El doctor House y la creatividad

Autor: Oscar Isoba

Innovación y creatividad

04-05-2009

El doctor House y la creatividad

Dr. House es un show de TV sobre un experimentado medico clínico (estuve tentado de escribir cínico, que también es muy aplicable al caso) que piensa que los humanos y las enfermedades se esconden bajo apariencias engañosas, que se disfrazan con síntomas ambiguos y en definitiva que mienten.

Ya va por la séptima temporada en EEUU y sigue arrasando premios, cantidad de audiencia y se transforma en serie de culto, algo rarísimo en la historia de la TV mundial, solo comparable con la serie doctor Kildare en los 60 ó Friends en los 90.

House, es el jefe de diagnósticos de un gran hospital que tiene a tres doctores asistentes (el tres es un número cabalístico y de mal augurio), con quienes conversa y ácidamente monologa sobre las causas de cada enfermedad.

Ellos casi siempre comienzan haciendo una tormentas de ideas (brainstorming) sobre causas y potenciales remedios de las enfermedades, lo cual resulta en todos los casos frustrante y una total pérdida de tiempo.

Pero luego se practican pruebas, y más pruebas, y se van tachando las causas de un largo listado probable de diagnósticos, escritos en un pizarrón blanco.

De estas interlocuciones, de los errores y de las distintas presunciones, se van explorando alternativas y posibilidades, detectando y rechazando distintas causas por pensamiento lógico, hasta llegar a la causa raíz de la enfermedad.

House y su equipo usan un método sistemático y no al azar aunque al comienzo de cada caso solo tengan datos confusos y erráticos. El alterna su gran creatividad con sus preguntas odiosas y aún en algun capitulo alcanza a decir que no existe el azar, algo que nos recuerda lo que dijo Einstein, en el sentido que Dios no juega a los dados.

La serie muestra al doctor Gregory House, infectólogo y nefrólogo, afamado no sólo por su gran inteligencia sino también por su misantropía y su aversión a tratar a los pacientes que no tengan una enfermedad rara y enigmática.

Dirige el departamento de diagnóstico médico de un ficticio Hospital Princeton de New jersey, y es el encargado de resolver los casos más complicados con la ayuda de su equipo y ocasionalmente, de su amigo el doctor James Wilson.

El personaje está lejanamente inspirado en el famoso y brillante detective ficticio Sherlock Holmes, y también se le ha comparado con otros personajes caracterizados por su ingenio como Cyrano de Bergerac.

Es un antihéroe que nada que ver con el doctor Kildere, Ben Casey ó los médicos de la serie Emergencias u otras, quienes eran mas políticamente correctos, como ahora se dice.
Por lo pronto es sucio, no aparenta en nada a los pulcros médicos conocidos, y es cojo debido a un infarto muscular en su pierna derecha.

Odia estar de consulta y se escabulle siempre que puede, aunque si se le plantea un caso interesante, él es el primero en tomarlo. Es adicto a la vicodina, que le ayuda a calmar el dolor crónico que sufre su pierna derecha y por todo esto es que no usa ropa médica ni nada que tenga alguna relación con esto.

El doctor Foreman, es un neurólogo de piel negra, se siente habitualmente maltratado por su jefe, aunque también lo reconoce como un gran médico. Es muy inteligente y la mayoría de las veces suele ser enviado a las investigaciones menos convencionales, tales como los constantes allanamientos de morada que realizan, debido a sus antecedentes como delincuente juvenil, por los cuales en una ocasión, House dijo que lo había contratado.

El doctor Chase es un terapista intensivo que muestra una gran ambición, que en ocasiones le lleva a enfrentarse con todos sus compañeros. Nacido en una familia rica, es hostigado constantemente a causa de ello por House. Su padre, un reumatólogo de fama mundial, también ha aparecido en la serie y muere.

Estuvo en el seminario pero para complacer a su padre se convirtió en médico. Actualmente trabaja en cirugía ya que fue despedido por House, que creyó que ya había aprendido todo lo que podía y que allí podría progresar más rápido que con él. Resulta ser novio de la Dra. Cameron aunque ella varias veces ha afirmado que no quiere compromiso alguno.

La doctora Cameron es inmunóloga y House afirma que solo la contrató por su interesante físico. En el pasado se casó, movida por un amor confundido con compasión, con un hombre en enfermad terminal. Hay cierta tensión amorosa entre ella y el Dr. House, y en determinados momentos ella se ha mostrado atraída por él y algunas veces, aunque no lo acepte también él por ella.

El doctor Wilson es jefe de oncología del hospital y único amigo de House que se conoce y a quién se atreve a hablarle con sinceridad, aportando un contrapunto a los extravagantes razonamientos de House y siempre soporta sus bromas y maltratos. Por lo general no participa en el diagnóstico de los casos. Es un médico ejemplar y siempre apegado al protocolo, todo lo contrario a House.

En estos días alguien me comentó que los casos médicos de House, se resuelven siempre por la casualidad ó una relación forzada, y al respecto, les diré que si se sigue la serie varias temporadas no hay nada mas errado que esto.

