Familias educadas como un reto social

  • Otros
  • 6 minutos de lectura

En estos momentos me viene a la memoria la dualidad de la naturaleza humana de Sigmund Freud ((1856 – 1939) fue un médico neurólogo austriaco, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX).

El famoso Eros y el Thanatos, Freud fue quien en sus estudios de la psique humana, descubrió estos impulsos gemelos que hacen que el ser humano actúe y viva. Los nombró siguiendo la tradición muy antigua de la Grecia clásica. Eros (por el dios del amor griego), es el impulso de amar y la sexualidad, el deseo por el otro, y la necesidad de prolongar la existencia mediante la progenie o la descendencia (resultado de la reproducción). Por su parte, Thanatos (la muerte) es ese impulso que nos lleva inevitablemente a la muerte y que hace que el dolor y el sufrimiento sean el martirio de todo ser humano.

Y así, gracias a Freud y los acontecimientos ocurridos en el siglo XX, podemos asegurar que Eros y Thanatos se estuvieron divirtiendo durante gran parte del siglo pasado y sin querer ser pesimista y mucho menos maquiavélico, me temo que existe una alta probabilidad que estos simpáticos seres han estado preparando el terreno para la estocada final a la especie humana.

Resulta simpáticamente paradójico el hecho de que los grandes logros en el conocimiento científico y tecnológico del siglo pasado, se hayan creado y reproducido en paralelo con las grandes aberraciones que tuvo que vivir el ser humano; solo mencionaré la más evidente, como lo fue el paradigma de la física nuclear, dando como resultado no solo una excelente fuente de energía y una grandiosa herramienta médica (Eros) sino también engendró un arma de destrucción masiva, la bomba atómica (Thanatos).

Pero la cosa no terminó allí o es que acaso se olvidaron de los Premio Nobel de Medicina (1962), Francis Harry Compton Crick, James D. Watson y Maurice Wilkins por sus espectaculares descubrimientos de la estructura molecular de los ácidos nucleicos (la doble hélice en la que se estructura el ácido Desoxiribo Nucleico, comúnmente conocido como, el ADN) y su importancia para la transferencia de información en la materia viva.

Rosalind Franklin (análisis cristalográficos por rayos X), Crick (competencias específicas en genética y en procesos biológicos) y Watson (cristalografía ) el 25 de abril de 1953 en la revista Nature proponen la estructura en doble hélice de la molécula de ADN, nada más y nada menos que la estructura del ADN, la necesaria llave para entender todos los secretos de la vida, increíble, toda la vida en la tierra existe únicamente gracias a este omnipresente ADN, desde la más pequeña bacteria hasta el hombre. Este grandioso paradigma surgió a finales del siglo pasado, en el umbral del tercer mileno –cuyo germen, no por casualidad, se halla en investigaciones científicas militares sobre la respuesta del cuerpo humano a la emisión de radiaciones-, señores, apenas es un recién nacido, está en pañales, ¿qué se tendrá dentro de 50 o 100, y ni que hablar dentro de 200 años? Mi estimado lector, solo por escribir estas líneas el cuerpo se me eriza y comienzo a rezar el Padre Nuestro y el Ave María.

El desarrollo científico es uno de los factores más importantes en la transformación de la sociedad. Pero los efectos de la ciencia y la tecnología en la sociedad tienen doble cara: por un lado, contribuyen a mejorar el nivel de vida (Eros), pero por otro, puede dar lugar a la creación de técnicas que ponen en peligro tanto el desarrollo como la subsistencia de la humanidad (Thanatos).

Quien tenga una pizca de duda debería leer una carta abierta internacional, firmada por 140 científicos de 27 países (World Scientists’ Statement Calling for a Moratorium on GM Crops and Ban on Patents. , tomado el 15/07/2013), en la que piden que se suspenda la liberación de organismos genéticamente alterados al ambiente por cinco años y que en ese período se someta esta tecnología a una investigación pública e independiente que tome en consideración sus aspectos éticos y socioeconómicos, al igual que los más recientes hallazgos científicos.

