La actitud del superviviente en la crisis

Autor: Sergio Gordillo

Otros conceptos de finanzas

16-12-2009

Hemos cerrado este mes de enero con datos económicos que no hacen más que reafirmar que nos enfrentamos a los meses más complejos de las últimas décadas.

Lo más preocupante es la gran incertidumbre sobre la duración de este recorrido por el desierto. Hace unos días se ha confirmado que hemos entrado en recesión económica con ya dos trimestres de crecimiento negativo del PIB. Además, tenemos el triste honor de formar parte del club de países como Reino Unido, Italia o Alemania (mala suerte que sólo sea para este tipo de cosas) donde el riesgo de deflación está a la vuelta de la esquina, con el dato de inflación más bajo en España en los últimas 30 años.

Por si la coyuntura macroeconómica no fuera suficientemente pesimista, vemos que en nuestro entorno se sufren situaciones muy difíciles cada día. No sólo en nuestra compañía las cosas se han puesto más complicadas (en el mejor de los casos). También nuestros clientes y/o proveedores pasan por situaciones igualmente complejas. Todos tenemos algún familiar y/o amigo que se ha quedado sin trabajo, cuando no varios.

Es imprescindible que aceptemos la realidad tal y como se presenta y la asimilemos como primer paso para pasar a la acción. Debemos sacar la cabeza del agujero, otear el horizonte y actuar, porque la situación que nos rodea no la podemos cambiar. Sin embargo, sí podemos hacer algo por mejorar nuestra actitud frente a la coyuntura. Es en este momento de gran incertidumbre cuando se están rompiendo las reglas establecidas, las fronteras de lo conocido están desapareciendo y lo que ayer era dogma hoy carece de sentido. Ahora es cuando van a aparecer oportunidades donde antes no podíamos ni imaginarlas.

Es el momento de incrementar la tensión, el inconformismo, la audacia, asumir más riesgos (con control), actuar con humildad, ser ambiciosos, levantarnos cuando caigamos, pensar de manera diferente y cuestionarse lo obvio. Es el momento de actuar como equipo en nuestras empresas, que estemos atentos a las oportunidades que se nos van a presentar cada día. Y también debemos tener claro que quien no actúe de este modo no puede tener cabida en una organización que quiera permanecer. Sin duda, no es momento para reivindicaciones y protestas individuales.

Estamos en pleno temporal, y nos estamos jugando la vida. Quien quiera permanecer en el barco debe tener claro qué se le pide y quien no se haya sumado al equipo tiene ahora su última oportunidad. Es necesario tomar decisiones que pueden ser duras. Sólo los que lo entiendan así pueden ser valedores de nuestra confianza, no podemos pensar que quien está en nuestra espalda no es consciente de lo que nos jugamos. La vida nos va en ello.

Sólo comprometiéndonos e identificándonos con los valores más básicos (compromiso, esfuerzo, humildad, capacidad de sacrificio, voluntad de servicio, orientación a resultados, constancia, honestidad, inconformismo, responsabilidad), se puede no sólo superar el entorno actual sino crecer y ser más fuertes en el futuro. Por ello, es básico que las personas que así actúen se sientan reforzadas, apoyadas y animadas. Deben ser modelos que la organización siga y por tanto debemos maximizar nuestros esfuerzos para que así se sientan.

A pesar de todas las dificultades, tenemos delante de nosotros grandes oportunidades de hacer de las empresas en las que trabajamos aquello por lo que se ha soñado. El equipo debe actuar con sentido de urgencia, ser más estricto en sus planificaciones y seguimiento de las acciones que se plantea para lograr los objetivos. Pero debemos ser generosos en el esfuerzo y rigurosos en el uso de los recursos. Es imprescindible que optimicemos el uso de los activos que la empresa pone a disposición de cada uno y debemos ser prudentes en el gasto, apretarnos el cinturón y minimizar el despilfarro. Más con menos debe ser nuestra máxima en todo lo que hagamos.

Este espíritu debe estar presente en toda la organización y tenemos la obligación moral de transmitirla a nuestro entorno. Influyamos en nuestra familia, amigos o clientes porque es el mejor camino para recorrer esta tormenta y así estar más preparados para cuando vaya apareciendo el sol.

Del mismo modo, es importante que se compartan las sensaciones y sentimientos. Sólo de este modo podremos darnos cuenta que no estamos solos, somos un equipo. A la vez, cada uno de nosotros debe actuar con el mayor grado de generosidad, compromiso y cooperación, pues de este modo la organización aprovechará estos tiempos de incertidumbre. Prepararnos para sobrevivir nos hará más fuertes, estaremos mejor adaptados y seremos más competitivos.

Sergio Gordillo

Director de Organización de IMPROVEN

sgordilloarrobaimproven.com

Eduardo Navarro

Director – Managing Partner
www.improven.com
www.eduardonavarro.net

enavarroarrobaimproven.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.