideal es probable, y puede que no existan, pero para mí, pero aunque fuera así afirmo yo que se
pueden hacer. Es decir, parto de la creencia que la persona no nace contaminada, es la sociedad
la que lo convierte así, pues su entorno familiar y social es el que crea fijaciones, comportamientos,
estimula hábitos, impregna de creencias, desarrolla actitudes y todo lo que de adulto en ellos se
reflejará.
La formación del individuo se empieza desde el hogar, en su núcleo familiar, y la educación básica
y superior la complementa y valida, pero es en la vida laboral donde el individuo refuerza
conductas o creencias, e inclusive donde las replantea.
¿De qué sirve una educación basada en valores y de buenos principios éticos, si la persona para
mantener su puesto debe hacer cosas que van en contra de sus creencias? Nada se logró con
enseñarle a la persona a ser recto, si su jefe le indica que tiene que "Torcer", "Comprar", "Untar" o
dicho de otra forma, dar una comisión ilegal a alguien para poder vender o para hacer negocios.
Existen muchas empresas que fomentan "los torcidos", es decir, los negocios sin escrúpulo.
De nada sirve enseñarle a no mentir a la persona, si el jefe es el primero que les dice a sus
colaboradores que le nieguen, que se inventen una disculpa ante un cliente cuando hace un
reclamo.
He sido testigo de personas con una alta capacidad creativa y de innovación, y que por sus
mismas capacidades estudian una carrera afín a la creatividad, diseño grafico o algo similar, y una
vez que son contratados, el jefe escudado en la frase "El que manda – manda", le impide a ésta
persona hacer aportes, pues su papel es ejecutar las ideas que le presenta el que paga, el que
tiene poder, así el empleado tenga mejores que las suyas, "O hace lo que le ordeno o se va", y
éste, por cuidar su puesto, termina siendo un interpretador de ideas tontas y nada interesantes,
perdiendo así, la capacidad creativa.
Muchas veces los ambientes organizacionales o el sistema de dirección anula las capacidades
humanas positivamente desarrolladas.
He visto vendedores altamente cumplidos y eficientes al inicio de su carrera, y tan solo requieren
algo más de refuerzo de esta conducta para que se conviertan en vendedores profesionales, pero
su jefe con el tiempo les enseña lo contrario, les llega tarde, los deja en una reunión nada
productiva el tiempo que a él se le antoja, les queda mal con los compromisos de entrega y en
definitiva, les daña lo bueno que ellos tenían, inclusive les enseña a mentir y ha hacer marrullería.
Igualmente he sido testigo de personas recién casadas que con vehemencia desean construir un
lindo hogar, por lo tanto trabajan con ahínco, pero a su vez cuidan su relación de pareja, y en el
transcurso del tiempo las cosas cambian, pues la empresa no respeta su tiempo personal, se los
quita, además de que les fomenta espacios propicios para lo negativo, el licor e inclusive la
infidelidad.
Es decir, existen empresas donde no se le concede valor a las competencias personales, a la
calidad integral de vida (Personal, familiar y social, no solamente lo laboral), a lo emocional y
cultural en general, posibilita la generación de ingresos, más no agrega nada positivo a la calidad
de vida.
Fui testigo en una empresa, supertienda, que en el día de las elecciones les obligaron a trabajar,
sin concederles a los empleados que deseaban sufragar, el permiso para hacerlo, se les negó un
derecho fundamental, y cuando yo les dije que eso era ilegal y ellos podían hacer valer sus
derechos, los mismos me indicaron que era mejor no hacerlo, pues iniciaría una persecución
laboral, y debían de cuidar sus puestos. La misma empresa fomenta la apatía por los deberes
ciudadanos, y atropella los derechos de los mismos. Si lo hace en lo fundamental, ¿Qué no puede
hacer en lo aparentemente menos importante?
¿En que beneficia a las personas el conseguir el ingreso necesario para su manutención familiar si
el ambiente laboral le afecta emocionalmente? ¿En qué beneficia el puesto laboral si se le quita su
puesto familiar? ¿No se había pensado en eso?
Muchas veces las condiciones laborales se desarrollan en estados altos de tensión, lo que genera
estrés y hasta estados depresivos, afectando el bienestar y la salud de la persona. No se hace el
bien, el escenario no es constructivo, pasa a ser destructivo.
También es corriente ver en algunas empresas abuso de autoridad, humillación respaldada por el
poder, afectando la autoestima, generando resentimientos y dolor.
Deja mucho que decir sobre los problemas que vivimos actualmente lo que denomino la antitesis
de lo que somos, pues aunque nuestro país es un estado democrático y eso es lo que deseamos
enseñar y mantener, por regla general en el interior de las empresas se vive lo contrarios: VIVIMOS
EN UNA DEMOCRACIA, PERO EN LA EMPRESA SE VIVE UNA AUTOCRACIA. Los jefes son los
únicos que tienen derechos, los demás solo deberes.
Todas las personas no responden de igual manera a un estimulo, por lo tanto hay que cuidar la
emisión de los mismos, el ambiente, la forma de comunicar, la forma de mandar y demás que
hacen parte de la higiene laboral si se espera crear condiciones favorables para el bienestar de las
personas y para el mejoramiento del clima en pro de la productividad.
Pero no solamente aquí vemos actos donde hay responsabilidad de la empresa en las personas,
también se encuentran en sus políticas y tradiciones. Fomentar, transigir y "Alcahuetear" los
espacios perniciosos en una acción negativa.
