Innovación tecnológica más gerencia del conocimiento: la verdadera rentabilidad de innovar

Autor: Marcelo Martinez

Innovación y creatividad

02-04-2008

¿Qué motivación tiene una empresa privada individual, dedicada a la Acuicultura y/o a la Pesca, para invertir recursos e innovar sus procesos y/o productos; además de aprovechar los subsidios o incentivos tributarios que ofrece el Estado? ¿Cómo se diferencia en el mercado, el valor de una empresa que invierte en innovación, de otra que no lo hace?.

Cuando el/los propietario/s o la gerencia de una pequeña o mediana empresa privada con fines de lucro, dedicada a Acuicultura y/o a la Pesca, se embarca en un proyecto de Innovación Tecnológica de sus procesos y/o productos; lo hace con la expectativa de aumentar la rentabilidad de su negocio, en el corto plazo. Sin embargo, para lograr dicho retorno, no es suficiente sólo con disponer de una buena idea innovadora, recursos para desarrollarla e incentivos para reducir el riesgo económico y financiero que implica ponerla en práctica.

A veces, muy buenos proyectos de Innovación Tecnológica, no son asimilados integralmente por la propia organización (Gerencia y Trabajadores) que impulsó inicialmente el cambio y gran parte del esfuerzo realizado y de los recursos invertidos, terminan finalmente olvidados en archivadores o en prototipos guardados en las bodegas de las empresas. Por lo tanto, para evitar dichos “fracasos”, es momento de evaluar qué es lo que falló y proponer soluciones para innovar, la forma actual de desarrollar innovación, en las pequeñas y medianas empresas del sector.

La Dra. Martha Beatriz Peluffo A. y la Ing. Edith Catalán, expertas en “Gerencia del Conocimiento”; proponen al respecto (2008), que desconstruir lo aprendido y volver a construir una nueva estructura de conocimiento, es el proceso de mayor complejidad en el aprendizaje por parte de las personas y de las organizaciones, cuando tienen que incorporar nuevas formas de trabajo o metodologías desarrolladas por los innovadores. Por lo tanto, se concluye que el éxito sostenible en el tiempo de la aplicación de una nueva tecnología innovadora y la obtención de su anhelada rentabilidad, involucran decisivamente el aspecto humano de la organización, sujeto de la innovación.

Aplicar en la práctica la referida propuesta, implica, que el diseño y dimensionamiento tecnológico de una nueva línea de proceso o de un nuevo producto, debe ser una sucesión interactiva entre el conocimiento tácito personal que han desarrollado los individuos que integran la empresa, durante su experiencia a lo largo de los años y el nuevo conocimiento explícito que se generará durante las investigaciones realizadas en el ámbito del desarrollo del proyecto de Innovación Tecnológica.

El aporte de la “Gerencia del Conocimiento”, a un proyecto de Innovación Tecnológica consiste básicamente en definir a priori, la identidad cultural de la organización sujeto de la aplicación de innovación, identificar el “conocimiento” tácito que posee y la forma en que el mismo fluye dentro de la empresa para luego construir las estrategias adecuadas para que la misma genere y gestione su propio “conocimiento” de forma continua. De este modo, la aplicación de la “Gerencia del Conocimiento”, asegura la relación óptima entre los recursos destinados al proyecto de Innovación tecnológica y los resultados obtenidos del mismo, en términos de rentabilidad.

Obviamente, que la integración de la “Gerencia del Conocimiento” en un proyecto de Innovación Tecnológica, implica necesariamente destinar recursos “extras” para financiar su aplicación. Sin embargo, en la era de la Economía del Conocimiento, mencionada por Nonaka y Takeuchi (1999) en “La organización creadora de conocimiento”, en la que se propone que Toffler y Peter Drucker definen que el “conocimiento”, es el cuarto factor de producción, además de la tierra, el trabajo y el capital; en Chile, aún no se define un sistema contable que establezca de forma clara cómo asignar valor a dicho activo intangible.

Según el trabajo publicado (2006) por la Srta. Verónica Pizarro T, acerca de la opinión de los expertos contables nacionales sobre el tratamiento normativo de los intangibles en Chile; dichos profesionales opinan en su mayoría, que para dar solución a la información sobre activos intangibles, la norma contable debería cambiar y adaptarse a los nuevos tiempos, flexibilizando y ampliando los fundamentos de reconocimiento, la exposición y revelación de los referidos activos intangibles.

Este actual escenario, genera recelo por parte de la el/los propietario/s o la gerencia de una pequeña o mediana empresa, de destinar recursos a la incorporación de la Gerencia del Conocimiento, en el proyecto de Innovación Tecnológica; ya que la inversión no se ve reflejada en sus balances como un activo intangible concreto, por lo tanto tienden a invertir directamente sólo en una “nueva máquina”, lo que en definitiva resulta una trampa para la obtención de la rentabilidad esperada con el desarrollo de dicho proyecto.

Marcelo Martinez

calypsoarrobamovinet.com.uy

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.