Integridad y los valores de la organización

Los valores humanos claves expresados en una cultura organizacional son fundamentales para hacer de ésta una entidad no solo productiva sino comprometida con su comunidad. “La integridad es la fortaleza de espíritu que nos hace permanecer fieles a nuestros principios”. JFZárate

Cuando le preguntaron a Confucio quién merecía ser calificado como “hombre superior”, el sabio contestó: “Aquel que primero pone en práctica sus ideas y después predica a los demás lo que ya realiza”. En efecto el principio de predicar con el ejemplo y de cumplir los principios que postulamos, es “virtud de mentes y almas superiores”.

“La integridad es la fortaleza de espíritu que nos hace permanecer fieles a nuestros principios”.

Integridad es obrar con rectitud y apego a los principios

El primer principio de liderazgo es impartir justicia en las decisiones y ello solo se logra con la integridad de nuestros actos. Integridad es elegir hacer lo correcto lo que va de acuerdo a los principios, no necesariamente lo más conveniente para los intereses, es el cumplimiento del deber como misión. Implica obrar de acuerdo a
Los principios de verdad, de respeto a los compromisos contraídos y de honestidad consigo mismo y con los demás.

Lo malo viene o se desarrolla solo, es como la mala hierba del campo, cultivamos nuestras mejores plantas pero la mala yerba viene sola está ahí; entonces hay que desahijarlas, limpiar nuestro campo para que florezca nuestro sembrío. Los valores del entorno resultan siempre ser determinantes del modelo a seguir, porque son finalmente el espejo en el cual nos miramos; por tanto debemos desarrollar la capacidad de cambiar en nuestras organizaciones todo aquello que nos paralice: estrategias que no funcionen, funcionarios corruptos, protocolos y procedimientos inadecuados, malos hábitos, modelos de desarrollo equivocados, etc. Debemos mantenernos alertas, lo bueno requiere siempre intencionalidad e integridad.

Obrar con integridad mejora los resultados de la organización

Crear organizaciones productivas, tiene que ver no solo con los sistemas y el cumplimiento de los procesos de calidad en la elaboración de los productos, sino fundamentalmente con la cultura de la empresa, este es el valor que hace la diferencia. Una relación no excluyente de prácticas de trabajo que expresen la cultura de una organización, puede ser: la dedicación plena al trabajo de todos sus integrantes, la puntualidad en el servicio, el cumplimiento de las ventajas y beneficios ofrecidos; la reverencia al niño y al anciano; el sencillo hecho de darnos un espacio para escuchar a nuestros colaboradores y clientes; para poder captar adecuadamente “emergentes” que nos permitan afinar nuestras estrategias de competencia, mejorar nuestro propio trabajo, y por consecuencia los resultados de la organización en general; logrando de este modo un mejor servicio a la comunidad en su conjunto.

¿Ha leído usted los últimos artículos sobre concertación de precios de algunos gigantes de la informática que han comprometido su prestigio, amén de las millonarias multas impuestas por el sistema judicial norteamericano? El tema hoy es público y es una de las razones que avalan esta idea rectora sobre la integridad:
“Por lo general nada permanece oculto bajo el sol y a la luz de la conciencia, en todo caso no por mucho tiempo”.

Algunas organizaciones de las más grandes a las más pequeñas crecen por la posición que ocupan en el mercado y, no necesariamente por la mejor calidad de sus sistemas y su gente; es más algunas requieren de una urgente revolución por dentro que impida que el mercado las siga erosionando. ¿Y esto porque?
Porque muchas entidades tienen la visión compartida de los valores organizacionales solo en el papel, debido a la falta de integridad de quienes están llamados a llevarlos a la practica con el objeto de provocar el efecto espejo en el colectivo; sus presidencias en tanto, viven de las encuestas sesgadas que les entrega su entorno inmediato más interesado en mantener el status quo que en privilegiar la relación con el cliente ya sea éste interno o externo ; y me estoy refiriendo tanto al ámbito público como privado.

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Zárate Palomino José Felipe. (2005, noviembre 1). Integridad y los valores de la organización. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/integridad-valores-organizacion/
Zárate Palomino, José Felipe. "Integridad y los valores de la organización". GestioPolis. 1 noviembre 2005. Web. <http://www.gestiopolis.com/integridad-valores-organizacion/>.
Zárate Palomino, José Felipe. "Integridad y los valores de la organización". GestioPolis. noviembre 1, 2005. Consultado el 1 de Julio de 2015. http://www.gestiopolis.com/integridad-valores-organizacion/.
Zárate Palomino, José Felipe. Integridad y los valores de la organización [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/integridad-valores-organizacion/> [Citado el 1 de Julio de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de grand_canyon_nps en Flickr