Historia y evolución del pensamiento científico

INTRODUCCION
Del CEREBRO HUMANO procede todo sentimiento, pensamiento, emoción,
recuerdo, deseo, lenguaje o capacidad de aprender, de razonar y de
investigar. Desde este órgano se gesta la creatividad y la imaginacn, él y
los órganos sensoriales son el puente entre el mundo físico de los objetos y el
mundo de la Ideas o Representaciones del hombre; que a través del
conocimiento de los fenómenos logra entender las leyes que gobiernan en la
Naturaleza y en la Sociedad. Y es así, que con la ayuda de la ciencia y la
tecnología el hombre, puede transformar los recursos que se encuentran en el
medio ambiente en beneficio de la Humanidad.1
El ser humano debe ser visto y estudiado como una totalidad, como un todo.
Ya que el ser humano no es un accidente cósmico, sino una fase culminante
de todo el orden natural, con la función peculiar e importante que realizar.
Sólo él puede iluminar a la naturaleza con la luz del entendimiento y dirigir
conscientemente su vida y sus actividades dentro de una armonía voluntaria
con este orden, pues solamente él, de todos los seres visibles, posee la
facultad de comprensión racional, por bil y frágil que sea, de esa armoa
cósmica2.
Visión antropológica de Sócrates.
ANTECEDENTES HISTORICOS
Al analizar los orígenes hisricos de una gran diversidad de disciplinas
científicas, técnicas, sociales y arsticas, se establece que éstas tuvieron una
práctica rudimentaria desde que apareció el hombre sobre la Tierra.
Lo mismo sucede con el origen de la CIENCIA, puesto que se afirma que los
Actos del pensar son universales y tan antiguos como el hombre; y que
debido a sus limitaciones físicas, los hombres prehistóricos tuvieron la
necesidad de agruparse y cooperar entre para poder alcanzar, de
manera conjunta, determinados objetivos con mayor eficiencia y
economía de acción y recursos.
1 Ruiz Ramón. Ingeniero Civil y Doctorante en Educación, Mexico 2006.
2 Pág. 138. Rodríguez P. Patiño. Curso de Filosofía. Ed. Addison Wesley Longman, Mexico 1998.
+LVWRULD\HYROXFLyQGHOSHQVDPLHQWRFLHQWtILFR
Las actividades del hombre prehistórico tenían como primordial objetivo el
satisfacer sus necesidades relacionadas con la Supervivencia en un medio
de peligros, tensiones, incomodidades, etc. Mientras un hombre se dedicaba a
lograr sus fines por mismo, realizaba Actos de pensamiento intuitivo;
cuando actuaba en conjunto, dentro del grupo se daban aspectos
rudimentarios de pensamientos intuitivos en conjunto, apoyamos en la
experiencia de actividades anteriores.
La caza de animales para aprovechar su carne como alimento y la piel como
vestido, fue de las actividades principales que durante mucho tiempo
realizaron los hombres prehistóricos y que sirve como indicio innegable de
una forma de Organización Primitiva y de la transmisión experiencias en
los grupos. Realizar tal actividad en grupo requería un Plan de Acción para
logar el objetivo con mayor facilidad y menores riesgos para la seguridad de
los individuos, puesto que cazar animales salvajes era una peligrosa
aventura.
En principio el Plan de Acción consistía en asustar a los animales
arrojándoles piedras, emitiendo gritos, etc., para dirigirlos hacia un
precipicio o trampas previamente construidas para la consecución del
objetivo.
Los todos fueron evolucionando en la medida en que utilizaban su
Inteligencia para inventar armas (mazo, lanza, y posteriormente el arco y la
flecha), como instrumentos para mejorar las formas de realizar sus
actividades de caza, estaban sustentados en la observación y la necesidades
de su entorno; pero esto se logró gracias a la experiencia y al razonamiento
humano.
Todo lo anterior requería de la Cooperación Humana, donde podemos
identificar un objetivo común de grupo, una división rudimentaria del
trabajo, y por deducción lógica, a ciertas personas que ejercían el liderazgo
sobre otras.3
1.1.- ORIGENES DEL CONOCIMIENTO
Desde tiempos remotos, el hombre ya se preocupaba por las cuestiones
fundamentales de la realidad que afectaban de modo especial a su existencia:
el origen, la naturaleza, la historia y la finalidad de los seres y, entre éstos,
del hombre mismo.
Como respuesta que se esforzaba por dar a esos interrogantes no era de
orden racional como lo ha más tarde la filosofía-, sino de naturaleza
mágica y tico-religiosa, constru un saber anterior a la filosofía al cual
los filósofos suelen llamar saber prefilosófico.
El saber prefilosófico comprende, entonces, los planteamientos más
profundos y universales del hombre, planteamientos que mucho después
(propiamente en el siglo VI a.C.) la filosofía retoma y trata de contestar de
forma racional y sistemática.
Como se ha señalado, el saber prefilosófico se preocupa, en consecuencia,
por conocer y explicar, de forma mágica y mítico-religiosa, el origen, la
naturaleza, la historia y la finalidad de los seres.
De forma mágica porque en épocas del saber prefilosófico el hombre se sirve
de la magia para conocer, dominar y explicar la realidad parcial o total de
los fenómenos que acontecen en la naturaleza.
Con el termino magia del griego Magike Tecne: el arte de la magia-, se
designaba originalmente el arte adivinatorio de los sacerdotes mazdeos del
zoroastrismo, en Persia.
3 Pág. 23. Jorge Barajas Medina. Curso introductorio a la Administración. Edit. Trillas. Mexico
2000
.
La magia es de origen oriental y se difundió en Occidente durante el periodo
grecorromano, perduró de forma más o menos oculta a lo largo de la Edad
Media para retornar a la luz con el Renacimiento, época en que se le concibió
como parte de la filosofía que permite al hombre obrar la naturaleza y
dominarla. Y fue así, como de esta manera los magos, tribu meda o casta
sacerdotal persa, se dedicaban a la astronomía y a la astrología; por esto, se
les tenía “como administradores de las fuerzas sobrenaturales.
La magia entonces era y ha seguido siendo un modo de conocimiento y
dominio de la realidad total.
El mito del griego mitos: palabra, discurso público, historia-, fiel a su
sentido original, significa todo relato referente a un hecho real
perteneciente a los orígenes, y repetido en el culto o en la historia del
mundo y del hombre. El hecho se hace presente en las palabras del narrador
ya que, en otras palabras, el mito es una historia de los tiempo primitivos,
tenida por verdadera, que explica y fundamenta los femenos del medio
ambiente, de la historia, de la sociedad y de la vida humana.
Ahora bien, el mito vive y revive su fuerza en la religión politeísta, que en sus
ceremonias religiosas trae los acontecimientos pasados al presente en las
palabras del que narra, del que canta los acontecimientos pasados como
explicación de la realidad presente.
De esta manera, también el mito y la religión son una forma de
conocimiento, puesto que nos da a conocer la realidad completa, mundo,
hombre, historia y a la misma divinidad, a quien presentan en la historia de
ambos, como ocurrió en el caso de Mexico, Mesopotamia, Egipto y Grecia.4
El mito, entonces, conoce en su nivel y explica, a su modo, la realidad que
hace constantemente presente en las palabras del narrador.
4 Pág. 13-15. Rodríguez P., Patiño. Curso de Filosofía. Ed. Addison Wesley Longman, Mexico 1998.
1.2.- El Pensamiento y sus Factores
¿Qué significa pensar?
Pensar es una actividad que realizamos de manera natural y espontánea,
cada instante, cada día, todos los seres humanos de todo el mundo durante
nuestra estancia efímera y pasajera en este planeta tierra.
Quizás algunos se pregunten ¿Qué es pensar?, o bien, ¿Por qué
pensamos?, nos parece saberlo perfectamente; pero si estamos obligados a
responder nos sentimos confundidos, titubeantes, y acabamos por confesar
nuestra ignorancia.
Factores del pensamiento
Sujeto pensante.
Proceso psíquico del pensar.
Objeto Pensado
Expresión de lo pensado.5
1.3.- Los procesos del Pensamiento Humano
El pensamiento se define como la derivación mental de elementos mentales
(pensamiento) a partir de las percepciones y como la manipulación y la
combinación de estos pensamientos. Al pensamiento en general se le
denomina algunas veces cognicn. A los procesos del pensamiento se les
llama, a veces, procesos cognoscitivos, y a los pensamientos se les llama
cogniciones (del latín cogito, que significa pienso”; de donde proviene
también cogitar).
5 Pág. 12. Troncoso de Bravo Ernestina. Metodología de la Ciencia I. Edit. Publicaciones cultural, S.A. de c.v., Mexico 1989.
El término pensarabarca actividades mentales ordenadas y desordenadas, y
describe las cogniciones que tienen lugar durante el juicio, la elección, la
resolución de problemas, la originalidad, la creatividad, la fantasía y los
sueños.
Son los procesos cognoscitivos los que distinguen de manera más evidente al
hombre de los animales; el pensamiento superior dota al hombre de
ventajas para la supervivencia que tienen paralelo, pues resolver problemas
con mucha antelación y salvar abismos (con el pensamiento) mucho antes de
llegar a ellos. El filósofo francés Blas Pascal llegó a la conclusión de que la
cognición era el don divino del Creador de que la dignidad eterna del hombre
se basaba únicamente en su capacidad de pesar. Pascal escribió que: El
hombre no es más que una caña que piensa, la caña de naturaleza más
frágil. Muere de un simple regocijo, de una simple gota de agua. Pero
aunque el universo conspirara para aplastarlo, el hombre seguiría siendo
s noble que lo que lo hace caer, pues sabe que muere y el universo no
sabe nada de la victoria que obtiene sobre el hombre.
1.3.1. Los psicólogos se interesan en el pensamiento por varias
razones:
Las reglas del pensamiento sin errores”, permite comprender las
perturbaciones motivacionales y emocionales de la cognición.
Los experimentos acerca del pensamiento buscan técnicas para la
resolución de problemas y, muchas veces, descubren mejores métodos.
La lógica esclarece el método científico.
Las investigaciones continuas acerca del pensamiento estudian, ese
proceso cognoscitivo que reconoce tan poco y que fundamenta cada
progreso importante de las artes y las ciencias. La investigación trata
de descubrir el talento creativo latente.
El pensamiento va acompañado por fenómenos neurofisiogicos que
revelan propiedades preeminentes del sistema nervioso.
El pensamiento humano se compara con el pensamiento” animal, lo
cual permite sacar conclusiones insospechadas acerca del desarrollo y
la evolución del hombre y los animales.
Las computadoras han simulado al pensamiento. La investigación del
pensamiento permite hacer diseños finos de computadoras.
El pensamiento es fundamental para la inteligencia, y la investigación
del pensamiento favorece el mejoramiento de los tests de inteligencia.
El pensamiento y, en especial, la fantasía son el fundamento de los test
proyectivos que evalúan la personalidad.
La desviación cognoscitiva distingue a las personalidades patológicas
de las normales.
Es este material denominado historia y evolución del pensamiento
científico se estudia las ideas y los conceptos, la asociación de los elementos
del pensamiento, la lógica inductiva y deductiva, el pensamiento productivo
(el juicio, la comparación y la resolución de problemas), el pensamiento
novedoso (la originalidad y la creatividad), el pensamiento quimérico (la
fantasía y los sueños), la actividad neuromuscular y la cortical que
acompañan al pensamiento, el desarrollo de los procesos del pensamiento en
el individuo, y la cognición aparente de los animales y las máquinas.
