Cómo la metodología TRIZ ayudó a resolver robos y asesinatos famosos

Autor: Oscar Isoba

Innovación y creatividad

31-08-2011

La expresión TRIZ proviene de la palabra rusa “ТРИЗ”, que es el acrónimo de “Teoría de Resolución de Problemas Inventivos”.

TRIZ es un método sistemático para incrementar la creatividad, basado en el estudio de los modelos de evolución de patentes y en la aplicación de soluciones estándares del método a diversos problemas sean técnicos, sociales, administrativos, etc.

La creatividad científica es el conjunto de procedimientos de razonamiento que tienen por objeto resolver problemas con soluciones innovadoras en forma eficiente.

El apelativo científica se refiere a creatividad para diferenciarla de la creatividad artística, aunque si puede manejar criterios de ergonomía, estética y es aplicado a la educación, medio ambiente, etc.

Esta metodología comenzó en el área de Ingeniería, del diseño de productos y procesos, y del mejoramiento de servicios, para extenderse a otros Campos del Conocimiento.

Se entiende por problema una circunstancia en la que no coincide la situación actual con determinadas expectativas. Esta amplia definición indica que la creatividad técnica puede utilizarse para casi cualquier cosa, si bien las aplicaciones principales se dan en las empresas y en la investigación, donde se utiliza para la resolución de problemas de estrategia, gestión ó tecnología.

Esta teoría persigue la obtención de ideas de baja probabilidad, novedosas e innovadoras, que no serían accesibles de otra forma.

La mayoría de las técnicas creativas existentes, utilizan una alteración del razonamiento habitual por un procedimiento propio de cada técnica. Este amplio grupo de técnicas, basadas en la Intuición, la psicología y la imaginación prescinde voluntariamente de los conocimientos previos de patentes sobre el elemento en estudio y buscan alternativas de solución en forma aleatoria y por prueba y error, lo cual es ineficiente.

En cambio, TRIZ está basado en el Conocimiento de patentes de elementos similares y en la Gestión del mismo aunque provengan de campo de Conocimientos totalmente distintos al nuestro.

TRIZ sorprende por la rapidez y calidad de los resultados obtenidos y gracias a ellos se han realizado avances importantes y resuelto problemas de extrema dificultad en las Industrias y Ciencias básicas. Ningún otro método creativo tiene la extensa cantidad de aplicaciones en los Procesos, Productos y Servicios que tiene TRIZ, compruébelo investigando los archivos del Triz journal en la dirección www.triz-journal.com

Esta técnica de resolución de problemas, es distinta y única en su concepción ya que surge de un enfoque diferente, que consiste en utilizar el máximo de conocimientos disponibles sobre un problema concreto y llegar a su solución por la adecuación de patentes con soluciones aplicadas previamente a otros problemas.

TRIZ es la primer técnica que se ha definido como “basada en el conocimiento” y forma parte de la Gestión del Conocimiento, que es junto a la Calidad y mejora continua, la base de los departamentos de Investigación, Desarrollo e Invención (I+D+I) de las empresas.

Altshuller se percató de que a pesar de que los inventos que analizó resolvían problemas diferentes en campos también muy diferentes, las soluciones aplicadas podían obtenerse a partir de un conjunto relativamente reducido de principios de invención, no mas de 40 principios.

El método comenzó siendo aplicado en la resolución de problemas tecnológicos y científicos, pero luego del inmenso número de estos problemas solucionados en forma efectiva, hoy es la técnica de inventiva e innovación más utilizada por empresas, Institutos de investigación y Universidades.

TRIZ se basa en eliminar contradicciones y son justamente las contradicciones las que en todos los ordenes de la vida reducen la eficiencia.

Porque en definitiva una contradicción, sea administrativa, técnica ó física, es un problema que afecta al negocio, y por consiguiente a la empresa misma, ya que otra empresa puede ocuparnos parte del Mercado si encuentra, elimina y trabaja sin contradicciones.

La eliminación de contradicciones sin aceptar compromisos ó soluciones intermedias es una de las herramientas básicas de TRIZ.

Se definen tres tipos de contradicciones:

Administrativas: son problemas o situaciones que requieren una solución en tiempo y forma no aceptándose alternativas desventajosas.

-Se podrá incrementar la productividad de la empresa con mejor entrenamiento (positivo) pero los empleados no trabajaran mientras están entrenándose (negativo).

