Inteligencia social y sobrevivencia

En 1920, el psicólogo norteamericano Edward Thorndike, definió la Inteligencia Social como la habilidad de comprender y manejar a los hombres y mujeres cuya base principal era el sentido de la empatía, habilidad necesaria para vivir y sobrevivir en este mundo individualizado.

Es necesario, entender este concepto, no sobre nuestras relaciones sino en nuestras relaciones. Esta definición ensancha el foco de la inteligencia social desde un punto de vista unipersonal a una perspectiva de dos personas.

Expandir de este modo el concepto de Inteligencia Social, permite comprender lo que verdaderamente sucede cuando las personas interactúan y también para mirar más allá del estrecho interés personal hacia el mejor interés por los demás, con esto se enriquece las habilidades de empatía y preocupación por el otro.

Esto se ha agregado a una confusión conceptual dentro de la ciencia de la psicología, sobre cuáles de las habilidades humanas son sociales y cuales son emocionales. En realidad ambos dominios se entremezclan, así como la propiedad social del cerebro se superpone con sus centros emocionales. No se puede separar la causa de una emoción del mundo de las relaciones, las interacciones sociales son las que mueven las emociones.

La Inteligencia Social permite que las personas desarrollen la capacidad de sintonizar, de entrar y entender la realidad interior del otro. Los psicoanalistas utilizan el término de “Intersubjetividad” para referirse a ese entrelazado de los mundos interiores de las personas. La frase “YO-TU” es una manera más lírica de describir el mismo tipo de conexión empática. Para Buber (1937), autor interesado en lo místico y en la filosofía, “YO _ TÚ” es un lazo especial, una cercanía sintonizada que se encuentra en las relaciones más estrechas.

En alemán la forma para “TÜ” que utilizó Buber es “Du”, es más intima, la palabra que utilizan los amigos y enamorados. Por otra parte, para el autor señalado, “TÜ” tiene una dimensión trascendental. La relación humana con lo divino, es la única relación “YO-TÚ”, que puede sostenerse indefinidamente a través de los tiempos, en esta humanidad imperfecta. Toda actividad humana, generada de las habilidades de la inteligencia Social, son aptitudes necesarias para salvar al planeta de las garras del individualismo, que permita construir un mundo mejor para la Sobrevivencia del hombre.

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Psicólogo. Msc. En Terapia de la Conducta. Msc. En Orientación en Sexología. Esp. En Metodología de la Investigación. Doctora en Ciencias Gerenciales. Profesor Titular U.N.E.R.M.B. Profesor de Pregrado y Postgrado. Profesor Invitada en Post grado de la Universidad Experimental Francisco de Miranda, Miembro de la Asociación Latinoamericana de Modificación de Conducta. ALAMOC. Colaboradora del Dr. Fernando Bianco en proyectos de Investigación en las áreas de sexología y modificación de conducta. Ejercicio Libre de la Psicología Clínica con Psicoterapia basada en el manejo de las emociones y PNL.

Cita esta página
Orozco Castro Estrella R.. (2007, mayo 1). Inteligencia social y sobrevivencia. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/inteligencia-social-y-sobrevivencia/
Orozco Castro, Estrella R.. "Inteligencia social y sobrevivencia". GestioPolis. 1 mayo 2007. Web. <http://www.gestiopolis.com/inteligencia-social-y-sobrevivencia/>.
Orozco Castro, Estrella R.. "Inteligencia social y sobrevivencia". GestioPolis. mayo 1, 2007. Consultado el 6 de Mayo de 2015. http://www.gestiopolis.com/inteligencia-social-y-sobrevivencia/.
Orozco Castro, Estrella R.. Inteligencia social y sobrevivencia [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/inteligencia-social-y-sobrevivencia/> [Citado el 6 de Mayo de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de usnavy en Flickr

También en Autoayuda