1.3.2. Elementos y funcionamiento del pensamiento
A continuación se estudiara las ideas simples, como unidades de
pensamiento. James Mill escribió que las percepciones que tenemos por
medio de los sentidos, existen solamente por la presencia del objeto, y
desaparecen cuando no está presente. Se sabe que forma de nuestra
constitución el hecho de que, cuando nuestras percepciones desaparecen,
por la ausencia de sus objetos, hay algo que permanece Designamos a esta
huella, a esta copia de la sensacn, que permanece después de que
desaparece la percepción (sensopercepción), con el nombre de idea
(representación mental que genera el cerebro humano, en el individuo). La
palabra Idea o representacn no expresa nada más que el hecho simple,
que es indiscutible…
Así, tenemos dos clases de fenómenos mentales: uno, el que existe cuando el
objeto del sentido está presente; otro, el que existe después de que el objeto
del sentido ha dejado de estar presente. La primera clase de fenómenos la
llamó Percepciones; la otra Idea o Representación mental.
En el siglo XIX se presentaron al escrutinio percepciones anteriores. Las Ideas
pueden designar a las percepciones de cualquier sentido; incluso las visuales
(piensen en la nieve blanca con los ojos cerrados), las auditivas (piensen en el
trueno estrepitoso mientras tienen puestos unos tapones en los oídos) y las
gustativas (piensen en el arenque salado con la boca vacía). Por esta
producción mental de ideas, hace tiempo que el lenguaje ha asimilado la
palabra ideación y su adjetivo ideativo, que propuso James Mill.
Las ideas pueden ser imágenes mentales (casi copias de las percepciones) o
símbolos mentales (sustitutos sin imágenes de las percepciones).
Las personas poseen facultades claramente diferentes para evocar imágenes
mentales; algunas pueden conjurar imágenes vividas o símbolos; otras,
imágenes moderadas o símbolos, y otras más no pueden conjurar ninguna
imagen, sino solamente símbolos.
Este fue el descubrimiento sorprendente de sir Francis Galton, un
antropólogo ingles del siglo pasado. Galton, en uno de los primeros estudios
estadísticos psicofísicos, examinó las ideas empleadas por los científicos y
los colegiales.
Galton les dijo: Piensen en la mesa de su desayuno, como estaba cuando se
sentaron a ella esta mañana. ¿Es la imagen oscura o bastante clara? ¿Es su
brillantez comparable a la escena real? ¿Están todos los objetos realmente
definidos al mismo tiempo, o hay algún momento en que el lugar más
claramente definido sea más reducido que en la escena verdadera? ¿Son muy
precisos y naturales los colores de la porcelana, las tostadas, el mendrugo de
pan, la mostaza, la carne, el perejil o cualquier otra cosa que haya estado en
la mesa?
Para descubrir la amplia gama de la imaginación mental, Galton ordelas
respuestas de cien adultos varones interrogados, y estas son las citas
comunes en orden descendente:
1. Brillante, distinto, nunca borroso.
2. Tan brillante como en la escena real.
3. Al pensar en la mesa del desayuno de esta mañana, todos los objetos
de mi imagen mental son tan brillantes como en la escena real.
4. Con el ojo de mi mente puedo ver la mesa de mi desayuno o una cosa
igualmente conocida, tan bien en todos sus detalles como l a veo si la
realidad está ante mí.
5. Bastante clara y con una iluminación comparable a la de la escena real,
especialmente cuando la evoco por primera vez. Dada a volverse tenue
cuando no se le presta atención especial.
6. La imagen de la mesa de mi desayuno es bastante clara, bien definida;
también la parte donde me siento y sus alrededores están bien
definidos.
7. Puedo evocar cualquier objeto solo o cualquier grupo de objetos, pero
no toda la mesa a la vez. Generalmente, las cosas están bien definidas.
Nuestra mesa es larga; en mi mente puedo pasear la mirada por la
mesa; pero no toda la mesa a la vez.
8. Oscura e indistinta, de cualquier modo, puedo hacer una relación de la
mesa del desayuno de esta mañana; arenques rebanados, pollos
asados, tocino, bollos, mermelada de color bastante claro, platos de
color verde tenue con flores rosa subido, los vestidos de las
muchachas, etc. También puedo decir dónde estaban todos los platos y
dónde se sentaron las personas.
Galton pasó su vida buscando individuos que tuvieran una imaginación
extraordinariamente vívida; uno, por ejemplo, evocaba imágenes de peines y
contaba sus dientes. Sin embargo, el tesoro más caro de Galton fue Flinders
Petrie, un arqueólogo cuyos trabajos técnicos acerca de Egipto siguen siendo
clásicos; Petrie hacia lculos matemáticos rutinarios con una regla de
lculo imaginaria, preparaba la regla y leía las respuestas mentalmente.
Por lo tanto, podemos decir que, las investigaciones confirman que la
productividad cognoscitiva no depende necesariamente de las imágenes
mentales; muchas veces eminencias intelectuales usan símbolos
exclusivamente.
Durante más de 60 años, los psicólogos han estudiado a los niños eidéticos
(del griego eidéticos, que significa “relativo a las imágenes), quienes poseen
imágenes eidéticas persistentes que se presentan inmediatamente después
de los esmulos visuales y permanecen mucho más tiempo que las
posimágenes, positivas o negativas comunes. Las investigaciones recientes
revelan que alrededor del 8% de los niños son eidéticos; este don desaparece
al iniciarse la adolescencia.
Los eidéticos describen con detalle extraordinario, como se puede notar en
este extracto tomado de un protocolo pico: Veo la mujer con la sombrilla
en su mano. Hay un tipo que corre en su coche, su pie derecho es en el
aire… El hombre de la derecha ha perdido su puro, que ha caído al suelo
cerca de él
Ralph Norman Haber y sus colegas informan los hallazgos siguientes en sus
investigaciones con niños eidéticos norteamericanos.
Los niños eidéticos se presentan con igual frecuencia en todas las
edades entre los siete y los trece os (más o menos). Los eidéticos
varones y mujeres se presentan con igual frecuencia.
La imaginación eidética no es relacionada con la inteligencia.
Los eidéticos conservan su capacidad de tener imágenes eidéticas
durante toda la infancia.
La atención indebida que se presta durante el escudriñamiento
perturba a las imágenes eidéticas; por ejemplo, los eidéticos atentos
que verbalizan el contenido del cuadro esmulo durante la exposición,
no pueden formar imágenes eidéticas. Esta observación experimental
es lo contrario de lo que se espera, y no se comprende.
Los eidéticos tienen poco control sobre las imágenes eidéticas. No
pueden cambiar el tamaño de la imagen ni retirarla de la superficie
donde apareció el cuadro esmulo (un niño dijo que se caía).
1.3.3. Conceptos (ideas derivativas)
En el siglo XVIII, Leonhard Euler, matemático suizo que vivía en Alemania,
descubr paciente y deliberadamente, una capacidad pavorosa de la mente
humana; escribió lo siguiente: “Los sentidos representan objetos que existen
externamente y todas las ideas simples se refieren a ellos. Pero con estas ideas
simples, la mente forma muchas otras ideas que ya no representan a los
objetos que existen realmente.
Por ejemplo, cuando miro la Luna llena, formo la idea de redondez; pero no
puedo afirmar que la redondez existe por sí misma. La Luna es redonda, pero
la redondez no existe separada de la Luna… aqla mente ejerce una nueva
facultad, que se llama poder de abstraccn; esto sucede cuando la mente
presta su atención solamente a una cualidad o cantidad, como si ya no
estuviera unidad al objeto. Estas ideas que se adquieren por abstracción, se
denominan nociones, para distinguirlas de las ideas simples que representan
a los objetos que existen verdaderamente hay un tipo de nociones
adicionales que se forman igualmente por medio de la abstracción, y que
proporcionan a la mente el material más importante.
Cuando pienso en un peral, un cerezo, un manzano, un roble, un abeto, etc.,
todas estas ideas simples son diferentes. Sin embargo, noto que hay varias
cosas que tienen en común, como, por ejemplo, el tronco, las ramas y las
raíces. Al símbolo en el que se concentran todas estas cualidades lo llamo
árbol. De manera que la idea de árbol, que he formado así, es una noción
genérica y comprende las semejanzas del peral, el cerezo y, en general, de
todos los árboles que existen o existirán.6
El conocimiento intelectual.- Es la apropiación de los objetos que no pueden
sernos presentados por los sentidos, a los cuales no pueden estimular. Estos
objetos son los modos de ser de las cosas y sus relaciones, qué son, qué
valen, por qué y para qué son, etc., etc.
Los conocimientos logrados y que pueden servirnos para adquirir nuevos
conocimientos, constituyen nuestro saber, el cual es, por tanto, la posesión o
incorporación de nuestra vida de conocimientos dispuestos a ser
actualizados. Suele ser llamado saber potencial, para diferenciarlo de la
utilización efectiva de esos conocimientos que se denominan saber actual.
Asimismo recibe también el nombre de saber la terminación del proceso
psíquico en que se conoce algo.
Los conocimientos y, por tanto, el saber, se logran mediante la producción
de ciertas vivencias, cuyo conjunto recibe el nombre de pensar. Este se nos
revela como un acontecimiento psíquico de naturaleza peculiar: versa sobre
objetos, los cuales trata de aprehender total o parcialmente, se refiere a ellos,
los mienta. Recordemos lo que en nosotros acaece, cuando mos una
palabra o una frase que entendemos; les damos un sentido: este dar sentido
y este sentido son actos de pensar. Los son también la expresión de nuestras
palabras, lo que mentamos como ellas y nuestro mentar. Por él nos sentimos
especialmente activos, es un ir hacia aqy hacia allá, un esforzarnos,
siempre con un punto de mira, un continuo apuntar, ora en esta dirección,
ora en la otra.7
6 PAG. 9-13. Cohen Jozef. Procesos del pensamiento (temas de psicología). Editorial Trillas. Mexico 1977.
7 Págs. 167-168. D. Soria Teodoro. Psicología. Editorial Esfinge, S.A., Mexico 1978.
Según Aristóteles (384-322 a. de C.), todos los seres vivos también tienen la
capacidad de sentir (perciben y tienen emociones) el mundo de su entorno y
de moverse en la naturaleza. Pero más sin embargo, los seres humanos
tienen además de la capacidad de pensar o razonar, o, en otras palabras, de
ordenar sus sensaciones en varios grupos y clases. El ser humano tiene
sentimientos, emociones, y la capacidad de moverse como los animales, pero
además una capacidad, que solamente la tiene el ser humano, y es la de
pensar racionalmente y emocionalmente; de estar o adquirir un nivel o
estado de conciencia. Lo cual le permita y ayude a entender de manera
consciente todos los procesos a lo cuales se ve sometido durante su
interacción en la sociedad y en el mundo.8
1.4.- Algunos problemas del Conocimiento
¿Qué es el conocimiento?
Es un proceso en que están vinculados estrechamente las operaciones y
procedimientos mentales, subjetivos, con las operaciones y formas de
actividades objetivas, prácticas, aplicadas a los objetos. El conocimiento
que surge como producto de este proceso, lleva la impronta (huella) de los
aspectos interrelacionados.9
Es la apropiación de objetos presentes a nuestra conciencia. Esta apropiación
peculiarìsima nos permite actuar sobre el mundo, dirigir nuestra conducta y
dar un sentido a nuestra vida. La posesión del conocimiento logrado
constituye nuestro saber, el cual constantemente nuestro esfuerzo para
adquirir nuevos conocimientos y sirve de trama en que se van tejiendo las
nuevas adquisiciones.