-Se podrá tener un horario flexible en la empresa (positivo) pero habrá que coordinar reuniones donde todos los integrantes concurran siempre

Técnicas: son las restricciones de problemas ingenieriles ó de diseño donde el resultado ideal final es prevenir con la solución encontrada de tener otros inconvenientes del sistema. Por lo general se tiene:

-Un contenedor puede soportar altas presiones (positivo) pero a costa de un mayor peso (negativo)

-Una computadora puede tener una pantalla con mas brillo (positivo) pero consumirá mas electricidad (negativo)

-Un avión ó un automóvil puede tomar mas velocidad (positivo) pero producirá mas ruido (negativo)

Físicas ó inherentes: son problemas ó situaciones donde el sistema tiene requisitos opuestos para el mismo parámetro ó atributo de diseño, por ejemplo:

-Una olla debe mantener la comida caliente (positivo) pero debe tener su parte exterior fría para prevenir de quemarse las manos

-una bicicleta debe ser grande por comodidad (positivo) pero no tanto que moleste cuando se guarda (negativo)

-el plástico será resistente (positivo) y económicas (positivo) pero también biodegradable (mayor costo negativo)

-las luminarias de la calle serán potentes (positivo) pero no ocasionarán polución lumínica (negativo)

De esta forma eliminando todas las contradicciones se podrá arribar al resultado ideal final. En el caso del contenedor se puede respetar al compromiso de la resistencia a mayor presión y no tener mucho peso si cambiamos de material del contenedor a aluminio ó plástico reforzado. Y en el caso de la bicicleta será grande pero podrá desarmarse y reducirse a dimensiones menores para su almacenado.

Pero veamos como se plantean las contradicciones con un ejemplo real.

Existe un problema serio con las bolsas plásticas usadas para tirar los residuos, y que muchas veces van a las acequias de la ciudad y a los canales colectores de la ciudad de Mendoza, en Argentina, tapando los desagües pluviales.

Las contradicciones que se pueden plantear son:

-Cómo limpiar la basura sin costo (RFI Resultado final Ideal)

-Cómo hacer que las bolsas no bloqueen los drenajes y acequias

-Cómo hacer que las bolsas desaparezcan luego de la recolección de la basura

Elegimos la primer contradicción como la principal y esto nos lleva a que las bolsas desparramadas por todos los sitios, deben recolectarse por la gente y desaparecer, con mínimos cambios al sistema gente-bolsas-drenajes.

Con lo cual podemos deducir que las bolsas deben pasar de tener nada de valor a ser valiosas.

Es decir que no cuesten nada cuando se usan para los residuos pero que adquieran mucho valor luego.

La clave de TRIZ es que lo lleva a uno a pensar en una gran cantidad de basura que se convierta en dinero, aplicando el Resultado final ideal.

¿Conque método la gente puede obtener grandes sumas de dinero de algo tan poco valioso como una bolsa de plástico descartable?

Supongamos que en las bolsas colocamos una propaganda de la agencia de lotería con un número de sorteo, y la gente luego de usar las bolsas, las lleva a su casa y espera el sorteo, usando solo un mínimo para la basura.

Hemos mejorado la situación con un costo cero y esto fue lo aplicado por un municipio hace unos años.

Pero además, sabemos que existen algas que comen la basura domiciliaria y el plástico, consumiendo el dióxido de carbono y despidiendo oxigeno, que podemos hacer con esto?

Entonces en la propaganda de las bolsas se indica que son aptas para llenar con algas, ya que estas algas vegetales nos devuelven oxigeno limpio a la ciudad.

Esto se está también haciendo en los municipios, donde se facilitan las algas gratis a la ciudadanía.

También las bolsas plásticas son recicladas con costo cero, en el Centro Experimental de la Producción de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires de Núñez, donde los propios recolectores, trasforman los residuos de bolsas descartables en chapas de techo, para viviendas económicas mediante un procesos de termo-compresión.

Pero resulta insólito que TRIZ también fue usado para planificar ó descubrir los robos y asesinatos mas renombrados.

Hubo dos robos famosos, uno con La Gioconda en Paris en 1911 y otro con piedras lunares en el 2002 en la NASA.

El robo de La Gioconda

En 1911, un plan perfectamente orquestado permitió el robo y la venta de La Gioconda.

Fue el único robo en toda la historia después de la muerte de su creador, Leonardo Da Vinci.

Y el autor, un argentino Eduardo de Valfierno.

