El debe y el haber: ¿incongruencia o contradicción contable?

Autor: MCA Efraín Alejandro Aburto Martínez

Contabilidad

30-10-2007

La contabilidad una materia de suyo importante, nos enfrenta desde nuestra temprana iniciación en su estudio a determinados dilemas, que en el poco alcance de un estudiante novato o de un perfil profesional ajeno a esta técnica, difícilmente repensamos o repreguntamos sobre el alud de conocimientos recibidos y su congruencia:

¿Por qué el Debe es debe y el Haber es haber?
¿Por qué las cuentas de activo son Deudoras y las del pasivo Acreedoras?
¿Por qué el activo se integra por recursos y por qué estos los debemos?

Dado lo elemental que representan estos conceptos dentro de la materia contable, reviste especial trascendencia establecer una posición pragmática, interpretativa y empírica, que permita a los iniciados, que éstos los asimilen con suavidad en el momento de su aprendizaje y como una forma de comunicación efectiva en la mecánica enseñanza - aprendizaje. Para ello nos valdremos del análisis y reflexión centrada en el significado y la interpretación que nos den una aproximación a efectos de precisar los conceptos y su razón de ser.

ABSTRACT

Accounting, an important area, faces us early on its study and analysis towards some dilemmas. Students, junior professionals or those who are not familiar enough to this profession, hardly rethink or question themselves about the knowledge acquired and its coherency.

Why the Debit is debit and the Credit is credit?
Why the asset accounts are indebted and why the passive accounts are creditor?
Why the assets are conformed by the available resources and why those resources are owed?

Due to the fundamental these concepts are in the accountability subject, it is vital to set up a pragmatically, understandable and empiric position the new students can understand easily with the use of effective communication on the teaching-learning process. We will use the analysis focuses on the significance and understanding of concepts itself and its reason of being.

INTRODUCCIÓN

Quienes estudiamos la carrera de Contador Público recibimos de nuestros apreciables maestros la comunicación de un conocimiento que evolucionó a través de los siglos desde la creación de la contabilidad y se fue transformando paulatinamente desde una labor artesanal hasta constituir la materia de una profesión técnica y dinámica con amplitud de intervenciones en la vida económica y financiera de las naciones, personas físicas y morales.

La contabilidad una materia de suyo importante al constituir una de las características del contador, materia a la que se le debe el nombre de nuestra profesión, nos enfrenta desde la temprana iniciación de su estudio a determinados dilemas, que en el poco alcance de un estudiante novato o de un perfil profesional ajeno, ante el asombro de un conocimiento nuevo, pocas veces reparamos en repensar o repreguntar sobre el alud de conocimientos recibidos y su congruencia, por su parte la práctica académica se somete a un proceso rutinario que no permite la reflexión y el análisis característica de la profesión contable. .

Sabemos que la teoría de la partida doble intenta basarse en el principio newtoniano dado; de que a toda acción corresponde una reacción y asumimos los contadores como nuestro este principio para establecer que a todo cargo corresponde una abono, aun cuando en estricto sentido debiera decirse que a todo abono corresponde un cargo, toda vez que en una entidad cualquiera que esta sea, la aportación de los socios o patrocinadores es el acto inicial y en ese sentido se abona como punto de partida al capital social o al patrimonio la suma aportada, pero finalmente discutir que fue primero el huevo o la gallina es irrelevante.

La técnica nos dice que todas las cuentas de activo son de naturaleza Deudora, en el común de los casos se define al activo como los recursos de la empresa de la que espera rendimientos futuros, definición que se contrapone al decir que las cuentas de activo son de naturaleza Deudora, surge entonces la interrogante ¿son recursos de la organización o los debe?

En tocante a los conceptos del Pasivo y el Capital los elementos que los integran se denominan cuentas Acreedoras, sin embargo hablamos de ellas que se inician en el Haber y forman parte del Haber y si por haber entendemos la posesión de algo o la propiedad de algo, es mi haber, es mi patrimonio, como entender que las cuentas que integran el Haber son de naturaleza Acreedora, en todo caso el Haber debería ser el Debe y el Debe el Haber, en cierto sentido es contradictorio. ¿Será por esto que a los contadores, se dice que, nadie nos entiende?

