Finanzas personales y sus principales aspectos

  • Finanzas
  • 6 minutos de lectura

Las “Finanzas Personales” se ocupan de nuestras propias finanzas, comprende el análisis y la planificación de las fuentes y usos de fondos personales a lo largo de los años, el ahorro y las inversiones con el objetivo el lograr una mejora en la calidad debida.

La planeación financiera es el proceso que nos ayuda a darnos cuenta de nuestra situación financiera actual, determinar nuestras metas y objetivos, y desarrollar estrategias que nos guiarán hacia el logro de esas metas.

Abstract

The “Personal Finance” dealing with our own finances, includes the analysis and planning of the sources and uses of personal funds over the years, savings and investments with the objective of achieving quality improvement due.

Financial planning is the process that helps us realize our current financial situation, determine your goals and objectives, and develop strategies that will lead to the achievement of those goals.

Planeación financiera

La planeación financiera comienza con el reconocimiento que cada uno de nosotros haga, de que todos tenemos necesidades y objetivos diferentes.

Una buena planeación financiera cubre un número importante de áreas críticas, incluyendo la planeación para el retiro, planes de salud, impuestos, inversiones, manejo de efectivo y presupuestos. Dependiendo de nuestras necesidades particulares, puede también incluir planes para garantizar la educación de nuestros hijos.

No obstante, el proceso de planeación financiera personal debe ser un proceso integrado. A pesar de que existen diferentes áreas o partes del mismo, el cambio en una de éstas puede impactar la habilidad para lograr nuestras metas. Por ello, es importante ver la fotografía completa antes de tomar alguna decisión que pueda impactar nuestro bienestar financiero futuro.

La realidad es que un buen salario con dinero suficiente para gastar no es garantía de éxito financiero, ni un modesto salario tiene necesariamente que prometer fracaso en estos menesteres. De hecho, la mayoría de la gente que tiene problemas financieros, como un endeudamiento excesivo, corresponde a la clase media de nuestro país. En realidad, uno de los puntos más importantes para lograr un plan financiero exitoso no tiene que ver con el ingreso de cada uno de nosotros, sino con empezar a establecerlo.

Para la mayoría de las personas, cumplir metas financieras y acumular patrimonio requiere tiempo y planeación. No obstante, sin importar nuestro punto de partida, el conocimiento y las decisiones inteligentes pueden incrementar de manera importante nuestras oportunidades de lograr los objetivos que nos trazamos.

Una buena planeación financiera personal puede ayudarnos a evitar graves equivocaciones, como podrían ser: incurrir en un endeudamiento excesivo, ignorar nuestras oportunidades para tener un retiro cómodo, no tener el efectivo suficiente cuando se requiere, o tener seguros que no correspondan a nuestras necesidades reales.

La planeación financiera personal  es muy importante porque con ella podemos tomar decisiones inteligentes acerca de ahorrar para comprar un hogar, para garantizar la educación de nuestros hijos o para cubrir adecuadamente contingencias. Pero además, puede apoyarnos en lidiar con cambios trascendentales en nuestro estilo de vida, como puede ser el matrimonio, un divorcio, el nacimiento de un hijo, cambio de trabajos o el retiro.

Ninguno de nosotros saldría en una balsa a cruzar el océano, sobre todo sin un mapa e instrumentos adecuados que nos guíen a nuestro destino. Incluso, nadie lo haría sin tener definido, por lo menos, un destino de nuestro viaje. El mismo concepto aplica para nuestra propia situación financiera: nadie puede ahorrar sin tener un objetivo concreto (que puede o no ser consciente pero que existe), y nadie debería invertir sin tener claramente definidas sus metas y objetivos de largo plazo.

Todas aquellas personas que tangamos sueños, ilusiones, metas y objetivos en la vida podemos beneficiarnos de un plan financiero personal. La razón fundamental es que este plan no es sino el mapa que nos guiará hacia nuestro destino.

Un plan financiero nos ayuda, en primer lugar, a identificar y enlistar claramente esos sueños y objetivos que todos tenemos, y nos da elementos específicos para tomar decisiones que nos permitirán lograrlas. Pero además, nos permite encontrar obstáculos en el camino no previstos que podrían amenazar nuestro bienestar futuro

Hoy en día La gente necesita saber cómo administrar y utilizar adecuadamente sus recursos monetarios para asegurar un bienestar en el futuro, ya sea para la educación de sus hijos, comprar una casa, un auto, para vivir mejor después de la jubilación o el retiro, y hasta para cubrir cualquier eventualidad o emergencias que se presente, entre otras muchas alternativas.

Aunque a muchos no les convence, nuestra vida se rige por las finanzas y el dinero, independientemente de la profesión que tengamos y de los altibajos que surjan en las diferentes etapas de la vida. En este sentido, es importante que tengamos un buen manejo de nuestras finanzas personales, porque así podremos llegar bien a la edad madura en el aspecto financiero y retirarnos holgadamente.

Por ejemplo, a partir de los 40 años cuando regularmente se alcanza el mejor nivel de ingresos en un trabajo, se tienen que tener mucho cuidado de derrochar el dinero, inclusive es cuando se deben empezar a cuidar y administrar más los recursos, ya que entramos a la parábola de ingresos, porque pronto empezarán a ser decrecientes, mientras que algunos gastos se incrementan (chequeos médicos constantes, medicamentos, viajes, restaurantes, etc.).

