Formación en cultura ambiental para estudiantes universitarios

Resumen

La formación de una cultura ambiental en los profesionales Estudios socioculturales cobra gran importancia en los momentos actuales, debido a que serán estos los que estarán vinculados a la toma de decisiones, la proyección de políticas sociales, al uso de los recursos naturales, y a la transformación de la sociedad desde las instituciones culturales, de su actuación dependerá en gran medida el proceso de desarrollo social a escala mundial y local. El presente artículo analiza el fundamento teórico y metodológico de la educación ambiental, las etapas de su desarrollo y su influencia en la cultura ambiental condicionado por el proceso de formación profesional así como las características de ese proceso y la formación de cultura ambiental en los estudiantes. Los resultados arrojaron insuficiencias en la formación del profesional de la Licenciatura Estudios socioculturales en relación a la cultura ambiental que limitan la pertinencia socio transformadora en el contexto de actuación.

Introducción

Existen diferentes programas sociales basados en conceptos de equidad y de justicia social a los que aspira nuestra sociedad como parte de la Batalla de Ideas. La Universidad Cubana no ha sido ajena a ello y ha desarrollado varios talleres sobre el trabajo político – ideológico (Ministerio de Educación Superior, 1996; 1998).

En este contexto fue atendida la necesidad de dar respuesta a la continuidad de estudios de los egresados de los programas de trabajadores sociales, de las escuelas emergentes de maestros primarios y de instructores de arte, en las universidades del país.

El término formación, personifica el proceso desarrollado en las universidades con el objeto de instruir integralmente al estudiante de una determinada carrera universitaria y comprende, tanto los estudios de pregrado como los de postgrado. Horruitiner, P. (2006). Continúa enunciando este autor que la formación, expresa la dirección del desarrollo, es decir hacia dónde este debe dirigirse.

En la tentativa de definir teóricamente a nivel internacional y nacional los preceptos que diferencian a la formación profesional, se han referido un número importante de autores en cuyas obras se devela un gran consenso relacionado con la importancia que le otorgan a la misma, lo que evidencia la necesidad de fomentar la formación en función de la política organizacional, de los intereses de sus profesionales con la calidad requerida. Por el valor de este proceso se atribuye gran importancia a los conceptos trabajados por los siguientes autores, Castro O y Addine F. (2010), Balmaceda, E. (2010), González Maura,V. (2003, 2006, 2008), Calderón R. M. (2006), Alonso Angulo D. (2006), (Colectivo de Autores de la Universidad de Ciego de Ávila (2006), Ramírez Feliú A. (2006), Álvarez de Zayas, Carlos M., (1989), entre otros que proponen alternativas de formación contextualizadas a las condiciones concretas de la enseñanza en la Universidad Cubana Actual.

En la actualidad, la educación cubana tiene el propósito de crear un hombre que se involucré de forma activa en la construcción de la nueva sociedad, con alto nivel de responsabilidad, habilidades prácticas, sentimientos humanos y valores estéticos y ético, lo que implica en definitiva, crear un hombre revolucionario y culto.

Para conseguir que la educación alcance ese propósito esencial, se requiere formar un profesional con un valioso nivel de integralidad, que ostente además de los conocimientos necesarios, el desarrollo de habilidades y la formación de los valores que hoy exige nuestra sociedad.

Al iniciarse el siglo XXI, los grandes problemas que amenazan la existencia misma de la humanidad, entre ellos, el cambio climático y el aumento de los desastres que ya no son tan naturales, ponen en grave peligro la existencia de las especie y comprometen la creación de las cimientos de un mundo viable y sostenible.

La formación ambiental fue concebida desde la Conferencia de Tbilisi como el proceso de construcción de un saber interdisciplinario y de nuevos métodos holísticos para analizar los complejos procesos socioambientales que emergen del cambio global. (UNESCO, 1994)

En el ámbito del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), “la formación ambiental es comprendida, como una educación ambiental especializada, en cuanto que se dirige a un grupo restringido de profesionales”. (Novo, 1998).

Uno de los principales retos del quehacer de las universidades lo constituye la formación ambiental, orientada hacia la necesidad de formar profesionales capaces de operar cambios en el comportamiento de la sociedad en su conjunto, así como de la transformación del conocimiento y la innovación de tecnologías para la solución de los problemas ambientales.

En Cuba, la formación del profesional, parte de la definición clara de los problemas profesionales que han de resolver en forma independiente y creadora una vez graduado, por lo que es un propósito esencial del Ministerio de Educación Superior (MES), la creación de la cultura ambiental en el pregrado, postgrado, la investigación científica, la información científico-técnica, la extensión universitaria y las relaciones interinstitucionales, ya que la universidad debe formar a un profesional que no agreda ni contamine el medio ambiente, sino que transforme su modo de actuación ante la sociedad y por ende trabaje por lograr una cultura medioambiental (MES, 2007).

Los complejos problemas de medio ambiente a los que se enfrentan las sociedades actuales, requieren para su comprensión un cambio de paradigma, desde la disciplinariedad a la interdisciplinariedad y, en muchos aspectos, a la transdisciplinariedad, para lo cual habrá que introducir una cultura respetuosa con el medio ambiente social y comunitario en la universidad que, en definitiva, es un ecosistema.