Las famosas fiestas de integración, por ejemplo, las que nunca integran por que siempre van los
mismos con las mismas, y se prestan para la creación de corrillos cerrados y burleteros, animados
por el licor y una serie de estímulos que terminan con personas embriagadas, es una forma de
destruir a las personas, ya que son espacios propensos para la accidentalidad, para los pleitos,
para que ya motivados por los efectos del licor se prosiga la fiesta y se gasten el dinero que se
requería para pagar la escuela de los hijos, o para los servicios o alguna necesidad básica.
Inclusive estos eventos fomentan hasta la infidelidad y crean problemas para con las parejas de los
colaboradores, y en algunos casos son causa de accidentalidad y muerte.
En cierta empresa, en la fiesta anual, siempre había un muerto generalmente por accidente por el
licor una vez terminada la fiesta. Los directivos tan solo decían "que mala suerte la de nosotros".
Una inadecuada forma de dirigir a los empleados, políticas de bienestar que desfavorecen las
conductas y atropellan las relaciones de pareja o de familia, el atosigamiento por ordenes confusas
y la saturación de trabajo sin prestar importancia la salud y el bienestar del individuo, estos como
muchos otros factores comunes en algunas empresas, generan problemas en el individuo y afecta
a sus familias, por lo que se pueden calificar como acciones no responsables de la empresa.
6. Pretextos peligrosos. Solo para reflexionar.
En cuanto a éste tema de la responsabilidad social nos encontramos con una serie de pretextos
peligrosos que hacen parte de la cultura actual y que finalmente se acomodan a intereses
financieros de algunas compañías o empresas, haciéndoles sentir que están actuando bajo
normas, bajo derecho o moralmente. Entre estos pretextos de nuestra cultura empresarial y social
podemos anotar algunos de ellos:
El derecho al trabajo. Día a día crece en las ciudades el trabajo informal, con un alto
desorden social, escudados en el pretexto del derecho al trabajo, pero no nos hemos
puesto a pensar en otros derechos, el derecho al trabajo con dignidad, el derecho al
respeto de la movilización libre y sin obstáculos de peatones y conductores, como tampoco
pensamos en los deberes, como el deber de respeto del espacio publico. Sobre este tema
vemos inclusive a muchas empresas que han hecho de la venta informal, en semáforos,
andenes, autobuses y otros lugares no propicios para la actividad, su principal canal de
ventas, sin responsabilidad laboral y social alguna por quienes hacen la venta, evadiendo
impuestos ya que de esta forma es difícil controlar ventas reales, como quien dice,
explotando a las personas y evadiendo responsabilidades tributarias, pero todo bajo el
pretexto de que están generando trabajo, y estimulan a dichos vendedores, para que
peleen por el derecho al trabajo.
Espacio para adultos. Vemos a diario, me refiero a la televisión, que programadoras y
anunciantes se lavan las manos poniendo solamente mensajes, antes del programa "Este
es un programa para adultos, sugerimos que los menores estén acompañados por padres
o personas mayores de edad", y lo más irónico, es que en algunos casos dichos
programas esta en la franja que se denomina familiar, o en horas de la noche, en una
cultura ciudadana donde ya el chico desde los 5 años, se acuesta tarde, donde sus padres
por el mismo trabajo llegan tarde. Pero finalmente la programadora se curó en salud,
advirtió, y así ya no es problema suyo o del patrocinador que el niño deba permanecer
solo, o que la madre o el padre estén ocupados. (solo para reflexionar un poco)
Libertad de prensa. En honor a la libertad de prensa, al derecho de estar informados,
programadoras noticiosas, programas de comentario y otros, hacen apología al delito,
entrevistan al delincuente y le dan el despliegue necesario, dan la primicia de un ataque,
presentan imágenes de alto dolor, el reflejo de la violencia, la tristeza aguda, el drama
desgarrador, creando así más paranoia social, más depresión e incitando al suicidio
mismo, y en los niños, enseñándoles que el delito es algo normal.
Ultimo minuto. Hace algunos años la prensa hablada establecía franjas para el resumen de
las noticias del día, hoy, ya no es suficiente la entrada apoteósica acompañada de una
fanfarria en la cual se dice ULTIMA HORA, paso a ser ULTIMO MINUTO, para presentar el
suceso de dolor, se interrumpe el programa infantil o el que sea, para cumplir con un
derecho de información, sin importar el impacto que eso cause.
No es trampa, es la única forma de hacer negocios. "Si no lo hacemos nosotros lo hace la
competencia", "No es un soborno, es una costumbre", "Para sobrevivir y negociar hay que
presupuestarlo", refiriéndome al soborno y la comisión para hacer asignar un negocio.
Yo cumplo con pagarles lo que les corresponde por ley, ya es problema de ellos que hacen
con su plata. La posición más irresponsable frente al pago de los salarios, y más de las
prestaciones y las liquidaciones. Parece que al que piensa así no le interesa si la persona
se lo malgasta por que no sabe manejar el dinero, y así se afecte una población infantil, se
destruya un hogar y se creen las condiciones propicias para el cultivo de las bandas de
delincuentes.
Cada persona vive como le da la gana, no debo meterme. Solo somos sensibles si a
nosotros nos toca una situación dolorosa, mientras tanto no me importa, intervenir y
prevenir no es prioridad de nadie.
