Impacto del primer jefe en la formación laboral y personal

  • Talento
  • 5 minutos de lectura

“La habilidad es lo que eres capaz de hacer.

La motivación determina lo que haces.

La actitud determina que tan bien lo haces”. Lou Hooltz1.

Sé  que muchas veces hay  artículos que incomodan a algunas personas, por que según ellas se transgredió la Ley de Jante  a la que Paulo Coelho en su Libro:” Como el río que fluye” intenta resumirla: “No vales nada, a nadie le interesa lo que piensas, la mediocridad y el anonimato son la mejor elección. Actúa de acuerdo con estos principios y no tendrás grandes problemas en tu vida.” Por  esta ley el mundo ha sido manipulado de todas las maneras posibles….”. Nota del autor.

El ejemplo del primer jefe es muy importante para establecer la dirección, la decisión y dar forma: a la mente de los trabajadores jóvenes, a las actitudes laborales, los objetivos individuales y los objetivos institucionales. El impacto del primer jefe dura por mucho tiempo.

Los trabajadores que tienen o tuvieron  la suerte de tener como primeros  jefes  a  personas muy rectas, con muchos valores y principios, muy contraídas al trabajo, grandes referentes o ejemplos en cumplimiento de horarios, normatividad y obligaciones propias del trabajo, con  el paso de los años tendrán esa misma actitud laboral, es decir serán trabajadores no solo proactivos, sino que aparte de las aptitudes que requiere la empresa para  todos sus trabajadores, tendrán las actitudes positivas que su primer jefe tenía o tiene, es decir: muy responsable, justo, ejemplo de cumplimiento de la normatividad, horarios, propulsor del trabajo en equipo y que saben que significa ello, todos los trabajadores que tuvieron ese tipo de jefes han sido influenciados positivamente por estas actitudes, siendo esa la forma  en que asumen sus obligaciones laborales, su recuerdo y ejemplo estará siempre presente con ellos como  un faro que los guía.

Cuando el primer jefe te respeta, te apoya y te enseña compartiendo contigo tareas de todo tipo: las que te motivan y las que te enseñan a ser disciplinado, las que te resultan un estímulo y las que son de apoyo al cumplimiento de objetivos importantes para el equipo, las que te van formando en los valores y la cultura de la organización, este primer jefe tiene un lugar importante en tu futuro desarrollo  laboral y personal.

El primer jefe no solo debe ser una persona conocedora de la operatividad de la empresa, pues ello con un poco de estudio o práctica se puede aprender;  más aun teniendo en cuenta que la operatividad de cada empresa cambia constantemente de acuerdo al avance de la tecnología o las necesidades de acuerdo al mercado o entorno. Lo ideal es que el jefe no solo conozca la parte operativa sino que sea una persona con valores y principios y por ende contraída al trabajo, al cumplimiento de normas  tanto operativas como de manejo de personal y por tanto pueda ser un ejemplo especialmente para los nuevos trabajadores, su comportamiento debe tener total coherencia con los pilares de la cultura organizacional de la empresa o institución.

Que pensaríamos de una empresa que tiene un enunciado que es muy común en muchas empresas: “En esta institución valoramos la honestidad, el respeto, la transparencia, la puntualidad y el trabajo en equipo” , pero su administrador , gerente o jefe, no respeta horarios o normas que él precisamente es el encargado de hacerlas cumplir   , pero exige cumplan a los demás trabajadores; mientras los trabajadores tratan de terminar la excesiva carga laboral que tienen, el administrador gerente o jefe, esta leyendo periódico, haciendo comentarios por Facebook o alguna otra red social o peor aún se va a su casa o a un café a hacer hora para volver y cerrar el local empresarial o institucional. Ese tipo de actitud no solo contradice el enunciado de la supuesta cultura organizacional y sus pilares, sino que en trabajadores nuevos va a impactar negativamente, aparte de acabar con la sinergia que debe existir para un trabajo en equipo.

