Planificación en la ejecución presupuestaria pública. Pregunta

Autor: Ari Marval

Presupuestos

06-11-2012

Racional

El presupuesto público tradicional, dio paso al presupuesto por programas. La elaboración del presupuesto por programas requiere un conocimiento cabal de las necesidades de la población, requiere de la existencia de una orientación de políticas económicas y sociales con visión de largo plazo.

La visión de largo plazo, hace posible la elaboración de programas operativos de corto plazo (presupuestos anuales) que se orientan en dos direcciones:

1) La orientación general y a largo plazo en cuanto a su gestión pública (social y económica) y 2) La satisfacción real de las necesidades de la población.

Para identificar las necesidades reales de la población es necesario establecer diagnósticos reales (análisis del ambiente externo) de ésta, también es necesario identificar con que cuenta el gobierno u organismo para ofrecer productos que satisfagan esas necesidades (análisis interno) y por último para que está concebido un organismo o institución en particular (misión).

Por último la ejecución y efectividad del presupuesto requiere un monitoreo y evaluación para poder certificar el correcto uso de los recursos en los programas presupuestados.

Pregunta

Considerando el racional que antecede, las clases y el material entregado, analicen Ustedes la importancia de la planificación en la elaboración y ejecución presupuestaria pública.

Respuesta:

En primer lugar, se debe considerar la principal relación que guardan ambos términos: la Planificación es un medio a través del cual el Estado puede organizarse, invirtiendo mejor sus recursos para responder a los objetivos con una visión sistemática y así poder obtener la mayor suma de bienestar popular, que debe ser la meta principal buscada por el mismo. Por su parte, el presupuesto le indica la forma en que las instituciones estatales cumplirán con sus funciones y responsabilidades, diagnosticando y anticipando la situación económica del país para el período que corresponda.

Dentro de la realización de la planificación pública se toman en cuenta en cuenta cuatro pasos esenciales:

En primer lugar, el diagnóstico de la situación dentro del entorno popular, tomando en cuenta las variables que se puedan presentar, y una evaluación tanto a las instituciones gubernamentales como al resto de las asociaciones que actúan a su alrededor, sus capacidades y deficiencias.

En segundo término se encuentra la Previsión del futuro, que viene a constituir el pronóstico, que permite idear la posible variedad de cambios y los plazos de ocurrencia de cada uno de ellos.

En tercer lugar, está el Diseño de objetivos, definidos como aquellas metas que se pretenden alcanzar, para cambiar esa realidad previamente observada que lleva a la Formulación de planes, creación de modelos de las acciones prácticas que se han decidido poner en ejecución.

Y por último, está el Seguimiento, control y evaluación, que no es otra cosa el análisis de la información de retorno que facilita la corrección de los planes realizados en cualquier punto o momento que sea necesario. Se dice que no puede existir control de gestión, si previamente no se ha trabajado en los procesos de planificación y presupuesto, de allí la importancia de la participación de los distintos actores en la el desarrollo de la misma.

En consecuencia, el presupuesto no es más que un reflejo en cifras cuantificables donde se resumen los recursos económicos, financieros, y humanos, necesarios para poner en marcha las herramientas ideadas a través de la planificación para el logro de los objetivos planteados. En otras palabras, el presupuesto sirve como instrumento al proceso de planificación al estimar los montos de los que habrá que disponer para llevar las acciones planificadas a la práctica, y programar la obtención de los recursos que serán necesarios. Mientras más estrecha sea esta relación entre planificación y formulación presupuestaria, mayor será la probabilidad de que un gobierno logre los objetivos deseados.

El cumplimento de los objetivos planificados y la correcta ejecución del presupuesto público traería mejoras colectivas. Principalmente, la transparencia de la gestión y la efectividad del gasto público impulsaría la participación ciudadana para la toma de decisiones, la asignación y el control del uso de los recursos públicos, lo que se traduce en una mayor responsabilidad de los funcionarios y dirigentes políticos en el ejercicio de sus funciones, sobre todo en el manejo de los recursos del estado, creando una cultura democrática en la población y que fortalezca el tejido social.

Todo ello, mediante la visión global del plan establecido, conjuntamente con el presupuesto que cuantifique los recursos económicos para el logro de los fines, y las obras ejecutadas en la realidad, pudiendo medir la efectividad de esas estregáis deducidas a través del proceso de planificación, y verificar al contrastar el plan, con el presupuesto, y lo ejecutado, si ese es el camino idóneo a seguir para lograr el cambio deseado, ya que los planificado, lo presupuestado, y lo ejecutado, debería ser coincidir en práctica.

Ari Marval - ariadvalarrobagmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.