Historia de la responsabilidad social y el desarrollo sostenible

La responsabilidad social empresarial (RSE), puede definirse como la contribución activa y voluntaria al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, generalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva y valorativa y su valor añadido.

La responsabilidad social corporativa va más allá del cumplimiento de las leyes y las normas, dando por supuesto su respeto y su estricto cumplimiento. En este sentido, la legislación laboral y las normativas relacionadas con el medio ambiente son el punto de partida para la responsabilidad ambiental. El cumplimiento de estas normativas básicas no corresponde con la Responsabilidad Social, sino con las obligaciones que cualquier empresa debe cumplir simplemente por el hecho de realizar su actividad. Sería difícilmente comprensible que una empresa alegara actividades de RSE si no ha cumplido o no cumple con la legislación de referencia para su actividad.

Bajo este concepto de administración y de management se engloban un conjunto de prácticas, estrategias y sistemas de gestión empresariales que persiguen un nuevo equilibrio entre las dimensiones económica, social y ambiental. Los antecedentes de la RSE se remontan al siglo XIX en el marco del Cooperativismo y el Asociacionismo que buscaban conciliar eficacia empresarial con principios sociales de democracia, autoayuda, apoyo a la comunidad y justicia distributiva.

La responsabilidad social de la empresa (RSE) pretende buscar la excelencia en el seno de la empresa, atendiendo con especial atención a las personas y sus condiciones de trabajo, así como a la calidad de sus procesos productivos.

Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la responsabilidad social de la empresa es el conjunto de acciones que toman en consideración las empresas para que sus actividades tengan repercusiones positivas sobre la sociedad y que afirman los principios y valores por los que se rigen, tanto en sus propios métodos y procesos internos como en su relación con los demás actores. La RSE es entendida esencialmente por una iniciativa de carácter voluntario.

Algunos autores señalan el origen del movimiento por la Responsabilidad Social Empresarial en la década de los treinta y otros en los setenta, pero lo cierto es que desde los años noventa este concepto ha ido cobrando fuerza y evolucionado constantemente, tras el advenimiento de la globalización, el aceleramiento de la actividad económica, la conciencia ecológica y el desarrollo de nuevas tecnologías.

Hay ciertos organismos de carácter internacional que se encargan de delimitar en lo posible el concepto teórico de la RSE, cuyas directrices sirven como orientación para las organizaciones empresariales que se deciden a transitar por este camino. Dentro de los más destacados citamos a los siguientes:

  • Global Compact (Pacto Mundial) de Naciones Unidas.
  • Global Reporting Initiative (Iniciativa para la Rendición de Cuentas Global).

La Responsabilidad Social del Estado

Tenemos que remontarnos a los orígenes del término de responsabilidad social, el cual como herramienta de gestión estratégica ha sido siempre una de las obligaciones de los Estados. Entendemos por Estado a la organización política y social soberana que goza del poder administrativo y de regulación sobre un territorio geográfico o de un país, por la voluntad de sus habitantes.

Es así que, el Estado debe asumir la responsabilidad de la administración económica, social y ambiental de un territorio o de un país. Sin embargo, la responsabilidad social (tanto como la ambiental) ha sufrido de la permanente omisión política de muchos gobiernos.

Esta situación ha propiciado la aparición en diversos países, tanto de Europa como Estados Unidos, de un discurso centrado en la responsabilidad que las empresas tienen, más allá de sus resultados económicos, y los efectos de su actuación en el entorno en el que operan. Las diversas presiones sociales, medioambientales y económicas, han propiciado que las organizaciones empresariales se sientan cada vez más obligadas a actuar de acuerdo con criterios socialmente responsables, ofreciendo así respuestas que satisfagan a sus interlocutores o grupos de interés.

El Desarrollo Sostenible

No es hasta la segunda Cumbre de la Tierra de 1982 celebrada en Nairobi, Kenia, que se delega a la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas conocida como la Comisión Brundtland, dirigida por la política noruega Gro Harlem Brundtland, donde a través de su informe socio-económico elaborado para la ONU en 1987, se utiliza por primera vez el término “Desarrollo Sostenible”.

Desarrollo Sostenible es definido como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras, el objetivo del desarrollo sostenible es definir proyectos viables y reconciliar los aspectos económico, social y ambiental de las actividades humanas, que deben entenderse por parte de las personas, las empresas y sobre todo el Estado, que asume el papel de difundir los consensos:

Desarrollo sostenible
Desarrollo sostenible

Económico:

Entendido como funcionamiento financiero “clásico”, pero también como la capacidad para contribuir al desarrollo económico en el ámbito de la creación de empresas hacia todos los niveles;

Social:

Entendido como las consecuencias sociales de la actividad de la empresa en todos los niveles: los trabajadores (condiciones de trabajo, nivel salarial, etc.), los proveedores, los clientes, las comunidades locales y la sociedad en general, necesidades humanas básicas;

Ambiental:

Entendido como la compatibilidad entre la actividad social de la empresa y la preservación de la biodiversidad y de los ecosistemas. Incluye un análisis de los impactos del desarrollo social de las empresas y de sus productos en términos de flujos, consumo de recursos difíciles o lentamente renovables, así como en términos de generación de residuos y emisiones.

Desde la acuñación del término desarrollo sostenible o sustentable, gracias a la intervención a nivel mundial de la ONU, se ha avanzado mucho en el compromiso de los Estados con la responsabilidad social.

Desarrollo sostenible / Responsabilidad social
Desarrollo sostenible / Responsabilidad social

En la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas celebrada en septiembre del año 2000, se promulgó La Declaración del Milenio, aprobada por 189 países y firmada por 147 jefes de estado y de gobierno. Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ocho ambiciosos objetivos que se intenta alcanzar para el año 2015, se componen de 8 Objetivos y 21 metas cuantificables que se supervisan mediante 60 indicadores:

Objetivos de Desarrollo del Milenio
Objetivos de Desarrollo del Milenio

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Rivarola Ganoza Iván. (2013, enero 24). Historia de la responsabilidad social y el desarrollo sostenible. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/historia-de-la-responsabilidad-social-y-el-desarrollo-sostenible/
Rivarola Ganoza, Iván. "Historia de la responsabilidad social y el desarrollo sostenible". GestioPolis. 24 enero 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/historia-de-la-responsabilidad-social-y-el-desarrollo-sostenible/>.
Rivarola Ganoza, Iván. "Historia de la responsabilidad social y el desarrollo sostenible". GestioPolis. enero 24, 2013. Consultado el 11 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/historia-de-la-responsabilidad-social-y-el-desarrollo-sostenible/.
Rivarola Ganoza, Iván. Historia de la responsabilidad social y el desarrollo sostenible [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/historia-de-la-responsabilidad-social-y-el-desarrollo-sostenible/> [Citado el 11 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de laihiu en Flickr