8 Pág. 139. Gaarder, Jostein. El mundo de Sofía, Editorial Grupo Patria Cultural, S.A. de C.V., Mexico 2004.
9 Pág. 42. Raúl Rojas Soriano. el Proceso de la Investigación Científica. Editorial Trillas, Mexico 2004.
1.5. LOS PROBLEMAS FILOSOFICOS Y SUS CARACTERISTICAS
La filosofía ha surgido gracias a la curiosidad humana, como un principio del
conocimiento para describir, analizar y explicar los fenómenos y enigmas que
se presentan en la naturaleza, en el individuo y en la sociedad.
Trata de buscar y exponer la respuesta a preguntas inquietantes acerca de la
verdad, el ser, la existencia autentica, el Absoluto, la trascendencia del
espíritu, el bien y el mal, es hacer filosofía. La tendencia a investigar, a
conocer el sentido último de las cosas, ha existido en el hombre a lo largo de
toda la historia. En el mundo occidental, dicha tendencia ha descollado a
partir del siglo VI a. C., en Grecia. La historia de la filosofía es la huella que
ha dejado esa tendencia investigadora del hombre, es la serie de aspectos y
soluciones que han descubierto los filósofos, en sus investigaciones acerca
de la realidad.
1.5.1. Los problemas referentes al conocimiento
Se trata de determinar la validez del conocimiento. ¿En qué condiciones es
verdadero? ¿Cuándo alcanzamos efectivamente la verdad? ¿Hasta nde
alcanzan y se limitan nuestras facultades cognoscitivas?
La importancia de este problema resulta desde el momento en que se ofrecen
varias soluciones a una misma pregunta. El hecho de que cada uno tenga su
propia respuesta, y, en ocasiones, completamente opuesta a la de otros, no
deja de ser inquietante (recuérdese la ley dialéctica de la unidad y lucha de los
contrarios), para el que pretende profundizar en la realidad.
¿Por q no hay una respuesta única a los problemas del alma, la libertad,
Dios, el bien y el mal? La misma Historia de la Filosofía, con su cadena de
sistemas y soluciones, es motivo de inquietud para el espíritu filosófico.
Ha habido cinco soluciones al problema del conocimiento: el escepticismo, el
empirismo, el racionalismo, el idealismo, el realismo. El escepticismo niega
validez a todo conocimiento; lo mejor es dudar. El Empirismo sólo concede
capacidad cognoscitiva a las facultades sensibles; o mejor dicho, un
conocimiento es válido solamente cuando está apoyado en alguna experiencia
sensible. El racionalismo, por el contrario, pretende que los sentidos
engañan, y que la necesidad y la universalidad del conocimiento científico
sólo se consiguen por medio de las facultades intelectuales. El Idealismo, por
su parte, niega que podamos llegar a conocer a las cosas independientes del
sujeto, por último, sostiene que tenemos conocimientos válidos,
alcanzados por los sentidos y la inteligencia, y que alcanzan a la misma
realidad, la cual es independiente del sujeto que conoce.
1.5.2. TENDENCIAS DE INVESTIGACION
Con el ánimo de entender la controversia que en relación con la comprensión
de las ciencias sociales se ha generado; se ha adaptado la taxomonía de
Burell y Morgan (en De Cock 1997). Según estos autores, las principales
corrientes de pensamiento en las ciencias sociales pueden estudiarse
haciendo un mapa de cualquier teoría o investigación coherente a lo largo de
dos dimensiones: la dimensión Objetivo/Subjetiva y la dimensión
Reguladora/Revolucionaria.
Dimensión Objetivo/Subjetiva
Para efectos de nuestra investigación, asumimos que la primera dimensión se
refiere a la constante oposición entre dos tendencias radicales, las
objetivistas y subjetivistas.
Las objetivistas, que buscan la explicación de los fenómenos dando a los
datos objetividad excesiva. Su interés se centra en la generación de leyes
universales mediante la búsqueda de causas y efectos; estas tendencias, se
han denominado tendencias positivistas, toda vez que sólo vale el dato
positivo (aquel que se puede demostrar). Para estas, el mundo no depende de
los sujetos, pues al estar regido por leyes se puede controlar el fenómeno
sociocultural.
Las subjetivistas pretenden una comprensión del femeno social,
concediendo a lo subjetivo la principal fuente de los datos; antes que generar
leyes universales, buscan la descripción y algunas la comprensión de
escenarios particulares.
El mundo social depende de los sujetos y son ellos quienes lo construyen y
lo vivencian; por tanto, para conocerlo, no basta con generar explicaciones
objetivas sobre él; no es posible considerar que el mundo social es regido
por leyes universales, puesto que las realidades son para los sujetos en tanto
cada grupo puede vivir una realidad diferente. En este sentido una realidad
social no puede cuadricularse en un plano cartesiano y tabla porcentual,
puesto que la sociedad es una maraña dinámica de significantes y
significados que constituyen dicha realidad.
La pugna que se vive entre estas dos tendencias, es expresada por Mardones,
al considerar que las dos tradiciones en la filosofía del método científico son
la tradición aristotélica y la tradición galileana. La primera, preocupada
por la comprensn; el cómo, y su explicación teleológica a partir de la
esencia de dar razón a los hechos. La segunda, preocupada por el por qué
y el para qué, deviene de las ideas de Galileo, Platón y Bacon, e intenta la
explicación desde las causas y consecuencias de los fenómenos. Dado que
su interés es la ley general que rige el fenómeno, se torna, según el autor, en
mecanicista y funcionalista.
Hammersley y Atkinson, reconocen así mismo, que han existido dos
paradigmas en conflicto en las ciencias sociales, por un lado el positivismo
(dimensión Objetivista) que privilegia los todos cuantitativos propios de
la ciencia natural; y por otro lado el naturalismo (dimensión Subjetivista),
que defiende la descripción objetiva del fenómeno desde un medio natural.
Refiriéndose a esta misma controversia, Taylor y Bogdan, reconocen dos
perspectivas teóricas principales en las ciencias sociales: el positivismo, el
cual afirma que el científico social debe considerar los hechos o fenómenos
sociales como cosas que ejercen una influencia externa sobre las personas; y
la Fenomenología, la cual quiere entender los fenómenos sociales desde la
otra perspectiva del actor. Así mismo, De la Cuesta, asume esta controversia
desde la consideración de todos cualitativos y cuantitativos de
investigación social.
Esta pugna entre el objetivismo y el subjetivismo se ha fundamentado desde
las consideraciones paradigmáticas de la filosofía consideradas por Briones,
como empirismo, racionalismo, idealismo, materialismo y existencialismo.
El empirismo, que considera el conocimiento como producto de las
experiencias sensibles y tiene su consolidación en el experimento. La
expresión contemporánea del empirismo está en el positivismo lógico.
El racionalismo, para quienes el conocimiento es producto de la razón,
infiriendo por consiguiente la deducción a partir del descubrimiento de las
causas de los fenómenos. Todo efecto, tiene su causa; por tanto, al
encontrarla, es posible dominar su efecto. La expresión deductiva del
racionalismo está en la búsqueda de leyes y su generalizacn, y es
asumida por el positivismo, como una expresión contemporánea.
El idealismo, que define todo conocimiento como producto de las ideas; para
sus impulsores, el mundo no existe fuera de la mente, pues lo que existe es
una representación subjetiva de él. Este paradigma ha evolucionado desde las
posiciones mas ortodoxas como el subjetivismo idealista, hasta las
posiciones que reconocen la existencia del mundo expresado a través de
categorías subjetivas, las cuales, son independientes a toda experiencia
sensorial, caso del idealismo trascendental. Se considera que la máxima
expresión contemporánea del idealismo es la Fenomenología.
El materialismo, para este paradigma, todo lo que existe es o depende de la
materia, las ideas, por ejemplo, son solamente una consecuencia de la
organización de la materia. Sus expresiones se han logrado desde las
tendencias funcionalistas y estructuralistas.
Para los funcionalistas, el conocimiento no tiene que orientarse a los hechos
o consecuencias, sino a la función orgánica que implica ser indivisible en sus
unidades, y debe ser estudiada mediante todos objetivos y
procedimientos probabilísticos. Una causa no puede verse independiente de
la consecuencia, pues corresponde a una estructura de función; el estimulo,
por ejemplo, no puede verse independiente de la respuesta, decía Dewey
(citado por Abbagnano).
Las tendencias estructuralistas, se apoyan en las teorías de la gestal, o
teorías configuracionistas de la forma. Estas tendencias, surgen como una
respuesta al atomismo de las teorías asociacionistas, asumiendo que la
realidad no se compone por la suma de las partes, sino por la forma total
o estructural. Sus impulsores antes que hablar de hechos, hablan de
configuracn, formas y campos tomados como estructura total. Koler y
Koffka fueron sus fundadores.
Son diversas las expresiones del materialismo; entre ellas, se consideran el
materialismo dialéctico, el materialismo histórico, en materialismo científico
y el materialismo físico y fisicalismo.
El realismo, considera la existencia del mundo y los femenos
independientes de la mente. Según sus impulsores el mundo existe así no
haya sido pensado. En este paradigma se han presentado diferentes
tendencias; desde aquellas que asumen el conocimiento como una
representación exacta del mundo exterior (realismo ingenuo), hasta aquellas
que piensan que esa realidad hay que someterla a revisión (Realismo crítico).
La segunda dimensión, reguladora/revolucionaria, expresa la constante
tensión entre el total radicalismo de las tendencias objetivas y subjetivas y la
posibilidad de estas mismas tendencias de ir logrando posiciones más
flexibles.
Tendencia Objetivista:
Una constante tensión entre lo radical y lo regulador.
El positivismo clásico.
En esta dimensión, reconocida como positivista por todos los autores
consultados, se ubican aquellas investigaciones que presentan las siguientes
características: (Ver Hammersley y Atkinson, Mardones y Briones).
1. La ciencia natural es concebida en rminos de la lógica del
experimento. Se ha constituido en base de las ciencias naturales y se
apoya fundamentalmente en el empirismo.
2. La búsqueda de leyes universales apoyadas en el método deductivo y la
utilización de las encuestas como instrumentos para generalizar, a
partir de la visión racionalista del mundo.
3. Utiliza el lenguaje de la observación neutral, donde busca la
estandarización de técnicas de observación, para otorgar la validez de
la información, según perspectivas asumidas desde el realismo.
4. Dado que su característica es estar sujeto a la comprobación y
falsación de hipótesis, su objetivo es comprobar la teoría con los
hechos empíricos. Por lo anterior, los instrumentos utilizados son
preestablecidos y rígidos, validados mediante acciones previas, que
garanticen su utilización universal.
5. Utiliza la explicación causal o Erklaren” como característica de la
explicación científica racionalista.
6. Su interés se centra en el dominio del conocimiento positivista, que
desde A. Comte, coloca el énfasis en la predicción de los fenómenos.
El positivismo, ha sido reconocido por grandes tricos, logrando sus
mayores desarrollos desde el siglo XVI hasta las primeras décadas de XX.
