Gestión de la innovación. Reflexión

“La gente no fracasa porque su plan sea fracasar, fracasan porque no tienen ningún plan”. Jim Rhom – Filósofo de negocios, empresario, escritor, EEUU.

En cualquier proceso de innovación están presentes cinco elementos básicos o factores que, de tenerlos en cuenta durante la incubación, maduración, implementación y aceptación del proceso de innovación, nos pueden garantizar en mayor medida el éxito de sus resultados.

Según Cecilia Fierro (2005), la gestión puede darse sin innovaciones, pues es la forma de hacer las cosas en las organizaciones. La innovación no puede hacerse sin o fuera de la gestión, pues la innovación es un proceso de la gestión, inherente a él. Los elementos básicos son: Proceso, Fin común, Personas, Recursos y Agentes internos y externos.

  1. Proceso. La innovación como secuencia cronológica que plantea el ciclo natural de vida de las innovaciones desde su origen hasta su adopción o rechazo.
  2. Fin común. Dotar a la institución de una visión compartida acerca del punto al cual se quiere ir y de cuáles son las concepciones y los principios que se quieren promover.
  3. Personas. Debemos reconocer e involucrar a los miembros de la organización.
  4. Recursos. Es necesario que para su implementación se asignen recursos, es casi imposible aplicar una innovación en una organización si no se asignan los recursos e infraestructura necesarios para su implementación.
  5. Agentes internos y externos. La sociedad se encuentra en constante cambio, es necesario contar con un análisis del entono interno y externo para conocer en dónde nos encontramos parados y saber hacia dónde caminar con la mayor certeza posible.

No hay una fórmula o modelo a seguir para que una institución hoy exitosa, lo siga siendo en tres o más años. Porque la innovación es un factor clave y hay que trabajarla a diario, permanentemente. Es necesario estar conscientes, caer en la cuenta, evaluar el proceso de gestión, identificar los factores claves o críticos de éxito o fracaso y entonces de ahí partir para poder innovar, mejorar, hacer más con lo menos, buscar lo que en palabras de la educación jesuita llamamos el Magis, que significa la búsqueda del más, del bien más universal.

Para innovar es necesario un amplio conocimiento de una necesidad, no todas las ideas innovadoras tienen éxito, por tanto, es necesario jugar con todas las herramientas necesarias para que la innovación no sólo sorprenda sino que también funcione.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Rosales Valdés Andrés. (2015, mayo 8). Gestión de la innovación. Reflexión. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/gestion-de-la-innovacion-reflexion/
Rosales Valdés, Andrés. "Gestión de la innovación. Reflexión". GestioPolis. 8 mayo 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/gestion-de-la-innovacion-reflexion/>.
Rosales Valdés, Andrés. "Gestión de la innovación. Reflexión". GestioPolis. mayo 8, 2015. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/gestion-de-la-innovacion-reflexion/.
Rosales Valdés, Andrés. Gestión de la innovación. Reflexión [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/gestion-de-la-innovacion-reflexion/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de nasamarshall en Flickr