Es mejor quedarse callado, pues el problema no es mío. Les gana la indiferencia y se
vuelven cómplices, se acostumbra a presenciar lo inadecuado y se guarda el silencio de
algo que mañana se devuelve contra quien fue testigo mudo del suceso, pero mientras
tanto es mejor quedar callado para cuidar la espalda y sus intereses.
Todos estas posiciones y pretextos que son parte de una cultura actual, son muestra del alcance
de la irresponsabilidad social, por lo que se invita a que consideremos las consecuencias y por
ende asumamos una actitud de cambio, pues de seguir así, ¿Hasta dónde podremos llegar? ¿Por
qué quejarnos mañana si hoy patrocinamos una cultura degradante, inescrupulosa y fomentamos
el desorden? Recordemos, se cosecha lo que se siembra, y hoy, estamos teniendo la peor pero
más abundante de las cosechas.
Como los anteriores pretextos hay otra gran cantidad, que tan solo benefician los intereses de
quienes los promueven o los pronuncian.
7. ¿Cómo influye la empresa en la Cultura?
Uno de los grandes males que afecta el orden social y las mismas economías de los países, con
mayor énfasis en Latinoamérica, es la corrupción, pero este es un mal que no se detiene acabando
con los corruptos, los corruptos son la consecuencia de los corruptores, y muchos empresarios
acostumbran esta practica y la fomentan en la empresa como anteriormente lo describía. ¿Por qué
juzgar un estado corrupto si la misma empresa es su principal corruptor?
Otro de los grandes problemas sociales es la violencia, y para la empresa es un asunto de gran
preocupación. ¿Por qué quejarse de algo que se ha fomentado? Aunque es una pregunta
afirmativa muy comprometedora, es una realidad de la que la gran mayoría de las empresas tienen
responsabilidad.
Con el afán de lograr el mejor posicionamiento de la marca, las empresas con capacidad de hacer
publicidad, buscan los programas que tengan mayor sintonía, o raiting como técnicamente se le
llama, y hoy en día estos son los programas televisivos que tengan un contenido violento, tanto en
lo psicológico como en lo físico. Muchos de estos programas de alta sintonía están basados en
situaciones de engaño, de secuestro, de mentira, de violaciones, de matanzas y otras expresiones
violentas, haciendo apología al delito. Bien sabemos que la televisión sobre todo, es el medio de
comunicación de masas que penetra en la mayoría de los hogares. No existe distinción, llega a
ricos y pobres es considerado un fuerte medio porque integra imágenes y sonidos. Sin embargo,
por poseer esas características y por tener la facilidad de llegar a la mayoría de la población se ha
transformado en un arma de doble filo dada la calidad de programación que transmite sin
considerar que, en la mayoría de los casos, sus espectadores son niños y jóvenes que no tienen
un adulto que los oriente con relación a los temas que allí se desarrollan. Sabemos que los niños y
los adolescentes son altamente influenciables, y que en esa edad aún no tienendefinida su
personalidad, por lo que se convierten en los principales imitadores, pero no necesariamente de lo
bueno, sino de lo que más ven y de lo que se le hace más despliegue, y en la actualidad, es el gran
guerrero, el más violento.
De esto es consciente los directores en la industria y el comercio, pero amparados en la postura de
que eso no es su responsabilidad sino la de los padres, por mucho tiempo han patrocinado la
cultura que mañana les repercutirán negativamente. Patrocinar programas con contenido violento,
forma personas violentas, y eso se lleva haciendo por más de 30 años, lo que nos indica de donde
los que calificamos de delincuentes, aprendieron lo que hacen y que tato reprobamos.
La empresa es pues responsable en la cultura, pues ella la patrocina y en otras palabras la
conduce, y finalmente ayuda a crear individuos con comportamientos inadecuados que en el
mañana a ella misma le afectan.
8. Actos responsables de la empresa.
Una empresa responsable socialmente establece como principal estandarte en su cultura
organizacional, la ética, la moral, los principios cívicos y ciudadanos y todo lo referente a sus
valores.
Sigue siendo la planeación estratégica una herramienta de gran importancia en la empresa, pero a
ésta debe complementarse otros aspectos, su visión requiere de algo más integral, y entre ello,
considerar los beneficios reales en individuos y en las comunidades, lo social.
Con frecuencia encuentro visiones de empresa que rezan algo así: "esperamos para el año 2006
ser la principal empresa del sector, abarcando el mercado nacional y extranjero". Sería importante
y no le sobraría, ser la mejor no solo por el alcance en sus acciones de mercadeo, por su
estabilidad financiera, por la participación porcentual del mercado, sino por que no atropello o
generó impacto negativo alguno en el medio ambiente, en las personas, en la sociedad.
Una empresa es realmente la mejor cuando además de lograr los objetivos empresariales, aportó
beneficios al individuo, a sus colaboradores, a los grupos familiares de los mismos, cuando
benefició su entorno y cuando al hacer una retrospectiva vea que ha cumplido cabalmente con los
principios cívicos y ciudadanos, con las reglas éticas y morales, con la normatividad legal a la que
pertenece, en fin, cuando a conciencia puedan estar seguros de que actuaron siempre en la vía
correcta y no causaron daño alguno.
