7 medidas claves para mejorar su situación financiera

Autor: Bettina Langerfeldt

Gestión financiera

20-08-2010

¿Cuáles son las medidas que cualquier persona debe implementar si desea mejorar su situación financiera?

Una sólida situación financiera es la aspiración de todo ser humano. Sin embargo, muy pocos la alcanzan.

Según las Estadísticas del U.S. Census Bureau, por cada 100 personas que llegan a los 65 años:

• 36 ya no viven
• 54 viven del gobierno o de sus familias
• 5 todavía están trabajando porque tienen que hacerlo
• 4 están bien económicamente
• 1 es rico.

¡Solo 5 de cada 100 personas están bien financieramente y más del 50% dependen del gobierno o de sus familiares!

Si bien hay múltiples factores que inciden en los resultados de éstas estadísticas, sin duda el deplorable nivel de la educación financiera de las personas es una de ellas.

¿Cuáles son las medidas que cualquier persona debe implementar si desea mejorar su situación financiera?

1.- Tener sus finanzas ordenadas. Tiene que saber lo que posee, lo que gana.

Me asombra la cantidad de personas que diariamente me escriben preguntando cómo ganar más dinero. Es la pregunta equivocada o, mejor dicho, demasiado poco específica. No tiene sentido simplemente querer generar más dinero. Tiene que saber cuánto más quiere generar. Tiene que tener una meta para así poder elaborar un plan. Y no podrá tener ni lo uno ni lo otro si no sabe adónde se encuentra hoy financieramente.

¿Sabe cual es su patrimonio actual? ¿Sabe cuantos gastos tiene semanalmente, mensualmente y anualmente? ¿Sabe cuánto dinero necesitará para llegar al estilo de vida que está aspirando tener?

Sin estos datos va a ser difícil hacer un cambio significativo en sus finanzas, ya que no podrá elaborar un plan estratégico si no tiene metas claras.

Adicionalmente, si no ha estado llevando una buena contabilidad con el dinero que tiene en sus manos ahora, no sirve de nada ganar más dinero para seguir administrándolo mal. Ordenar sus finanzas es el primer paso para estar bien financieramente.

2.- Ser generoso y tener un corazón para dar a los demás.

Tal como hay leyes naturales que rigen el universo, como la ley de la gravedad, hay leyes universales que rigen en el ámbito financiero. Una de ellas es la ley de la siembra y de la cosecha. Es una ley bíblica de la cual muchos hombres de negocios están muy concientes.

Sin importar el monto de sus ingresos, destine al menos el 10% de ellos para ayudar a los más necesitados. Si asiste una iglesia, debería diezmar en ella. Si tiene en su corazón un orfanato o un hogar de ancianos, conviértase en uno de los benefactores de estas instituciones. Dios va a incrementar y multiplicar a aquellos que tienen un corazón para los necesitados.

3.- Ahorrar para el futuro.

En un mundo que nos está bombardeando con una sobre oferta de productos y de créditos instantáneos, es difícil quedar libres de las famosas deudas de consumo. La mayoría de los hogares con suerte logran pagar sus gastos mensuales, independientemente de su nivel de ingreso.

Ante tal panorama desalentador, el ahorro parece ser una utopía. Sin embargo, constituye uno de los pilares fundamentales de una buena situación financiera.

Si usted lleva años generando un ingreso y aún no ha podido acumular una cantidad significativa de ahorros, tiene que tomar una decisión drástica en el área de sus gastos.

4.- Planificar su presupuesto.

Planificar sus finanzas es como planificar su vida. Muchas personas planifican con esmero sus vacaciones, pero no se toman el tiempo para planificar bien un presupuesto mucho más importante: el de sus vidas.

Debería tener al menos 3 planes de presupuesto establecidos: uno mensual, uno anual y uno para los próximos 5 años. También debería tener un plan para alcanzar sus metas de más largo plazo, como por ejemplo un plan de inversiones para su vejez, la universidad de sus hijos, salud, etc.

5.- Educarse.

Antes de invertir en cualquier cosa, invierta en su educación.

La mayoría de los adultos no tienen una educación financiera adecuada, ya que la educación tradicional no contempla a la educación financiera en su currículo. El resultado es toda una generación de personas que a lo mejor saben cómo generar ingresos, pero no saben qué hacer con ellos una vez que están en sus manos, fuera de gastarlos.

Lo bueno es que, al igual como en cualquier otra área de aprendizaje, uno puede adquirir los conocimientos y las habilidades necesarias para triunfar en el área de las finanzas. Existen un sinnúmero de maneras de hacer cursos sobre contabilidad básica y sobre el manejo de dinero en general. Lo mejor es buscar en el Internet e investigar lo que se ofrece en cuanto a libros, cursos online u offline.

6.- Tener una buena actitud.

Nuestra manera de pensar es crítica en nuestro camino hacia la prosperidad. Al perseguir una meta que yace en nuestro futuro lejano y al añorar un estilo de vida que aún no hemos alcanzado, fácilmente podemos caer en el error de dejar de vivir en el presente y de estar disconformes con lo que ya tenemos.

No es difícil tener una actitud de agradecimiento hacia Dios por lo que tenemos diariamente, solo hay que cambiar el enfoque. Dé gracias por su salud, su familia, su pareja, sus hijos y por las pequeñas alegrías que la vida nos brinda diariamente.

Es importante estar contento con lo que uno tiene ahora y disfrutarlo. Salomón, el hombre más sabio y más rico de la historia, llegó a una simple conclusión hacia el final de sus días:

He aquí pues el bien que yo he visto: Que lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol, todos los días de su vida que Dios le ha dado; porque esta es su parte. Asimismo, a todo hombre a quien Dios dio riquezas y hacienda, y le dio también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce su trabajo; esto es don de Dios. (Ecclesiastés 5:18, 19)

7.- Rodéese de personas sabias.

El que anda con sabios, sabio será, más el que anda con necios será quebrantado. (Proverbios 13:20)

Es esencial que tenga acceso a al menos una persona que ya ha llegado donde usted desea llegar. Tiene que rodearse de personas que reconocen y entienden sus aspiraciones y que lo inspiren a crecer más cada día.

Al querer implementar cambios en nuestras vidas, es habitual que personas cercanas con muy buenas intenciones nos desmotiven por no compartir nuestra visión. Muchas veces las críticas ajenas y la falta de apoyo son la causa principal por la cual una persona no puede salir adelante con sus proyectos.

Dentro de lo posible, no se junte con personas que no comprenden sus sueños. Encuentre un círculo de personas que lo motiven a perseguirlos y que le ayuden a mejorar su situación financiera actual.

Bettina Langerfeldt - educacionparaelexitoarrobagmail.com

http://www.EducacionParaElExito.com

Soy una empresaria del Internet con mucha pasión para ayudar a personas de todas las edades a descubrir y a desarrollar sus habilidades emprendedoras y de liderazgo. Soy Médico Veterinario, pero mi verdadera pasión es la educación. Después de 10 años de educar a mis 4 hijos en casa, he complementado mi propia experiencia de educación con varios viajes a Estados Unidos donde he visitado conferencias de educación alternativa que se enfocan en desarrollar las habilidades emprendedoras propias de cada persona. Actualmente tengo una página web http://EducacionParaElExito.com, que es un centro de educación online para padres e hijos que desean desarrollar sus habilidades emprendedoras para ganar dinero con negocios en Internet.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.