Ese es el daño que esa actitud negativa produce a la empresa en el momento o en el presente, por que el daño perdurara en el futuro los trabajadores nuevos con pocos  valores y principios no muy sólidos, lo tomaran como ejemplo para cuando ellos, para mala suerte de la empresa, lleguen también  a ser jefes, administradores o gerentes, actuaran de la misma manera. Tal es el daño de ese tipo de actitudes. Muchos de los trabajadores nuevos tendrán como motivación para tener un cargo jerárquico solo la motivación de poder: “quiero ser jefe para poder ir de refrigerio el tiempo que quiera”,” quiero ser jefe para poder irme a la calle en el momento que desee”,  “quiero ser jefe para solo ordenar y hacer que otros trabajen mientras que yo escucho música, leo o chateo”.

Según  David Mc Clelland existen tres tipos de motivaciones en el ser humano:  logro, poder y  afiliación.

  • Logro: Es el impulso de sobresalir, de tener éxito.  Lleva a los individuos a imponerse a ellos mismos metas elevadas que alcanzar.  Estas personas tienen una gran necesidad de desarrollar actividades, pero muy poca de afiliarse con otras personas.  Las personas movidas por este motivo tienen deseo de la excelencia, apuestan por el trabajo bien realizado, aceptan responsabilidades y necesitan feedback constante sobre su actuación.
  • Poder: Necesidad de influir y controlar a otras personas y grupos, y obtener reconocimiento por parte de ellas.  Las personas que tienen este tipo de motivación les gustan que se las considere importantes, y desean adquirir progresivamente prestigio y status.  Habitualmente luchan por que predominen sus ideas.
  • Afiliación: Deseo de tener relaciones interpersonales amistosas y cercanas, formar parte de un grupo, etc., les gusta ser habitualmente populares, el contacto con los demás, no se sienten cómodos con el trabajo individual y le agrada trabajar en grupo y ayudar a otra gente.

Muchas personas tienen como motivación para ascender a un cargo jerárquico la de Poder  y peor aun cuando ellos creen que poder significa: poder hacer lo que les viene  en gana dejando de lado las  normas de la institución, ausentarse de la misma en cualquier momento por asuntos particulares, no respetar horarios, etc.. Como lo define Mc Clelland les gusta sentirse importantes, imponer sus ideas dejando de lado el principio:” la inteligencia colectiva es y será siempre superior que la inteligencia individual” , deseando solo adquirir status.. No tomando la motivación más importante o adecuada,  con mayores beneficios personales y empresariales me refiero a la motivación de Afiliación.

Si por algún motivo llegamos a tener un jefe con ese tipo de actitud, definitivamente  desmotivadora para los trabajadores, tratemos de superar la desmotivación y apliquemos lo que sugiere Steven  R. Covey en su libro. “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” demostremos que somos proactivos:”…sea luz, no un juez, sea un modelo, no un crítico. Sea una parte de la solución, no parte del problema”.  En dicho libro Covey nos habla de un caso similar y como reaccionó uno de los ejecutivos demostrando su proactividad: “Pero uno de los ejecutivos era proactivo. Lo impulsaban valores, no sentimientos. Tomó la iniciativa: se anticipó, empatizó, interpretó la situación. No dejaba ver los defectos del presidente, pero, en lugar de criticarlo los compensó. En los puntos en los que el estilo del  presidente era débil, procuro actuar como amortiguador para salvaguardar  a su  personal y convertir en irrelevantes esas debilidades y trabajó con los puntos fuertes de su presidente”. Ello minimizará o amortiguará  el impacto negativo en la empresa o institución y en  los trabajadores, en especial lo más jóvenes, de esa actitud equivocada de ese jefe, tratando de evitar  que posteriormente lo tomen como ejemplo.

  1. Del libro “El líder interior” David Fischman.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Miraval Tapia Francisco José. (2013, julio 23). Impacto del primer jefe en la formación laboral y personal. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/impacto-del-primer-jefe-en-la-formacion-laboral-y-personal/
Miraval Tapia, Francisco José. "Impacto del primer jefe en la formación laboral y personal". GestioPolis. 23 julio 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/impacto-del-primer-jefe-en-la-formacion-laboral-y-personal/>.
Miraval Tapia, Francisco José. "Impacto del primer jefe en la formación laboral y personal". GestioPolis. julio 23, 2013. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/impacto-del-primer-jefe-en-la-formacion-laboral-y-personal/.
Miraval Tapia, Francisco José. Impacto del primer jefe en la formación laboral y personal [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/impacto-del-primer-jefe-en-la-formacion-laboral-y-personal/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de iankoh en Flickr