Emprendimiento. Excelentes ideas no son sinónimo de éxito

Autor: Patricio Montes Atton

Espíritu emprendedor | Gestión del talento

17-02-2012

Cada día son mas los jóvenes que dejan la “seguridad” de sus empleos, para lanzarse en el mundo del emprendimiento, existiendo ideas brillantes y un boom de emprender, muchas de estas ideas una vez concretadas, no pasan el segundo año de operación, hundiéndose y matando gran parte del espíritu emprendedor de quien las gestionó y muchas veces dejando además, secuelas emocionales y económicas para quienes, “al menos lo intentaron”.

Sin pretender ser un aliciente a no emprender, este trabajo busca ayudar de alguna forma, a quienes están pensando en tomar el camino difícil y que tienen una idea brillante, a adelantarse a algunos problemas o situaciones criticas del proceso, siendo este trabajo, una ayuda para tener en cuenta algunos aspectos que muchas veces son pasados por alto y que sin duda son de gran relevancia para el emprendedor.

Nos estamos refiriendo principalmente a las capacidades de; Gestión, liderazgo y visión del emprendedor.

Las motivaciones del emprendimiento.

¿Que mueve a una persona, que trabaja cómodamente y con relativa seguridad en una compañía, a dejar todo esto para lanzarse a lo desconocido, donde no existe una estabilidad económica, y donde al parecer no existe estabilidad aparente?

¿Como manejar la angustia y la ansiedad que significa cargar con todo el peso de una compañía recién establecida?

¿Como generamos confianza en nuestros primeros clientes, cuando nuestro producto no existe o no ha sido probado?

Las motivaciones son variadas en origen e intensidad y son el motor para pasar de la idea a la acción, pero sin duda alguna, estas motivaciones, en su mayoría de carácter intrínseco, deben estar firmemente ancladas al emprendedor y mantenerse firmes en su lugar, cuando se acercan los momentos de tormenta, cuando los resultados no son los esperados o cuando definitivamente la angustia y la ansiedad nos embargan.

La verdad del emprendimiento.

Si bien existen dos tipos de emprendedores; Los emprendedores por necesidad y por elección. Una vez que se renuncia al empleo y cuando nos encontramos embarcados en esta nave, que ya se encuentra demasiado lejos de la orilla como para devolverse, es cuando todos los emprendedores pasan a ser emprendedores por necesidad. Es en este punto, cuando surgen aquellos talentos ocultos y se desarrollan aquellas habilidades que no sabíamos o creíamos que existían, es en este punto donde la evolución nos da un empujón, puesto que toda nuestra estabilidad, emocional, económica e incluso valórica dependen de ello.

El emprendimiento es como un músculo que se trabaja, que a medida que pasa el tiempo y la experiencia aumenta, se va desarrollando, creciendo y otorgándonos mas fuerza para continuar adelante.

Si observamos las cifras relacionadas a la cantidad de emprendimientos v/s la cantidad de Pymes que cierran cada año, a menos en Chile, nos daremos cuenta que al parecer hay factores clave para la subsistencia de los emprendimientos en el tiempo, factores que están fuera de las variables económicas y financieras propias de un proyecto, siendo estos factores el mayor enemigo del emprendimiento.

Nos referimos a la capacidad de gestión, liderazgo y visión global del emprendedor.

Es aquí donde una buena idea no es sinónimo de éxito en el emprendimiento.

El punto mas bajo de la curva.

Es el punto mas bajo de la curva de desarrollo del emprendimiento, cuando todas las variables se tornan contra nuestro, que la capacidad de gestionar nuestras habilidades nos permitirá no formar parte de las estadísticas de fracaso dentro del emprendimiento.

Para pasar esta primera y más crítica fase, el emprendedor debe ser; Un estratega global, poseer capacidad de liderazgo para con él como para con sus colaboradores, ser un gerente de venta, comercial, financista, técnico y experto en relaciones interpersonales y otros varios cargos intermedios dependiendo del caso, ya que de no contar con los recursos económicos para contratar a un experto en cada una de las materias anteriormente mencionadas, será mejor empezar a pulir estas habilidades rápidamente.

Lograr manejar todas las variables del negocio es por decir lo menos, difícil, ya que muchos emprendedores pasan de tener una idea brillante, a enfrentarse de cara con esta realidad en muy poco tiempo.

Es aquí, en el punto mas bajo de la curva, el momento más agobiante, donde debemos sacar a relucir todo nuestro talento. Para esto se proponen algunas recomendaciones relacionadas con la capacidad de gestión, liderazgo y visión.

Algunas recomendaciones.

• No confíe solo en los números, desarrolle el olfato y observe el mercado. Generalmente nuestra motivación eleva nuestras expectativas y cálculos, especialmente en las proyecciones de venta esperadas.

• El producto o servicio que usted vende es USTED mismo. Debe proyectar confianza en su emprendimiento, debe ser un líder para sus clientes, ya que sus primeros clientes lo compran a usted no a su producto.

• Si su fuerte no son los números, cree su propio directorio; Consulte con amigos y cercanos, involúcrelos y escuche otras ideas y visiones.

• Nadie conoce mejor su negocio y posee una visión mas sesgada de él, que usted mismo.

• Recuerde que en su análisis FODA, su principal fortaleza y amenaza es usted mismo.

• Determine claramente cuales son las áreas débiles de su negocio en términos de gestión y capacidades y trate de apuntalarlas con ayuda externa, recuerde que “la cadena siempre se corta por el eslabón más débil”.

• Para esto deberá recurrir al ingenio y creatividad, ya que los recursos económicos muchas veces escasean.

• Desarrolle un plan estratégico por periodos y revíselo constantemente, modificando aquellas cosas que deban ser modificadas.

• Estructure su emprendimiento como lo haría una compañía multinacional, divida el trabajo, y organícelo para evitar que la operatividad del negocio le impida ver globalmente.

• Sus clientes son su mejor aliado, pregúnteles e involúcrelos en su negocio, son su mejor herramienta de mejora continua.

• Adelántese a los hechos, no espere que su producto o servicio quede obsoleto, trabaje duro por mejorarlo cada día, para esto es necesario que observe globalmente.

Para concluir.

Considerando que todo emprendimiento tiene fecha tope para lograr salir a flote, la rapidez con la que darse cuenta de sus puntos débiles, será clave para lograr salir adelante con el menor daño posible.

La perseverancia es una característica, que si no está desarrollada innatamente en el emprendedor, generará mucha angustia y ansiedad, por lo que el fijar metas realistas es clave para ir aplacando la ansiedad.

Sepa cuando retirase, ya que los emprendimientos guardan una estrecha relación sentimental con el emprendedor, separe los sentimientos personales del éxito o fracaso de su empresa y sea un colaborador más de su compañía.

Patricio Montes Atton - Patricio.montes@ecoexplorer.cl

Patricio Montes A. es Magíster en dirección de empresas de la Universidad Diego Portales (MBA), con especialidad en dirección y Gestión de personas y recursos humanos, emprendedor y consultor organizacional. www.ecoexplorer.cl

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.