Entre los primeros impulsores se puede considerar a Copérnico, Francisco
Bacon en 1600, August Comte en 1840, quien introduce el rmino de
positivismo y Emile Durkheim en 1938, quienes fueron sus primeros
representantes. Los positivistas buscan los hechos o causas de los
fenómenos sociales con independencia de los estados subjetivos de los
individuos. (Ver Taylor y Bogdan y Mardones).
El positivismo, desde un punto de vista social, fue asumido, según Sandoval,
Taylor y Bogdan, y Restrepo, por Emile Durkheim al proponer, en su libro
sobre las reglas del método sociológico que: El científico social debe
considerar los hechos o fenómenos sociales como cosas que ejercen una
influencia externa sobre las personas, y pretender con ello introducir los
requerimientos del racionalismo técnico y la experiencia sensible del
empirismo a los estudios sociales. Por tanto, Durkheim introdujo el todo
experimental utilizado en las ciencias naturales, el cual busca encontrar las
causas de los problemas para ejercer su dominio sobre el fenómeno. Este
enfoque se apoya básicamente en la traducción del comportamiento de un
fenómeno u objeto en cuadrantes cartesianos y escalas matemáticas.
Dado que el positivismo csico es la expresión de los paradigmas
empiristas, racionalistas y realistas de la filosofía, desconoce la influencia
del idealismo en el conocimiento, pues lo considera como especulación. (Ver
Briones 1996b, 27-47).
La dimensión reguladora del objetivismo.
En el siglo XX, las intervenciones de la lógica introducidas al positivismo,
generaron el llamado positivismo gico, como una de las formas de
manifestación del neopositivismo. Es nueva versión del positivismo, fue
impulsada por Russel, Wittgestein I, y Schlick, Carnal, Neurath, Frank, entre
otros, como grandes representantes del circulo de Viena (ver Mardones,
1991, 33; Rosental, 1997, 371, y Briones, 1996b, 39)10.
1.5.3. La existencia auténtica del hombre
En la actualidad ha tomado auge el Existencialismo (Sören Kierkergaard),
cuyo tema central es la elucidación de las características de la existencia
autentica del hombre. Se trata del problema más humano que pueda afectar
a cada uno; de su resolución depende la tónica de la vida a seguir.
¿Es la libertad lo esencial en la vida humana? ¿Son, acaso, los valores
morales tica) lo s importante? ¿En qué consiste la autenticidad?
¿Cómo debe llevarse a cabo la interrelación y comunicación humana?
¿Cómo se degrada el nivel humano de existencia autentica?
Tales son las principales cuestiones que se pretende resolver en dicha
corriente filosófica, y esto es solo una muestra de una parcela del
conocimiento científico. La cual tiene su base en el humanismo, ya que a
través del conocimiento científico, trata de encontrar una solución, y ponerla a
disposición de la humanidad, para el mejor beneficio del desarrollo emocional
e intelectual del individuo y de la sociedad.11
1.5.4. El problema de la constitución y evolución del Universo
El problema del tiempo y del espacio, de la evolución y de la esencia de la
materia, constituyen uno de los temas centrales en las obras e
investigaciones de los físico modernos. Generalmente son los científicos los
que se han dedicado a penetrar filosóficamente en dichos asuntos. Lo
10 Pág. 43-54. Murcia P. Napoleón y Jaramillo E. L. Guillermo. Investigación cualitativa (una guía para abordar estudios sociales). Edit. Kinesis,
Colombia 2000.
11 Ruiz L. Ran. Ingeniero Civil y Doctorante en Educación. Mexico 2006.
importante es aclarar que, en el momento en que una persona trata de
fundamentar los conocimientos en cuanto tales, en su propio ramo, en ese
momento está haciendo Filosofía. La Cosmología es la rama filosófica que
trata dichos asuntos, y fue una de las primeras que se cultivaron entre los
griegos.
1.5.5. Los problemas de la gica, la Ética y la Estética.
El tema típico de la gica es el orden de los conceptos. A ella corresponde
dictaminar acerca de las estructuras mentales, los procesos correctos en el
raciocinio, las leyes de todo pensamiento bien estructurado, como el de las
definiciones, las divisiones, las categorizaciones, la conversión de prositos,
etc.
A la Ética le corresponde tratar las cuestiones acerca del bien y del mal. Su
importancia deriva del papel rector que dicha ciencia adquiere en la mente
de quien la escudriña y llega a soluciones fundamentadas. Junto con ese
problema se conectan el de la obligación en armonía con la libertad, el de las
categorías de valores, el de las virtudes, el de la autonomía en correlación
con la heteronimia, etc.
La filosofía es un saber plenamente humano, en el sentido de que penetra
justamente en los temas y cuestiones que afectan íntimamente la vida
personal de cada hombre. Así por ejemplo, la Filosofía es la que trata los
temas existenciales, tales como la libertad, el amor, las relaciones
interpersonales, la fidelidad, la obligación, el bien, el mal, el fin supremo y
la felicidad. De este modo, al mismo tiempo que llena los requisitos de una
ciencia en cuanto al rigor y orden que de ella se exige, así también llena los
temas propios de un estudio propiamente humanístico. La filosofía es, pues,
una ntesis equilibrada del saber humano.
1.5.6. Características de los problemas filosóficos, en cuanto a
su resolución:
a) La Filosofía, en cuanto a la resolución de sus problemas, sigue un
método eminentemente racional. Lo cual no significa que se desechen
los datos empíricos, pues, al contrario, éstos constituyen,
precisamente, el material sobre el cual la inteligencia profundiza y
encuentra su causa o razón. El todo filosófico es, pues, un uso
equilibrado de experiencia sensible y razón, es experimental-racional.
b) Y por fin, la Filosofía es desinteresada, en cuanto que el propio
conocimiento de sus tesis, problemas y soluciones proporcionan, por
sí mismo, una plena satisfacción al intelecto que los contempla. La
Filosofía constituye, por misma, un objeto valioso, al cual tiende la
inteligencia como finalidad plena. Obtenerla, contemplarla y saciarse
en ella es una misma cosa. Lo cual no es obstáculo para que,
posteriormente, en una actitud practica, sea posible obtener
aplicaciones, utilizaciones y derivaciones, sea para fundamentar otras
ciencias, sea para regir y ordenar la propia vida.12
1.5.7. DIFERENCIAS ENTRE FILOSOFIAY CIENCIAS
Con el concepto de Filosofía ya explicado anteriormente, podemos dar ahora
una idea más clara de ella si la comparamos con el saber científico tal como
actualmente se entiende, es decir con las ciencias experimentales o
particulares. Una vez distinguida la Filosofía con respecto a las ciencias
experimentales, haremos una comparación de las soluciones que dan ambos
niveles del saber frente a un mismo tema a elucidar, por ejemplo, frente al
hombre, al mundo, al número, a la conducta humana, o frente a la belleza o a
la felicidad.
12 Págs. 11-16. Gutiérrez S. Raúl. Historia de las Doctrinas Filosóficas. Editorial Esfinge S.A., Mexico 1990.
1.5.8. Diferencia entre causas próximas y causas últimas
La filosofía estudia las causas últimas (o supremas), mientras que las
ciencias experimentales estudian causas próximas. Por ejemplo, al estudiar
el movimiento, la sica capta el tema por medio de las fuerzas, roces, pesos
y equilibrios, que afectan a los cuerpos. Éstas son las cusas próximas, y se
distinguen porque permanecen siempre en el plano de lo sensible y de lo
experimentable. En cambio, la Filosofía examina los dos principios que
explican todo devenir en su forma esencial, a saber, el acto y la potencia.
Éstas son causas supremas, y ya no permanecen en el nivel sensible; sólo se
captan en el nivel inteligible.
En otras palabras, el filósofo trata de llegar hasta la esencia del objeto
estudiado, y su explicación es en sentido vertical, pues abandona el nivel
sensible y experimental. En cambio, el científico elabora explicaciones en
sentido horizontal, dentro de un nivel experimental. La diferencia
fundamental de ambos tipos de saber reside, pues en su diferente objeto
formal.13
1.5.8.1. La totalidad y la parcialidad del objeto material
Solamente la Filosofía pretende abarcar la totalidad de las cosas; su objeto
material es el más amplio que pueda darse. En cambio, las demás ciencias
son particulares, es decir, estudian una parte o sector determinado, entre
todos los entes.
1.5.8.2. Método Experimental y Método Racional
Las ciencias experimentales subrayan la necesidad de la experiencia
sensible, y así es en efecto, pues las leyes de la naturaleza no se deducen de
13 Págs. 17. Gutiérrez S. Raúl. Historia de las Doctrinas Filosóficas. Editorial Esfinge S.A., Mexico 1990.
ciertos principios, sino que tienen que observarse de un modo sensible, aun
utilizando la experimentación.
Por su parte la Filosofía, aún cuando no pueda prescindir de la experiencia
sensible, insiste en el Método Racional y en el uso del entendimiento,
gracias al cual es posible captar las esencias, los primeros principios y las
causas supremas que fundamentan al Universo.
1.5.9. Diferencia entre Epísteme y Sofía
Otro modo de captar la diferencia entre los dos tipos de saber, está en lo que
Aristóteles llamó Epísteme y Sofía.
Epísteme es la ciencia, pero entendida, no como un conjunto de verdades,
sino como un hábito intelectual demostrativo. El sujeto que posee esta
cualidad tiene facilidad para demostrar con rigor y exactitud sus asertos,
puede fundamentar sus tesis, o sea, da las causas de los que sostiene.14
Por su parte, Sofía es la sabiduría que ama el filosofo (filos: que ama; Sofía:
sabiduría), y consiste en una conjunción de epísteme y nous. La Filosofía, por
lo tanto, incluye también la epísteme o hábito demostrativo, pero añade algo
más: el nous.
Nous es el hábito intuitivo de los primeros principios; es la cualidad mental
(virtud intelectual, dice Aristóteles) por la cual un sujeto tiene facilidad
para remontarse de un modo intuitivo hasta los primeros principios que
sirven de base a toda demostracn.
Por lo tanto, Sofía, en cuanto contiene epísteme, participa del rigor científico,
y en cuanto contiene nous, profundiza hasta los principios. He aq la
semejanza y la diferencia entre ciencia y Filosofía. El filósofo es, pues, un
científico que profundiza hasta las causas y primeros principios.
14 Págs. 18. Gutiérrez S. Raúl. Historia de las Doctrinas Filosóficas. Editorial Esfinge S.A., Mexico 1990.
1.5.10. Los grados de abstracción
Aristóteles (384-322 a.C.) y Santo Tomas de Aquino (1224-1274) explicaron la
triple graduación de la abstracción formal.
En primer grado, que corresponde a la sica, se prescinde de la materia
individual, y se estudia al ente móvil.
En segundo grado se prescinde de la materia sensible, y se estudia al ente
quantum (la cantidad). En este nivel es la Matemática.
Por fin, en el tercer grado se prescinde de toda materia, y se estudia al ente
en cuanto tal, en el más amplio horizonte posible, que se llama
trascendental, y que abarca a todo cuanto existe. Este tercer grado de
abstracción formal es el que corresponde a la Metafísica, núcleo de toda la
Filosofía.
En consecuencia las ciencias particulares pertenecen a un nivel categorial
(particularizado), y solamente ahora sentar que la Filosofía, desde el
momento en que va hasta los primeros principios, es una ciencia rectora;
esto por dos razones:
La Filosofía rige a todas las demás ciencias, porque fundamenta los
principios de ellas. En el momento en que un científico analiza los principios
de su propia ciencia, ipso facto está haciendo labor filosófica.