Esto se inicia con asumir una posición congruente frente al tema por parte del empresario y sus
directivos, en la que prevalecen aspectos tales como:
Se Establece un código de valores y unos principios éticos ante toda su comunidad
organizacional (Empleados, proveedores y clientes)
Se capacita a sus directivos en nuevos estilos de gestión apartando la pedantería, el
atropello y la arrogancia, evitando así que bajo la figura de poder y mando se cause algún
daño, sin que esto signifique ser permisible, tolerante o que no se cumplan las reglas
establecidas. No hay que confundir el respeto con la tolerancia.
Establece una cultura basada en la disciplina, la responsabilidad y el cumplimiento, sin
necesidad de estrujar y herir a nadie, pero con línea de orden para beneficio del todo.
Motiva y estimula las buenas conductas, lo moral, lo ético y el civismo.
Capacita a sus empleados, no solo en asuntos técnicos o relacionados con la actividad de
desempeño, también lo hace en aspectos que les agregue mejoramiento personal, familiar
y social.
Se preocupa por el bienestar personal y familiar, involucrando en sus procesos de
mejoramiento a la familia.
Cada decisión interna y externa es estudiada también bajo consideraciones éticas,
ambientales y demás aspectos que han sido objeto de este documento.
Vela por que las condiciones laborales, tanto de ambiente, legales y de relación, sean
favorables.
En una empresa responsable se piensa en la salud de las personas y el cuidado del medio
ambiente, se piensa en el bienestar de la comunidad a la que se pertenece agregando valor.
9. Ventajas y beneficios de la responsabilidad social para la empresa.
La responsabilidad social no es una actitud filantrópica que arroja beneficios solo hacia el medio
ambiente, los recursos naturales, sociales y humanos, a su vez, representa para la empresa una
inversión que repercute en beneficios financieros.
Esta demostrado que las inversiones en asuntos de responsabilidad social, en algunos casos, a
corto plazo y en otros a mediano plazo recupera la inversión, y totalmente seguro que a largo plazo
no solamente será recuperada, sino que a su vez, la empresa genera condiciones favorables para
minimizar los impactos negativos que le producen perdidas.
Actuar con responsabilidad social, es, sin lugar a duda, el mejor negocio para la empresa, sus
beneficios se reflejarán de forma casi inmediata favoreciendo la productividad y la eficiencia a
través de acciones hacia:
Al interior de la empresa.
1. Acciones responsables hacia empleados y ambiente laboral.
Permitir que los colaboradores mantengan un adecuado equilibrio entre tiempo de trabajo y
tiempo de vida, de descanso y ante todo el de familia.
Propiciar espacios de formación y aprendizaje permanente, en el crecimiento personal, en
el mejoramiento de actitudes, entre ellas autoestima, relaciones humanas, motivación y
otros temas que permitan un desarrollo sano mental y emocionalmente.
Fomentar el trabajo en equipo y empoderar a las personas para que puedan tomar
decisiones y estimulen su creatividad.
Evitar espacios de ocio no positivo (Fiestas, bingos y similares) y en su efecto estimular
actividades de encuentro familiar, de expresión artística, culturales, ambientales y otras
maneras de motivar hacia acciones positivas a los empleados, a la vez que la pasan de
forma agradable.
Mantener de forma permanente campañas orientadas hacia el mejoramiento personal,
hacia la formación de principios éticos, cívicos, morales y otros aspectos que generen
ganancia en lo social y humano, entre ellos rendir honor a nuestros símbolos patrios.
Estimular y propiciar una política interna de fomento al estudio, a la investigación y a la
participación democrática, tanto en lo empresarial como en lo ciudadano.
Dar un trato adecuado, respetuoso y amable a las personas.
Respetar creencias religiosas y diferencias culturales.
Bajo ninguna razón abusar de la autoridad y el poder del directivo, del profesional o de los
jefes.
Ser justos y aplicar los criterios de igualdad y equidad, según el código moral y los
principios éticos.
Aplicar de forma justa y sin vicio alguno los derechos legales del trabajador, acogidos a la
legislación, sin aprovechar de la necesidad del trabajo o de la misma ignorancia de sus
trabajadores.
No hacer acomodos legales y crear figuras de ley, que aunque legales, no son las
adecuadas en las relaciones laborales.
Velar por que las condiciones de ambiente en el lugar de trabajo sean saludables y
agradables, cuidando la distribución de los espacios, la iluminación, temperatura, la
ergonomía, limpieza, y entre ellos desde el cuidado de baños, cocinas, pasillo, bodegas y
demás.
Dotar de los implementos y las herramientas necesarias y básicas para desempeñar de
forma eficiente el trabajo y enseñarle su uso y cuidado.
Hacer constantemente campañas de salud, de prevención a drogadicción y otros vicios y
velar por que las personas adquieran mayor responsabilidad por el bienestar físico de ellos
mismos.
Motivar los convenios para campañas de vacunación y otras de apoyo a la calidad de vida
del empleado y de sus familias.
Estimular el deporte y propiciar actividades del genero.
Estimular y fomentar la expresión artística como una forma de uso adecuado del tiempo
libre, y apoyar dichas actividades.
Crear sistemas de evaluación y medición del desempeño, no como herramienta para la
descalificación, sino como un sistema de indicación para el apoyo de las condiciones o a la
persona misma que evidencia una insuficiencia por conocimiento o algo que puede ser
intervenido.
Establecer normas claras y velar por el respeto de las mismas, iniciando por un proceso de
educación y creación de conciencia de la importancia de las mismas. Las normas no se
imponen, se enseñan y se vigilan.