Toda enfermedad se descifra por causalidad y no por casualidad.

Y aún en cualquier capitulo, el azar ó una relación verbal con la enfermedad tratada, solo entran a jugar para crear suspenso al comienzo, pero de modo alguno son la clave para resolver la misteriosa enfermedad contra la cual luchan.

Solo en un capitulo una paciente terminal y su novio van a la sala de terapia intensiva para cortar el suministro de asistencia de la paciente, y al hacerlo morirá pero por obra de Dios, la paciente vuelve a la vida sin ayuda externa.

Esto queda claro en la escena, porque House mira hacia el cielo pidiendo una respuesta ante tal sorpresa, algo salió fuera de la lógica sistemática.

House llega a un diagnostico correcto luego de comenzar cada caso con muchos datos faltantes, luego se obtiene algunos datos probables y finalmente se arriba a datos fidedignos, con los cuales si todo concuerda dentro de un diagnostico real, se resuelve la enfermedad desconocida.

No siempre encuentran indicios ó datos sobre un paciente por los medios correctos pero todo es practicado en vistas de curar a alguien.

Nunca a lo largo de las seis temporadas de la serie vistas en Argentina, y menos lo podría ser si se trata de un caso real, un diagnostico final es resultado del azar ó de datos irrelevantes al paciente, y aunque parezca que en un comienzo de todos los casos hacen un brainstorming, eso se comprueba que solo les agrega confusión, cosa que los que practicamos con herramientas creativas sabemos de antemano.

Puedo afirmar que en raras excepciones un brainstorming es efectivo, aunque sea válido como un juego, diversión ó precalentamiento de una sesión creativa.

Y la razón es simple, ya que resulta estadísticamente altamente improbable que sin focalizarnos ó acercarnos al principio inventivo que puede ayudarnos, podamos resolver un problema de media ó alta complejidad.

Por esto las actuales tendencias usan un “brainstorming guiado” que al menos lleva mediante guías, a explorar áreas donde hay un máximo potencial de resolución.

Todos los grandes pensadores de la creatividad desde De Bono que predica un esfuerzo deliberado consiente para ser creativo, pasando por Picasso que confirma que la inspiración existe pero solo que debe encontrarte siempre trabajando, hasta Altshuller, que trata a la creatividad como una ciencia del pensamiento científico y sistemático, igualmente repiten en todas sus clases que se llega a un producto innovativo, luego de muchas horas de dedicación, conocimiento profundo del tema ó área de estudio y la aplicación de las herramientas creativas adecuadas.

En cualquier hospital de la realidad, House y su equipo serían despedidos de inmediato, porque su acierto con el diagnóstico ocurre luego de una sucesión de extravíos en un laberinto de acertijos, y la cura, tras una serie de diagnósticos posibles, ocurre cuando ya queda poco para esperar de la ciencia pero todo del pensamiento creativo.

No está mal que al comienzo de cada capítulo se advierta que el programa es una ficción y que no responde a la lógica médica.

Pocas veces el destello creativo llega por una observación forzada ó por información no relacionada al paciente, sino casi siempre por un pensamiento sistemático que elimina síntomas contrarios a la realidad y se adapta a los análisis clínicos del paciente.
Es decir, que la realidad del paciente es la única verdad.

Es interesante notar que cuando alguno de los médicos descubre alguna causa probable en general aparece una luz sobre sus cabezas, como indicando que se les encendió la lámpara de la creatividad.

¿Existe una lámpara para la creatividad?

Yo afirmo que NO.

Al igual que la existencia de un cerebro izquierdo y otro derecho con funciones totalmente independientes, esto es solo un simbolismo y no la realidad.

Si alguien que es creativo por un accidente ve afectada una parte de su cerebro, entonces los experimentos actuales demuestran que otra zona del cerebro reemplazar la zona dañada.
Ö alguna vez usted cree que se encontrará la llave que hace funcionar una parte ó la otra parte del cerebro.

Toda la ciencia y la tecnología actual y pasada se ha desarrollado bajo el principio de la razón. Y se sabe que lo metódico y científico es el camino real y efectivo para solucionar problemas en tiempo y forma y no el puro azar.

Y le diría que esto será aún más cierto en el futuro.

Los científicos saben ya que la mejor forma de predecir como usted va a reaccionar frente a una situación futura, es ver lo que ha hecho usted en situaciones similares del pasado. Salvo un cambio trascendental en los cuales yo no creo, usted seguirá aún sin saberlo, los mismos patrones del pasado. Por esto es que se dice que la enfermedad psíquica es repetir, repetir............ y repetir hasta en cansancio las mismas conductas históricas.

Y quienes repetimos el pasado tendremos indefectiblemente las mismas respuestas neuróticas.

Pero el mito del azar ó la intuición siguen aún vivos y al respecto les hago una pregunta: Suponga que Usted ó un familiar suyo tuviese una enfermedad rara, preferirá a un doctor House que metódicamente lo investigue hasta dar ó no con la causa, ó a un adivino que le tire las cartas aunque sea millones de veces.