Por ejemplo: las Matemáticas se ocupan de las relaciones entre cantidades;
pero en el momento en que un matemático revisa y critica las bases de su
certeza y los principios que le sirven para fundamentar sus raciocinios,
traspasa el mite de su campo y toca el de la gica o de la Teoría del
Conocimiento, que son ramas picas de la Filosofía. Justamente es lo que ha
sucedido en los siglos XIX y XX, cuando los matemáticos lograron aclarar
tesis que ahora se contienen en la rama llamada Lógica matemática, y que
debe entenderse como una ampliación de la Lógica aristotélica.
Por otro lado, la Filosofía también es una ciencia rectora, porque da
normas que rigen la conducta humana, basándose en el análisis de la
naturaleza del hombre y de sus exigencias, con lo cual deriva las líneas
generales de una existencia auténticamente humana.
1.5.11. Otras ciencias paralelas
Por último, se puede mencionar otras ramas de la Filosofía que tienen su
correspondiente paralelismo en alguna ciencia experimental. Por ejemplo: la
Filosofía de las Matemáticas estudia la esencia de las cantidades, los
fundamentos de su certeza, etc., mientras que la Matemática estudia las
relaciones entre cantidades.15
1.5.11.1. La psicoloa Racional y la Psicología Experimental
La primera es una ciencia filosófica, y estudia el tema del alma, de sus
facultades (inteligencia y voluntad), la inmortalidad, la espiritualidad, la
libertad, la persona. En cambio, la Psicología experimental estudia
preferentemente los fenómenos observables y sus explicaciones, en sentido
horizontal; por ejemplo, el estimulo y la reacción correspondiente. Utiliza
test”, estadísticas, experimentos hechos en gran número de personas. Así es
como han surgido leyes, como la de Weber (que relaciona la sensación y el
estimulo), y también el interesante estudio sobre el inconsciente, a partir de
la teoría del psicoanálisis de Freud.
La Estética filosófica trata del tema de la esencia del arte y de la belleza. Su
método es racional. En cambio, una Estética científico-experimental trataría
los mismos temas, pero en el plano de lo experimentable; sus métodos
15 Págs. 19. Gutiérrez S. Raúl. Historia de las Doctrinas Filosóficas. Editorial Esfinge S.A., Mexico 1990
estarían hechos a base de tests, estadísticas, observaciones en la historia y
en la civilización actual.16
Heráclito, el filósofo del devenir, y de la tensión de los contrarios dentro de
la unidad. “Todo cambia (panta rei), es la frase que se le atribuye, como
símbolo de sus tesis, según la cual no hay nada en reposo. Nadie se mete dos
veces en el mismo río17. Lo que quiere decir es que todo esta en constante
cambio o movimiento continuo, de la cantidad a la calidad, todo muere y se
renueva, todo es causa y efecto, y después todo lo que es efecto pasa a ser
causa, todas las formas de movimiento de la materia están en constante
cambio. Por tanto, en la naturaleza y en la sociedad se realizan procesos
dinámicos.18
1.5.12. EL MOVIMIENTO DE LA MATERIA Y LOS ORGANOS SENSORIALES
¿Pero existe el movimiento de la materia o solo es una ilusión de los
sentidos?
Parnides, critica a Heráclito, y se opone radicalmente a sus tesis sobre el
devenir. Y afirma que, el movimiento es calificado como una ilusión de los
sentidos.
Zenón de Elea es dispulo de Parménides y se ha hecho celebre por sus
aporías o argumentos contra el movimiento. La más famosa de sus aporías es
la de Aquiles y la Tortuga:
Los dos compiten en una carrera, y Aquiles cede una ventaja en distancia a la
tortuga; a partir de cierto instante, los dos empiezan a correr, y cuando Aquiles llega
al lugar A, donde estaba la tortuga, ésta ya avanzó otro poco, hasta el punto B;
cuando, nuevamente, Aquiles llegue al punto B, la tortuga avanzó, en este mismo
16 Págs. 21-22. Gutiérrez S. Raúl. Historia de las Doctrinas Filosóficas. Editorial Esfinge S.A., Mexico 1990.
17 Pág. 31. Ibíd.
18 Ruiz L. Ramón. Ingeniero Civil y Doctorante en Educación. Mexico 2006.
lapso de tiempo, otra distancia, por pequeña que sea, y llegó al punto C; y así
sucesivamente, la tortuga nunca sea alcanzada por Aquiles; luego el movimiento no
existe.
El propósito de Zenón, con argumentaciones de este estilo, es hacer ver que,
racionalmente, el movimiento no puede ser explicado, sino que conduce a
conclusiones paradójicas. De esta manera adhiere a la tesis del ser inmóvil,
de su maestro Parménides.
Sin embargo, aun en el plano racional, el defecto de una argumentación tal
consiste en dividir los espacios, tanto en distancia como en tiempo, de
acuerdo con una proporción decreciente. Si los lapsos de tiempo
considerados fueran iguales, no haba lugar para esa conclusión tan
absurda.19
Hoy en a, sabemos que, El movimiento es el modo de existencia de la
materia. Los materialistas ingleses y franceses exponían ya esta idea,
considerando el movimiento como una propiedad interna de la materia. Pero
los materialistas del pasado carecían de una concepción dialéctica completa
del movimiento cuya diversidad cualitativa reducían a menudo a procesos
mecánicos (teoría mecanicista). Para Hegel (1770-1831), que reconocía el
movimiento universal en el mundo, la sustancia en movimiento resulta ser,
en fin de cuentas, el principio absoluto, ideal, y no la propia materia.
Los fundadores del materialismo dialéctico (K. Marx y F. Engels), basándose
en los adelantos de la ciencia de su tiempo, mostraron que la materia es
activa y que la fuente de su actividad, de su movimiento, está en ella misma.
Mostraron que la materia y el movimiento son inseparables, que ningún tipo
de materia puede existir sin encontrarse en movimiento. Por tanto, el
movimiento es el modo de existencia de la materia. La materia es la base de
19 Págs. 21-22. Gutrrez S. Raúl. Historia de las Doctrinas Filosóficas. Editorial Esfinge S.A., Mexico 1990.
toda la pluralidad de fenómenos de la naturaleza y de la sociedad porque
está vinculada orgánicamente al movimiento. 20
Por lo tanto, sin el movimiento, el mundo no podría existir en general.
Los materialistas mecanicistas consideraban el movimiento como un simple
desplazamiento de los cuerpos en el espacio y el tiempo, lo que llevaba a
comprender la materia como una suma mecánica de partículas de sustancia
átomos, etc.,- idénticas, de la misma calidad e indivisibles. Para ellos, la
variedad de formas y clases del movimiento de la materia se reducía al
desplazamiento mecánico de los cuerpos físicos.
A diferencia de los materialistas mecanicistas, Marx y Engels revelaron la
variedad de formas de movimiento de la materia. El movimiento no es sólo
un cambio de lugar; es también el movimiento calórico-molecular y la luz, la
tensión eléctrica y magnética, la disgregación y la combinación qmica, la
vida biológica y, por último, la forma más compleja y variada del
movimiento: la vida social.
Por tanto, el concepto de movimiento, desde el punto de vista del
materialismo dialéctico, comprende todos los cambios que se producen en
la naturaleza y en la sociedad. El movimiento, aplicado a la materia, es
cambio en general.
El movimiento abarca todos los cambios que se producen en el mundo
objetivo. Su concepto es universal en el materialismo dialéctico y tiene, por
ello, gran importancia de principio.
20 Pág. 68. Kursanov G. Materialismo Dialéctico. Editorial Ediciones de Cultura Popular. Argentina
1973
.
El concepto de cambio es más amplio que el de desarrollo. El cambio
comprende, además del desarrollo progresivo, el movimiento regresivo y el
simple desplazamiento en el espacio, en el cual puede no haber progreso ni
regreso.21
1.5.13. El conocimiento presenta dos aspectos:
1. El de la actividad en ejercicio (el conocer).
2. El de resultado de esta actividad, que forma el contenido de nuestro
saber (conocimiento). Unas veces se produce tan pronto como el objeto
es presente; otras exige un trabajo más o menos largo y complicado
y la posición de actos de carácter muy diverso: he aq por qué puede
hablarse de funciones o hechos de conocimiento.
Clases de conocimiento.- Tradicionalmente se han distinguido en el estudio
del conocimiento dos esferas: la del conocimiento sensible y la del
conocimiento intelectual.
El conocimiento sensible.- Se caracteriza por su aspecto puramente
aprehensivo, por la individualidad concreta de sus objetos y por su
condicionamiento fisiogico necesario. Los objetos pueden estar presentes a
la conciencia por mismos (aprehensión inmediata) o por medio de
representante (aprehensión mediata).
Por otra parte, los objetos, situados todos en el medio en que vivimos,
pueden pertenecer al medio físico o al medio psíquico (social) constituyendo
su aprehensión nuestra experiencia externa, o pueden ser los mismos
acontecimientos de nuestra vida (medio subjetivo), nuestras vivencias, cuya
apropiación forma la experiencia interna.
21 Pág. 68-69. Kursanov G. Materialismo Dialéctico. Editorial Ediciones de Cultura Popular. Argentina 1973.
1.5.13.1. Formas del Conocimiento Sensible
Las principales formas del conocimiento sensible son: la sensacn, la
percepcn, así propia como de los objetos sensibles y del prójimo, la
imaginación y el recuerdo. En todas ellas cabe distinguir los aspectos de
función y contenido.
La percepcn.- Es la aprehensión inmediata de algo, en cuya realidad
creemos.
Por la manera de hacerse presentes los objetos a la conciencia y por la
diversidad de éstos, la percepción puede ser sensible, interna y del prójimo.
La percepción sensible.- Es la forma de conciencia cognoscitiva de los
objetos a ella presentes con intervención de los sentidos. Es una función
extremadamente compleja, con la cual respondemos a la actuación sobre
nuestro cuerpo de los seres del medio físico. No obstante, en el análisis de la
función perceptiva, como explicación de su complejidad, se admite un acto
más elemental y ya irreducible a otro más sencillo: la sensacn, cuyo
contenido sirve de base al percibir.
¿Qué es la sensación?
Es la conciencia pura y simple de algo, producida en nosotros al obrar sobre
nuestro cuerpo los seres físicos. Forma la base de todas nuestras
percepciones sensibles, y va acompada y como envuelta o penetrada por
múltiples actos.
Sus aspectos.- Los aspectos de la sensación son dos: el de ser un acto de
conciencia y el de contenido de ese acto. En la sensación de sonido, una
cosa es el sentir el sonido y otra el sonido sentido.
Lo característico del primer aspecto (sensatio) es el ser conciencia elemental,
pura y simple: la pura aprehensión del sujeto frente al puro color, al puro
sonido que le estimula.
El segundo aspecto (sensatum) se distingue por ser:
a) El efecto correspondiente a la actuación del objeto que le ocasiona y la
respuesta del sujeto a la actuación;
b) Algo elemental, concreto, relativamente independiente, intuitivo y
consistente. Es decir, que el verde, contenido de mi sensación, no es
algo mío ni del objeto que le ha ocasionado, sino la resultante de
ambos factores; no es unido inseparablemente con tal acto mío ni ha
de ir necesariamente acompañado de determinados contenidos; es,
precisamente, este verde que ahora siento, que no se puede
confundir con ningún otro; presenta cierto modo de ser plástico, vivo,
y tal consistencia que permite el que pueda reaparecer ante la
conciencia en conclusiones diferentes, como en la representación.