Todo esto ciertamente debe confundir a los legos y a los no tan legos, en todo caso las interrogantes nos deben obligar a pensar en los conceptos, que en uno y otro caso no nos dicen lo que tratan de indicarnos e indagar cual es la razón de todo ello. Nuestra intención es darle significado a esos conceptos tan elementales con los que en una época se nutrió nuestra experiencia estudiantil y que al arribar a la categoría de docente se nos vuelve confuso explicar a las nuevas generaciones, se dice que se aprende más cuando se enseña, buscamos la explicación lógica a los conceptos y su aplicación en el tratamiento de la materia contable. Para ello en este breve documento vamos a tratar de explicar lo que a todas luces carece de lógica.

I.- EL DEBE Y EL HABER

Si en el pasado hemos dejado de cuestionar los conceptos contables y su congruencia con otros y que por si no nos explican la razón de la contabilidad, es el momento de preguntarnos ¿por qué el Debe es Debe y el Haber es Haber? ¿Porqué las cuentas de activo y de egresos en los resultados son calificadas como cuentas Deudoras en tanto que las que componen el Pasivo, el Capital Contable y los ingresos en los resultados son Acreedoras? ¿Por qué unas cuentas se inician con un cargo y otras con un abono?

Todo ello hemos mencionado es muy elemental, es la contabilidad que nos enseñan en nuestros inicios y representan conceptos extraídos del esquema de la teoría básica de la contabilidad financiera. Sin embargo y con el peligro de que se nos tilde de sacrílegos ante una falta de respeto a los más elementales conocimientos contables, legado de quienes nos antecedieron en el camino, con una historia en nuestro país que data de hace más de 160 años cuando se funda lo que ahora es la Escuela Superior de Comercio y Administración del Instituto Politécnico Nacional, me permito afirmar que el Debe entendido como tal debe ser el Haber y que el Haber por consecuencia debe ser el Debe. Si el Debe son nuestros recursos debe ser un Haber, un patrimonio, en tanto que si en el Haber se colocan las deudas el Haber debe ser el Debe, lo que se debe representado por los conceptos que integran a los pasivos y el capital contable.

1.1.- El Debe y el Activo

El Debe como un concepto técnico de la contabilidad califica al activo de la entidad al que la profesión organizada lo define como; “ Un activo es un recurso controlado por una entidad, identificado, cuantificado en términos monetarios del que se esperan fundadamente beneficios económicos futuros, derivados de operaciones ocurridas en el pasado, que han afectado económicamente a dicha entidad” en este sentido el activo representa recursos que en futuro producirán utilidades o beneficios, la pregunta es ¿porqué a estos recursos de la entidad se les califica como conceptos deudores? A quien se le deben si representan recursos controlados por una entidad.

Veámoslo de la siguiente forma, el activo circulante representado por efectivo, clientes, documentos por cobrar, deudores diversos entre otras cuentas están calificadas como cuentas deudoras, lo mismo sucede con el activo fijo, la maquinaria, equipo de computo y de transporte, terrenos, edificios, son cuentas deudoras. A quien le debe un cliente de la entidad, la respuesta de todos los que somos contadores es, el cliente le debe a la entidad, entonces porque a esta cuenta se le denomina deudora, será que existe oculto un segundo acreedor de este cliente. Con seguridad que si y en ello nos vamos a empeñar por descubrirlo

A mayor abundamiento, los clientes, deudores diversos, documentos por cobrar representan créditos a favor de la entidad, en esa clasificación que los contables llamamos cuentas colectivas, en ellas están representadas personas físicas y morales que mantienen un adeudo con la empresa, sin embargo a estas cuentas reiteramos se les conoce como cuentas deudoras ¿a quién le deben? Es necesario que nos hagamos esta pregunta para ir dilucidando de lo que estamos hablando.

