Creatividad y juego en el trabajo. El ciclo de excelencia

Autor: Iñaki Beristain

Innovación y creatividad

15-06-2012

Si a alguien de la generación de nuestros padres, le hubieran dicho que una forma de mejorar la creatividad y el rendimiento en el puesto de trabajo consistía en incluir acciones relacionadas con el juego, probablemente hubiera soltado una gran carcajada o nos hubiera mirado con preocupación para comprobar si estábamos en nuestros cabales.

En efecto, si algo caracterizaba a las relaciones de trabajo de la industrialización en la década de los 60 y 70 era la marcada jerarquía en las relaciones laborales, donde probablemente no había mucho espacio ni para los juegos colectivos, ni para “ocurrencias” similares. El trabajo era un sitio donde se iba a producir y desde luego lo que menos importaba seguramente sería la opinión o las sensaciones de los trabajadores en el desempeño de las labores encomendadas. Se hacía porque sí y punto. De ahí que tampoco se prodigaran la apertura de cauces para recabar las opiniones o sugerencias de mejora por parte de los mismos.

Pues bien, dando continuidad al post anterior titulado “Destacar” o Cómo es posible trabajar apasionadamente”, Edward M. Hallowell, al definir su “Ciclo de excelencia”, además de:

1. Ayudar a las personas a encontrar el trabajo más adecuado.

2. Apoyar a los empleados a conectarse con quienes están a su alrededor.

Incluye también tres pasos más, para completar el Ciclo, a saber:

3. Fomentar la creatividad y el juego en el lugar de trabajo.

4. Ayudar a la gente a identificar cuál es el trabajo más crucial y a enfocarse en él con diligencia.

5. Reconocer el arduo trabajo que haga el personal.

Veamos los dos siguientes:

3. Fomentar la creatividad y el juego en el lugar de trabajo

Hallowell defiende que el juego y otras actividades lúdicas contribuyen a reducir el stress, aumentar el nivel de vinculación con el resto de compañeros y, por extensión, con la propia empresa. “El juego saca a relucir el talento y las ideas”. Hoy en día el trabajar de forma mecánica al modo de los trabajos en cadena de la era industrial, en nada contribuye a mejorar ni a innovar los procesos ni los productos y servicios ofrecidos.

Se trata de lograr la excelencia, evitando todo sufrimiento innecesario para ello. Más bien al contrario, proporcionando el máximo espacio a la creatividad y contribución de los individuos que participan en el proceso productivo.

En esta línea el autor anima a provocar a los colaboradores como forma de desencadenar el pensamiento creativo del estilo: “Tenemos un gran problema aquí. Todos son demasiado productivos. ¿Qué podemos hacer para reducir la productividad?” Este inesperado desafío activará la creatividad de los empleados, invitándoles a participar en el juego de la innovación.

4. Ayudar a la gente a identificar cuál es el trabajo más crucial y a enfocarse en el con diligencia.

Se trata de luchar y crecer para que el trabajo compense. Tampoco en la época anterior importaba demasiado la adecuación del contenido del trabajo a las habilidades del empleado. En muchas ocasiones se ponía como portero a alguien sin aptitudes ni vocación para ello y cuyo perfil encajaba mucho mejor con las funciones del delantero centro: regate corto, visión y poder resolutorio en el mano a mano con el portero contrario.

Además, para obtener los resultados óptimos en términos de satisfacción personal, conexión y compromiso imaginativo, como condiciones previas para aportar de manera satisfactoria a los objetivos del conjunto, no basta con identificar el trabajo más acorde con las aptitudes del empleado, sino que se precisa una labor de monitoreo, de coaching, por parte del responsable, tratando de identificar conjuntamente cómo habría de ser para el empleado una situación ideal y qué habría que cambiar para acercarse a la referida situación.

Según Hallowell, el responsable habrá de:

• Ayudar a lidiar con el estrés y recargar la creatividad.

• Proporcionar la cuota exacta de desafíos o estrés positivo

• Evitar el miedo y la ansiedad.

• Hacer sólo las preguntas necesarias para generar un avance en el estancamiento,

• Propiciar el pensamiento y eliminar las distracciones

• Ayudar a conectarse y crear rutinas y entornos de trabajo productivos (personalizados, individualizados y agradables).

• Aliente las conversaciones, caminatas al aire libre y descansos breves

En suma, propiciar el juego y poner a cada miembro del equipo desarrollando aquellas actividades que mejor encajen con sus aptitudes y gustos dentro de la organización, si bien no garantizan el éxito completo, si contribuirán de forma notable a mejorar el ambiente de trabajo y la capacidad de producir del conjunto de personas lideradas bajo estas premisas.

Dejo para una entrada posterior la última de las condiciones del ciclo de excelencia, referida al reconocimiento.

Iñaki Beristain - iberistainp@gmail.com

Economista. Vitoria-Gasteiz España.

http://www.i-beristain.com

http://www.i-beristain.com/sobre-mi/.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.