Las condiciones de la sensacn.- Un ser del mundo físico (una casa, un
reloj, un caramelo) actúa sobre una parte del cuerpo humano. Tal actuación
produce una excitación en los nervios sensitivos, que, llegada a un centro
nervioso (determinada región del cerebro), origina el hecho consciente de la
sensación, como respuesta del sujeto.
Siendo, pues, tres los elementos que en la sensación intervienen (un ser
físico, el organismo del sujeto y su compleja vida psíquica), la sensación se
halla sometida a un triple condicionamiento; físico, fisiológico y psíquico.
Como la sensación surge al final del proceso fisiológico y merced a él, las
condiciones determinadas por los dos primeros elementos son condiciones
previas.
Las condiciones físicas: los esmulos.- Los seres del medio físico, en cuanto
son causas de la sensacn, se llaman estímulos, y pueden definirse como
aquellos hechos que producen en el organismo una excitación nerviosa
que irá acompañada de conciencia.
Con relación al organismo se pueden dividir los estímulos en externos o
internos, según que sean exteriores o interiore a él. No obstante, el estimulo
externo debe transformarse en interno, para que pueda originar la sensación.
Los estímulos externos pueden ser qmicos (en las sensaciones olfativas) y
físicos; estos, a su vez, mecánicos (movimientos), ópticos, acústicos, térmicos
y eléctricos. Los internos son o periféricos o centrales.
Las condiciones fisiológicas.- Aparte de las disposiciones momentáneas e
individuales, debidas a la total economía corporal, influyen poderosa y
decisivamente en la sensación no sólo la estructura de las partes orgánicas
puestas en juego, sino también sus cambios funcionales. El organismo
interviene en la sensación con los sentidos, los nervios y los centros
nerviosos.
¿Cómo o desde dónde se decide lo que siente y piensa el
individuo?
Según Hume, no es la razón la que decide lo que decimos o lo que hacemos;
son nuestros sentimientos. El pensamiento racionalista había opinado que es
inherente a la razón del hombre el saber distinguir entre el bien y el mal.
Por ejemplo, si alguien decide ayudar a alguien necesitado de ayuda, son sus
sentimientos (deseo, interés, intención, condescendencia, compasión,
altruismo, etc.22), y no es la razón, la que pone en marcha. Ya que si no le da
ganas de ayudar (esto es la accn-voluntad, la fuerza final que impulsa al
individuo a lograr su meta u objetivo, la cual se convierte en un proceso)23.
22 Ruiz L. Ramón. Ingeniero Civil y Doctorante en Educación. Mexico 2006.
23 Ibíd.
También en ese caso son sus sentimientos los que deciden. No es ni sensato
ni insensato no ayudar a alguien que necesita ayuda, pero puede ser vil.
Agrega Hume que, todo el mundo tiene cierto sentimiento hacia el bien de
los demás. Tenemos la capacidad de mostrar compasn. Pero todo esto no
tiene nada que ver con la razón humana.24
Por tanto, no podemos probar con la razón mo debemos actuar. Actuar
responsablemente no equivale a agudizar la razón, sino a agudizar los
sentimientos que uno tiene hacia los demás. No va en contra de la razón el
preferir la destrucción del mundo entero a tener un rasguño en un dedo, dijo
Hume.25
Los sentidos u órganos sensoriales son determinadas parte de nuestro
cuerpo, sobre las cuales actúan los esmulos. Algunos (el ojo, el oído) suelen
presentar una particular estructura; y todos alojan elementos de un tejido
peculiar impresionable; el tejido nervioso.
Los nervios.- El sistema nervioso tiene, como último elemento, la neurona,
verdadera unidad anatómica. Esta es una célula que consta de un núcleo, de
varias prolongaciones ramificadas que irradian de aquel, llamadas dendritas,
y de una ramificación larga, que es el llamado axòn o cilindro-eje. La unión
de los axones de varias lulas que forman las fibras nerviosas que,
atravesando todo el cuerpo, se reúnen en la medula y en el cerebro,
formando manojos y haces. Una vía nerviosa consta de ordinario de muchas
neuronas contiguas que se suceden. La excitación producida, ya en la
periferia del organismo, ya en un centro nervioso, se transmite de neurona
en neurona, originando la corriente nerviosa, que o suscita una sensación
(corriente nerviosa aferente) o produce una contracción muscular en los
miembros (corriente nerviosa eferente).
24 Pág. 336. Gaarder Jostein. El mundo de Sofía. Edit. Patria/Siruela. Mexico 2004.
25 Pág. 338. Gaarder Jostein. El mundo de Sofía. Edit. Patria/Siruela. Mexico 2004.
Los centros nerviosos.- Los elementos que recogen en determinadas regiones
interiores del organismo, formando los centros nerviosos. Su finalidad es ser
rmino y principio de corrientes nerviosas y lugar de su transformación.
Están constituìdos por asociación de innumerables neuronas.26
¿Quién quiere conocer? ¿Cómo puede ser conocido? ¿Qué puede ser
conocido?
Resulta bastante extraño que la mayoría de las personas, aun aquellas que
nunca han oído hablar del Método Cienfico (o si lo han oído, poco podría
importarles) quieran entender el mundo que les rodea. Realmente, esta
necesidad por conocer es presente también en los animales; un mono, o
aun una rata, a veces pasarán por múltiples problemas tan sólo para explorar
una parte de su alrededor.
En las personas, la necesidad es fuerte, aun cuando altamente diversificada.
Algunos estudia a los pájaros, otros disfrutan la lectura de noticias
necrológicas. Y además de otros intereses, a la mayor parte de las personas
les gusta comprender a otras personas (tales como a sí mismas).
Por lo tanto, el estudio científico del hombre puede parecer relacionado con
lo obvio, en tanto que nos dice lo que todo mundo ya sabe, o que nos ofrece
ideas extremas o erróneas. Pero debemos de reconocer y recordar que no
todo el conocimiento valioso acerca de la gente es obvio y que,
entrañablemente, mucho del conocimiento “obvio a menudo es falso o
trivial. Pero deben establecerse primero dos problemas preliminares, a saber:
las cuestiones de la existencia del universo y la adquisición del
conocimiento.
26 Págs. 67-72. D. Soria Teodoro. Psicología. Editorial Esfinge, S.A., Mexico 1978.
1.5.14. Tipos de problemas del Conocimiento
Antes de examinar las formas en que adquirimos el conocimiento y sus
fuentes, es quizás útil determinar si es razonable aceptar que obtenemos
alguna clase de conocimiento de alguna manera, y cuál podría ser el valor de
tal conocimiento, en el caso de que fuera aceptado que tal conocimiento
puede lograrse.
El problema ontológico o metafísico, o ¿Qué existe? La suposición sica
conocida de Rene Descartes (1596-1650): <<Cogito, ergo sum>> pienso,
luego existo se originó de un problema largo tiempo recalcado por la
teología de la Iglesia Cristiana. ¿Cómo puede la mente” conocer la
materia? o en otras palabras, ¿Cómo podemos llegar a conocer algo acerca
del mundo? ¡Qui es solamente una ficción de nuestra imaginación!... La
respuesta de Descartes fue ingeniosa y persuasiva; continúa inquietando a
los filósofos y científicos de hoy en día. Permítaseme suponer, dijo
Descartes, que nada existe en lo absoluto acerca del universo, excepto, el
hecho indiscutible de que estoy pensando, aq y ahora, y que, debido a que
estoy pensando, debe existir una entidad que realiza el pensar, esto es, Yo.
Más aún, debe haber una parte de mí que conoce y una parte (más sica)
que es como todo lo demás, un objeto de conocimiento. Pero
inmediatamente, Descartes se vio ante un problema ulterior: ¿Qué sucede si
sólo yo existo, y el resto del universo existe solamente en los procesos de mi
pensamiento? Descartes estaba profundamente preocupado con esta
posibilidad (que posteriormente fue llamada solipsismo), porque para un
filósofo religioso que no podía dudar de la existencia de Dios, el dudar de la
existencia del universo implicaba que Dios podría estar jugando un sucio
truco de representación falsa. Es importante darse cuenta que el paso de
pienso, luego existo” a el universo existe no se da lógicamente, se da
solamente si se aceptan las premisas adicionales: Dios existe y es
infinitamente bueno y honrado y Dios me da las percepciones del mundo.
El sofista Gorgias resolv el dilema hace algunos 2500 años: Nada existe. Si
algo existiera no podría ser conocido. Si algo pudiera ser conocido no podría
ser comunicado”. El no estaba interesado particularmente en los dilemas
lógicos y teológicos, y la preocupación del hombre por lo espiritual relegó el
problema hasta el siglo XVII.
Aún entonces, la conclusión lógica final de que nada existe, excepto la mente
del que percibe, fue evitada por Descartes, Leibnitz y Berkeley. Para ellos,
Dios viene al rescate: si parece que el mundo es ahí, así debe ser;
parafraseando a Descartes: Dios no es un embustero de confianza. El
solipsismo, al negar la existencia del universo, es por tanto ateísta y a la
inversa; el teísmo tradicional necesita de la consideración de que el universo
es real. (Se podría argüir que el solipsismo es una forma de teísmo que
podríamos llamar autoteísmo, lo que significa “yo soy el Dios de mi propio
universo”. Pero esta variante difícilmente podría ser considerada
tradicional). Hoy en día, las ciencias exactas has exorcizado en alto grado la
duda última acerca de la existencia del mundo como un problema metafísico
insoluble. Ninguna respuesta puede ser aprobada o rechazada.
El problema epistemológico: ¿Cómo obtenemos el conocimiento?” Una
objeción mas permanente, realmente de bastante actualidad, surge de las
afirmaciones segunda y tercera de Gorgias: ¿Cómo, de ser posible, puede ago
ser conocido y comunicado? El primero de estos dos problemas constituye la
base del sistema de Immanuel Kant (1724-1804). Nosotros podemos conocer,
argumentó, solamente las impresiones de las cosas, pero no las cosas
mismas, más aún, estas impresiones son percibidas sólo virtualmente al ser
ordenadas a categorizaciones de acuerdo a ciertos criterios innatos de la
mente perceptora. Cualquier intento por utilizar todos empíricos a fin
de llega más allá de las simples apariencias, a las cosas mismas, sólo
podrá terminar en una especulación sin fin y esotérica. Aunque Kant
quería proporcionar directrices rigurosas para la adquisición de
conocimiento, realmente proporcionó una opción para el científico y una
excusa para el metafísico. El científico tuvo que abandonar su esfuerzo por
conocer el mundo o replantear sus dudas para admitir que nunca podría
sino conocer más que apariencias.
Por otra parte, el metafísico y el teólogo pudieron ignorar modamente las
relaciones establecidas empíricamente al aceptar que estas relaciones
realmente nada dicen acerca de las cosas mismas, tan sólo de sus
proyecciones. Aun sin dudar de la existencia del mundo, se puede ver mo
la distinción de Kant de los femenos percibidos opuestos a las cosas
reales tuvo que llevar al siguiente paso lógico: las percepciones y las
observaciones son eventos íntimos personales, que por definición no
pueden ser compartidos directamente. (La percepción de alguien más, por
tanto, se convierte en una proyección que puede ser conocida por mí,
únicamente como una proyección de segundo orden). Ciertos problemas
lógicos, por ejemplo, donde la propia mente de uno es observadora u
observada, o ambas, no debe preocuparnos aquí.
