Importancia de rendir más y desplegar el potencial

Para quienes de alguna u otra forma desempeñamos tareas en el ámbito de la gestión empresarial, ya sea liderando, supervisando, gestionando las ventas o como proveedores, es una constante la alternancia entre períodos de prosperidad y de caída de la actividad económica. Esta situación, por demás notoria y fácilmente reconocible, hace que todos y cada uno de nosotros deba rendir más en sus respectivas actividades para poder manejar los cambios, la incertidumbre, los riesgos y toda esta nueva y compleja realidad que presentan los mercados actuales.

Hoy queremos hablarle a quienes tienen la responsabilidad de la dirección y supervisión en las empresas, para que primero tomen conciencia de este nuevo escenario, que vino para quedarse y que seguirá acentuándose en sus principales características. En segundo término, le estamos hablando a quienes gestionan las actividades de compras, ventas, personal, marketing, publicidad, distribución, servicio al cliente y también a los administradores y contables, ya que estos últimos, también desde sus respectivas áreas deben hoy elaborar presupuestos estratégicos, que permitan a las empresas alcanzar los objetivos organizacionales propuestos y que no sean como se ha acostumbrado hasta ahora, “formalmente correctos”.

Si han llegado a leer hasta aquí, es porque seguramente son esos empresarios y profesionales que se sienten identificados con la realidad planteada y son también los que están buscando, no sólo que lo de afuera cambie para así mejorar con el entorno, sino que además, quieren ser verdaderos protagonistas del nuevo paradigma de la gestión empresarial que requiere ante todo, un cambio radical de mentalidad.

Quienes no se forman para estar capacitados, ni se informan y actualizan permanentemente, no están aptos para dirigir a ninguna empresa por más pequeña que sea.

Compras debe rendir más, buscando nuevos productos, controlando y ajustando sus stocks para no agregar costos financieros por los inmobilizados, trabajando con los proveedores y no contra ellos. Ventas debe rendir más, con un personal debidamente seleccionado, capacitado y correctamente remunerado, con actitud de servicio y foco en la relación para ganar lealtades. Marketing debe rendir más, determinando el rumbo de la empresa en el mercado, creando y desarrollando marcas bien posicionadas, alcanzando ventajas competitivas y asegurando en cada acción el crecimiento y desarrollo sostenido de toda la organización. Administración debe rendir más, con procesos rápidos y eficientes, para asegurar ante todo el flujo de fondos necesario para el presupuesto y también para un estricto control del gasto. Recursos humanos debe rendir más, para lograr que el personal esté alineado y motivado, para que pueda desempeñarse con el máximo de compromiso y participación en el logro de las metas organizacionales.

Y así podríamos seguir sin excluir a ninguna actividad empresarial ni a ningún empleado. Pero ahora bien, todo lo anterior es en vano, si los dueños, directores, gerentes y supervisores de las empresas no rinden más. Los cambios deben liderarse desde la cima. Para convivir en esta nueva realidad se requiere de un nuevo liderazgo, un cambio de paradigma que deje en el olvido de una vez por todas, las viejas prácticas de influenciar y controlar al personal, a los proveedores y a los clientes y consumidores, para asumir cuanto antes una conducción desde el desarrollo humano y organizacional.

Para poder rendir más como expresamos más arriba, es necesario vivir un proceso de formación constante. Todos asistimos a gran cantidad de seminarios y talleres de marketing, ventas, liderazgo, economía, gestión del capital humano, innovación, creatividad, estructura organizacional moderna, Internet, Publicidad y más, para como dicen, estar a la altura de las circunstancias y no por debajo de ellas.

Los tomadores de decisiones en las empresas tendrán que generar un ambiente donde el personal pueda desplegar su máximo potencial, para que puedan dar lo mejor de cada uno, motivados para crear, innovar y mejorar los resultados del equipo. Este tipo de liderazgo tan moderno como imprescindible, basado en el desarrollo humano y organizacional, deberá primero construir una visión compartida, discrecional en el esfuerzo individual y con pasión por el trabajo en equipo, moral y ético en todo momento, sino no es liderazgo. Es la realidad actual quien reclama a los dueños, directores, gerentes y supervisores en las empresas que deben rendir más.

Para ayudarnos a reflexionar sobre todo esto, queremos compartir con nuestros lectores una conocida frase de Voltaire “la pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano”, así que para poder rendir más, el liderazgo primeramente deberá estar capacitado, sano y guiado siempre y sin excepciones por la ética.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Kröner Jorge. (2010, agosto 9). Importancia de rendir más y desplegar el potencial. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/importancia-rendir-mas-desplegar-potencial/
Kröner, Jorge. "Importancia de rendir más y desplegar el potencial". GestioPolis. 9 agosto 2010. Web. <http://www.gestiopolis.com/importancia-rendir-mas-desplegar-potencial/>.
Kröner, Jorge. "Importancia de rendir más y desplegar el potencial". GestioPolis. agosto 9, 2010. Consultado el 28 de Agosto de 2015. http://www.gestiopolis.com/importancia-rendir-mas-desplegar-potencial/.
Kröner, Jorge. Importancia de rendir más y desplegar el potencial [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/importancia-rendir-mas-desplegar-potencial/> [Citado el 28 de Agosto de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de sonictk en Flickr