Queda mucho más clara la incongruencia si nos permitimos dar el mismo ejemplo con otros conceptos de activo diferentes a la cuentas colectivas, toda vez que al ejemplificar con las cuentas de clientes, deudores diversos, éstas nos pueden llevar a la fácil conclusión de que se llaman cuentas deudoras porque representan adeudos de terceros con la entidad, lo que si bien es cierto, obedece a otro criterio muy diferente para que se les califique como deudoras.

Si continuamos con el proceso de plantear interrogantes, que sucede con el efectivo, la maquinaria, los terrenos, edificios y otros ¿a quién le deben? cae por tierra lo que pensamos sobre los clientes, la respuesta es que estas cuentas por lo que representan no dan lugar a pensar nunca que son deudoras y conforme a la definición de activo, el efectivo, la maquinaria, los edificios y terrenos son recursos de la entidad, de ahí lo difícil que resulta de entender para los estudiantes de contabilidad en su primer acercamiento con la materia y no digamos tratar de explicar este galimatías a un empresario.

1.2.- El Pasivo, Capital y el Haber

El mismo camino podemos recorrer con los conceptos que integran el Pasivo y el Capital Contable que por definición son el primero; “Un pasivo es una obligación presente de la entidad, virtualmente ineludible, identificada, cuantificada en términos monetarios y que representa una disminución futura de beneficios económicos, derivada de operaciones ocurridas en el pasado, que han afectado económicamente a dicha entidad” en tanto que por Capital entendemos que “ Es el valor residual de los activos de la entidad, una vez deducidos todos sus pasivos”

Los conceptos que integran el pasivo y el capital conforme a su distribución en el sistema contable se consideran de calidad acreedora y su posición es en el haber. Si por haber entendemos una posición de privilegio patrimonial situación que nos distingue cuando formamos un capital propio, nuevamente el concepto Haber como él deber ser de una cuenta y representación contable y bajo el concepto de pertenencia con la calidad de cuentas acreedoras llama a la confusión. En si mismas las cuentas de Pasivo y Capital son Acreedoras y manifiestan plenamente con identificación precisa quien o quienes son los acreedores, en su caso, los proveedores, acreedores diversos, préstamos bancarios, accionistas y otras formas de expresar un adeudo, un pasivo o una parte del Capital Contable o Patrimonio.

En realidad la entidad es Deudora de los proveedores, acreedores diversos de todos los elementos que integran el pasivo y singularmente el capital contable, bajo esta lógica el Haber debiera ser el Debe, nadie podrá negar que todos los conceptos que integran el pasivo y el capital son deudas de la entidad.

Investigando las diversas connotaciones para la palabra haber, encontramos también en la lengua conceptos contradictorios para el concepto Haber, así que como tiene un significado como de pertenencia o propiedad, también para el diccionario ideológico de la lengua española Julio Casares entre varias acepciones para Haber; nos dice que éste significa hallarse en la obligación de, bajo esta definición lograríamos establecer congruencia en el término para asignarle por definición que representa la responsabilidad de pagar una obligación, la denominación de cuenta Acreedora y su colocación en el Haber, encontrando en ello sin embargo una representación tautológica con el Debe.

2.- Propuesta de Visión Dual

2.1.- Dualidad de las entidades, Consideramos que para una mejor comprensión de los conceptos del Debe y el Haber y la asignación de cuentas deudoras y cuentas acreedoras que hemos venido comentando, debemos considerar que presentan dos tipos de realidades bajo las cuales debemos someter a escrutinio a una entidad, una Visión Interna y una Visión Externa, congruentes con el postulado de dualidad económica;

Dualidad Económica.- La estructura financiera de una entidad está constituida por los recursos de los que dispone para la consecución de sus fines y por las fuentes para obtener dichos recursos, ya sean propias o ajenas . Conforme a los atributos de la personalidad todos los recursos que obtenga una empresa son de fuentes ajenas, aun siendo aportados por los propietarios o accionistas (fuentes propias), pero ese es otro problema de cómo se presentan los conceptos y definen los mismos.

