Hacia el desarrollo sustentable de las ciudades

Es el momento de acometer sin más retrasos la identificación de las ciudades emergentes, diseñar los planes y ejecutar los proyectos dirigidos a desarrollar las ciudades para hacerlas más confortables, humanas y atractivas. Hay que pasar a la acción para poder afrontar y mitigar los efectos como consecuencia del calentamiento global, y de los gases de efecto invernadero.

LAS CIUDADES Y SUS DESTINOS INCIERTOS

La Naturaleza premió a América Latina con inmensos recursos naturales para el disfrute y bienestar de sus ciudadanos, pero lamentablemente los Ciudadanos no hemos sido lo suficientemente responsables para preservar a las generaciones futuras ciudades dignas y atractivas para vivir.

Muchas ciudades en nuestros países de América Latina han crecido de manera desordenada, sin una planeación y sin una visión de futuro que lleve a los ciudadanos y en especial a los gobiernos a enfocarse en crear los proyectos necesarios para desarrollar, acondicionar, embellecer y convertir las ciudades en seguras para vivir, con espacios para el disfrute y compartir de sus ciudadanos, con mejor calidad de aire, de suelo y servicios públicos que contribuyan a la mejor calidad de vida.

Por mucho tiempo hemos sido ciegos, sordos y mudos ante esta realidad, nuestros nietos y bisnietos y las generaciones futuras, de seguir esta tendencia, les estaremos entregando ciudades invivibles, con carencias y muchos problemas sociales, urbanos y ambientales. Es urgente que tomemos conciencia y empecemos a revertir esta tendencia de indiferencia, despreocupación y apatía, construyamos la ciudad de futuro que queremos dejar de legado a las generaciones por venir y contribuyamos con el mejoramiento de las ciudades y de la calidad de vida de los ciudadanos.

TU PUEDES HACER UNA DIFERENCIA

La participación ciudadana en el desarrollo, mejoramiento y mantenimiento sustentable de la Calidad de vida de las ciudades es fundamental e imprescindible, y demanda su pronta acción para corregir y revertir los efectos que de manera consciente o inconsciente los ciudadanos hemos venido causando al medio ambiente y por ende deteriorando la calidad actual y futura de las ciudades.

La Calidad de vida de las ciudades tiene que ver fundamentalmente con la calidad de su ambiente (cobertura de la distribución y suministro de agua potable, disposición de los desechos sólidos, calidad de los cuerpos de agua tales como ríos y lagunas, calidad de los suelos, calidad del aire y el control de emisiones de gases efecto invernadero producidos por los vehículos automotores, fabricas e industrias), la calidad de los espacios públicos para esparcimiento y compartir de sus ciudadanos, con la seguridad ciudadana, calidad de las calles y áreas peatonales, y con la capacidad de los municipios y parroquias para invertir en proyectos de mejoramiento de la ciudad.

Cada ciudadano puede hacer una diferencia en sus municipios, parroquias y ciudades a través de su participación en las organizaciones comunitarias, profesionales y ONG para:

  1. Promover estudios y proyectos dirigidos a diagnosticar, identificar y corregir los problemas ambientales, urbanos y fiscales que las ciudades presentan.
  2. Participar en la formulación de los Planes de Mejoramiento de la calidad de vida de las ciudades a través de la presentación de proyectos.
  3. Ejercer el control ciudadano a través de la vigilancia y auditoria de los proyectos de mejoramiento de la ciudad para asegurar que los proyectos se ejecutan satisfactoriamente.
  4. Promover el mantenimiento continuo de las obras resultantes de los proyectos para asegurar la sostenibilidad.

Sin embargo, existe un factor importantísimo donde cada uno de los ciudadanos desempeña un rol fundamental independientemente de su condición social y económica, y que afecta en gran medida la calidad de las ciudades.

Este factor tiene que ver con los patrones culturales, actitudinales y educativos que definen el comportamiento ciudadano. Cuidar y mantener la ciudad, sus espacios limpios y conservados depende del comportamiento y actitud de los ciudadanos.

Es necesario fortalecer día a día los principios y valores asociados con la conservación de la ciudad en las escuelas y en los hogares para contribuir a tener mejores ciudadanos. No basta con que haya cuadrillas continuamente manteniendo los parques, bosques, calles, etcétera si los ciudadanos arrojamos basura a la calle, ríos y lagunas.

Las empresas e industrias tienen una gran responsabilidad social que deben asumir de manera inmediata a través la contribución para disminuir los gases efectos invernaderos producidos por las fábricas e industrias.

Asumiendo nuestra responsabilidad individual ciudadana y participando de manera activa en la conservación del ambiente, promoviendo los proyectos de mejoramiento de la ciudad, y ejerciendo el control ciudadano en la auditoría de los proyectos podemos hacer una diferencia valiosa que contribuya a tener mejor calidad de vida y desarrollar ciudades sustentables.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Chirinos Carlos. (2016, octubre 24). Hacia el desarrollo sustentable de las ciudades. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/hacia-desarrollo-sustentable-las-ciudades/
Chirinos, Carlos. "Hacia el desarrollo sustentable de las ciudades". GestioPolis. 24 octubre 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/hacia-desarrollo-sustentable-las-ciudades/>.
Chirinos, Carlos. "Hacia el desarrollo sustentable de las ciudades". GestioPolis. octubre 24, 2016. Consultado el 11 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/hacia-desarrollo-sustentable-las-ciudades/.
Chirinos, Carlos. Hacia el desarrollo sustentable de las ciudades [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/hacia-desarrollo-sustentable-las-ciudades/> [Citado el 11 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de anotherangle en Flickr