Las finanzas personales se relacionan con el problema que enfrenta cada persona para manejar sus recursos monetarios y no monetarios. Se tienen que tomar decisiones acerca de la forma más adecuada para manejar sus propios recursos, para satisfacer sus necesidades y tener bien claro que con cada decisión que tome está administrando sus finanzas personales.

Ya que somos conscientes de que cada decisión que tomamos respecto a nuestros recursos monetarios influye en nuestras finanzas personales, viene la segunda parte: ¿Cómo administrar adecuadamente esos recursos?. Aquí entra la cultura financiera: en que invertirlos, a que plazo, en dónde y cómo hacerlo.

En muchas ocasiones, aún cuando se sabe diferenciar entre el patrimonio real y el patrimonio productivo, las personas recurren a las instituciones bancarias, porque piensan que cuentan con especialistas que pueden resolverles estas dudas; sin embargo, estos “especialistas” lo que hacen es canalizar los recursos a alguna de las cuentas de ahorro o inversión bancarias que pagan intereses muy bajos, dejando a un lado otras alternativas de inversión que ofrecen rendimientos muy superiores.

La capacidad de administrar las finanzas personales de manera adecuada, tiene asociado un nivel de conocimientos previos que facilitan la toma de decisiones, como por ejemplo las herramientas necesarias para que uno mismo sea el mejor administrador.

Para iniciarse en la administración de las finanzas personales hay que empezar haciendo un plan financiero personal, en el cual calculamos nuestro patrimonio, elaboramos un presupuesto, establecemos metas financieras y definimos las estrategias y prioridades.

Posteriormente, se inicia la parte de cultura financiera, abordando los conceptos de ahorro, inversión, riesgo, rendimiento, liquidez, diversificación, plazo, entre otros.

Después entramos a conocer las características de los instrumentos de inversión, los tipos de mercados en los que operan y los indicadores macroeconómicos que los influyen e impactan como son la inflación, las tasas de interés, la devaluación, etc.

No hay que olvidar la parte del análisis de cada instrumento, de las sociedades de inversión, de los mercados financieros y bursátiles, que es de suma importancia; por ejemplo, en el caso de la bolsa de valores que para mucha gente es un mercado muy sofisticado, especializado y complicado, lo podremos ver de una forma sencilla y clara, y no como un juego de azar o un club en el que los ricos se intercambian grandes cantidades de dinero; otro caso es el de las sociedades de inversión, que nos pueden proporcionar una adecuada diversificación de nuestros recursos que no podríamos lograr invirtiendo por nuestra cuenta. En otras palabras, se finaliza estableciendo estrategias de inversión o de financiamiento.

A la mayoría de las personas les cuesta muchísimo ahorrar; no perciben esta responsabilidad como una prioridad en su vida, y más aún si ya se comprometieron con una serie de gastos periódicos. Sin embargo, su tranquilidad y la de su familia no tienen precio. Para ello es importante que, mensualmente, Usted revise su patrimonio y los gastos innecesarios que están haciendo “ruido” en el balance personal.

Sea consciente a la hora de pedir un crédito. Primero reflexione si realmente esta solicitud es una prioridad en su vida o si se está dejando llevar por aquel anuncio publicitario que le otorga la facilidad de pagarlo a “cómodas cuotas”, por ejemplo. Incluso, hoy en día existen muchas entidades bancarias que están impulsando campañas informativas que instruyen al cliente acerca de cómo cuidar su crédito.

Aproveche el fin de año para ahorrar, ya que seguramente será la mejor época en la que reciba dinero por el pago de utilidades, bonos extras y vacacionales, gratificaciones, etc. Siempre es recomendable tener también cierta cantidad de dinero ahorrada, en caso de presentarse una emergencia que no esté cubierta por la compañía aseguradora.

Tenga una visión completa de su estado financiero, y verifique si éste presenta un balance negativo o positivo. En caso de ser negativo, proceda inmediatamente a buscarle una solución. Elabore un plan a través del cual sepa exactamente cuál es su flujo de caja mensual. De esta forma, Usted podrá prevenir situaciones inesperadas y, lo más importante, brindarle bienestar y tranquilidad a su familia.

Conclusión

La planeación financiera personal proporciona dirección y significado a nuestras decisiones financieras. Nos permite entender cómo cada decisión que tomamos afecta otras áreas de nuestra vida. Por ejemplo, una decisión financiera particular podría ser la clave para la compra de una casa, pero a la vez podría impedir un retiro cómodo. Al ver cada decisión como la parte de un todo, podemos considerar sus efectos de corto, mediano y largo plazo en nuestros objetivos de vida.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
López Bautista Jorge Luis. (2013, mayo 27). Finanzas personales y sus principales aspectos. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/finanzas-personales-y-sus-principales-aspectos/
López Bautista, Jorge Luis. "Finanzas personales y sus principales aspectos". GestioPolis. 27 mayo 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/finanzas-personales-y-sus-principales-aspectos/>.
López Bautista, Jorge Luis. "Finanzas personales y sus principales aspectos". GestioPolis. mayo 27, 2013. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/finanzas-personales-y-sus-principales-aspectos/.
López Bautista, Jorge Luis. Finanzas personales y sus principales aspectos [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/finanzas-personales-y-sus-principales-aspectos/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de magnus_d en Flickr