Hacker-mate: la guerra oculta por los datos personales

  • Tecnología
  • 3 minutos de lectura

La vulnerabilidad informática alcanza niveles preocupantes, afectando tanto a empresas y bancos como a usuarios finales. El ‘hacktivismo’; la rama ética de los piratas cibernéticos que defiende las libertades personales. La lucha oculta por el BIGDATA.

En los últimos años, se ha incrementado el número de ataques informáticos.  Es ya popular un tipo de virus conocido como ransomware. El sitio web PandaSecurity  define: “(…) es  un software malicioso que al infectar nuestro equipo le da al ciberdelincuente la capacidad de bloquear el PC desde una ubicación remota y encriptar nuestros archivos quitándonos el control de toda la información y datos almacenados. Para desbloquearlo el virus lanza una ventana emergente en la que nos pide el pago de un rescate”.

Este software tiene en su haber ya varios bancos, usuarios finales y grandes empresas del país vulnerados. En ningún caso debe pagarse el ‘rescate’. Es mejor recurrir al soporte de nuestro antivirus, o en su defecto, a algún experto que pueda ayudarnos a resolverlo.

Para prevenir el ingreso de éste (u otro) virus a nuestra computadora, es necesario poseer un antivirus, actualizar el sistema operativo, activar el firewall, evitar abrir páginas raras, mails en otro idioma, de remitentes desconocidos o que nos parezcan extraños. NUNCA se debe descargar un archivo de extensión .exe, a no ser que sea un archivo conocido o de una pagina segura. En el caso que necesitemos obtener un nuevo programa o complemento, es recomendable descargarlo desde la pagina oficial del distribuidor.

Pero, ¿Nuestros antivirus no son capaces de detectar esto? ¿Cómo  pueden infiltrarse los virus muchas veces sin problemas en la computadora? Si bien los antivirus son necesarios, no existe sistema incorruptible. Eso es ya hace tiempo bien conocido en el entorno cibernético. Tanto, que el mismo Mark Zuckerberg (quien oculta con cinta aisladora la cámara y micrófono de sus computadoras) llega al punto de desconfiar de los sistemas de seguridad. Si bien es cierto que una persona en su posición, se encuentra en riesgo constante de ser chantajeada o monitoreada, surge una duda inmutable ¿Podemos todos estar siendo espiados? De ser así, ¿Por qué motivos? ¿Por quien? Preguntas que seguramente la mayor parte de la gente no consideraría hacerse jamás. Lo cierto es que la tecnología ha ido avanzando con el tiempo, y muchas veces desconocemos la dimensión que alcanza en el proceso. De su mano, por ejemplo, evolucionaron las técnicas publicitarias. Al punto que, muchas veces, las paginas detectan nuestro historial y lo utilizan para ofrecernos productos en los que podamos estar interesados(las famosas Cookies de las paginas web). Es una mejora en el sistema de ventas, es capaz de predecir lo que queremos ver, y ahorra el tiempo que lleva buscarlo, dicen muchos. Otros, sin embargo, piensan que este tipo de técnicas violan la libertad del usuario al obtener sus datos sin el debido permiso. Este último pensamiento pertenece a aquellas personas que defienden o participan de lo que se conoce como Hacktivismo. El mismo consiste en una ‘ramificacion’ de hackers que utilizan su potencial como vulneradores de sistemas a favor de las libertades, los problemas ambientales, sociales y políticos. El ejemplo mas conocido, es el grupo de hackers Anonymous. Quienes han hackeado desde el sitio web del departamento de justicia de EEUU, hasta el de Universal Music Group. Obtuvo numerosas canciones de Sony Music, dando inicio a la autodenominada “guerra cibernética mundial”. Y puede ser que tengan razón, que la próxima gran guerra mundial utilice ataques informáticos letales en lugar de bombas nucleares o misiles. La tecnología es el futuro, y resulta impensable que una herramienta tan poderosa y cada vez más imprescindible no genere debates o disturbios. La enorme cantidad de datos personales almacenados de TODAS las personas (lo que se conoce en informática como BigData) que se encuentra en grandes servidores, o simplemente ‘dando vueltas’ por la web es inimaginable. Las grandes empresas que poseen estos datos de sus usuarios, se niegan a perder el poder que otorga saberlo todo de ellos. Tener su información.

Es de público conocimiento, por ejemplo, que al eliminar un contenido de internet, éste no es desaparecido sino, en todo caso, simplemente ‘ocultado’ del internet superficial. Sin embargo existe una opción poco comentada, el “derecho al olvido” de Google. El mismo contempla la eliminación total (hasta donde se puede conocer con ‘total’), de los datos de una persona en el buscador número uno de internet. Si se desea conocer más acerca de este método, se puede ingresar a derechoalolvido.eu donde indican la manera de proceder en estos casos. Se esta gestando un auténtico enfrentamiento cibernético entre los hackers ‘tradicionales’, el hacktivismo y las grandes corporaciones, por los datos personales de los usuarios. Y la mayor parte de éstos últimos, lo ignora por completo.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Kovatsch Florencia. (2016, junio 30). Hacker-mate: la guerra oculta por los datos personales. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/hacker-mate-la-guerra-oculta-los-datos-personales/
Kovatsch, Florencia. "Hacker-mate: la guerra oculta por los datos personales". GestioPolis. 30 junio 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/hacker-mate-la-guerra-oculta-los-datos-personales/>.
Kovatsch, Florencia. "Hacker-mate: la guerra oculta por los datos personales". GestioPolis. junio 30, 2016. Consultado el 27 de Septiembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/hacker-mate-la-guerra-oculta-los-datos-personales/.
Kovatsch, Florencia. Hacker-mate: la guerra oculta por los datos personales [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/hacker-mate-la-guerra-oculta-los-datos-personales/> [Citado el 27 de Septiembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ssoosay en Flickr