Un día de 1910, Paris recibía la llegada de uno de los estafadores más grandes de la historia, para hacerse de la pieza más codiciada de todos los tiempos: La Gioconda.

El autor intelectual del robo fue Valfierno, nacido en la provincia de Buenos Aires, hijo de un rico terrateniente que a la muerte de su padre dilapidó en pocos meses la cuantiosa fortuna que había heredado.

Para mantener el estilo de vida acomodado al que estaba acostumbrado, se dedicó a la venta de objetos de arte, joyas y antigüedades, que alguna vez fuera propiedad de la familia, lo que le permitió conocer bastante de este mundo.

Con esto, más su educación que le permitía expresarse con los más finos modales en varios idiomas, se le ocurrió un plan perfecto para efectuar el robo de la Gioconda.

El plan consistía en falsificar y disponer de varias obras de la Gioconda, en una segunda etapa robar el cuadro del Louvre y en la tercera etapa vender a precios exorbitantes esas seis copias de la obra de arte.

Desembarcado en París, Valfierno se reunió con su socio: Yves Chaudrón, virtuoso falsificador de obras de arte, a quien había conocido en sus tiempos de vendedor de antigüedades en Buenos Aires.

Le encargó seis copias del cuadro con la intención de vendérselas a seis magnates que ya habían sido contactados y dado el sí. Cinco de origen americano y uno brasileño.

Chaudrón no era un improvisado porque para llevar a cabo su falsificación, consiguió seis tablas de álamo añejas como el original de Leonardo Da Vinci.

La Monna Lisa no fue pintada sobre tela, pero además realizó la falsificación con colores y pigmentos fieles al renacimiento, y con técnicas de envejecimiento originales.

Pero faltaba la segunda parte de este plan. Eduardo de Valfierno no demoró en conectarse con un empleado del Museo del Louvre, donde está en exhibición esta famosa obra. Solo podía vender las obras falsificadas si la Gioconda era robada.

Pero ¿Como robar la Gioconda y no ser el ladrón? La contradicción se resuelve con TRIZ porque alguien debe robar y quedarse con la obra para darnos tiempo a vender las falsificaciones. Además los que compren la Gioconda no podrán denunciarnos porque ellos saben, que era una obra robada. Así al autor intelectual era de difícil culpabilidad.

Vincenzo Peruggia fue el inmigrante Italiano, solitario y de pocas luces, que desde hacía algún tiempo tenía como tarea en el museo trabajos de carpintería, como el enmarcado y vidriado de las obras. Convencido bajo el argumento romántico que la Gioconda sería devuelto a Italia a donde originariamente pertenecía y unas pocas monedas, Peruggia aceptó, y el domingo 20 de agosto de 1911 a las seis de la tarde, aprovechando el cambio de guardia del museo, se escapó con la obra del gran Leonardo bajo el guardapolvo azul, que usaba para sus tareas habituales.

Nadie lo vio salir ni mucho menos se sospechó de él.

Una vez realizado el robo, la venta de las falsificaciones a los millonarios fue consumada a la semana siguiente, y desde ese entonces, ninguno de los tres volvió a verse.

La falta de la joya más preciada del Louvre pasó un tiempo desapercibida porque los lunes el museo estaba cerrado, y en ese entonces era común que los días martes las obras más famosas fuesen llevadas al taller de fotografía por unos días y luego vueltas a su lugar de exhibición. Cuando los diarios del 25 de agosto de 1911 anunciaron el robo, los parisinos caminaban por los corredores del museo como si fuese un cortejo fúnebre.

¿Y dónde estaba? A unas pocas cuadras del lugar, en una miserable habitación en la que vivía el italiano carpintero, autor del robo. Pasaron dos años y nadie supo que había ocurrido aunque toda la policía investigó las varias pistas del robo.

Vicenios Peruggua seguía con su vida oscura, había obtenido un poco de dinero por el robo pero no se había vuelto a encontrar con Valfierno para entregar la obra a Italia, y se había quedado con el original de la Gioconda. ¿Qué podría hacer?

En el otoño de 1913 Peruggua leyó un aviso en el periódico parisino que lo sacudió. Un anticuario florentino, Alfredo Geri estaba dispuesto a comprar “a buen precio objetos de arte de cualquier tipo”.

A los pocos días Geri recibió la carta de un tal Leonardo, diciéndole que tenía en su poder a la Gioconda y que deseaba verla nuevamente en su patria de origen, Italia.