El autor realizó revisión bibliográfica y confirmó los insuficientes artículos y obras de autores que se hayan referido al tratamiento de la educación y la cultura ambiental en la formación de los profesionales de la carrera de Licenciatura en Estudios Socioculturales, solo aparecen algunos artículos que refieren el tema tales como Ballester (2007), en dicho artículo se analizan los resultados del estudio realizado al estado de la Educación Ambiental Interdisciplinaria en la SUM de la provincia de Holguín.

En el proceso de formación del profesional de la carrera Estudios Socioculturales se develan las siguientes insuficiencias:

  • Limitaciones de profesores y estudiantes para ofrecer opciones de solución a problemáticas ambientales.
  • Limitaciones en la aplicabilidad de conocimientos de la cultura ambiental en los contextos donde interactúa.

Desarrollo

Fundamentos teóricos y metodológicos acerca de la educación ambiental en el proceso de formación del profesional de los Estudios Socioculturales y la formación de la cultura ambiental.

Es cierto que el medio ambiente es una nueva especificidad de la interacción Naturaleza-Sociedad y que es un sistema abierto donde interactúan todos los elementos, hasta el propio pensamiento humano y, que como dijera nuestro comandante en Jefe Fidel Castro Ruz en la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo celebrada en Río de Janeiro “Por primera vez en su historia, el hombre es capaz de alterar el equilibrio de los principales sistemas vitales y romper las leyes naturales que han recogido la evolución en el planeta. Puede destruir de un golpe la vida y desencadenar la guerra nuclear. Incide activamente, mediante la ingeniería genética, en las mutaciones aceleradas de especies que de forma natural necesitaron milenios para consolidarse. Por primera vez el hombre es capaz de cambiar el curso de la vida”. Castro, Ruz (1993) pp. 63-94.

Teniendo en cuenta la idea anterior del Máximo Líder se considera entonces que la educación ambiental en estos tiempos es algo trascendental, que tuvo sus orígenes cuando el hombre vislumbró su relación con la Biosfera y comenzó a cuestionarse su papel en la conservación y degradación del entorno. Durante siglos, la especie humana ha transformado el entorno en que vive para adaptarlo a sus necesidades, en esta relación sociedad – medio ambiente se han instituido valores que promueven una mentalidad de sometimiento del mismo, desarrollándose normas de uso que unidas a los avances científicos y tecnológicos que han dotado al hombre de un poder enorme de impacto sobre el entorno, han condicionado la acción depredadora de este sobre el medio, la cual ha sobrepasado los efectos locales, ya que los problemas derivados del conflicto sociedad – naturaleza, han cambiado las condiciones de vida del planeta, originando efectos nocivos que afectan la calidad de la vida en su conjunto.

El concepto de Educación Ambiental ha sido abordado por muchos autores, dentro de los cuales se destacan: Jorge Ramón Cuevas (1982)” Los recursos naturales y su conservación. En defensa del Medio Ambiente”, Eduardo Torres Consuegra (1996) “El comportamiento ético ambiental”, Milene González Ramos (2002) “La salud y el desarrollo ambiental”, Margarita Mc Pherson Sayú (2004)” La Educación Ambiental en la formación de docentes”, entre otros.

El concepto de Educación Ambiental ha sido abordado por muchos autores, dentro de los cuales se destacan: Jorge Ramón Cuevas (1982)” Los recursos naturales y su conservación. En defensa del Medio Ambiente”, Eduardo Torres Consuegra (1996) “El comportamiento ético ambiental”, Milene González Ramos (2002) “La salud y el desarrollo ambiental”, Margarita Mc Pherson Sayú (2004)” La Educación Ambiental en la formación de docentes”, entre otros.

En esta investigación el autor asume el concepto emitido en la Estrategia Ambiental Nacional en su ley 81 el cual plantea: “La Educación Ambiental es un proceso continuo y permanente, que constituye una dimensión de la educación integral de todos los ciudadanos, orientada a que en la adquisición de conocimientos, desarrollo de hábitos, habilidades, capacidades y actitudes y en la formación de valores, se armonicen las relaciones entre los seres humanos y de ellos con el resto de la sociedad y de la naturaleza, para propiciar la orientación de los procesos económicos, sociales y culturales hacia el desarrollo sostenible.”

Etapas del desarrollo de la educación ambiental y la influencia en la cultura ambiental condicionado por el proceso de formación.

Los orígenes de la educación ambiental se sitúan en los años 70, la misma surge en el contexto de la preocupación mundial ante la seria desestabilización de los sistemas naturales, lo cual pone en evidencia la insostenibilidad del paradigma de desarrollo industrial o “desarrollista”, y lleva a la comunidad internacional al planteamiento de la necesidad de cambios en las ciencias, entre ellas, las ciencias de la educación, con el objetivo de darle respuesta a los crecientes y novedosos problemas que afronta la humanidad.

En el año 1972, en Estocolmo, Suecia, se realiza la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Humano, donde se reconoce oficialmente la existencia de este concepto y de su importancia para cambiar el modelo de desarrollo. Lo cual ha sido enfatizado por diferentes autores, (Leff, E. 1995; Pardo, A. 1996; Esteva, J. 1994; Martínez, R. 1994).

