Hacia una contabilidad sin límite pero finita

Autor: Lic. Kenneth Jiménez Otárola CPA. C.NIIF

Contabilidad

24-09-2008

"La realidad es una mera ilusión, aunque una muy persistente." Albert Einstein.

¿Por qué nos tomamos la molestia de que la contabilidad existiera, tal y como la hemos creado? ¿Seguramente por qué hay algo en lugar de no haber nada? La cuestión es que ha sido creada para llenar un vacío de interpretación financiera al margen de leyes más fundamentales que rigen el universo, y que no necesariamente concuerdan con los principios de las ciencias contables, y por ello es que nuestros cálculos tan solo son estimaciones y en el mejor de los casos valoraciones, aunque esos principios contables cada vez son más intangibles de forma similar a los principios intangibles que rigen el universo, necesarios para la existencia de los seres vivos.

¿Entonces cómo se eligieron esas leyes científicas contables? Puesto que no hay un origen del tiempo en el que haya que elegirlas, podríamos pensar que sería la versión científica de las ciencias contables de la eternidad, pero las teorías no están aún desarrolladas para confirmar o descartar esa posibilidad.

Una vez me dijeron que los contadores no saben multiplicar y dividir tan solo pueden sumar y restar, requerimos de la imaginación para entender una contabilidad sin límites, -que no es lo mismo que sea creativa ni mucho menos que sea infnita-. Pero la imaginación sólo es útil en las ciencias contables al igual que en otras ciencias, cuando conduce a una expresión matemática que haga predicciones verificables, y que nos permita trascender por el universo de las finanzas a lo que yo llamo túneles de tiempo en la estructura del bien o servicio a través de tiempos inmateriales y que nos permitan trascender por el universo.

La posibilidad de considerar una contabilidad sin límite debe verse a través de este tiempo inmaterial, que permanece abierto. Pero no apueste por ello porque podría existir otro apostador que tuviera la ventaja desleal de conocer el futuro. ¿Entonces como trascendería la contabilidad? La respuesta es sencilla, solo lo podrá hacer a través de lo que he llamado singularidades, ¿Y que son estas singularidades? Son aquellos túneles financieros que deben ser vistos a través de los principios financieros entrelazados con leyes físicas, que funcionan y nos llevan a paradojas matemáticas, creando un vértigo metafísico de preguntas enormes, pero que nos transportan a pensar sobre ellas, como consecuencias de débitos más sobrios.

En el zoológico financiero-contable intangible que hemos creado hemos también imaginado criaturas que las hemos llevado o reducido a su mínima expresión denominándolas elementos como lo son los activos, pasivos y patrimonios, y actualmente conceptos como valor razonable, costo de adquisición, costo de reposición, devengo entre otros, criaturas que están compuestas de singularidades mas pequeñas y estas a su vez por otras más pequeñas a las cuales he denominado paquetes de valor fijo, que a su vez se ven afectadas por partículas más pequeñas que están afectadas por el Valor del tiempo, tiempo que la contabilidad no ha interpretado en sus estados financieros, en virtud de que otras ciencias no han avanzado en este concepto, y en irradiación de que el tiempo en el universo financiero se mueve en mercados imperfectos, afectados por factores elásticos que perturban los estados financieros.

¿Me pregunto, será que el hombre pensará que el próximo milenio lo cumplirá en este planeta? Lo más seguro es que corramos el riesgo que no lo haga ¿entonces cuáles serán nuestras criaturas financieras creadas por la imaginación para valorar elementos financieros, primero como prácticas intercontinentales y luego interplanetarios? En ese sentido he expuesto con algún suceso algunos intangibles de esa contabilidad infinita basado sobre aspectos científicos, que se pueden extrapolar a otros continentes y planetas, conceptos como (%PG)Ponderación Geofísica aplicado a la cuenta de terrenos, o Ponderación del Factor Medio del Evento, (%FME) expuesto en la teoría del VaPoR ,podrían ser algunas de estas criaturas, pero partiendo de una perspectiva cosmológica –contable entonces tiene sentido mirar hacia una contabilidad primero intercontinental y luego interplanetaria- que nos lleva hacia un infinito- afectando a la ecuación contable basado sobre leyes físicas modernas y arriesgando hacer preguntas mas especificas a través de normativas más avanzada.

Ya hay quienes nos indican que la economía del Siglo XXI opera en lo que se denomina un continente invisible constituido por cuatro economías: Keynesiana, sin fronteras, cibernética y múltiple (matemática).

Algunos especialista destacan que la prosperidad se basa en las Tecnologías de la Información (TI), que presentan puntos en común, en este sentido la velocidad que no es lo mismo que el tiempo de crecimiento será diez veces mayor en una década, el capital se volverá comercio masivo transfronterizo en nanosegundos, mientras que el capital del mercado, así creado, se utilizará como una arma ofensiva,-entonces tiene sentido empezar a analizar desde ya la contabilidad desde una perspectiva más universal, porque habrá una sola compañía virtual, y la red cibernética invisible étnica-cultural ya representa una ventaja competitiva.

Países que más prometen para el siglo XXI presentan un crecimiento reciente de entre 7 y 9 por ciento. Pero, ¿cambiará algo? Siempre y cuando el modelo de Estado-Nación sea reemplazado por el de Estado-Región, entendiendo que las regiones operarán como unidades de prosperidad.

En este sentido esta visión de Estado-Región será extrapolada a Planeta-Región en virtud de que nuestros recursos son renovables pero requieren de tiempo para ello y las experiencias en otros planetas traerán nuevas relaciones comerciales en los países mundiales producto de otras relaciones comerciales interplanetarias y de productos a transferir, en virtud de que se constituirán colonias interplanetarias que debemos saber contabilizar y llevar a estados financieros los eventos que allí se desarrollen y que tengan relación con otros planetas y el nuestro, en ese sentido ya observamos que un viaje a la luna tiene un costo de $200.0000.000 dólares, tal vez lo registraríamos como un gasto ahora, pero en el futuro será registrado como una inversión, sabemos que para los próximos años los viajes interplanetarios son una realidad, lo que no sabemos es si las ciencias contables están preparadas para estos cambios.

Entendemos que las NIIF han empezado a sugerir estos cambios, sin embargo es diferente la NIIF 36 valorada en la tierra lunar, en virtud de que el deterioro que experimente un activo sujeto a depreciación en la luna es diferente al que experimenta en el planeta tierra sujeto a gravedad, los tiempos de operaciones variarán en el futuro porque ya no registraremos tiempos terrestres sino interplanetarios, la primer NIC /NIIF que variará será la NIC /NIIF 16 Inmovilizado de Material en virtud de la nueva valoración en el concepto de propiedad en virtud de que el concepto de tierra cambiará tal y como he venido exponiendo en otros artículos relativos a la teoría del VaPoR.

Kenneth Jiménez Otárola CPA. C.NIIF.

khconsultoresarrobayahoo.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.