Evitar la permisibiliad y la transigencia en acciones o con actitudes indelicadas o indebidas,
pues esto fomenta la mediocridad y refuerza conductas negativas.
Hacer campañas de protección al medio ambiente.
Fomentar el ahorro y preocuparse por la educación en sistemas de control y manejo del
presupuesto y de inversiones.
Preocuparse por subir el perfil académico de sus colaboradores, y más, dar apoyo en el
estudios a quienes son analfabetas.
No discriminar a nadie. En lo posible contratar a personas de minorías étnicas o personas
de mayor edad que estén en capacidad de desempeño.
Pagar igual salarios a hombres y a mujeres, cumplir con dicho compromiso y no fomentar
espacios que degraden sus ingresos (Ventas no necesarias al interior de la empresa,
crearles compromisos o similares)
No contratar menores, y en el caso de hacerlo, acogerse a las leyes, respetando sus
derechos y cumpliendo con los deberes.
Permitir la promoción de sus mismos colaboradores, bajo sistemas de merito, previamente
conocidos por ellos para que se establezcan como metas personales.
En cuanto a la salud y seguridad en el lugar de trabajo, se trata en primer lugar de cumplir
todas las normas laborales establecidas para el caso de acuerdo al sector.
No permitir espacios que denoten discriminación, como casino para directivos,
parqueaderos para profesionales, ascensores para jefes y otros sistemas que reflejan una
diferencia generadora de resentimientos.
Mantener al personal informado, no solamente de las perdidas y de los fracasos, también
de las ganancias, de los logros y las felicitaciones.
Dar el debido reconocimiento cuando el empleado se lo merece.
No apropiarse de las ideas y de los logros de otras personas.
Enseñar a las personas más que a hacer las cosas, a saber por qué o para qué se hacen,
pues eso agrega sentido.
La repercusión de la acción responsable para con los empleados:
Repercutirá casi de forma inmediata en la reducción de ausentismos lo que representa un
alto costo para la empresa, por el valor pagado en la ausencia, así como por el trabajo
dejado de hacer por la no presencia.
Se eliminará la posibilidad de conflictos que afectan la comunicación, que alteran la
disposición del trabajo en equipo y que finalmente generan problemas de calidad, mayor
probabilidad de error e inclusive de accidentes, conflictos que generalmente perduran por
largo tiempo e indisponen las relaciones laborales y se reflejan en los resultados.
La motivación permitirá que las personas tengan mayor disposición hacia su que hacer
reflejándose en mayor productividad, convirtiendo así el sistema de la empresa en algo
eficiente y favorable para la calidad y la competitividad.
Se estimula el sentido de pertenencia logrando mayor compromiso por lo que se hace, y
por ende menos errores de calidad, menos problemas que afecten el servicio u otras
formas que representan perdidas de materia prima, de clientes o que originan los altos
costos por reprocesos. Las personas estarán más dispuestas a aportar sin esperar
compensación alguna.
El clima laboral se mejora y las relaciones se llevan de forma más armónica y amable,
permitiendo mayor concentración, mejor disposición y más alegría por lo que se hace, de
forma tal que las metas no se convierten en una presión, sino en un objetivo que genera
pasión por todo el equipo.
La conciencia sobre lo que se hace, el sentido de pertenencia, el empoderamiento, la
delegación y otros asuntos posibilitan una mejor participación y reducen la resistencia en
casos de una extensión de horarios sin que generen cargas financieras.
El conservar la clientela y satisfacerla, se convierte en un compromiso compartido y grato
por todos los miembros del equipo, la empresa es motivo de orgullo.
Se intervienen comportamientos, hábitos y conductas negativas en los empleados,
evitando que los problemas personales distraigan su atención hacia el trabajo, e
igualmente se eliminan probabilidades de comportamientos socialmente no sanos que
afecten cumplimiento, modales y relación con clientes, mala imagen, calidad en la
manufactura y en los servicios, generando mayor confiabilidad en la clientela, los
proveedores y el mercado.
Se eliminan probabilidades de pensamientos negativos y de tendencias que puedan ser
aprovechadas por otras personas inescrupulosas, y que puedan estimular a que nuestros
propios empleados se conviertan en delincuentes, a través de actos día a día más
frecuentes como el hurto, el secuestro y los desfalcos.
La creatividad estimulada permite el aporte positivo hacia las políticas de mejoramiento,
hacia los planes de ahorro y demás campañas internas y externas de la organización.
Se crea la disciplina, la responsabilidad fundamental para el éxito de toda organización y
todos se acogen a ella sin objeciones, pues entienden de su importancia y evidencian los
resultados.
Se eliminan focos de resistencia al cambio, se minimizan prevenciones, se eliminan los
sentimientos negativos y otras actitudes que afectan la relación y el trabajo mismo.
Al mejorar los conocimientos y las capacidades, se establecerán mejores métodos para
hacer las cosas, se harán más eficientes y competitivos.
Se eliminan los factores de presión, de estrés y de malestar, haciendo que el trabajo sea
más fluido y alegre.
En otras palabras se mejora la condición del trabajo, se reducen gastos, se evitan perdidas y se
orientan a servir con mayor eficiencia al cliente.
2. Acciones responsables hacia la familia del empleado.
El colaborador o empleado es ante todo un miembro de un grupo familiar, por lo que la empresa
debe dirigir acciones hacia ella, tratando de que el grupo familiar proporcione motivaciones
favorables que se reflejen en el mismo trabajo, y buscando que dicho grupo se convierta en su
principal aliado.