El principio 19 de esta conferencia señala que es indispensable una educación en labores ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos, y que preste la debida atención al sector de la población menos privilegiada, para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades, inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la protección y mejoramiento del medio en toda su

En la Cumbre de la Tierra realizada en Río de Janeiro Brasil en 1992, se conceptualiza una Educación Ambiental enfocada al análisis de la problemática derivada de los modelos de desarrollo establecidos por la humanidad y a la necesidad imprescindible de un cambio de éstos hacia un desarrollo sostenible, donde la educación sea la llave que abra las puertas que dan a los caminos que generen las transformaciones en los países, sobre todo en los llamados ricos donde se consume la mayor parte de la materia y energía de este planeta. (PIEA-UNESCO-PNUMA, 1994a).

Desde 1986 se inician las acciones sobre Medio Ambiente por parte de la educación cubana hasta que en octubre de 1995 se crea el programa de Medio Ambiente del Ministerio de Educación Superior.

La Ley 81 o Ley del Medio Ambiente, en su Capítulo VII “Educación Ambiental”, artículo 50 señala como elementos significativos que la educación superior debe instrumentar la dimensión ambiental teniendo en cuanta la relación que se establece con modelo del profesional y los planes de estudio que organizan la formación de pregrado, desplegándose a través de actividades de extensión, docentes y extradocentes. Elementos que se comparten dado los propósitos de la investigación, pues se signa el valor que tiene en la formación del profesional de los Estudios Socioculturales en relación con la cultura ambiental.

En el Sistema Nacional de Educación y en los planes de formación de profesionales de la educación superior, la educación ambiental ha sido reconocida como objetivo priorizado. Esto ha permitido el desarrollo de acciones que posibilitan elevar la cultura ambiental de los alumnos y el fortalecimiento de la relación de la escuela y universidad con la comunidad. Si esto es así, entonces el proceso de formación del profesional de los Estudios Socioculturales se constituye en un espacio idóneo para formar cultura ambiental a través de dinámicas transformadoras en contextos de universalización de la Educación superior.

En este sentido, debe tenerse cuenta que aún existen limitaciones en la formación integral de los docentes que permitan una conducción adecuada de los procesos de formación de cultura ambiental en la educación superior, además persiste insuficiencia en la aplicación del enfoque interdisciplinario que requiere la formación y/o educación ambiental en los programas de disciplinas de la carrera de Licenciatura en Estudios Socioculturales, con predominio en la formación inicial de pregrado. Por otro lado no se dispone de textos especializados y otros recursos didácticos destinados a la educación ambiental para la escuela cubana. No obstante, se aprecia en el país un avance en la incorporación de temas ambientales en los currículos de programas de estudios del MES y MINED.

Etapas del desarrollo de la educación ambiental y la influencia en la cultura ambiental condicionado por el proceso de formación profesional.

Los orígenes de la educación ambiental se sitúan en los años 70, la misma surge en el contexto de la preocupación mundial ante la seria desestabilización de los sistemas naturales, lo cual pone en evidencia la insostenibilidad del paradigma de desarrollo industrial o “desarrollista”, y lleva a la comunidad internacional al planteamiento de la necesidad de cambios en las ciencias, entre ellas, las ciencias de la educación, con el objetivo de darle respuesta a los crecientes y novedosos problemas que afronta la humanidad

En el año 1972, en Estocolmo, Suecia, se realiza la Conferencia de la Naciones Unidas sobre el Medio Humano, donde se reconoce oficialmente la existencia de este concepto y de su importancia para cambiar el modelo de desarrollo. Lo cual ha sido enfatizado por diferentes autores, (Leff, E. 1995; Pardo, A. 1996; Esteva, J. 1994; Martínez, R. 1994).

El principio 19 de esta conferencia señala que es indispensable una educación en labores ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos, y que preste la debida atención al sector de la población menos privilegiada, para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada y de una conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades, inspirada en el sentido de su responsabilidad en cuanto a la protección y mejoramiento del medio en toda su dimensión humana. (Valdés, 1992a y 1992b).

En 1985 en Bogotá, Colombia en el Congreso Universidad y Medio Ambiente, se hace la primera aproximación para una educación ambiental en las universidades latinoamericanas y se crea la red de formación ambiental en América Latina dirigida por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). (González Muñoz, 1996a y 1996b).

En la Cumbre de la Tierra realizada en Río de Janeiro Brasil en 1992, se conceptualiza una Educación Ambiental enfocada al análisis de la problemática derivada de los modelos de desarrollo establecidos por la humanidad y a la necesidad imprescindible de un cambio de éstos hacia un desarrollo sostenible, donde la educación sea la llave que abra las puertas que dan a los caminos que generen las transformaciones en los países, sobre todo en los llamados ricos donde se consume la mayor parte de la materia y energía de este planeta. (PIEA-UNESCO-PNUMA, 1994a).

Desde 1986 se inician las acciones sobre Medio Ambiente por parte de la educación cubana hasta que en octubre de 1995 se crea el programa de Medio Ambiente del Ministerio de Educación Superior.

La Ley 81 o Ley del Medio Ambiente, en su Capítulo VII “Educación Ambiental”, artículo 50 señala como elementos significativos que la educación superior debe instrumentar la dimensión ambiental teniendo en cuanta la relación que se establece con modelo del profesional y los planes de estudio que organizan la formación de pregrado, desplegándose a través de actividades de extensión, docentes y extradocentes. Elementos que se comparten dado los propósitos de la investigación, pues se signa el valor que tiene en la formación del profesional del derecho en relación con la cultura ambiental.