La entrevista fue concretada en Florencia, Italia, cuando Vincenzo Peruggia pidió cien mil dólares como recompensa, y la promesa de que jamás la obra regresaría a ser expuesta en el Louvre. Al día siguiente, Alfredo Geri, acompañado de un especialista en artes, no pudo disimular su sorpresa cuando vio que el fondo de un baúl le diera alojamiento a semejante obra. Pero ya era tarde,la policía florentina había rodeado el hotel Trípoli donde se alojaba el italiano.

En junio de 1913 comenzó el juicio a Vincenzo en Italia, el único detenido por el robo de la obra de tan incalculable valor, quien se declaró autor.

Pero ocurría que era todo un héroe nacional para los italianos ya que estaban contentos, porque fue el hombre que había llevado la epopeya romántica de devolverle la Monna Lisa a su país de origen.

Adujo ante el magistrado que había trabajado solo, y por ser considerado intelectualmente insano, solo se lo condenó a un año y días de prisión, saliendo a los 7 meses cuando la guerra de 1914, ocupó los titulares de los diarios, y la opinión pública pronto se olvidó de él.

Mientras tanto el Marqués Eduardo de Valfierno, realizó la tercera parte del plan y cobró más de 40 millones de dólares por las seis Gioconda falsas.

Los millonarios que compraron las falsificaciones no pudieron denunciarlo ante la justicia cuando se enteraron de la estafa. Valfierno vivió hasta su muerte con una fortuna cuantiosa, todo fruto de la estafa.

Aunque no pudo soportar la idea de morir en el anonimato, y terminó contándole todos los detalles de tan elaborado plan, a un periodista norteamericano con la condición de que lo publicara una vez fallecido. Eduardo de Valfierno murió en Estados Unidos en 1931.

La Gioconda recuperada volvió a posar ante el público en el Louvre de París.

Nuestra segunda historia nos lleva con TRIZ a la NASA

Allí ocurrió en el 2002 el robo científico al centro espacial Johnson de la NASA y que aún sigue siendo ejemplo de los talleres de TRIZ.

La NASA tiene una cámara sellada al vacío y la mayor parte de las rocas lunares recogidas por los astronautas de las distintas misiones Apolo.

En julio de 2002, un joven estudiante de la NASA y su novia consiguieron penetrar en el interior de la cámara, hacerse con una caja con muestras de material lunar y escapar del recinto sin ser advertidos.

Unas horas después, hacían el amor en la cama de un motel rodeados de polvo lunar. Thad Roberts y su novia Tiffany, de 25 y 22 años, actuaron con la ayuda de otra cómplice que también trabajaba como pasante en las instalaciones de la NASA.

Una cálida noche de julio de 2002. Thad, su novia y otra estudiante Shae, entran en el recinto del centro espacial a bordo de un Jeep Cherokee sin levantar ninguna sospecha. Al cabo de unos minutos, Thad y Tiffany se meten en un baño, se colocan unos trajes de neopreno y unas mascaras de oxígeno y acceden hasta la entrada principal de la cámara.

Estos chicos trabajaban para la NASA y están entrenados para resolver problemas mediante TRIZ, así que las barreras de seguridad y las contradicciones a vencer, no eran más que un reto para ellos.

Los trajes de neopreno servirán para burlar los detectores de calor en el interior de la cámara.

El equipo de respiración les proporcionará un tiempo de quince minutos para entrar y salir del habitáculo, carente de oxígeno para preservar las rocas intactas.

Para saber cuáles son los códigos de acceso de la cámara lunar, Thad utiliza una mezcla de componentes químicos que aplica sobre los teclados y mediante luz negra, le permiten saber qué números son los más marcados y en qué orden.

El método funcionó y en pocos segundos están dentro de la cámara.

Lo curioso es que mediante TRIZ pudieron establecer un plan del robo y resolver las distintas contradicciones y hallar soluciones.

Habían planificado y ejecutado el robo en el centro de investigaciones mas custodiado de EEUU.

Desconectaron las cámaras de tv e incluso los detectores sensibles del piso para evitar las alarmas al centro de control mediante un equipo electrónico casero.

La cámara lunar parecía un gran laboratorio lleno de rocas lunares ordenadas por fecha y número de misión. Pero las rocas están dentro de cajas de cristal y apenas tienen tres minutos para abrirlas con otro código de seguridad.

Intentan abrir una de las cajas más preciadas por su contenido en minerales preciosos. Como no lo pueden hacer a tiempo, deciden cargar a mano una caja y salir a toda prisa del receptáculo ya que los trajes de neopreno solo burlan los sensores térmicos por unos minutos.

