Diferencias en la evaluación de un crédito comercial y un microcrédito

Autor: Eco. Iván Lozano Flores

Gestión Financiera

25-01-2010

Desde siempre hemos escuchado hablar que no es lo mismo evaluar un crédito comercial que un crédito PYME, pero nunca nos hemos detenido a determinar las diferencias.

Precisamente el presente artículo pretende identificarlas, considerando la experiencia adquirida a lo largo de trece años laborando en entidades bancarias y de microcrédito.

La principal diferencia que he podido identificar se encuentra en el tratamiento de los Estados de Ganancias y Pérdidas. En la evaluación de los préstamos comerciales se respeta la práctica contable; mientras que en los préstamos PYMES la información financiera se ajusta a las necesidades del evaluador.

Así encontramos que mientras que en los préstamos comerciales se trabaja con información ACUMULADA, en los préstamos PYMES se trabaja con información de un MES normal o típico.

Así mismo, mientras que en los créditos comerciales, los gastos financieros se refieren a intereses cancelados; en los créditos PYMES se refieren a la totalidad de las cuotas mensuales (capital + intereses) de las obligaciones financieras, producto del giro del negocio, que tenga el deudor.

Por otro parte, en los créditos PYMES se agrega una nueva partida en el Estado de Ganancias y Pérdidas: los gastos familiares, correspondientes a los egresos de la unidad familiar, tales como, deudas por créditos hipotecarios y tarjetas de crédito, gastos por educación, por servicios básicos, por servicio de cable, por movilidad, por enfermedad, etc.

Por otro lado, en los créditos PYMES, el Excedente permite evaluar si el negocio puede cubrir la cuota de un nuevo préstamo, para lo cual la relación Cuota/Excedente se comparará con determinados ratios, que variarán dependiendo de si se trata de un cliente nuevo o recurrente. Mientras que en los créditos comerciales, la evaluación será más compleja, dependiendo de si
se trata de un préstamo para capital de trabajo o activo fijo. Por ejemplo, para el caso de un préstamo para activo fijo se utilizará el EBITDA o el Flujo de Caja Neto; y para capital de trabajo, el ciclo operativo expresado en nuevos soles.

Como se puede apreciar, el análisis no es el mismo para ambos tipos de créditos; y pasar esto por alto es un grave error que aún se observa en las entidades de microcrédito, Cajas Municipales y Cooperativas, que pretenden copiar el molde de un crédito PYME en un crédito comercial, con resultados desastrosos. Por lo que creo que es el momento de corregir.

Eco. Iván Lozano Flores

Egresado de CENTRUM de la Pontificia Universidad Católica del Perú El autor es Economista de la Universidad Nacional de Trujillo del Perú, egresado de la Maestría en Administración de Negocios del Centro de Negocios de CENTRUM de la Pontificia Universidad Católica del Perú, con Especialización en Mercado de Valores y Diplomado en Comercio Exterior, con más de 13 años de experiencia en banca, como Gerente de Oficina, Gestor Comercial y Analista de Riesgos Regional, en el BBVA Banco Continental e INTERBANK; y en microfinanzas, como Gerente de Créditos en la CAC León XIII Ltda.

ilozanofloresarrobayahoo.es

nilozanoarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.