Se observa hoy que las personas por su afán de producir los ingresos necesarios para el
sostenimiento de sus compromisos y obligaciones familiares, por la necesidad de conservar su
puesto de vital importancia para la manutención de la misma, dedique tiempo adicional,
descuidando el de su familia.
Y no solo el hecho anterior, también incide en el bienestar de las familias el hecho de que las
empresas fomenten espacios de recreación y ocio donde no se le participa a los grupos familiares,
quitándoles más tiempo aún, además de que estimula una serie de espacios generadores de
gastos que repercuten en el presupuesto familiar.
La empresa aunque no busque intencionalmente convertirse en un tropiezo para las relaciones
familiares, puede llegar a serlo, por lo que el principal enemigo de la empresa esta algunas veces
en el núcleo familiar de sus empleados.
"Claro, como para usted es más importante la empresa y su trabajo que nosotros", es una
reclamación frecuente. "Pues es por ella que los sostengo, así que no puedo hacer nada" es la
respuesta a tal afirmación, y aunque ambas posiciones tengan mucho de validez, reflejan una
relación no armónica que no conduce a nada bueno.
No se busca con ésta ponencia que los empleados descuiden lo laboral por lo familiar, así como no
esperamos que descuiden lo familiar, se trata de buscar un equilibrio, no solo en tiempo, también
en pertenencia.
Si la empresa involucra al grupo familiar en diferentes actividades, logrará enamorar al grupo
familiar de la firma a la que pertenece el miembro de ella, y entre estas actividades se mencionan
algunas:
Participarles de los procesos de formación y capacitación orientados al mejoramiento
humano: Autoestima, relaciones de pareja, manejo de conflictos para con los hijos y otros
relacionados con la autoayuda y el bienestar humano.
Participarles en eventos culturales, deportivos y actividades recreativas.
Crear un programa de bienestar orientado a la atención de los hijos de los empleados, de
sus padres y esposas.
Participarles de los beneficios por convenios de la empresa.
En algunos casos servirse de ellos como proveedores para asuntos menores sin generar
compromisos laborales.
Considerar temporadas escolares y otras de importancia en el núcleo familiar, para
establecer convenios o acciones de apoyo.
Incluirlos en las campañas de salud.
Crear un sistema que refleje eventos especiales de los núcleos familiares, para ser tenidos
en cuenta con pequeños detalles como cartas, flores, artículos que no requieren mayor
costo o desgaste alguno: Nacimientos, fallecimientos de familiares, grados de sus hijos,
logros académicos y deportivos de los niños, enfermos del grupo familiar, cumpleaños,
aniversarios y otros que son importantes para ellos.
Hacerles extensivas las campañas de ahorro del presupuesto familiar, ahorro de energía, y
protección del medio ambiente.
Fomentar actividades culturales y deportivas para hijos y miembros del grupo familiar de
los empleados.
Involucrarlos en las festividades.
De ser posible patrocinar actividades de apoyo al grupo de la tercera edad, a jóvenes
deportistas de nuestros empleados y otras similares. Guarderías, ancianatos, centros de
trabajo social, talleres de manualidades y similares.
En otras palabras tener en cuenta a los miembros del grupo familiar, pareja, hijos y padres como
primer grupo.
La repercusión de la acción responsable para con familiares de empleados:
Si el grupo familiar de los empleados es atendido por la empresa, se convierte en el principal aliado
de la misma, apoyan la gestión y le conceden la importancia desde los mismos núcleos de familia.
El mismo grupo familiar evitará que el empleado haga marrulla, pues su agradecimiento por la
atención y por los gestos recibidos hace que se sienta comprometido y manifiesta lealtad.
Igualmente la capacitación recibida, les permite minimizar los conflictos de relación, evitando así
que el empleado acuda a su labor desmotivado y emocionalmente afectado.
El solo hecho de enseñar al grupo familiar métodos del buen manejo del presupuesto familiar
apoya la armonía y beneficia los estados de animo.
El mismo empleado fortalece su sentido de gratitud y es más leal y fiel a la empresa, estará más
dispuesto a dar lo mejor de sí, a llevársela bien con sus superiores, a acatar las normas y a ponerle
mayor amor por lo que hace.
Al exterior de la empresa.
Acciones responsables hacia la comunidad y clientes.
Ideal es que la empresa se proyecte hacia la comunidad con acciones inclusive de beneficencia, y
de ser posible, en la medida que los estados financieros lo permitan, sus acciones serán
bienvenidas.
Apoyar una escuela, patrocinar un parque, regalar utensilios para labores educativas, hacer
donaciones, sostener un ancianato, hacer recolectas y otras acciones altruistas nunca van de
sobra, pero la realidad es que no toda empresa tiene la capacidad económica para hacerlo y
aunque eso de una u otra forma le genera beneficios a largo plazo esa acción depende de la
fortaleza financiera de cada empresa.
Pero hay otras acciones hacia la comunidad que en la mayoría de los casos no generan costos, o
son mínimos, y que aunque los genere, la inversión repercutirá en beneficios y recuperación.
Acciones que no generan costo alguno y repercuten en ganancias.
No genera costo alguno:
Tener una política de uso racional de los recursos que evite el derroche, minimiza los
problemas de basura e impacto ambiental.
