La meditación como herramienta facilitadora de la evolución humana

  • Autoayuda
  • 5 minutos de lectura

El homo Sapiens no puede quedarse en lo que sabe:

Sapiens= El que sabe.

Sapiens Sapiens= El que sabe que sabe.

¿Qué nombre llevará el siguiente homo? Aunque el nombre es lo de menos, nos centraremos en lo que puede hacer para pasar a la siguiente escala evolutiva.

Si queremos evolucionar es preciso percatarnos que el conocimiento en sí es solo una herramienta humana, que en el presente periodo evolutivo, está en auge, tal como en aquel presente del Homo Erectus, el hecho de caminar erguido era la máxima realización humana jamás vista antes.

Y así como hoy existe una corriente mundial predominante en la que se espera del hombre la profesionalidad, el estudio, la especialización, la obtención de experiencia y Sapiencia en un tema en específico; en el momento de auge del Homo Erectus seguramente se entrenaban en el continuo dominio de sus habilidades motoras bípedas, equilibrio, rapidez, Etc. Seguramente un hombre bien erguido, estable y en dominio de su cuerpo era la máxima realización en aquel periodo evolutivo.

Volviendo al presente, esta aproximación longitudinal nos lleva lógicamente al siguiente escalón; a lo que permanece aún velado y que constituye la continuación en la escala evolutiva ascendente del ser humano. ¿Qué aguarda allí?

La forma más corriente de evolución, que incluso el hombre continúa efectuando, aunque en sentidos más sutiles y elegantes es la modalidad Ensayo-Error. La evolución funciona de ese modo y el ser humano, al pertenecer a la vida y al cosmos de igual forma que un grano de arena, un animal, un delincuente o un cristo, no escapa a esa ley, a esa influencia.

Finalmente, es mediante la experimentación de nuevas, no ideas (porque pertenecen a la Sapiencia) sino experiencias internas, nos llevarían palpando, poco a poco, en miras que nos acercan a un estado más elevado de conciencia, de vivencia y finalmente, de resultados.

Herramientas necesarias para esta odisea personal:

1 brújula y 2 columnas, estos elementos se amalgaman y forman una trinidad segura y hermosa, que nos darán las herramientas necesarias para crecer y desarrollarnos.

Tan bello como sencillo: La herramienta en sí, que nos posibilita el desarrollo ascendente evolutivo; como efecto secundario benévolo, promueve también estos elementos en quienes nos rodean, así ellos no estén enterados de su existencia.

¿Cuáles son estas 2 columnas?

La atención y la ecuanimidad -en nuestra percepción-

¿Y la brújula?

El amor -en nuestros deseos-

En la evolución interna, nuestra ya mencionada brújula nos aleja de todo elemento perjudicial para nuestra salud mental, física y emocional; es decir, protege toda la estructura humana emocional y con ello la física (Ya que las emociones juegan un papel decisivo en nuestra salud, al darle matices a nuestros pensamientos, los mismos que usamos para definirnos a nosotros y al entorno, para planificar conductas, desde el interés o rechazo hasta el plan de vida y decisiones que afectan la vida de millones de personas más).

Por otro lado, los dos pilares fundamentales limpian de nuestra percepción partículas inútiles, embrutecedoras, prejuiciosas, perniciosas, que normalmente se almacenan en nuestro sistema de interpretación y creencias de la realidad; cuyos instrumentos de percepción son los órganos de los sentidos y la mente humana, formando espirales de experiencia (Entonces de aprendizajes) que se asocian al pasado y a las tendencias mentales personales (y ambientales) de percepción y raciocinio.

El resultado= Un individuo repleto de información que más que servirle termina obstaculizando la posibilidad de ver, sentir, pensar y finalmente obrar de formas desconocidamente superiores.

El primer pilar es la práctica de la atención constante, pero este pilar no podría sostener nuestra máquina perceptora idóneamente sin su par, el segundo pilar: La práctica de la ecuanimidad.

Atención + ecuanimidad= Percepción limpia

Amor + atención + ecuanimidad= Percepción elevada y feliz.

Estas herramientas, sin embargo, deben emplearse a diario, ya que son al mismo tiempo alimentos, arrancadores de potencialidades inherentes a nosotros, como la capacidad del habla, de la lectura, etc.