De alguna manera, salen sin llamar la atención porque la caja robada es escondida en el jeep que los agentes de seguridad no detectan.

En la caja robada hay kilos de rocas y otras muestras lunares de las misiones Apolo junto con meteoritos y arena lunar.

La NASA no se enteró del robo hasta dos días después en que un guardia verificó los materiales de cada cámara y no podía creer lo que sus ojos veían. Faltaba una caja completa con 30 Kg. de roca, ¿qué habría ocurrido?

El final de la historia comienza con un mensaje en Internet, una semana después. “Saludos. Mi nombre es Robinson de Tampa, Florida. Estoy en posesión de unas rocas lunares de gran tamaño y trato de encontrar un comprador.”

Un coleccionista de minerales llamado Emmermann se pone en contacto con ellos y quedan en reunirse en Florida en julio de 2002 ofreciéndole pagar más de 900000 dólares.

Emmermann, es un agente encubierto del FBI, y en unos instantes más de 30 agentes y un helicóptero les rodean. La aventura ha terminado y el juicio ocurre en el julio 2003.Los dos han cumplido su pena de ocho años y el cómplice de cinco años.

Los ladrones han formado un grupo de entrenamiento en innovación sistemática a pedido del gobierno y deben aún cumplir con acciones comunitarias.

También hubo dos robos y asesinatos famosos.

Se dice que el robo y protección de asesinato resuelto en forma inventiva, mas antiguo conocido, es la historia que figura en papiros sobre el emperador Tsin ShiGuandi, que vivió hace 22 siglos en China.

Este emperador al conocer que alguno de sus antecesores habían sido asesinados con dagas y robado su preciada espada, ordenó instalar en todas las puertas de acceso al palacio y en las manoplas de los guardias, trozos y mantas de magnetita pura.

Así, cualquier objeto metálico era detectado por los guardias y asistentes como algo metálico y sospechoso, y eran decomisados.

El asesinato de Idar Oberstein

La policía alemana resolvió finalmente uno de los casos que les ha traído dolores de cabeza desde 1993 a la fecha.

En aquel año, una mujer mayor apareció estrangulada en la ciudad de Idar-Oberstein, sin que el asesino dejara más pistas que una pequeña traza de ADN.

Durante los años siguientes, y en diferentes lugares de Europa, la misma huella de ADN, perteneciente a la mujer asesina, apareció hasta en una docena de asesinatos sin resolver, sin que la policía e interpol fuera capaz de encontrar un patrón de comportamiento.

¿Quién era aquella misteriosa asesina buscada desde 1993 a la fecha por la Interpol y otras fuerzas?

Un equipo de la policía científica usando TRIZ resolvió el misterio.

La policía encontró que la respuesta estaba en los hisopos utilizados por los agentes para tomar muestras en las escenas de los distintos crímenes de distintas ciudades.

Todos los hisopos salieron de la misma fábrica de Alemania y fueron utilizados para investigar los distintos asesinatos.

Los hisopos estaban contaminados con pelo y ADN de la misma mujer. La muestra genética de la misteriosa mujer pertenecía a una misma trabajadora que por negligencia no usaba protector de cabello y siempre contaminó los hisopos con su propio ADN durante el empaque. Toda la remesa usada por la policía científica europea provenía del mismo lote de hisopos y correspondía a la mujer a cargo de la empacadora de la fabrica.

Por ultimo un robo similar al de la Gioconda fue el de Los Jueces Justos de la catedral de San Bavo de Bélgica.

La noche del 10 de abril de 1934, un ladrón robó un panel de 1,3 × 0,5 metros del retablo que se encontraba en la catedral de San Bavo, en Gante, actual Bélgica.

El panel, que mostraba a los llamados Jueces justos, con la parte posterior ocupada por san Juan Bautista, estaba en la parte inferior izquierda del cuadro, y lo habían dividido en dos, en sentido vertical, para poder exhibir simultáneamente las dos caras, anterior y posterior, en una exposición celebrada en el Museo de Berlín tras la Primera Guerra Mundial.

Los ladrones que lo robaron de la catedral se llevaron ambas mitades. El suceso se descubrió en la mañana del 11 de abril, cuando el sacristán hacía su ronda. Ellos habían permanecido escondidos en la catedral la noche anterior. Habían roto el candado de la puerta de la capilla en la que se encontraba el retablo y habían arrancado el panel de su marco. El marco había resultado astillado, pero los demás no habían sufrido ningún daño. En vez del panel, habían dejado una nota que decía: “Arrebatado a Alemania por el Tratado de Versalles”.