En el Sistema Nacional de Educación y en los planes de formación de profesionales de la educación superior, la educación ambiental ha sido reconocida como objetivo priorizado. Esto ha permitido el desarrollo de acciones que posibilitan elevar la cultura ambiental de los alumnos y el fortalecimiento de la relación de la escuela y universidad con la comunidad. Si esto es así, entonces el proceso de formación del profesional de derecho se constituye en un espacio idóneo para formar cultura ambiental a través de dinámicas transformadoras en contextos de universalización de la Educación superior.

En este sentido, debe tenerse cuenta que aún existen limitaciones en la formación integral de los docentes que permitan una conducción adecuada de los procesos de formación de cultura ambiental en la educación superior, además persiste insuficiencia en la aplicación del enfoque interdisciplinario que requiere la formación y/o educación ambiental en los programas de disciplinas de la carrera de Licenciatura en Derecho, con predominio en la formación inicial de pregrado. Por otro lado no se dispone de textos especializados y otros recursos didácticos destinados a la educación ambiental para la escuela cubana. No obstante, se aprecia en el país un avance en la incorporación de temas ambientales en los currículos de programas de estudios del MES y MINED.

Sobre el proceso de formación de los profesionales Álvarez de Zayas, Carlos M., (1989), plantea que, la formación es el proceso y el resultado cuya función es la de preparar al hombre en todos los aspectos de su personalidad, es la posibilidad y necesidad de que el hombre llegue a ser sujeto, que tenga la capacidad de disponer conscientemente de sí mismo. En este sentido, la educación y la cultura ambiental constituyen esencia de la cultura integral, al fortalecer valores éticos, siendo necesario la inclusión de la dimensión ambiental y el desarrollo de una cultura ambiental.

En el análisis del proceso de formación del profesional, adquiere significación lo planteado por Fuentes, H. y Cruz Baranda, S., (2002), al considerarlo como un espacio de construcción de significados y sentidos que implica el desarrollo humano progresivo, lo que se puede explicar desde un modelo pedagógico que reconozca este proceso como un proceso consciente, complejo, holístico y dialéctico. Aspectos que comparte la autora de la investigación por su carácter totalitario y enriquecedor que denota dicho proceso, que permite la instrumentación de acciones formativas intencionadas a formar cultura ambiental en los profesionales en formación.

Por su parte la UNESCO, (1989) considera como formación profesional, las formas y niveles del proceso educativo que incluyen además del conocimiento general, el estudio de las tecnologías de las ciencias relacionadas, la adquisición de habilidades practicas, de competencias, actitudes, y comprensiones relacionadas con las ocupaciones en los diferentes sectores de la vida social.

Lo anterior permite aseverar que la formación ambiental es una de las dimensiones de la formación del profesional, que se reconceptualiza continuamente, sujeta a las concepciones teóricas sobre la Educación Ambiental, la cual ha transitado por diferentes etapas. La primera orientada a la preservación de la naturaleza, la segunda para la protección del medio ambiente y la tercera para crear una cultura ambiental para el desarrollo sostenible

El término formación ambiental ha sido abordado por varios autores Left Enrique, (1994); Coya Melania, (2000) que lo consideran como un proceso de adquisición de aptitudes, técnicas y conceptos para contribuir a una nueva forma de adaptación cultural a los sistemas ambientales a través del proceso pedagógico profesional. Del criterio de estos autores se interpreta la formación ambiental, como acción y consecuencia de adiestrar.

Si se tiene en cuenta que el medio ambiente es un sistema complejo y continuo donde se manifiestan interrelaciones dinámicas entre lo biótico, abiótico, socio cultural, económico, histórico, construido, etc., que en él se centra la visión de un mundo interconectado en una compleja trama de relaciones, que van desde la propia existencia del hombre hasta su cultura y relaciones sociales, entonces no cabe dudas que en la medida que se logre una consecuente educación ambiental se estará favoreciendo un enfoque integral en los futuros profesionales.

El proceso de formación del estudiante universitario adquiere gran connotación a partir de las significativas transformaciones que tienen lugar en la universidad cubana, las que tienen como eje central una visión integral de la formación de los profesionales que de respuesta a los grandes retos y desafíos que la actual sociedad le plantea.

La educación ambiental en su devenir incorpora el concepto de formación ambiental presente en el Programa de las Naciones Unidas para el Medio ambiente de 1972, es retomado por Figueroa, A., (1995), el que considera la formación ambiental como “un conjunto de actividades teóricas o prácticas que llevan a una más adecuada comprensión de los problemas ambientales y a un entrenamiento técnico (capacitación), para el manejo de los ecosistemas, en función de una adecuada calidad de vida. Esta valoración responde a la concepción de la educación ambiental, orientada a la conservación de los recursos naturales, y está enfocada hacia la capacitación técnica para comprender los problemas ambientales y actuar sobre el manejo de los ecosistemas.

La necesidad actual de orientar los procesos de educación y formación ambiental hacia un desarrollo sostenible, exige profundas transformaciones en los procesos que tienen lugar en la Universidad Cubana actual, considerando en primer lugar el desarrollo de la educación ambiental en sus procesos sustantivos, la integración de estos procesos y la extensión de los mismos a toda la sociedad. Por tanto el objetivo que persigue el proceso de formación ambiental del profesional está dado en formar en los estudiantes una cultura ambiental en correspondencia con las exigencias de la sociedad, que contribuya a su futuro modo de actuación profesional.