La NIF A-2 más adelante nos dice: Los activos representan recursos económicos con los que cuenta la entidad, (entonces no los debe) en tanto que los pasivos y el capital contable representan participaciones en la obtención de dichos recursos, a una fecha. Los distintos elementos de los estados financieros reflejan los efectos de las transacciones y transformaciones internas que lleva a cabo una entidad económica, así como de otros eventos, que la afectan económicamente; dichos efectos ocasionan cambios en su estructura en distintos intervalos o períodos de tiempo.

Todas las entidades procesan sus recursos para generar más valor económico y finalmente convertirlos en efectivo. La esencia de un activo o recurso es precisamente su capacidad para generar beneficios económicos futuros para la entidad. Por otro lado, las fuentes de dichos recursos, están constituidas por elementos tanto de pasivo como de capital contable o patrimonio contable.

La esencia de un pasivo es un deber (si se debe por definición, entonces ¿porqué es un haber?) o requerimiento que representa el sacrificio de beneficios económicos en el futuro derivados de operaciones ocurridas en el pasado, lo cual se manifiesta cuando la entidad transfiere activos o proporciona servicios, para satisfacer la obligación en que ha incurrido o que le ha sido impuesta. En adición, el capital contable o patrimonio contable representan el valor contable de los activos netos (activos menos pasivos) con que cuenta la entidad .
2.2.- Visión Interna

La visión interna es aquella mediante la cual se observa a los estados e informes financieros bajo el escrutinio de quienes dispusieron de una cantidad importante de sus recursos para iniciar un negocio; los propietarios o accionistas. Además, esta visión interna es compartida por todos aquellos a quienes los propietarios han confiado la buena marcha de la entidad, las personas que en sus manos tienen su administración, el cumplimiento de planes, programas y el logro de determinados objetivos y metas.

Las entidades económicas ya sea se trate de personas físicas o morales dedicadas al sector público o privado, posen los atributos de la personalidad que conforme a derecho las distinguen unas de otras a saber ; el nombre, domicilio y patrimonio propios y que son en el caso de las entidades personas morales con personalidad distinta de la de sus socios.

En ese sentido las entidades vistas fuera de las miradas exigentes de los terceros interesados, pertenecen a sus socios o accionistas y en esta visión interna el patrimonio de los socios o accionistas se encuentra representado en el Capital Contable y es en esta condición que el Haber constituye un recurso patrimonial de los socios que no de la entidad.

El capital contable pertenece exclusivamente a los socios a los accionistas por lo tanto representa una parte de lo que integra su haber patrimonial, en tal virtud constituye una cuenta que es Acreedora de la entidad formada por el Patrimonio o Capital Contable y cuyos acreedores son los dueños de la empresa. De la misma manera y por sus necesidades de financiamiento con el transcurso del tiempo la entidad con motivo de sus operaciones se verá forzada a recurrir a la contratación de operaciones pasivas, en donde los sujetos activos son los acreedores que se constituyen por diversos motivos, los proveedores de bienes y servicios, bancos para los que la entidad es sujeta de crédito, trabajadores por su labor diaria y el inseparable socio de las entidades el fisco entre otros.

Si nos empeñamos en mantener el criterio de que al Haber corresponde el hecho de contraer una obligación, la entidad al calificar la cuenta de Pasivo y Capital como Acreedora reconoce esa calidad, por esta vía resulta más fácil de explicar y entender los conceptos que integran el Haber y aun considerando el otro significado de haber, tal cual como patrimonio, este calificativo se le debe asignar considerando que es el patrimonio de los dueños de la entidad y de los terceros interesados en la misma por motivo de sus operaciones comerciales.

Así desde la visión interna debemos entender por haber el patrimonio de los dueños clasificado en el concepto de capital contable y por haber también el patrimonio de todas aquellas personas que se encuentran representadas en el rubro del pasivo, sin tratar de lograr una definición para el haber éste se debe considerar como la representación patrimonial de quienes le facilitan y prestan recursos a la entidad para la consecución de sus operaciones, los prestatarios de esos recursos son evidentemente acreedores de la entidad y el saldo natural de las cuentas que los integran son por consecuencia saldos de cuentas acreedoras.

