La creatividad en Derecho

  • Otros
  • 2 minutos de lectura

A menudo se han numerado las capacidades o las principales habilidades que un abogado o jurista ha de tener en el ámbito jurídico, tales como la oratoria, la gestión del tiempo, la negociación, una buena redacción… Sin embargo, una de las mas importantes destrezas que se muestran cada vez más necesarias para ofrecer un eficaz asesoramiento o defensa es sin duda, la creatividad.

Se trata de una capacidad que tradicionalmente no se ha promovido en el ámbito jurídico ya que la creatividad, habitualmente se ha identificado con entornos
artísticos, donde se ha podido desarrollar con plena libertad como expresión de creación o innovación.

No obstante, ya sea desde un departamento jurídico en un entorno empresarial dando soporte jurídico al cliente interno, o desde un despacho profesional o consultora, la creatividad adquiere un mayor protagonismo en el ámbito del asesoramiento jurídico desde el momento en que el cliente requiere de soluciones innovadoras que resuelvan las dificultades que en la práctica se encuentra con motivo de su actividad mercantil.

Dificultades para las que, por lo general no suele encontrarse soluciones en el contenido del texto de las normas de referencia, ni tampoco hallamos situaciones análogas en la jurisprudencia. Por tanto, has de recurrir a tu “capacidad inventiva” para dar con una solución alternativa, que por supuesto se encuentre dentro del marco legal aplicable, sin que derive en fraude de ley y que solvente eficazmente las pretensiones de tu cliente.

Es por ello que, en vista de la existencia de estas dificultades, me he tomado la libertad de denominar como “derecho creativo”, a esta novísima disciplina del Derecho en la cual podríamos encuadrar el desarrollo de capacidades creativas desde el punto de vista jurídico que, pudieran dar luz a los problemas que habitualmente nos encontramos al intentar encajar la rigidez del derecho con la variopinta casuística de la práctica cotidiana a la que nos enfrentamos.

Esta disciplina debería encontrarse dentro de las materias obligatorias que se imparten en las aulas de las facultades de derecho y también, deberían ofrecerse estudios especializados en las escuelas de negocios puesto que se trata de una habilidad que el mercado cada vez más a menudo, está demandando.

En ausencia de oferta formativa en cuanto a dicha especialización en habilidades creativas en el terreno jurídico, supone un valor añadido para el profesional del ámbito que ya sea por experiencia o de manera innata, ostenta dicha capacidad, puesto que no es suficiente conocer y aplicar las normas, prácticas empresariales y/o administrativas sino que también has de tener la destreza de “hacer encaje de bolillos” con todas ellas según las necesidades a convenir.

Dicho talento, al no encontrarse en el ámbito de la asesoría jurídica, me lleva a la conclusión de que probablemente necesitemos acudir a las facultades de bellas artes para encontrar profesionales colaboradores que puedan afrontar esta problemática a la que nos enfrentamos, dado que en gran medida los juristas se encuentran desprovistos de herramientas para solventarlas como consecuencia de la falta de habilidades creativas o destrezas innovadoras en nuestro rígido ámbito jurídico.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Sanz Burgos Clara. (2016, junio 13). La creatividad en Derecho. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/la-creatividad-derecho/
Sanz Burgos, Clara. "La creatividad en Derecho". GestioPolis. 13 junio 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/la-creatividad-derecho/>.
Sanz Burgos, Clara. "La creatividad en Derecho". GestioPolis. junio 13, 2016. Consultado el 9 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/la-creatividad-derecho/.
Sanz Burgos, Clara. La creatividad en Derecho [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/la-creatividad-derecho/> [Citado el 9 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de kubina en Flickr