Usted se juega por la ciencia actual ó deja todo librado al azar, la suerte ó quién sabe qué.

Le aconsejo para evitar pérdidas de tiempo en su vida, su trabajo ó su empresa, que siga un procedimiento metódico y científico. El mismo criterio de ser sistemático, científico y convergente es de aplicación en la creatividad individual, industrial, publicitaria y organizacional.

Y aún mucho más para la innovación de un producto, que resulta ser lo que usted creó y fue llevado al mercado.

En la serie House sabemos de antemano que la enfermedad es el criminal por antonomasia y House, es el Sherlock Holmes que investiga su génesis que curiosamente nunca es una enfermedad psíquica (¿será así la realidad?)
Si la enfermedad es el criminal, aquí el paciente puede también ser ó no ser el cómplice.

"Todos mienten", afirma el protagonista repetidamente en los capítulos semanales.
Es su máxima y su lema, y tal afirmación define su oficio y por lo general suelen mentir tanto la enfermedad como el paciente.

Y su labor es descubrir cómo se urde y prospera esa mentira que obstaculiza la eficacia de su diagnóstico clínico porque Dr. House, es una versión de Hamlet, el primer detective de la historia Occidental.

El “saber” baja luego de una paciente búsqueda sistemática y de un episodio asociativo, preferentemente luego de un diálogo con Wilson, el segundón ideal para el lucimiento del protagonista, el Watson de Holmes.

No es solo un simple parecido los nombres de House y Holmes ó de Wilson y Watson.

El carácter asociativo de nombres como de ningún lugar para el azar pero sí para la fe, aún de un paciente terminal, siempre están presentes.

Y así es la realidad ..........ó usted piensa que si hay una epidemia mortal, un pobre campesino desnutrido del sur de México tendrá las mismas posibilidades de un colegial de San Francisco.
Diríamos entonces que no es totalmente cierto lo que afirma House que Dios no juega a los dados, pero que los dados están cargados, y que la ciencia es el cómplice de Dios, ya no hay dudas hoy en día.

House es aquel al que todos quieren corregir, el que dice lo que piensa con su apariencia engañosa y le reclaman todos a su alrededor algo de afectividad.

Frente a esto, él prefiere vivir una vida miserable, drogarse, tener una vida sexual furtiva. Es hosco, tacaño y tramposo. Tiene algo de matón, de ladino y de homosexual cuya represión es asumida cómicamente hasta por él mismo.

La serie propone el origen de todos estos males como una trampa ó un trauma originario, desconocido tanto por el espectador como por sus compañeros de trabajo.

¿Puede ser tan inhumano un personaje de ficción? En un capitulo su amigo Wilson lo convence y acompaña al velatorio de su padre.

Allí House pronuncia un discurso en su memoria y luego se inclina sobre el cajón, en apariencia para besar la frente del muerto, pero en realidad aprovecha la oportunidad para realizar una maniobra que permita esconder a los presentes su verdadera intención, que es cortarle un trozo de piel con un alicate y averiguar luego si aquel imbécil que arruinó su infancia era o no su verdadero padre.

Y averiguamos entonces que no era su padre y pensamos que toda su vida desde la infancia ha sido engañosa.

Al romper con estos gestos inhumanos toda identificación con un héroe, la serie Dr. House propone la valorización del inspector de policía cínico.

Alguna vez le consulté a mi cirujano si los médicos debían ó podían ser afectivos con sus pacientes, y él me respondió que el tener cierto desapego del paciente es indispensable y hace que él pueda tomar un bisturí y abrirle el pecho a su paciente.

Es un mecanismo de defensa, este desapego que casi siempre se confunde con la poca afectividad.

Algo similar ocurre con los psicólogos que al entrar en el encuadre de la enfermedad de un paciente toman la regla de la abstinencia.

Y si rompen esa regla de la abstinencia el análisis ha llegado a su fin, porque el psicólogo ya está involucrado sentimentalmente a su paciente y se sabe que lo afectivo obnubila la razón.

Y qué hábitos podrá tener un ser políticamente incorrecto. Bueno gustará de la bebida, de drogarse para no sentir dolor y será sucio.

Estos hábitos son acordes a la verdad del que prefiere la compañía de los perros porque, curados de su enfermedad, los seres humanos se vuelven aburridos ó como él lo dice, pierden su encanto misterioso.

Un escritor argentino, suele decir que sólo le interesan las personas cuando vienen en forma de libros. House lo consideraría un amigo más.

Oscar Isoba

Ingeniero químico y se dedica a promover la creatividad e Innovación en la Educación, los Negocios y el Marketing. Es jefe de proyecto de una empresa de ingeniería y Obras industriales en Argentina. Realizó entrenamiento en el Creative Problem Solving Institute de Chicago en 1995 y el ITES de Monterrey en 1999. Desde el 2008 está cursando el master en TRIZ del Institute of Innovative Design de Rusia.

oisobaarrobagmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.