Creatividad. Técnicas para trabajarla en la empresa

Autor: Francisca García Garrido

Innovación y creatividad

02-05-2012

"La vida se acaba entendiendo mejor si se explica de formas diferentes". Charles Chaplin.

La producción de ideas parece tener algo de raro y misterioso. Cuando la cuestión de la creatividad ha surgido en una conversación con diferentes profesionales -con independencia de su especialidad técnica o el nivel jerárquico-, aún son muchas las ocasiones en que me sorprenden los mitos y prejuicios que rodean a esta materia, alejándola de la realidad empresarial cotidiana. Por un lado, se vincula sólo al terreno de las bellas artes o a determinadas especialidades como la publicidad o la investigación; y, por otro, a personalidades y situaciones "especiales", como el genio loco, introvertido y despistado, con un calcetín de cada color; o como un fogonazo repentino que ilumina la mente; o una furia incontrolable que arrastra y mantiene jornadas en vela e inanición.

Pero... la "competencia creatividad" es otra cosa. La podemos definir como la capacidad para establecer nuevas relaciones entre hechos o para integrarse de manera diferente a la habitual, original e imaginativa, aportando ideas y soluciones que permitan desarrollar nuevos procesos de integración y contribuir a la mejora de la calidad, eficacia y resultados de la actividad. Encontrar una solución a un conflicto en el trabajo no va a ganar el Nobel, pero si es útil y aporta mejora, es creatividad. En la realidad empresarial de hoy, cada momento de trabajo pide, muchas veces incluso exige, que los problemas que se nos plantean sean tratados de forma distinta: ganar eficacia y mejorar resultados pasan por considerar diferentes puntos de vista y aportar soluciones novedosas.

Fijación vs. Imaginación.

Los psicólogos denominan "fijación funcional" a la trampa de la rutina: sólo vemos la manera obvia de solucionar un problema. Estamos habituados a una manera de pensar soluciones que puede no ser la única ni la mejor.

Cada uno de nosotros cuenta con una aptitud para crear que podemos aumentar y mejorar; el espíritu creativo está al alcance de todos los que sientan la necesidad de experimentar, de buscar nuevas posibilidades, de dejar las cosas un poco mejor que antes. Y el campo en el que se aplique la creación no es limitado; en realidad, todos los ámbitos de la existencia, todos los momentos de la vida pueden suponer una llamada a la imaginación.

La respuesta a esa llamada no es algo súbito y sin explicación. Es el resultado de una larga serie de invisibles procesos, que a veces se dan bajo la superficie consciente, pero que pueden ser identificados, seguidos conscientemente y utilizados. Algunos de los métodos de creatividad como el brainstorming (aportar el mayor número de ideas de manera espontánea y sin críticas) son conocidos y usados habitualmente, pero otros, como la matriz de descubrimiento, la técnica del contrario o los mapas mentales, lo son menos.

La "matriz de descubrimiento" consiste en una tabla de entrada doble en la que se cruzarán diversos elementos que, a priori, no estaban destinados a encontrarse. Estos «encuentros organizados» nos permitirán desvelar las «ventanas de innovación», es decir, los terrenos vírgenes o poco explorados en los que las ideas originales tendrán más posibilidades de brotar. Se apela a la imaginación por el hecho mismo de esta «promiscuidad insólita». La matriz está organizada en la medida en que exige, en primer lugar, que los elementos susceptibles de asociarse sean enumerados y seleccionados, y es sistemática, ya que se exploran, uno por uno, los cruces de este modo definidos.

La "técnica del contrario" es muy eficaz cuando se emplea con personas a quienes gusta utilizar el pensamiento crítico. Una vez formulado el problema, se empieza por listar los elementos que constituyen la situación, qué es lo que la caracteriza o para qué sirve. A continuación, se eligen uno o varios de estos elementos y se cita su contrario formulando la pregunta: ¿cómo hacer para...? y se deja fluir las ideas. Finalmente, se transformarán estas ideas en su contrario con el fin de obtener soluciones al problema inicial.

Mapa mental

El "mapa mental" es una técnica gráfica que nos ofrece una llave maestra para aportar y ordenar las ideas. Tiene cuatro características:

1. El asunto-motivo de atención se plasma en una imagen central.

2. Los principales temas del asunto irradian de la imagen central de forma ramificada.

3. Las ramas comprenden una imagen o una palabra clave escrita sobre una línea asociada. Los puntos de menor importancia también están representados como ramas adheridas a las ramas de nivel superior.

4. Las ramas forman una estructura nodal conectada.

En síntesis, la creatividad es una competencia que podemos desarrollar todos, lo que supondrá un motor de innovación continua y una ventaja competitiva indiscutible para la organización de la que formamos parte.

Las aplicaciones de la creatividad a la realidad y al día a día de las compañías son múltiples y variadas: redactar un informe, realizar una presentación, resolver un problema de relaciones, simplificar un proceso, mejorar un producto o servicio, crear una herramienta de planificación, encontrar una estrategia para motivar a un colaborador, enriquecer una negociación, ¿se le ocurren más? Seguro que con una técnica creativa, sí.

Francisca García Garrido - pggarridoarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.