Así como debemos beber, comer, dormir, recrearnos, existe otra práctica que si se realiza constantemente, otorga beneficios a largo plazo, de manera constante y estable; estoy hablando de la meditación.

Sin embargo, si luego de iniciada su práctica, se abandona, si se confía en algunas experiencias primerizas, no tardarán estas en desaparecer y el individuo que hubo alguna vez empezado a experimentar los beneficios de meditar, dejará de percibirlos al poco tiempo de haber cesado la práctica de esta herramienta.

Es por ello que se requiere un cambio de paradigma: El hombre debe comprender sincera y pragmáticamente que la mente de igual forma que el cuerpo requiere mantenimiento y alimento: Meditar es el nombre que se le ha dado a esta actividad enriquecedora, protectora y evolutiva.

Lo óptimo es meditar antes de cada comida; de 20 a 60 minutos; esto es, 3 veces al día.

Existen muchas modalidades de meditación, así como se pueden encontrar distintos tipos de alimentos y bebidas; cada uno promueve diferentes resultados a nivel molecular, físico, Etc.

Mindfullnes o Atención Plena: Excelente práctica, neutral, pensada en el hombre de ciudad, ajetreado y acelerado; libre de todo contenido sectario o religioso.

Meditaciones activas: Se recomiendan para casos en los que es difícil mantenerse quietos, personas hiperactivas, aceleradas o con déficits atencionales se verían enormemente beneficiados.

Raja Yoga: útil para quienes sientan que deben primero sanarse emocionalmente.

Cualquiera de las 3 es útil y recomiendo experimentarlas; eso sí; una por vez.

Aunque uno puede empezar observando videos introductorios o leyendo libros especializados, lo ideal es contactarse con una persona cuya experiencia en la meditación sea comprobada.

Cabe señalar que desde la aparición de las corrientes “New Age” o similares, existen diversos grupos e individuos que emplean una mescolanza inimaginable de variables místicas, mágicas, religiosas, paganas, entre otras, asociadas supuestamente a la meditación.

Para no caer en confusión hay una forma de evaluar la veracidad del meditador experimentado y con esto uno puede confiar en que está frente a una persona sinceramente en paz y control de su vida: La coherencia.

Observe cómo vive, cómo reacciona, incluso ante situaciones difíciles, complicadas.

Si aun así tiene dudas, puede probar algo tan osado como infalible: ¡Insúltele!, y observe su reacción; luego puede explicarle que fue una prueba. Si oye risas, paz o simplemente obtiene como respuesta una pregunta que busca saber el origen del insulto que usted hubo proferido al meditador, es signo indudable de autodominio y de que se está haciendo uso pleno de la triada de herramientas básicas para meditar en el pleno sentido de la palabra.

Aclarado esto, invito al lector a evocar el sentido inicial de este artículo: la evolución humana.

Un ser humano que no es víctima de las circunstancias externas –Tanto las que considera agradables como las tomadas por desagradables- obtiene un dominio de su/la vida que ningún conocimiento, título, objeto, dinero o fama puede otorgar.

La meditación, mediante el empleo de las 3 herramientas previamente mencionadas, es un camino directo, seguro, constante y sobre todo, de extensión incalculable, que nos conduce a ser individuos más evolucionados, mejor desarrollados, y sobre todo, a ser y sentirnos plenos en nuestro día a día, transformando los días oscuros, monótonos y aburridos en una secuencia inagotable de experiencias y momentos únicos, especiales, profundos e intensos.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Pinasco Daniel. (2015, mayo 27). La meditación como herramienta facilitadora de la evolución humana. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/la-meditacion-como-herramienta-facilitadora-de-la-evolucion-humana/
Pinasco, Daniel. "La meditación como herramienta facilitadora de la evolución humana". GestioPolis. 27 mayo 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/la-meditacion-como-herramienta-facilitadora-de-la-evolucion-humana/>.
Pinasco, Daniel. "La meditación como herramienta facilitadora de la evolución humana". GestioPolis. mayo 27, 2015. Consultado el 11 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/la-meditacion-como-herramienta-facilitadora-de-la-evolucion-humana/.
Pinasco, Daniel. La meditación como herramienta facilitadora de la evolución humana [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/la-meditacion-como-herramienta-facilitadora-de-la-evolucion-humana/> [Citado el 11 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 130855607@N05 en Flickr