No genera costo crear cultura del reciclaje, merma el impacto ambiental y retorna inversión
por la venta de esos desechos para otro sistema productivo.
No genera costo respetar el espacio público, permite apoyo de su vecindario y repercute
en que ellos mismos serán sus aliados y vigilantes.
Mantener limpio y lucir con altura el establecimiento o empresa en su fachada y entorno.
Participar con la junta de vecinos o la acción comunal en los temas y acciones de interés
del sector o comunidad a la que se pertenece.
Ser solidario con sus vecinos
Apoyar establecimientos comerciales de su vecindario o empresas del sector creando un
vinculo más favorable: Tiendas, papelearías, transporte, banquetes y otros.
Servir a las entidades educativas, policiales y diferentes grupos comunitarios en la medida
que sea posible.
No sobornar a nadie, no comprar artículos de fuentes ilegales, no apoyar al reducidor.
Contratar limitados físicos o personas excluidas laboralmente, que en el caso de ciertas
empresas puedan desempeñar una función. Ejemplo: Sordos mundos para trabajos de
manufactura, alguna invalidez que no impida funciones de asiento, personas con ciertas
deformaciones y limitaciones pero que estén en capacidad de prestar un servicio en el cual
su limitación no sea un impedimento.
No patrocinar eventos y actos públicos o privados que atenten contra la moral, el orden
jurídico, lo legal y en últimas que estimulen conductas no sanas para las personas o que
afecten a los grupos familiares y repercutan en el bienestar social.
En el caso de contar con perros guardianes, crear sistemas que no representen amenazas
a los vecinos.
Regalar a su comunidad o a ciertos grupos algunos desechos no útiles que van a la
basura: Recortes de material y similares. Regalar a la comunidad o grupos utensilios,
muebles y equipos de no uso en vez de embodegarlos y ocupar espacios inútilmente.
En la comunicación publicitaria no prometer lo que no se puede cumplir, y no crear falsas
expectativas que siembran el desconsuelo.
Cumpliendo normas establecidas de protección a los menores de edad, como es el ingreso
y/o la venta de ciertos productos a quienes no cumplen las características.
Otras más.
Se mantiene el costo estimado para el mismo fin, pero se invierte el sentido de forma positiva.
Son muchas las empresas que invierten en publicidad, y para ello destinan un presupuesto, el
mismo que se puede mantener, pero la recomendación en cuanto a la responsabilidad radica en:
Velar por que los contenidos de la campaña no induzcan a hábitos negativos, que no
confundan a las personas y que no atenten con lo moral, lo ético, lo cívico y menos que
fomenten la violencia o hagan apología del dolor, del desorden moral y social.
Considerar antes de pautar, no patrocinar espacios o programas de contenido violento, o
que de alguna forma fomenten o hagan apología de comportamientos negativos.
Hacer las campañas con contenidos que promuevan los valores, lo ético, el orden social y
que contribuyan en pensamientos y comportamientos positivos.
Considerar en los contenidos publicitarios no generar la discriminación.
Considerar que la omisión puede ser tan peligrosa como la acción, sobre todo en el manejo
de promesas y la presentación de beneficios de los productos.
No inducir a través de la imagen, del texto y del mismo contenido, al afianzamiento de la
baja autoestima, del incremento de la anorexia, de la bulimia y de la adicción hacia vicios.
Indicar en sus empaques riesgos de los contenidos, o el manejo de residuos con visión
hacia el impacto ambiental.
El manejo de la imagen de los productos en los diferentes medios publicitarios tiene mucha
responsabilidad en los problemas actuales, pues por ser tan efectivos (de alto impacto, de alta
frecuencia y de mucha recordación) crean cultura, y lastimosamente, o manejan contenidos
violentos de tipo psicológico o en comportamientos, y/o patrocinan programas de iguales
contenidos.
"Solo para mujeres bonitas", "Sea más sensual", "La mejor forma de tener éxito", son frases que
producen imágenes y sentimientos, positivos en algunos, en otros negativos, pueden inducir a la
anorexia, e inclusive a la desaprobación DESI misma en unas poblaciones.
Los programas basados en el engaño, la mentira, el soborno, la trampa, la violencia, violaciones,
aunque casi siempre son presentados como que el bien se impone en el mal, han permitido que
una generación desde hace 25 a 30 años, convierta estos hechos en la realidad suya, son parte de
una vida cotidiana.
El ver morir, ver matar, violentar, atracar, ya no son imágenes que causan dolor alguno, es lo
corriente, de forma tal que se le perdió más que el temor, el respeto al mismo hecho.
Acciones de costos mínimos y con retorno de utilidades.
Crear sistemas de aislamiento de la contaminación del ruido, de la generación de olores
que creen molestia y similares a los vecinos del sector.
Encargarse de algunas zonas verdes de la comunidad.
Lucir adecuadamente el establecimiento de forma tal que sea motivo de orgullo del sector
o vecindario.
Apoyar los sistemas de seguridad de la comunidad.
Apoyar actividades de servicio comunitario del sector, ancianatos, escuelas, parques,
deportes y otros, en la medida de sus capacidades.
Mejorar procesos productivos no contaminantes.
Mejorar calidad en el tratamiento aséptico de productos de consumo.
Acciones de costos con retorno de utilidades.
Crear sistemas de tratamiento de aguas residuales y de otras formas para la protección del
medio ambiente por la contaminación de chimeneas u otras formas que afectan el suelo, el
aire y las aguas.
