El ocio y el enfoque de la complejidad en el mundo de los negocios

Autor: MC Luz Angélica Rodríguez Ebrard

Herramientas para emprendedores

11-12-2007

En este artículo se diserta sobre el porque es importante para el éxito en el mundo de los negocios tener la mente y el corazón concentrados.

Asimismo, se habla porque las personas pensantes, comprometidas y con participación activa en el mundo de las ideas y de las acciones pensadas se convierten en el activo principal del negocio.

Iniciamos esta disertación con la etimología de la palabra negocio. Es interesante descubrir lo que este concepto significa desde su origen el cual se encuentra en las raíces del latín: nec (no) y otium (ocio). De acuerdo con esta base se entiende que negocio es lo contrario de ocio.

Considerando esta etimología se desprende la idea de que aquella persona que desea hacer negocio es quien se compromete con los objetivos que busca obtener y al llevarlo a cabo pone en función su mente y corazón con el fin de alcanzar lo que se propone. Fundamentándonos en esta idea es que descubrimos que aquellos que desean firmemente alcanzar metas deben comprometerse a tener su mente puesta en las acciones necesarias para lograr lo propuesto.

Por lo tanto, el ocio queda fuera de lo que esta permitido.

En este punto es importante mencionar que cuando hablamos de ocio estamos hablando de actividades en donde el tiempo puede estar en peligro de perderse. Sin embargo, el meditar sobre lo que se desea en ningún caso se consideraría ocio, sino al contrario, el reflexionar con calma es importante para quienes desean lograr éxito.

En el mundo empresarial se sabe que el establecimiento de la estructura organizacional determinará el tipo de resultados por alcanzar. En este punto se reconoce la importancia que tiene para la subsistencia y el logro de metas el saber que tipo de ejercicio de autoridad es el más conveniente, que tipo de personas se requiere para cada puesto considerando también que esas personas actúen acorde a la filosofía organizacional. Asimismo, la estructura organizacional determina la forma en que se da la comunicación entre los diversos miembros que componen la institución.

En el transcurso de la historia desde que aparecieron las primeras fábricas se ha observado la evolución de las ideas emanadas de la problemática, retos y oportunidades propios del mundo de los negocios. Actualmente, debido a la complejidad que enfrentan las organizaciones para subsistir y mantenerse es que muchos de los conceptos y principios de administración apuntan hacia el descubrimiento del hombre pensante dentro de equipos de trabajo como ventaja competitiva organizacional y es por este hecho que el diseño estructural es fundamental para la permanencia de cualquier institución.

Por otra parte, quien se encuentra en el mundo de los negocios reconocen que los procesos y procedimientos implantados en la institución impactan al cliente externo de forma positiva o negativa. Por ejemplo, la rapidez con la que una empresa lleva los productos al mercado determina en un gran porcentaje el éxito de ese producto. Tomando en cuenta esta información, es que reafirmamos la trascendencia que tiene para quienes desean éxito no caer en la pereza mental y física, pues los negocios exitosos promueven el pensamiento reflexivo en la gente que conforma la organización. Rodríguez Contreras (2007) menciona que las metas claras son esenciales para una excelente planeación, por ello sugiere a los empresarios (personas que establecen negocios) que:

• Atiendan el planteamiento de su misión.
• Cumplan con los intereses de los accionistas.
• Se enfoquen en el cliente

Este autor sigue mencionando que la planeación es una invaluable actividad destinada a enfrentar las necesidades que diariamente surgen en una organización.

En un mundo en donde la competencia es cruel y abundante no se puede seguir operando sin avances tecnológicos. En este punto destacamos que el conocimiento que las personas posean es la clave para mantenerse a la punta en lo que se refiere a la tecnología. Es interesante destacar que muchas personas reducen el concepto de tecnología a las computadoras y máquinas, sin embargo, lo más trascendente en lo referente a la tecnología es capitalizarse con conocimientos que permitan hacer frente a los retos que plantea el mundo organizacional característico del siglo XXI. Es por ello que hoy se coincide con la idea de que el conocimiento cuesta pero la ignorancia lo es más.