Pese a las acciones que se han desarrollado no se logra el nivel que se requiere, a partir de las exigencias que plantea el ejercicio de la profesión y en función de proveer a los profesionales de una cultura que propicie una actitud consecuente hacia el cuidado y conservación del medio ambiente

Tomando en consideración los elementos planteados anteriormente, y para que la formación ambiental de los estudiantes de la carrera de derecho sea verdaderamente efectiva, se requiere de la aplicación consecuente del enfoque interdisciplinario, a partir de la integración de los procesos sustantivos de la universidad, de las diferentes disciplinas del plan de estudio y de acciones formativas y/o educativas que logren un cambio en el modo de actuación de los individuos en su relación con el medio ambiente.

Características por etapas del proceso de formación del profesional de los Estudios Socioculturales y la formación de la cultura ambiental.

El proceso de formación del profesional de Estudios Socioculturales ha transitado por varias etapas, dejando una impronta significativa y de gran valor para estudios posteriores que se realizan. En tal dirección el autor toma en consideración algunos rasgos esenciales del movimiento histórico por el cual transita la formación de este profesional estableciendo las interconexiones pertinentes con la formación de la cultura ambiental, dado los intereses de la investigación que se desarrolla.

Se hace indispensable que al hablar del proceso de formación del profesional de Estudios Socioculturales se tenga en cuenta su iniciación, identificada por rasgos esenciales que la implican como un período importante en este proceso, reflejado en el modelo y/o perfil profesional. La carrera de Estudios Socioculturales no tiene antecedentes fehacientes en el sistema de educación superior cubano, sin embargo es integradora de elementos principales del sistema de conocimientos, habilidades y modos de actuación de las licenciaturas en Letras, Historia del Arte, Historia, Sociología y Ciencias Sociales.

Para que el estudio nos revelara algunas aristas del problema a investigar determinamos indicadores que integrarían el análisis en cada etapa histórica determinada:

  • Proyección de los principales eventos que marcan pauta para el desarrollo de la formación ambiental de los alumnos en la carrera de Licenciatura en Estudios Socioculturales.
  • Desarrollo de la dimensión ambiental desde la carrera de Licenciatura en Estudios Socioculturales.

Estos indicadores permitieron determinar las etapas, concebidas a partir de los principales documentos que marcaron pautas en el desarrollo de la dimensión ambiental en la carrera de Licenciatura en Estudios Socioculturales: la primera, desde 1992 hasta 2001, es regida por los acuerdos de la Cumbre de Río de Janeiro sobre profundizar y sistematizar el trabajo de la formación ambiental en las universidades, denominada etapa experimental de la carrera de Licenciatura en Estudios Socioculturales y la segunda del 2002 hasta la actualidad la cual es regida por los acuerdos del MES-CITMA y determina una etapa de perfeccionamiento de la formación ambiental en la carrera.

La carrera en Estudios Socioculturales prepara profesionales capaces de realizar trabajo social comunitario, asesorías, investigación social, promoción, animación y gestión cultural y turística e incluso labores de formación docente y de extensión en las esferas social, cultural, político – ideológica y del turismo.

El objeto de trabajo de este profesional es el trabajo sociocultural comunitario. Su modo de actuación es la realización de un trabajo especializado de detección, investigación e intervención sociocultural; por ello el objeto de la profesión es precisamente la intervención social comunitaria que implica el trabajo con grupos étnicos, género, territorios, generaciones, lo urbano y lo rural, el turismo, etc.

Para periodizar los Estudios Socioculturales en Cuba, el autor propone una división en dos etapas, a partir del surgimiento de la carrera y los planes de estudios que le suceden, a saber: experimental formativa, perfeccionamiento formativo.

Primera etapa (1992 hasta 2001): experimental formativa ambiental en la formación del profesional Estudios Socioculturales.

Un evento de gran incidencia en esta etapa fue la Cumbre de la Tierra o Cumbre de Río de Janeiro, Brasil, 1992 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo). El mismo constituye un hito en tanto aportó trascendentales acuerdos internacionales, y documentos de relevancia, tales como la Agenda 21, en la que se dedica el capítulo 36 al fomento de la educación y a la reorientación de la misma hacia el desarrollo sostenible orientado a la calidad de vida, la capacitación y la toma de conciencia sobre los problemas ambientales.

Cuando se inicia la carrera Licenciatura en Estudios Socioculturales en 1998, estaba vigente el plan “C” que se venía aplicando, el cual estaba caracterizado por una estructuración de la carrera con un perfil amplio, un modelo del profesional a partir de los problemas que debe resolver en su desempeño y la determinación de los modos de actuación, al que se le fueron incorporando nuevas tendencias: una aplicación más consecuente del principio de la sistematicidad de la enseñanza para el logro de los objetivos del modelo y una descentralización de las decisiones vinculadas con los aspectos más operativos de la dirección del proceso formativo, encaminado a lograr una efectiva intervención comunitaria, lo que sin dudas, favorece la formación ambiental de los alumnos de la carrera.( Martínez Casanova, Manuel., 2010: 4)

Se crean en 1998, las Cátedras de Medio Ambiente, con el objetivo de fortalecer la formación ambiental de los alumnos a través de la realización de actividades curriculares y extracurriculares, las que se insertan en las estrategias de medio ambiente del Ministerio de Educación Superior.