Patrocinar, promover e involucrarse directamente en campañas cívicas, sociales,
ambientales, educativas y de beneficio a la comunidad.
Patrocinar eventos comunales, de organismos cívicos, de voluntariados y similares.
Invertir en el patrocinio de deportistas.
Invertir en investigaciones sociales, en la capacitación integral de nuestros empleados
(entiéndase integral lo personal, lo social y lo profesional o laboral), empezando por los
directivos a quienes les debemos de fortalecer mucho en el tema de la Responsabilidad
social y los estilos de dirección y mando con ética y responsabilidad.
En procesos de retiro o desvinculación, invertir en la preparación del grupo de personas
afectadas, para que se preparen en un nuevo estilo de vida, ayudando a abrir la visión y
enseñando a manejar el poco capital con que cuentan.
Cuantificación de beneficios.
¿Dónde esta el negocio por ser responsable socialmente?
En el desarrollo del tema hemos visto como la responsabilidad representa grandes beneficios para
la empresa, algunos a corto plazo, otros a mediano y a largo en algunos casos, y estos se logran
en diferentes frentes.
Por las acciones hacia los empleados y hacia la familia.
Para no repetir lo ya expuesto, genera en ellos mayor confianza por la empresa a la que
pertenecen, la sienten como suya, les elimina probabilidades de conflictos y otros focos de
resistencia que afecten la productividad, permitiendo así que aumenten la disposición hacia
el trabajo, es decir, por el mismo valor pagado, ayudado por la condición, se obtiene más y
mejor trabajo.
Se beneficia la calidad y con ella la satisfacción de clientes.
Menos rotación de personal y menos costos de reclutamiento, de entrenamiento y los que
origina un proceso inicial de ajuste a un nuevo trabajo.
Hay mayor aporte por lo tanto hay innovación directa por quienes hacen día a día las
labores, simplificando procesos, reduciendo desgaste, bajando costos y ayudando a la
eficiencia.
Todo esto repercute entonces en menores gastos, mayor productividad y consecución de las metas
propuestas por la empresa u organización, un beneficio que puede ser cuantificado en la
contabilidad y los estados financieros de forma progresiva, cada que se va haciendo la inversión.
Por las acciones externas:
Mayor confianza de la misma clientela, del mercado, logrando una imagen más favorable,
lo que permite mantener la clientela y facilita el proceso de consecución de nuevos
mercados por la imagen que se obtiene.
Mayor apoyo de la misma comunidad, de autoridades locales beneficiando así el flujo de
procedimientos y la seguridad misma.
El solo hecho de evitar crear sentimientos negativos, es un ahorro en cuanto a que los
daños que pueden producir los actos vandálicos las huelgas, los paros, las demandas, o
cuando los empleados de forma intencional deterioran, retrazan o frenan acciones.
En aspectos de tipo ambiental, los programas de reducir, reciclar y reutilizar, le permiten el
ahorro de grandes sumas, la recuperación de inversiones y optimizar los recursos, un buen
negocio.
Se minimizan problemas de devoluciones por mala calidad, del no pago oportuno de la
cartera, de la negación de deudas y otros asuntos que muchas veces son motivados por
calidades defectuosas, servicios mal prestados o por que la imagen de la empresa es
negativa o no confiable.
Mejora la imagen y mejora la reputación de la marca ante los clientes, ante los canales de
distribución y ventas.
10. Conclusión
En pocas palabras la responsabilidad social produce reducción de costos operativos, mejora la
imagen de la marca en el mercado y logra mayor identidad y sentido de pertenencia de sus
colaboradores, lo que se convierte en el mejor negocio, no con visión corto placista, también a
futuro.
Si los profesionales, las universidades, las empresas mismas, el estado a través de sus políticas de
gobierno y así como los gremios empresariales, los académicos, los inversionistas y demás
personas que de alguna forma incidimos de forma directa o indirecta en el mundo empresarial no
tomamos este tema con la suficiente seriedad que merece, no nos quejemos mañana cuando ya
lamentarnos sea tarde.
Por la construcción de un mejor país, por la construcción de empresas eficientes, por el medio
ambiente, por nuestros hijos y por muchas razones más, demos la importancia que requiere los
asuntos sobre la responsabilidad social.
Aportado por: Tito González S.
Consultor organizacional
Seminarios, charlas y talleres sobre el tema para empresas, universidades, gremios, entidades de
gobierno y diversas

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Consultor organizacional. Capacitador.

Cita esta página
González S Tito. (2003, junio 21). La responsabilidad social de la empresa es un buen negocio. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/la-responsabilidad-social-de-la-empresa-es-un-buen-negocio/
González S, Tito. "La responsabilidad social de la empresa es un buen negocio". GestioPolis. 21 junio 2003. Web. <http://www.gestiopolis.com/la-responsabilidad-social-de-la-empresa-es-un-buen-negocio/>.
González S, Tito. "La responsabilidad social de la empresa es un buen negocio". GestioPolis. junio 21, 2003. Consultado el 23 de Mayo de 2015. http://www.gestiopolis.com/la-responsabilidad-social-de-la-empresa-es-un-buen-negocio/.
González S, Tito. La responsabilidad social de la empresa es un buen negocio [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/la-responsabilidad-social-de-la-empresa-es-un-buen-negocio/> [Citado el 23 de Mayo de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de usfwsnortheast en Flickr

También en Administración