Entendida esta expresión, es por ello más comprensible percibir lo que se nos quiere decir con el concepto del Debe, que desde esta visión interna la suma del activo de una entidad representa todo lo que ésta debe a los acreedores representados en las cuentas del Pasivo y el Capital Contable, así en el Activo tendremos una lista de recursos que literalmente los debe, que nos son de la empresa, de ahí la contradicción con algunos conceptos y definiciones vertidos en las normas de información financiera y terminología contable, en consecuencia las cuentas del activo representan cuentas denominadas deudoras por lo que representan, ya que mediante los recursos que se presentan en los activos se deben lograr liquidar en un momento dado el importe total de los pasivos y los del capital contable.

Así bajo la óptica de la visión interna y haciendo a un lado conceptos y definiciones de la teoría contable podemos afirmar que el DEBE es el debe y el HABER es el haber y que no se trata solo de un problema de semántica sino de la profundidad con que se deben interpretar estos conceptos para lograr su cabal comprensión y difundir generosamente a las nuevas generaciones.

2.3.- Visión Externa

Bajo la concepción de la visión externa incluimos la opinión de todos los terceros interesados en el negocio cuya percepción de las cifras que muestran los estados e informes financieros son diferentes por cuanto a que su objetivo difiere del de los accionistas. Lo que es interesante para los banqueros, la liquidez, la solvencia, el monto de los activos fijos y el capital contable es diferente de lo que puede pensar un proveedor al que sin duda atenderá con mayor interés el monto de los inventarios, cuentas y documentos por cobrar su rotación, el capital de trabajo, las ventas entre otros conceptos. Bajo esta óptica de una visión externa, a los banqueros les interesará sin duda los recursos que posea la entidad en sus activos, cual es su posibilidad de liquidar los pasivos, verá entonces a los activos como un patrimonio de la empresa, en donde radica su capacidad de pago y conforme a ello el activo por definición es un recurso que deberá generar beneficios económicos en el futuro y en ese significado de recurso patrimonial el debe constituye un haber para la entidad.

Los clientes y todos aquellos que tengan que pagar cierta cantidad a la entidad son deudores de la misma y desde esta perspectiva son deudores de la entidad lo que le significa un recurso para la misma y un derecho de exigir el pago de obligaciones y por tanto las cuentas son de naturaleza deudora, sin embargo estos recursos conforman la parte patrimonial de la entidad al formar parte del activo, en este caso el activo es deudor de la entidad en los conceptos ya vistos de pasivo y capital contable, sin embargo como ya se dijo es un haber patrimonial por lo que su clasificación desde esta visión es la de determinar a las cuentas de activo como acreedoras de lo que representan en si mismas. .

Bajo las condiciones descritas que pasa con el efectivo, inventarios, el activo fijo, los valores, por citar algunos, no existe una representación externa que diga yo le debo a la entidad y por este hecho es deudora, el caso de los clientes no es aplicable aquí, en esta visión externa de la entidad las cuentas son Deudoras el activo es deudor, del Pasivo y el Capital Contable. Sin embargo para la visión externa y por definición como ya se dijo estos activos son recursos por tanto un haber patrimonial de la entidad.

En razón de ello vemos que la complicación se da en el HABER en tanto patrimonio, dado que el DEBE tiene muy claro que por su significado es un calificativo del adeudo con el pasivo y capital y por definición es un haber, de ahí que concluyamos que desde una visión externa de ver los estados e informes financieros el Debe es el Haber y el Haber es el debe. En el haber están los recursos representados por los activos que deberán ser suficientes para pagar lo que se debe representado en el debe a los pasivos y al capital contable.

CONCLUSIONES

1.- Los estados y los informes financieros presentan una dualidad que es característica del postulado de dualidad económica y se funda en la teoría de la partida doble y el principio de la acción.