La idea principal de este escrito es reconocer la importancia que tiene la gente para el logro de metas. Teniendo esta idea en mente, también observamos que de las personas que componen las instituciones depende el capital que le permitirá hacer frente a los retos que se presenten. En este punto, destacamos el hecho de que hay que tener cuidado con la selección de la ó las personas que determinan el uso del dinero. Esto se menciona porque representa mucho riesgo para la vida de una institución el uso del dinero, ya que la escasez de este recurso en un tiempo crítico puede ser vital para la subsistencia de la institución. Aunque en este párrafo se destaca la importancia del capital financiero sigue en pie la idea de que el conocimiento sigue siendo más importante.

La misión y los objetivos de la empresa son los instrumentos metodológicos para alinear a los empleados hacia un destino conocido y definido, es decir, este conocimiento permite a los líderes dirigir por el camino en que es necesario que anden los empleados. Las metas a corto plazo son parte del plan operacional y las metas a largo plazo son parte del plan estratégico de la empresa, además es importante destacar en este punto que las metas determinan las obligaciones por parte de los empleados no debiéndose permitir que algunos actúen como deseen sin considerar el rumbo de la institución. En este punto es importante destacar el ejemplo de la visión de Walt Disney de construir el sitio más feliz de la tierra. Este empresario y su grupo de colaboradores nunca dejaron y han dejado de tener en mente lo que esta idea significa en función del cliente a quien hay que hacerlo que se sienta feliz. La gran afluencia de personas a los diversos parques de las empresas de Disney confirma que en este lugar las personas se sienten felices porque quienes laboran en esta institución se esfuerzan por lograr que la gente así se sienta. ¿Cuándo pueden 100 hombres vencer a mil hombres? Cuando se organizan efectivamente y tienen una visión y una misión clara y definida, lo cual a su vez, nos lleva a pensar en la importancia que tiene no dejar de pensar en lo que se quiere.

Para construir o mejorar empresas es importante tener claro que el factor acelerador y sostenible en una empresa es la gente, pero no cualquiera, sino aquella que no se permite el ocio durante su jornada, es decir, su mente se encuentra concentrada en las cosas importantes para alcanzar las metas. Es aquella que se interesa por tener conocimientos que sean herramientas para las acciones necesarias para hacer frente a los retos que se presentan al buscar alcanzar metas.

La misión, visión, metas y estrategias son irrelevantes si la gente correcta no está en las posiciones correctas para actuar de acuerdo con las ideas expresadas en los conceptos con se inicia este párrafo. Un gran sueño con el equipo equivocado se convierte en una pesadilla porque metas ambiciosas perseguidas por gente mediocre van a producir resultados mediocres. Dicho de otra manera significa que planes muy bien formulados por ejecutivos y/ó consultores muy bien pagados pueden haberse escrito en hielo si los que están a cargo de la puesta en marcha son gerentes, técnicos o operativos que piensan en la superficialidad.

De acuerdo a esta idea se desprende que no se puede decidir quien será parte del equipo sin haber pasado por un tiempo de trabajo mental en donde se medite profundamente sobre los datos que se tengan sobre un o varios candidatos a un puesto. El consejo a quienes son responsables de la decisión de seleccionar a un empleado es llevar este proceso con rigor teórico y metodológico, lo que implica no dar cabida al ocio, y despidan rápidamente a quienes obstaculicen el logro de los planes organizacionales. Aquel que no esté dando resultados después de habérsele dado capacitación y apoyo necesario para realizar sus labores es porque no ha encontrado su pasión. Por ello, al momento de contratar y/ó despedir es importante tener en mente que aquel que hace lo que le gusta, lo hace bien porque lo hace con ganas y esta idea conjuntamente con las acciones que implica permite desarrollar un equipo ganador.