A partir del curso 1999-2000, ante la aceptación y las perspectivas que abría esta carrera, se inicia progresivamente en otras universidades, con una extensión sin precedentes para ninguna otra carrera universitaria hasta ese momento.

Las indicaciones para profundizar y sistematizar el trabajo de la formación ambiental en las universidades, emitidas por el MES en el 1998, marcan el inicio de un nuevo período, en el que se analizan y se perfeccionan en tres Seminarios Nacionales consecutivos (2003, 2004, 2005) y eventos internacionales como Universidad (2000, 2002, 2004, 2006, 2008) que, a su vez, derivan estrategias cada vez más adecuadas a las exigencias del momento actual.

También desde la concepción de la universidad se concibe la formulación de la Estrategia Curricular de Medio ambiente. Al iniciar este período se recalca la importancia que asume la formación ambiental en los alumnos de la carrera de Licenciatura en Estudios Socioculturales, proyectándose las acciones para el quinquenio 2000-2005 (Proyectos, investigaciones, estudios y experiencias integradas con la participación comunitaria).

La etapa que se analiza se caracteriza por asumir una estrategia de integración

interdisciplinar por parte de los profesores para la labor formativa ambiental en la carrera, de una manera formal, tradicional a partir de la exigencia de la Estrategia Curricular de Educación Ambiental establecida por el MES, aunque se aboga por el carácter interdisciplinar y transdisciplinar de la educación ambiental. En este período se enfatiza en el desarrollo sostenible y se analiza la problemática ambiental desde lo local, comunitario a lo internacional y viceversa, aspecto que no es aprovechado suficientemente.

En medio de una coyuntura internacional que marcó un hito en la evolución histórica de la humanidad, nuestro país perseveró en su voluntad política de sostener nuestro proyecto alternativo al capitalismo brutal: nuestra adhesión a los principios de justicia social y, en general, al proyecto que hemos llamado “nuestro socialismo”. En esta etapa se modifica el plan C. La concepción estratégica fundamental en esta etapa lo constituyó formar un profesional de absoluto contenido político.

En 1992 se lleva a vía de hecho la Reforma Constitucional que modificó el artículo 27 de la constitución de 1976 haciéndolo mas acorde con las nuevas condiciones existentes internacionalmente sobre la problemática ambiental, pues recientemente había concluido la Cumbre de la Tierra.

En los primeros años de esta etapa no se aprecian intenciones educativas en cuanto a lo ambiental, aunque se reformuló el contenido programático de muchas disciplinas y asignaturas. La temática no es incluida en el modelo del profesional del Derecho ni existían estrategias al respecto. No existen objetivos instructivos ambientales lo que impide una orientación coherente y homogénea de la formación ambiental del profesional del Derecho y no existen estrategias metodológicas que orienten el desarrollo de relaciones interdisciplinarias.

En 1997 en la Educación Superior cubana se concibe la Estrategia Nacional de Educación Ambiental (ENEA). A partir de este momento se comienzan a dar pasos para incorporar la dimensión ambiental en los planes de estudio de las diferentes carreras y es objetivo en el plan de formación de los profesionales, las acciones propuestas no alcanzaban satisfacer las expectativas en el proceso de formación del profesional del derecho.

En esta etapa se aprecian insuficiencias en cuanto al tratamiento de la educación ambiental en la formación de los profesionales demostrado en la falta de integralidad en la preparación de los docentes, que no permitieron una conducción adecuada de los procesos ambientales; encausado por el insuficiente enfoque interdisciplinario, inexistencia de textos especializados y otros mediadores formativos requeridos para el proceso de formación de cultura ambiental.

En resumen, la formación de la cultura ambiental como dimensión que adquiere connotación en el proceso de formación del profesional de Estudios Socioculturales en esta etapa se distingue por los siguientes rasgos esenciales:

  • Los documentos normativos y metodológicos que direccionan la política de la formación del profesional Estudios Socioculturales, dan muestra de la necesidad de incluir en el proceso de formación del profesional, la cultura ambiental.
  • En la organización, planificación del proceso de formación del profesional Estudios Socioculturales, se evidencia un acercamiento a vincular de manera intencionada las acciones formativas ambientalista en relación con el modelo del profesional.
  • La formación de la cultura ambiental en el profesional de Estudios Socioculturales, es potenciada desde una dinámica tradicional, con apoyatura de mediadores que representan con predominio elementos cognitivos.

Segunda etapa (2000 hasta la actualidad): Perfeccionamiento formativo ambiental en el proceso de formación del profesional de Estudios Socioculturales.

En esta etapa se desarrolla la Conferencia de Cambio Climático, Río +10 en el año 2002, en Johannesburgo, donde se abordan los problemas ambientales contemporáneos y se perfecciona la Estrategia de Educación Ambiental (CITMA) y se aboga por el carácter transdisciplinar de la misma.

La estrategia de integración asumida por los profesores incluyen, la estrategia ambiental, en aras de dar tratamiento formativo mediado por actividades diversas pero esta aún es multidisciplinar aunque se comienzan a dar pasos para el tratamiento interdisciplinar de la misma, de una manera tradicional en la cual no se concibe la formación desde una perspectiva ética, estética, afectiva y espiritual.