Al principio se pensó que se trataba de un acto de represalia nacionalista de alguien pro alemán.

Los alemanes habían robado el retablo durante la Primera Guerra Mundial, y la ciudad de Gante lo recuperó como parte de las reparaciones de guerra. Sin embargo, tres semanas después del robo, el obispo de Gante recibió una nota de rescate en la que le ofrecían devolver la pintura robada a cambio de un millón de francos belgas.

Para demostrar que el autor de la nota estaba en posesión del panel, y para desolación del obispo, incluía un resguardo de la consigna de equipajes en una estación de Bruselas. Allí encontraron la mitad del panel o sea la parte posterior, en la que aparecía san Juan Bautista.

Hubo un intercambio de cartas en las que la policía fingió seguir la corriente al ladrón. A través de un sacerdote que hizo de mediador, la policía ofreció 25.000 francos, y prometió 225.000 más cuando tuviera en su poder la pintura. De pronto, el ladrón cambió sus exigencias y pidió 500.000 francos de forma inmediata y 400.000 al devolver el cuadro. La policía sospechaba que el ladrón era un aficionado con apuros económicos, y se interrumpieron las negociaciones.

Después de seis meses y más cartas, la última nota amenazaba con no desvelar jamás dónde estaba el panel si no se pagaba el rescate: La obra maestra e inmortal desaparecerá para siempre? Nadie podrá verla, ni siquiera nosotros? Permanecerá donde está ahora, sin que nadie pueda ponerle la mano encima”.

Aquí aparece nuevamente el ingenio de un estafador que falsificó burdamente el panel robado e intentó venderlo a varios coleccionistas franceses.

Pudo vender tres copias y al querer vender la cuarta copia fue apresado por la policía de Bélgica en una redada donde se encontró al estafador y su sequito de tres cómplices.

Pero la historia tuvo otro giro porque hacia fines de 1934, un panadero de un pueblo cercano llamado Arsene Goerdetier, que se encontraba en el lecho de muerte tras haber sufrido un ataque al corazón, dijo entre murmullos que él sabía dónde estaba oculto el panel robado.

La policía del distrito llegó al lugar pero sin embargo, en un momento melodramático, murió antes de poder revelarlo. Su abogado encontró en su casa unos papeles que indicaban que él era el ladrón porque hallaron las copias en carbón de sus notas de rescate.

Asimismo descubrió una última carta, sin enviar, en la que el ladrón daba una pista prometedora sobre la situación del panel robado: “Los jueces justos está en un sitio del que ni yo ni nadie puede sacarlo sin llamar la atención de la gente”.

En otras palabras, estaba escondido en algún lugar destacado, tal vez incluso a la vista de todos. Las autoridades creen que el panel nunca salió de Gante y que sigue escondido en un lugar público.

Se hicieron registros exhaustivos de la casa de Goerdetier y de las casas de sus familiares y amigos, pero no se encontró nada.

Para sustituir la mitad del panel de Los jueces justos que faltaba, se pintó una copia que se exhibe hoy junto con el resto de los originales. El panel robado no ha aparecido hasta la fecha pero los robos famosos no son más que unos cuantos en la larga y ajetreada historia de los delitos contra el arte.

Solo están documentados y al alcance de los historiadores los robos más famosos. Cada año se roban más de 15000 obras de arte en todo el mundo aunque solo se han documentado y catalogado un 30% de ellos.

Este tipo de delito produce unos ingresos criminales al 2011 de 6.000 millones de euros anuales, lo cual lo convierte en el tercer tipo de crimen más lucrativo, sólo por detrás de las drogas y el tráfico de armas.

Oscar Isoba - oisobaarrobafibertel.com.ar

Ingeniero químico de la Universidad Nacional de La Plata. Docente en escuelas técnicas y profesor titular de la UTN de Buenos Aires, Argentina. Actualmente es jefe de proyectos de Ingeniería y Obras Industriales. Realizó entrenamiento en el CPSI: Creative Problem Solving Institute en 1995, el ITESM de Monterrey de México en 1999 y actualmente en el Master de TRIZ. Ha dictado seminarios sobre Innovación desde el 2004 a la fecha en Chile, Bolivia y Perú.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.