Examinaremos en cambio, el argumento, dado que no podemos conocer nada
de lo que es a, de que todo lo que podemos saber es aprendido al
observar y analizar nuestras propias percepciones o aquellas ideas innatas
que pueden existir en nosotros.
Suponiendo que nada sabemos acerca del mundo real, sólo lo que
observamos dentro de nosotros, es no obstante indiscutible que la mayoría
de nosotros, la mayor parte del tiempo, actuamos como si esperáramos que
estas percepciones y observaciones ocurrieran en una forma bastante
ordenada, o más aún, para usar los términos inquietantes pero precisos,
como si nuestras percepciones dieran al final la ilusión de causalidad y
determinismo. Cuando nos equivocamos al derivar las consecuencias de esta
alusn”, una percepción muy desagradable puede resultar tal como la que
es causada por la percepción de un supuesto y no necesariamente existente,
camión que pasa sobre nosotros. Desde luego que el hecho de que las
percepciones ocurren en esta forma ordenada no prueba la existencia “real
del camión. También podemos en situaciones excepcionales, escoger el
cultivar las percepciones independientemente de su ordenamiento, como
sucede en un delirio o bajo la influencia de una droga psicodélica.
Pero es precisamente la diferencia entre estas últimas experiencias y las que
se dan ordenadas en nuestra vida en vigilia lo que nos lleva a tomar una
decisión. Nunca podemos saber si nuestras percepciones privadas son
enteramente el producto de un conjurador engañoso y sobrenatural o si es
que existe alguna relación consistente entre lo que es afuera y lo que
esen nuestro cerebro. Nuestras alternativas consisten en actuar como si
fuera posible conocer, o resignarnos a lo que es, en efecto, solipsismo. Si
aceptamos lo último, el siguiente paso obvio sería imponer nuestra elección
sobre nuestras percepciones y percibir nuestro universo confeccionado por
nosotros mismos, de acuerdo a nuestros deseos. Muy pocos de nosotros
somos capaces de hacerlo así, y aquellos que lo hacen no son vistos por los
demás con ecuanimidad. Se tiene a verlos como si experimentaran ilusiones.
No obstante, sin hacer un salto muy temerario, podría ser razonable, o al
menos conveniente, aceptar que el universo existe, que tiene, al menos en
cierto grado, orden, y que puede, al menos en cierto grado, ser conocido.
1.5.15. Fuentes del Conocimiento
Se puede decir que, el comportamiento orientado a la squeda del
conocimiento, es una característica del aborigen primitivo tanto como del
refinado citadino (de hecho, de ninguna forma es limitado para el hombre).
Los motivos para la squeda del conocimiento, no necesitan ser los mismos;
pueden variar desde las necesidades sicas básicas hasta la satisfacción
sensación del dominio. Algunas de las formas en que el conocimiento ha sido
buscado por el hombre nos parecen divertidas hoy en a; las entras de los
animales ya no son un método generalmente aceptado para predecir el
futuro (no obstante, la lectura del café y del tarot aún es muy popular).
Pero la magia, como un medio de adquirir el conocimiento, no necesita ser
siempre espectacular en sus procedimientos, ni puede decirse con certeza
que tal conocimiento sea necesariamente erróneo siempre.
La característica que lo define, y que lo distingue de los procedimientos
científicos, consiste en que acepta la existencia de una relación entre los
eventos, que es puramente especulativa y no sujeta a la verificación critica.
También la forma en que se acepte que un evento afecta a otro no tiene base
en las leyes naturales; forma en que digamos, se supone que las estrellas
afectan al destino humano, no especifica.
No debemos caer en el error de ridiculizar los intentos de algunas culturas
en sus etapas tempranas de desarrollo para adquirir el dominio de su
ambiente mediante el uso ocasional de la magia. Algunos aspectos de la
misma ciencia se desarrollaron a partir de la magia, y cualesquiera que sean
las diferencias, comparte con la magia la necesidad de conocer el mundo
físico (en oposición a la metafísica) y la creencia de que el hombre puede ser
mas que una cosa pasiva, imposibilitada para comprender, que forma parte
de tal mundo. Una influencia bastante más perniciosa es la ejercida por
aquellos que pregonan que han venido a conocer la naturaleza del universo
al ponerse a pensar en él intensamente, o a través de la inspiración de un
agente sobrenatural. El científico no necesariamente sostiene que el único
conocimiento valioso es el empírico; puede ser con frecuencia una persona
profundamente preocupada por los valores espirituales. Pero cuando busca
descubrir el funcionamiento del mundo real, tangible, debe, sobre todo, estar
listo para observar ese mundo, y sus inferencias deber ser consistentes con
dicha observación.
Finalmente, los argumentos se presentan a veces diciéndonos que es absurdo
o pecaminoso estudiar la naturaleza del hombre. Hay solamente dos posibles
refutaciones a estos dos puntos de vista. El científico debe, primero que
nada mostrar que sus todos acrecientan nuestro conocimiento del
hombre y debe demostrar que el conocimiento es preferible a la
ignorancia.27
27 Pág. 13-19. Kaufmann Harry. Introducción al estudio del comportamiento humano. Ed. El manual moderno. Mexico 1975.
1.5.16. El acto de la Percepción
¿Qué es la percepción?
La percepción es, simplemente un acto. De acuerdo con un viejo e ingenuo
concepto, los nervios conducen las imágenes o propiedades del objeto al
cerebro donde distintas máquinas registran los esmulos procedentes del
exterior.
La percepción es el acto físico de recibir impresiones o sensoriales (a
través de los órganos de los sentidos), es decir, de registrar la reflexión de la
luz o, para ser más exactos, las ondas luminosas, de registrar las ondas
sonoras, de responder con una sensación cuando se tocan las llaves que
marcan frío, calor” o dolor.
Por lo tanto, la percepción es influida por factores emocionales y deseos
(asociación de factores emocionales y sentimentales), y determinantes
psicológicos externos tales como la sugestión o la influencia de grupo (un
proceso de estabilización individual y de adaptación social)
Los principios básicos de la percepción:
1. Factores de proximidad.
2. Factores de Semejanza.
3. Factores de dirección e inclusn.
Una percepción es resultado de la interpretación de dos esmulos: la figura
y el fondo, esto es de acuerdo con la teoría de la Gestal.
Entonces debemos de comprender que, la percepción no es un fenómeno
aislado, sino que está determinado por esmulos externos e internos. Ya que,
el acto de percibir es un acto de integración y de síntesis. La percepción esta
dirigida por la atencn, el interés, la integración y otros factores psíquicos.
EL SISTEMA PERCEPTUAL Y EL MUNDO SENSIBLE
¿Cuáles son las facultades de la mente?
¿Cuál es el sentido constructivo de la necesidad y el sentido que tiene el SABER en la vida
humana?
¿Cómo adquiere y a través de que mecanismo ENTENDIMIENTO HUMANO?
¿Para que le sirve al individuo el ENTENDIMIENTO?28
¿Cómo conoce y percibe la información del exterior y del interior el ser humano?
28 Ruiz L. Ramón. Ingeniero Civil y Doctorante en Educación. Mexico 2006.
¿Qué es el cerebro humano?
Las posibilidades potenciales de toda persona son las
más
fascinantes e interesantes de toda la
creación
.
Ray L.
Wilbur
Los antiguos griegos pensaban que la mente se encontraba en el corazón y
no en el cerebro humano. Consideraban que ya que la mente era esencial
para el ser humano, es debería estar en el órgano más vital de todos los
órganos”.
El cerebro tiene aproximadamente el tamaño de dos manos colocadas una
junto a la otra o el de un coco. Pesa alrededor de 1.5 kg, es de consistencia
blanda, de color blanco-grisáceo, compuesto básicamente de agua en sus
lulas, llamadas neuronas.
El individuo tiene dos mentes, una que piensa y razona (actos voluntarios o
racionales), y otra que siente actos involuntarios o instintivos) es un
conjunto de conocimientos impulsivos y poderosos.29
29 Ibíd.
Hay tres cerebros en uno, según el Dr. MacLean (1987), y se demostró que las
emociones y el estrés afectan el aprendizaje y mo se registra el
aprendizaje en el cerebro.30
30 Pág. 29. Hinojosa Muñoz Jorge D., Gutiérrez de Muñoz Carolina. Aprendizaje Acelerado. Grupo Editorial Tomo, S.A., Mexico 2004.
El cerebro humano es el gran centro biológico en el que la materia se
transforma en conciencia. El cerebro es el gran centro en el que radican las
dos fuerzas de conciencia y la mente. Los dos lados del cerebro humano, el
lado derecho donde se desarrolla la imaginación y la creatividad y el lado
izquierdo que corresponde al análisis lógico y otras inteligencias.
Por lo tanto, la esencia de nuestra persona o ser es nuestra unidad de
conciencia. En el interior de nuestro cerebro ocurre el mayor milagro de la
vida que es el poder darme cuenta de que “yo pienso y existo
Dentro de cada ser humano se encierra un universo. Tal vez aún mucho más
vasto y grandioso que el de afuera formado por millones de seres humanos,
criaturas biológicas, planetas, estrellas y galaxias.
El universo personal, el de la conciencia. A yacen de acuerdo con Paul
MacLein. Todo el archivo evolutivo del cerebro tripartito, el reptil, el
mamífero y la neocorteza cerebral.
¿Qué es la mente y cuales son sus características?
¿Cómo podemos examinar nuestra capacidad y ver que objetos están a nuestro alcance y
cuales por encima de nuestra comprensión?
¿Cómo conocer el origen, la certeza y la extensión de los conocimientos humanos?
¿Cómo conocer los fundamentos y los grados de creencia, de opinión y sentimiento que
pueden tenerse respecto de los diferentes objetos que se refieren a nuestro esritu?
¿Cuáles son las facultades del esritu?
¿Cuáles son los mites de la certeza de nuestros conocimientos y los fundamentos de las
opiniones que se ven reinar entre los hombres?
¿Qué es el intelecto y cómo se desarrolla en el individuo?
El funcionamiento de los seres humanos en el aprendizaje y en la vida
cotidiana esta básicamente determinada por la cantidad de neurohormonas
endógenas que produce nuestro cerebro y que también consume. Estas
sustancias químicas o drogas endógenas se producen dentro o en la
superficie de nuestro cerebro y se consumen también ahí; por lo tanto, es
como si tuvramos toda una farmacia dentro de nosotros que segrega las
materias indispensables para la construcción del conocimiento y el
pensamiento.31
El cerebro es no solamente una máquina registradora sino que al mismo
tiempo que registra interpreta el sentido de las impresiones. El acto de
percepción no es como la respuesta de una maquina. Si se instala a varios
artistas a que pinten el mismo paisaje, cada uno de ello nos da un cuadro
diferente. Cada espectador de una película puede hablarnos de las diferentes
cosas que ha observado; una pieza de música es percibida de modo muy
distinto por diferentes oyentes; varios testigos de un accidente o de un
suceso nos cuentan variadas versiones. No percibimos sólo con un órgano
sino que cada fenómeno es registrado por varios y la más ligera desviación
en cada uno puede dar lugar a considerables variaciones en cada persona.