En la carrera de Licenciatura en Estudios Socioculturales se aprecia que las oportunidades están presentes en todo el Plan de Estudio y la esencia de la propia carrera, encaminada a la formación de un profesional capaz de protagonizar transformaciones sociales y naturales desde la comunidad, exige un tratamiento desde la didáctica con la utilización de vías y procedimientos que resulten motivadores.

En la etapa que se analiza se evidencia que en las acciones de carácter formativas que se desarrollan como parte inherente del proceso de formación del profesional de Estudios Socioculturales, aún persiste una tendencia, transitar de manera paulatina de una dinámica tradicional a una protagónica, que implique la autoformación del estudiante, donde no solo se apropie de conocimientos teóricos, sino integrados a los valores actitudinales que regulan su comportamiento en contextos diversos.

El tratamiento a la temática formación de la cultura ambiental, dilucidada desde el propio proceso de perfeccionamiento del profesional, evidencia asistematicidad en las distintas actividades que se desarrollan.

Las acciones formativas que se desarrollan en el proceso de formación del profesional de Estudios Socioculturales, adquieren como consecuencia del perfeccionamiento, la integración de elementos cognitivos y actitudinales en relación con la formación ambiental.

En este período se establece como regularidades:

  • Realización de eventos nacionales que favorecen el desarrollo de la dimensión ambiental en la Educación Superior, sin que articule este proceso la formación del profesional de Estudios Socioculturales, desde la concepción curricular la educación ambiental.
  • El desarrollo de la dimensión ambiental dentro del proceso de enseñanza aprendizaje aún mantiene un enfoque eminentemente social, sin abordar los contenidos ambientales donde se analizan los problemas desde la perspectiva natural y cultural con enfoque integrador de lo cognitivo y actitudinal, pero con predominio del primero.
  • El estado de integración para el desarrollo de la cultura ambiental en la carrera es aún multidisciplinar con un acercamiento a la interdisciplinariedad por parte de los profesores de una manera tradicional, con la elaboración de planes y proyectos de desarrollo desde una perspectiva sociocultural y la ejecución de procesos de promoción y gestión sociocultural, que es apoyada y desarrollada con una dinámica tradicional.

En este sentido, se sintetiza que en el período que se analiza la formación de la cultura ambiental en el proceso de formación del profesional de Estudios Socioculturales tiene como distinción significativa que existe limitaciones en las acciones formativas y procederes que deben ejecutarse para lograr formar los conocimientos y valores necesarios en los profesionales; de manera que se evidencia el problema científico develado en la investigación, siendo necesario buscar alternativa de solución.

Conclusiones

El examen de los fundamentos teóricos de la educación ambiental nos permitió llegar a las siguientes conclusiones:

El análisis aclarativo de los fundamentos teóricos y metodológicos que arriban el objeto y el campo de esta investigación demostró limitaciones en torno a la formación de cultura ambiental en los estudiantes de la carrera de Estudios Socioculturales y proporcionó estadística de las insuficiencias en las consideraciones teóricas revisadas.

Mostrar las etapas que expresan los antecedentes históricos por los que ha transitado la cultura ambiental en la formación de los profesionales de la carrera de Estudios Socioculturales ha facilitado la caracterización de cada una de ellas y establecer sus insuficiencias para descubrir los rasgos esenciales que la tipifican.

Los resultados del diagnóstico aplicado a los estudiantes y profesores de la carrera de Estudios Socioculturales en la Filial Universitaria del municipio de Jiguaní, expusieron el estado de la situación actual en relación a la cultura ambiental en la formación de los profesionales, en ellos se dejan ver insuficiencias de carácter formativo, con relación a la formación de cultura ambiental en los estudiantes de la carrera.

