Ingredientes para emprender

Las raíces de un proyecto residen en dos aspectos: primero en lo que tú has podido aclarar a través de tu visión (el lugar hacia donde te diriges), definir tu misión (quién eres y qué ofreces) y definir tus objetivos.

Si me quedo sin trabajo me hago emprendedor/a.

¿Te ha pasado alguna vez de pronunciar estas palabras durante tus días malos en el trabajo?

En momentos de gran dificultad como los que estamos viviendo ahora, muchas personas están empezando a pensar de esta forma: si me quedo sin trabajo me hago emprendedor/a.

Palabras como estas nos dan esperanza a la hora de pensar que si perdemos el trabajo no se acaba el mundo y que siempre tendremos salidas.

Pero, ¿y si eso pasara de verdad? ¿Seríamos capaces de seguir adelante como emprendedores?

Por mi experiencia personal vivida, y por lo que he podido observar de otros, puedo decir con toda seguridad que no siempre es así.

Al perder el empleo muchas personas entran en estado de shock, desde el cual les cuesta salir. Al principio no se lo creen, luego llegan con fuerza la tristeza y el miedo, sin hablar de la orquestra de pensamientos negativos que se materializa en la  mente.  Y la verdad que todo esto es bastante paralizante y frustrante.

¿Qué hacer entonces? ¿Por donde empezar un negocio?

Primero empieza por ti, trata de conservar la calma y piensa con claridad, confía y mantén la fe en un poder más alto que desea lo mejor para ti. Aprende a crea palabras de aliento en tu interior sin engancharte en otras palabras te hacen pequeña y te desaniman constantemente. Yo he tenido un arsenal entero de palabras con las cuales me juzgaba muy duramente  ¿Cuáles son las tuyas?

Procura estar atenta a tus pensamientos, edúcate en pensar de otra forma. Al principio deberás tener mucha perseverancia en estar atenta a lo que te dices, luego, poco a poco, te será más fácil detectar tus pensamientos negativos.

Las emociones también pueden ser bastante traicioneras en periodos de transición, así que si tienes miedo a intentar algo nuevo, procura indagar cuál es la razón de este miedo.

Si realmente quieres emprender, prepárate para la desilusión, porque la desilusión es una parte importante de tu aprendizaje como emprendedora.

He visto a personas con grandes y novedosas ideas de negocios. Su entusiasmo dura cerca de un mes, luego la desilusión se apodera de ellas. Pronto el entusiasmo disminuye y todo lo que les queda por decir es “Era una buena idea, pero no funcionó”.

No fue la idea lo que no funcionó, sino que la desilusión funcionó mejor y más rápido. Estas personas permitieron que su impaciencia se convirtiera en desilusión y entonces dejaron que ésta les derrotara.

Muchas veces esa impaciencia es el resultado de no recibir una recompensa financiera inmediata.

Así que, procura que la perseverancia y la paciencia sean tus aliados. Una buena idea no es suficiente, hay que trabajar duro para que salga adelante y se convierta primero en un proyecto con cara y ojos, y luego se materialice en la realidad, y aún así, hay qué seguir adelante.

Cada proyecto necesita materializarse en algo físico y poner raíces profundas, esto da estabilidad al proyecto y le permite crecer.

Las raíces de un proyecto residen en dos aspectos: primero en lo que tú has podido aclarar a través de tu visión (el lugar hacia donde te diriges), definir tu misión (quién eres y qué ofreces) y definir tus objetivos a medio y corto plazo. Segundo, la estabilidad de un negocio consiste en las acciones que tú has planificado poner en marcha para llegar a conseguir tu objetivo, a través del cual acercarte cada vez más a tu meta final (tu visión).

Luego, el trabajo de un emprendedor/a consiste en persistir en las acciones, tener confianza (fe) en que la cosa va a salir, y tener la humildad de observar lo que está saliendo bien (y celebrarlo) y lo que está saliendo mal para encontrar otra forma de hacer las cosas, otra opción, otra posibilidad.

Un antiguo dicho, afirma “si siempre haces lo mismo, siempre obtendrás los mismos resultados; si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes”  así de simple, sin misterios, sin más.

Para mí, emprender (aunque no lo parezca) es un acto muy espiritual. Es como dar un paso en el vacío, sin saber lo que nos espera al otro lado después de haber dado el gran salto.

Solo una gran fe en ti, o en tu proyecto, o en algo más grande que tú, te puede sostener en este vacío creativo.

No quiero ponerme demasiado mística J  así que simplemente, quiero acabar este artículo inspirándote con tres palabras:

  • Fe: para inspirarte a ti mismo/a.
  • Trabajo: para crear/materializar.
  • Humildad: para aprender y mejorar.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Pozzi Paola. (2013, febrero 28). Ingredientes para emprender. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/ingredientes-emprender/
Pozzi, Paola. "Ingredientes para emprender". GestioPolis. 28 febrero 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/ingredientes-emprender/>.
Pozzi, Paola. "Ingredientes para emprender". GestioPolis. febrero 28, 2013. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/ingredientes-emprender/.
Pozzi, Paola. Ingredientes para emprender [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/ingredientes-emprender/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de jany en Flickr