Kant dice que, vemos las cosas no como ellas son sino como somos
nosotros. La percepción puede llegar a ser una interpretación de lo
desconocido. El siguiente cuento nos expone la idea que tenía un ciego del
sol:
Érase un hombre ciego de nacimiento. Nunca haa visto el sol y preguntaba cómo era
a la gente que lo había visto. Alguien le dijo que el sol tiene la forma de un plato de
latón. El ciego golpeo un plato de latón y escucho su sonido. De ahí en adelante
cuando oía el sonido de una campana pensaba que era el sol. Más tarde le dijeron que
la luz del sol era como la de una vela; el ciego palpó una vela y creyó que tal era la
forma del sol y así cuando más adelante tocó una gran vela pen que se trataba del
sol.
Se deduce de esta historia que la percepción no puede ser comunicada y se
deduce también sus relaciones con la imaginacn. De dicho cuento
podemos sacar la conclusión de que la verdad es más difícil de ver el sol, y
cuando la gente no la conoce se comporta exactamente igual que el ciego. Lo
que es verdad para las percepciones exteriores también lo es para las
internas; estas percepciones no son elementos fijos y tienen que ser
comprendidas en su conjunto.
31 Pág. 25. Cruz Ramírez José. Química del pensamiento. Editorial Orión. Mexico 2001.
¿Qué ocurre cuando miramos un objeto?
Las ondas luminosas reflejadas por el objeto llegan a nuestros ojos y, con
ciertas modificaciones, impresionan la retina donde nos dan una imagen
invertida que es enderezada al llegar al cerebro, donde además se relaciona
con diversas asociaciones y recuerdos. Esta imagen combinada es entonces
proyectada sobre el objeto, el cual nunca rasga el velo de nuestra percepción.
Nunca percibimos el mundo exterior sino en razón del nuestro propio.
Por tanto, la percepción no es totalmente distinta de la imaginación. Siempre
se proyecta sobre las percepciones cierto grado de fantasía. Debemos
establecer una distinción sica entre sensacn, es decir, la recepción del
estímulo, y la percepción que incluye el conocimiento de la existencia del
objeto. La percepción combina cierto mero de sensaciones; por ejemplo, el
color, la forma, el olor, tamaño y peso, etc.32
Debemos de recordar que, la realidad exterior tiene algunas cualidades que
podemos reconocer con la razón. Esas cualidades son las relaciones
matemáticas, es decir todo aquello que puede medirse, como la longitud, la
anchura y la profundidad. Esas cualidades cuantitativas son tan claras y
evidentes para la razón como que los seres humanos somos unos seres
pensantes. Por otra parte, las cualidades cualitativas como el color, el olor y
el sabor, están relacionadas con nuestros sentidos y no describen realmente
la realidad exterior.
Pero la realidad exterior es esencialmente distinta a la realidad del
pensamiento. Rene Descartes (1596-1650), ya había constatado que existían
dos formas distintas de realidad, o dos sustancias. Una sustancia es el
pensamiento o alma, la otra es la extensión o materia”. El alma
solamente es consciente, no ocupa lugar en el espacio y por ello tampoco
puede dividirse en partes más pequeñas. La materia, sin embargo, sólo tiene
32 Pág. 50-51. Wolff Werner, Introducción a la Psicología, Fondo de Cultura Económica, Mexico 1979.
extensión, ocupa lugar en el espacio y siempre puede dividirse en partes cada
vez más pequeñas, pero no es consciente.33
Sócrates, estaba convencido de que sólo nuestra razón puede
proporcionarnos conocimientos seguros y verdaderos. No podemos fiarnos
de lo que dicen los viejos libros. Ni siquiera podemos fiarnos de lo que nos
dicen nuestros sentidos.
Así pensó Plan, también él opinó que sólo la razón nos puede proporcionar
conocimientos seguros. Hay una línea que va desde crates y Platón y que
pasa por San Agustín antes de llegar a Rene Descartes. Todos estos filósofos
fueron racionalistas. Opinaban que la razón es la única fuente segura de
conocimiento.34
1.15.17. LA IMAGINACION COMO PROCESO MENTAL
¿Qué es la imaginación?
Llamamos imaginación a aquella manifestación de nuestra actividad cuyo
carácter consiste en representar, es decir, en poner actos productivos de
imágenes. En las imágenes distinguimos con el contenido el acto, el
representar, o sea, el producir contenidos de conciencia en cuya realidad
no creemos. La formación de los productos imaginativos se rigen
exclusivamente por las leyes de asociación y reproduccn.35
Las imágenes son productos, verdaderas construcciones que no representan
objeto real ninguno; es la imaginación constructiva, denominada también
creadora o productiva. Las imágenes representan experiencias
anteriormente tenidas, las reproducen con mayor o menor exactitud; se llama
entonces imaginación reproductiva.
33 Pág. 291. Gaarder Jostein. El mundo de Sofía, Editorial Grupo Patria Cultural, S.A. de C.V., Mexico 2004.
34 Pág. 283. Ibíd.
35 Pág. 158-159. D. Soria Teodoro. Psicología. Editorial Esfinge, S.A., Mexico 1978.
1.5.18. Fases de aplicación de la Memoria
1.- Recepción de la Información a través de nuestros sentidos (oído,
vista, tacto y gusto).
2.- Asociación de la Información, esta es una regla de oro; ya que de
acuerdo como se logre encontrar alguna relación con la información
anterior, se puede aprovechar adecuadamente. Cuantas más asociaciones
establezcamos mucho mejor recordaremos.
3.- Conservación o Retención de la Información.
4.- Evocación de la Información.
1.5.18.1. Los cuatro mecanismos básicos de la memoria
Si no tuviéramos memoria, a pesar de los órganos de los sentidos no
seriamos, conscientes de lo que habíamos visto, oído o percibido, porque los
esmulos pasan a través de nosotros sin dejar huellas. Debido a la función
de recepción o retención en el cerebro que llamamos memoria, conocemos
ciertos esmulos que percibimos. No todo lo retenemos; cuando vamos por
una calle vemos miles de caras, mos innumerables ruidos, percibimos gran
mero de estímulos. Los más pasan sin dejarnos huella, pero retenemos la
imagen general de la calle, quizás el cuadro más interesante de una
exposición o el contenido de una conversación, esto es, aquello que ha
llamado nuestra atención.36
Una de las funciones básicas de la memoria, la de adquisición o retencn,
es relacionada con la atencn. El material adquirido es retenido; el tesoro
de la memoria preserva para su utilización posterior los conocimientos que
va adquiriendo. La retención del material (retentiva) es la base de la tercera
función de la memoria, el reconocimiento. Sólo podemos reconocer un nuevo
estimulo si lo hemos ya experimentado con anterioridad y si entonces f
fijado en nuestra mente (fijación) de tal modo que el compararlo con el
36 Pág. 84. Wolff Werner. Introducción a la Psicología, Fondo de Cultura Ecomica, Mexico 1979.
nuevo material nos lleve a reconocer mecánicamente a los esmulos
exteriores. Podemos intencionalmente reproducir el material que hemos
adquirido y retenido, es decir, poseemos la función de evocar el pasado. La
evocación se produce mediante la función de la memoria que llamamos
recuerdo o función de recordar.
1.5.18.2. La máquina de memorizar
Las cuatro funciones básicas de la memoria; adquisición, retencn,
reconocimiento y recuerdo, hacen pensar a primera vista en ciertas
analogías con una máquina que puede conservar ciertos estímulos como los
sonidos, retenerlos en un disco y reproducirlos. Si el mismo estímulo
reaparece, un mecanismo la pone en movimiento.
Hasta cierto grado, se puede mantener el concepto de la memoria como
mecanismo. Se ha observado que casi el 50% de los niños menores de catorce
años, después de ver un cuadro durante breve tiempo (de 10 a 40 segundos)
son capaces de describirlo con tanta exactitud como si todavía estuvieran
mirándolo y, a veces, pueden recordar hasta los menores detalles.
A esta capacidad se le ha llamado imaginación eidética o, lo que es lo
mismo, fantasía reproductiva. En este caso, la memoria actúa como una
mara mental registrando las fotografías mentales.
Las funciones de la memoria pueden trastornarse a edad muy avanzada
pudiendo llegar hasta la llamada demencia senil. Aristóteles compara la
memoria con una tablilla de cera en la que, cuando es nueva y blanda, se
puede escribir fácilmente, pero si está dura y rígida no admite nuevas
impresiones. La función puede trastornarse a causa de lesiones cerebrales o
de intoxicaciones, como el alcoholismo crónico. En la psicosis llamada
Korsakoff la memoria retiene, recuerda y reconoce todo lo ocurrido antes de
la enfermedad, pero en cambio ya no puede recibir las impresiones recientes.
En los casos de lesiones cerebrales como las que producen los disparos de
arma de fuego, el paciente no puede recordar los hechos ocurridos antes de
un shock, como ocurre en los traumatismos craneales. En algunos casos la
memoria retiene ciertos recuerdos que son repetidos una y otra vez, como
ocurre en un disco rayado.
El acerbo mnémico se refuerza por repeticiones del mismo esmulo, en tal
forma que se llega a memorizar cada esmulo o combinación. Una
combinación de sonidos sin sentido llega a conectarse con ciertas reacciones,
y así ocurre que cuando un perro oye la combinación de sonidos T-O-M-A
acude a su dueño. Tanto el hombre como el animal desarrollan “reflejos
condicionados, con los que la memoria responde inmediatamente a
esmulos a los que está sintonizada.
El todo de asociación por parejas se utiliza para probar el mecanismo de
establecer enlaces, el recuerdo de un miembro del par cuando se presenta el
otro, la duración de la retención, la rapidez para memorizar y la retención de
una serie sucesiva de esmulos o de ejemplos aislados. La memoria se
estimula por la semejanza, la contigüidad, la proximidad, la frecuencia, el
contraste y la intensidad.
Los factores estimulantes varían con los individuos, pero la proximidad suele
ser más efectiva que la frecuencia y ésta más que la intensidad.
El factor activo de la memoria se estudia también en experimentos de
reaprendizaje. Todo material aprendido previamente y vuelto a arreglar en
cuanto a su continuidad para una segunda memorización, es aprendido más
rápidamente que el material nuevo.37
Las emociones son un factor perturbador para la memoria, la cual tiende a
procurar el mayor grado de equilibrio. Por ejemplo, el olvido depende de un
sistema dinámico del organismo, de un hecho que puede trastornar.
37 Págs. 84-88. Wolff Werner. Introducción a la Psicología, Fondo de Cultura Económica, Mexico 1979.
Las cuatro fases sicas de la memoria; adquisicn, retencn,
reconocimiento y recuerdo.
¿Cómo se puede explicar y describir la relación que existe entre el
pensamiento y la existencia humana?38
¿nde se guardan o se almacenan las representaciones mentales del
individuo como producto del estimulo de los objetos o hechos del mundo
sensible?
¿Cuál es el grado de confiabilidad o veracidad de las representaciones
mentales que el individuo construye de los objetos o hechos del mundo
sensible?
38 Ruiz, Ramón. Ingeniero Civil y Doctorante en Educación. Mexico 2006.
2. La Conciencia Humana
Así como las ciencias del hombre es el único fundamento sólido para las
otras ciencias, así el único fundamento sólido que podamos dar a la ciencia
del hombre reposa necesariamente sobre la EXPERIENCIA y la
OBSERVACION. El órgano del saber o de la razón es la conciencia.
Es importante saber mo obtiene el SABER o EL CONOCIMIENTO por
OBSERVACION y EXPERIENCIA el hombre a través de la CONCIENCIA.39
¿Qué es la conciencia?
Es el órgano del saber; es un proceso heterogéneo, dentro del cual figura el
saber. LA CONCIENCIA no