Bibliografía

  • Addine Fernández, Fátima /y/ otros (1999): Didáctica y optimización del proceso de enseñanza-aprendizaje, La Habana, Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño (IPLAC), 1999.
  • Álvarez de Zayas, Carlos. y otros. Diseño curricular de la Educación Superior. Ministerio de Educación Superior. ISP Enrique J. Varona. Curso Prerreunión. Congreso Pedagogía. Palacio de las Convenciones. La Habana, 1990.
  • Ballester Prieto, Jorge. Estrategia Pedagógica sustentada en soporte Multimedia para la Educación Ambiental Interdisciplinaria en la carrera Licenciatura en Derecho de las SUM. Holguín: MES; 2007. Universidad de Holguín “Oscar Lucero Moya”. (Tesis de Maestría, en Nuevas Tecnologías para la educación). 225 p.
  • Carta de Belgrado. Seminario Internacional de Educación Ambiental. Belgrado, 1975. http://www.jmarcano.com/educa/docs/belgrado.html
  • CASTRO RUZ, F. Discurso pronunciado en la Conferencia de las naciones Unidas sobre asentamientos humanos (Habitat II). Granma, 15 de junio de 1996. p.8.
  • Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Estrategia Nacional de Educación Ambiental. Centro de Información, Gestión y Educación Ambiental. La Habana, 1997.
  • Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Río de Janeiro, junio de 1992. Agenda 21.
  • Constitución de la República de Cuba de 24 de febrero de 1976, reformada en julio de1992.
  • Corraliza Rodríguez, José Antonio. La cuestión ambiental y el comportamiento humano. II Congreso Andaluz de Educación Ambiental. Simposio “Estrategias educativas para el cambio de actitudes y comportamientos ambientales”. Publicado por la JUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de Medio Ambiente. Consejería de Educación y Ciencia, en el CD-ROM de EDUCAM. I.S.B.N: 84-89650-59-4
  • Declaración de Estocolmo sobre el Medio Humano. Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano. Estocolmo, 1972.
  • GONZÁLEZ NOVO, T. y GARCÍA DÍAZ, I. Cuba. Su medio ambiente después de medio milenio. La Habana: Ed. Científico Técnica, 1998. 210 p.
  • GONZÁLEZ MUÑOZ, M.C. Principales tendencias y modelos de la Educación Ambiental en el sistema escolar. Revista Iberoamericana de Educación. No. 11, may.-ago.,1996a. pp. 13-74.
  • GRANMA. Discurso del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz. 1ro de Septiembre. Inauguración del curso escolar 1997- 1998. La Habana, 1997
  • LEFF, E. Ecología y capital: una reflexión teórica. México: Revista Antropología y Marxismo. No. 3, abr.-sep., 1980. pp. 34-56.
  • ________. Ecología y capital: racionalidad ambiental, democracia participativa y desarrollo sostenible. México: Ed. Siglo XX, 1994. 78 p.
  • LAHERA MARTÍNEZ, F. Luz verde al carbón de piedra. CDIP Instituto Superior Pedagógico “José de la Luz y Caballero”. Holguín, 1998. 4 h.
  •  ____________________. El método científico de José de la Luz y Caballero. Tesis en opción al grado científico de Doctor en Ciencias Filosóficas. Holguín: Instituto Superior Pedagógico, 1996. 124 p.
  • Ley No. 81 de fecha 11 de julio de 1997, ¨ Ley del Medio Ambiente. GOE número 7 del 11 de julio de 1997, página 47.
  • Muñoz, Marta Rosa. Educación Popular Ambiental para un Desarrollo Sostenible. Tesis en opción al grado de Doctor en Ciencias. Universidad de la Habana. 2003.
  • Mc PHERSON SAYÚ, M. Estrategia de educación ambiental en la superación y formación de maestros. La Habana: MINED, 1997. 20 p.
  • _____________________. Estrategia y metodología de la educación ambiental en la formación de profesores. La Habana: Curso 34. Pedagogía ‘99, 1999a. 13 p.
  • ______________________. Dimensión ambiental – planeamiento curricular: Estrategia para su incorporación en la Licenciatura en Educación: La Habana: Colección Educación Ambiental. Documento, 1999b. 40 p.
  • NOVO, M. Educación ambiental. Ediciones Anaya, S.A. Madrid, 1985. 197 p.
  • NÚÑEZ JOVER, J. Ciencia, tecnología y sociedad en Problemas Sociales de las Ciencias y la Tecnología. La Habana: Ed. Félix Varela, 1994. pp. 83-115.
  • PIEA-UNESCO-PNUMA. Educación ambiental. Principios de enseñanza y aprendizaje. Serie 20. Ed. Libros de la Catarata. España, 1993. 190 p.
  • PROENZA GARCÍA, J. La educación ambiental. Una necesidad del presente y del futuro. En Libro de Resúmenes. I Taller Internacional de Física y Química. Universidad de Holguín, 1997. p. 28
  • ____________________ Propuesta teórico-metodológica para la implementación de la educación ambiental en la carrera de Química del Instituto Superior Pedagógico “Blas Roca Calderío”. En Libro de Resúmenes. I Taller Internacional sobre Innovación Educativa. EDA-05. Las Tunas, 1999. pp. 37-38
  • _____________________. Estrategia curricular para la implementación de la educación ambiental en la Licenciatura en Educación, especialidad de Química del Instituto Superior Pedagógico “Blas Roca Calderío”. Revista Cubana de Química. Vol. X, No. 4, EQ-16, 1998. p.46.
  • ______________________. Introducción de la dimensión ambiental con un enfoque sistémico e interdisciplinario en la carrera de Química de la Licenciatura en Educación: Una experiencia pedagógica. Revista Cubana de Química. Vol. XI, No. 3, 1999. p.12
  • ROQUE MOLINA, M. Programa de introducción de la dimensión ambiental en los planes de estudio de la Educación Superior. La Habana: Memorias de la I Convención Internacional sobre medio ambiente y desarrollo, 1997b. pp. 139-156.
  • UNESCO – PNUMA La Educación Ambiental para Estudiantes Universitarios. Boletín de Educación Ambiental . Vol. XVI, No.3. Septiembre, Santiago de Chile, 1991.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Liens Fonseca Lisbet Elicerio. (2014, diciembre 1). Formación en cultura ambiental para estudiantes universitarios. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/formacion-en-cultura-ambiental-para-estudiantes-universitarios/
Liens Fonseca, Lisbet Elicerio. "Formación en cultura ambiental para estudiantes universitarios". GestioPolis. 1 diciembre 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/formacion-en-cultura-ambiental-para-estudiantes-universitarios/>.
Liens Fonseca, Lisbet Elicerio. "Formación en cultura ambiental para estudiantes universitarios". GestioPolis. diciembre 1, 2014. Consultado el 3 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/formacion-en-cultura-ambiental-para-estudiantes-universitarios/.
Liens Fonseca, Lisbet Elicerio. Formación en cultura ambiental para estudiantes universitarios [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/formacion-en-cultura-ambiental-para-estudiantes-universitarios/> [Citado el 3 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de agustinrafaelreyes en Flickr