Florence Nightingale: la inspiradora de la Cruz Roja

Luchó por la salud pero, también, por los derechos de las mujeres. Un ejemplo de lo que somos capaces.

Florence Nightingale estudió estadísticas y fue enfermera. Parece común hoy en día pero, allá por 1840, eran tareas “inadecuadas” para una mujer, sobre todo en la alta sociedad. Ella luchó contra los preconceptos y priorizó sus ideales, aunque tuviera que pelearse con su familia y evitar el matrimonio.

Nació en Italia en 1820. Desde chica amó las matemáticas y quiso aprenderlas. Pero se encontró con la primera traba: su madre la obligó a estudiar temas “más apropiados” para una mujer. Después de muchas discusiones, finalmente ganó el permiso.

Su interés iba más allá de los números: quería aplicar métodos estadísticos a las ciencias sociales. Orientado a lo humanístico, se le ocurrió ganar experiencia en un hospital. Pero, una vez más, su familia se opuso. En esa época, las enfermeras tenían fama de ser ignorantes y promiscuas.

No se dió por vencida: se entrenó como enfermera en Egipto y en Alemania. Selló, así, la ruptura con su familia, que se oponía a su decisión. La soledad era su destino: aunque tuvo oportunidades, decidió no casarse. Creía que Dios la “había seleccionado para que fuera soltera”. Todo, para entregarse a su ideal: vivir al servicio de la humanidad.

Pasó a la historia como la fundadora de las escuelas de enfermeras profesionales y en 1883 la Reina Victoria le otorgó la Cruz Roja Real por su labor. Hasta que contrajo una enfermedad y quedó postrada en cama. Dejó su trabajo pero siguió mejorando el sistema de salud: publicó 200 libros, reportes y panfletos.

¿Qué aprendemos de Florence?

• Las mujeres somos fuertes. No hay actividades que no podamos hacer, no somos un sexo débil… Esos son preconceptos que la sociedad intentó inculcarnos. Florence lo demostró con su ayuda a los soldados en plena guerra. ¡Y somos capaces de mucho más!.

• Las mujeres tenemos derechos. Gracias a personas como Florence, hoy podemos estudiar y ser profesionales. Escribió: “se supone que las mujeres no deben tener una ocupación suficientemente importante… Ellas se han acostumbrado a considerar la ocupación intelectual como un pasatiempo egoísta…” Años más tarde, publicó un libro donde pedía eliminar las restricciones para que las mujeres tuvieran carreras.

• Podemos aplicar los conocimientos de un área sobre otra. Florence fue a cuidar a soldados en la guerra y se encontró con condiciones alarmantes. Entonces usó sus conocimientos de estadísticas: recolectó datos y sistematizó el control de registros. Esa información le sirvió para promover la reforma hospitalaria. Y tú, ¿qué conocimientos tienes? ¿Puedes mezclar el arte con el marketing y con el derecho? Por qué no… ¡De las interacciones salen buenos resultados!

• Hay que luchar por los ideales. Florence, como otras mujeres célebres, tuvo un llamado interior que le hizo conocer sus anhelos. Sabía lo que quería y dedicó toda su vida a eso, sin importar las consecuencias.

Y tú, ¿por qué piensas que vale la pena luchar?.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Langer Bárbara. (2010, junio 9). Florence Nightingale: la inspiradora de la Cruz Roja. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/florence-nightingale-la-inspiradora-de-la-cruz-roja/
Langer, Bárbara. "Florence Nightingale: la inspiradora de la Cruz Roja". GestioPolis. 9 junio 2010. Web. <http://www.gestiopolis.com/florence-nightingale-la-inspiradora-de-la-cruz-roja/>.
Langer, Bárbara. "Florence Nightingale: la inspiradora de la Cruz Roja". GestioPolis. junio 9, 2010. Consultado el 30 de Agosto de 2016. http://www.gestiopolis.com/florence-nightingale-la-inspiradora-de-la-cruz-roja/.
Langer, Bárbara. Florence Nightingale: la inspiradora de la Cruz Roja [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/florence-nightingale-la-inspiradora-de-la-cruz-roja/> [Citado el 30 de Agosto de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de afagen en Flickr