2.- Queda inmerso en el desarrollo de este trabajo, en la visión interna y externa de las entidades, en el postulado de dualidad económica y en la propia teoría de la partida doble, en la que a todo cargo corresponde un abono, la participación de una figura jurídica de que se vale la sociedad para darle personalidad a los entes sociales.

Ésta ficción denominada entidad que es, en el común de los casos, una sociedad mercantil cuyo objetivo entre otros, es el de buscar el lucro y el de otras sociedades ajenas a este propósito con una reconocida función social y de servicio.

En esta ficción o ente creado por el hombre al ser constituida por los socios, accionistas o propietarios, se parte de una dimensión de la que en un principio es poco conocida por sus similares, es una entidad nueva, en tanto eso se da y conserva esta categoría, prevalece la visión externa en donde el patrimonio es observado y calificado como un haber de la entidad, los recursos que sus propietarios han puesto en riesgo.

A través del tiempo la entidad adquiere solides, capacidad económica y financiera, el desarrollo de sus operaciones le proporciona un prestigio y le ofrece un lugar en el concierto de las demás entidades, a partir de ahí cambia la opinión de la visión externa y se bifurca hacia los otros integrantes del balance, esto es, el activo y el pasivo, incluso la mirada se dirige al estado de resultados, en ese instante la ficción se concreta, se realiza, se hace tangible y se establece una realidad en la que de manera aparente la entidad responde con sus recursos, adquiere personalidad ante terceros que de suyo tenía al nacer.

3.- El Haber es un pasivo o un adeudo que se debe de pagar a los acreedores y accionistas, por tanto desde la visión externa el Haber es el Debe. En tanto que el Debe es el Haber son los recursos que tiene la entidad y que le permiten pagar a los acreedores y accionistas, por tanto el Debe debería ser el Haber.

4.- Los conceptos Debe y Haber son contradictorios y no expresan su verdadero significado considerando que la información expresada en los estados financieros se encuentra dirigida a diversos lectores e interesados en la misma.

5.- los estados financieros deben leerse considerando las dos visiones externa e interna y los que estudiamos la contabilidad y de manera significativa quienes la enseñamos, debemos explicar estas dos visiones de ver el registro de las operaciones que realiza una entidad, a fin de que se entiendan las razones del porque se nombran las cuentas conforme a su naturaleza y cual es la característica que se le concede o asigna.

6.- la fortaleza de una entidad se observa en la mayor cantidad de recursos que presenta en su activo y que estos provengan principalmente de su capital contable.

7.- Finalmente debo decir que desde la visión interna, el activo me sirve para pagar el pasivo y el capital; por tanto el pasivo y el capital son acreedores del activo y constituyen el Haber de los acreedores y propietarios, constituyen su patrimonio. Las deudas se representan en el activo, el Debe y son una carga o Cargo para la entidad, abonar significa disminuir una deuda representada en el Haber de los acreedores. Por principio los pasivos y el capital representan el origen de los recursos y el activo la aplicación de los mismos, de ahí el carácter financiero de los estados contables.

8.- La teoría contable no es clara en todos los conceptos que analiza y define y la profesión organizada ha perdido la oportunidad en los dos últimos dos años de proponer cambios en el proceso de la transferencia que se ha hecho entre los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados a Normas de Información Financiera. Queda una asignación pendiente para los contadores y los colegios profesionales que los agrupan, estudiar, analizar y proponer a través de sus distintas comisiones de trabajo, reformas a las normas de información financiera.

Recursos Bibliográficos

Normas de Información Financiera.- (2006).- Instituto Mexicano de Contadores Públicos.- edición 2006.-México D.F.
Casares Julio.- (1992).- Diccionario Ideológico de la lengua española.- editorial Gustavo Pili.- Segunda edición.- Barcelona.

MCA Efraín Alejandro Aburto Martínez

Contador público certificado

Maestro en Ciencias Administrativas; Investigador del Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores de las Ciencias Administrativas de la Universidad Veracruzana (IIESCA UV).

efrainam2002arrobayahoo.com.mx

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.