Por otra parte cabe destacar que aunque el negociante cuente con el personal adecuado no puede dejar pasar lo que dijo Jim Rohm: “Usted no puede contratar a nadie para que haga los ejercicios por usted”. En otras palabras, para bajar de peso o para lograr el éxito, es el negociante quien tiene que aplicar los conocimientos adquiridos en forma de principios y conceptos que compartirá con sus empleados a quienes involucrará y comprometerá con estas ideas y acciones en su debida proporción con el fin de lograr lo propuesto. Por lo tanto, nuevamente se reitera la idea de que el ocio queda fuera del negocio.

Para dar fin a este escrito en el cual se a planteado de forma continua la idea de que en el mundo de los negocios representa mucho riesgo darle cabida al ocio, que desde esta perspectiva se entiende como la pereza física y mental que conlleva a las acciones impensadas, es decir, quien desea tener éxito en el mundo empresarial requiere educar su mente con conocimientos que le permitan pensar profundamente sus acciones. Por lo tanto, terminaremos planteando lo que Snowden y Boone (2007) proponen para los líderes y/ó gente que dirige los negocios. De acuerdo con la ciencia de la complejidad se reconoce la importancia que tiene para los dirigentes el entender que en el mundo de hoy avanza a pasos agigantados la tecnología, así como saber que en el mundo organizacional no puede dejarse de lado la globalización, el cambio cultural y demográfico y ecológico.

Estos autores proponen que los líderes al usar este enfoque deben aprender a definir el marco con ejemplos extraídos de la historia de su propia organización y de escenarios de su posible futuro. Por ello, el enfoque de la complejidad (lo cual requiere dejar del lado el ocio y mantener la mente y el corazón en la situación de la institución) implica para el negociante entender que en estos contextos complicados pueden contener muchas respuestas correctas. Asimismo, el escenario es “se sabe lo que no se sabe”, situación que conlleva a la necesidad de que el líder perciba, analice y responda. Al entender esta idea se reconoce el papel trascendental que juega la investigación de muchas opciones que se traduce en comprender que es más apropiado una buena práctica en vez de una mejor práctica.

El mundo de los negocios actuales entendido desde la perspectiva de la complejidad nos lleva a saber porque se recomienda a los líderes no dejar pasar por alto las sugerencias innovadoras de los no expertos, ya que esta acción puede convertirse en oportunidades perdidas. Snowden y Boone siguen insistiendo en dejar dentro de la mente de los líderes la importancia que tiene para la vida del negocio considerar las ideas de los disidentes, por ello sugieren que es importante escuchar a los expertos y simultáneamente acoger los pensamientos y las soluciones provenientes de otras fuentes.

Por lo tanto, de acuerdo a lo expresado durante este escrito es que concluimos reiterando la idea de que dentro del mundo de los negocios no tiene cabida el ocio, pues es necesario tener la mente alimentada de conocimientos y experiencias, así como desarrollar habilidades intelectuales, teóricas-metodológicas y sociales propias del mundo complejo en que se insertan los negocios. Por ello, entendamos que la gente es nuestro principal activo.

Bibliografía

Posada, Joachim. “Siete principios básicos para echar adelante un negocio” Disponible en web: http://mx.pfinance.yahoo.com/motor_de_cambio/90/siete-principios-basicos-para-echar-para-adelante-un-negocio
Rodríguez Contreras, Carlos. “¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?” Pyme Adminístrate Hoy, 163, noviembre de 2007. pp.24-26
Snowden, David y Boone, Mary. “Un marco para la toma de decisions del líder” Harvard Business Review, Número 11, Volumen 85, noviembre de 2007. pp. 123-132.

MC Luz Angélica Rodríguez Ebrard

Maestra de tiempo completo en el Departamento de Ciencias Administrativas de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

ebrard_larearrobayahoo.com.mx

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.