Dice la carta abierta, titulada World Scientists’ Statement Calling for a Moratorium on GM Crops and a Ban on Patents, que “estamos extremadamente preocupados” por la liberación y comercialización de granos y alimentos transgénicos en vista de la creciente evidencia del peligro que esto representa a la biodiversidad, la seguridad del consumidor y a la salud de humanos. Los científicos firmantes establecen categóricamente que “ni la necesidad ni los beneficios de la ingeniería genética han sido probados” y que existe “nueva evidencia científica que nos ha convencido de la necesidad de una moratoria inmediata” contra la liberación de organismos transgénicos al ambiente.

La declaración afirma que hay “serias dudas sobre lo seguros que son los alimentos transgénicos” debido a los resultados de experimentos recientes realizados con animales como sujetos. Se hace referencia específica a experimentos en los que se le alimentó con papas genéticamente alteradas a ratas. Como resultado, las ratas sufrieron pérdidas anormales de peso y serios daños a sus sistemas inmunológicos. Este es sólo uno de numerosos experimentos de este tipo que han tenido resultados inesperados y alarmantes.

Los firmantes, hasta cuestionan la validez científica de la ingeniería genética: “La tecnología es impulsada por una ciencia genética determinista obsoleta que presume que los organismos son determinados simplemente por genes constantes e inertes que pueden ser manipulados arbitrariamente para servir nuestras necesidades, mientras que descubrimientos científicos hechos en los últimos veinte años han invalidado todas las premisas del determinismo genético.”

Ahora bien:

  • ¿Cómo saber si la clonación, a la larga, podrá ser utilizada para reproducir individuos con tendencia criminal?, ¿o es en realidad una alternativa para reproducir especies que están en peligro de extinción? o ¿quizás se usará como fachada esta última opción para “legalizar” y sacarle provecho a la primera?

Qué tal si clonamos varias mujeres y varios hombres y de estas parejas, engendramos todo un señor ejército de expertos en el arte del espionaje, expertos en matar o en el mejor de los casos, simplemente tendríamos una fábrica de sirvientes, total son simples clones, o tal vez tendríamos una fábrica industrial de órganos preparados y listos para el mejor postor.

Quizás usemos estos clones para los diferentes experimentos en los grandes y prestigiosos laboratorios, definitivamente es mejor usar un clon que usar un conejillo de indias, ¿no cree usted?

  • ¿Cómo saber si la alteración genética de la variedades vegetales podrá ser utilizada para hacerlas más resistentes a las plagas, superar el uso de insecticidas y abaratar costos?, o más bien, ¿este avance de la biotecnología será utilizado como arma para desarrollar especies depredadoras que dañen las plantaciones de los países competidores o simples enemigos políticos?
  • ¿Cómo saber si buena parte de las invenciones científicas y las innovaciones tecnológicas seguirán siendo utilizadas para el desarrollo de armas químicas, bacteriológicas y nucleares, con el devastador y letal poder que han demostrado tener en cada guerra en las que se han utilizado? o, más bien ¿tales avances sólo podrán ser utilizados, para producir en la cantidad y con la calidad necesarias los bienes y servicios que se requieren para mejorar la calidad de vida y el bienestar de toda la humanidad?

Ciertamente, nos estaríamos cayendo a embustes si pensáramos que la solución está en el mundo jurídico, indiscutiblemente, sería ilusorio pensar que con redactar un cúmulo de leyes y firmar algún que otro acuerdo tendríamos el problema controlado.

A objeto de propiciar unos instantes de reflexión y solo a manera de ejemplo: ¿Qué pasó con el Protocolo de Kioto sobre el cambio climático, firmado el 11 de diciembre de 1997 por los países industrializados donde se comprometieron en ejecutar un conjunto de medidas para reducir los gases de efecto invernadero?

Sería interesante colocar sobre la mesa las diferentes variables que en el 2001, el presidente George Bush (Estados Unidos) y en el 2011, el primer ministro canadiense Stephen Harper, usaron para justificar el abandono del Protocolo de Kioto sobre el cambio climático.

Señores, la única, real y verdadera solución está en la familia, SÍ, necesariamente debemos aumentar el nivel de educación y conciencia de la familia ya que será ella quien decida crear y proteger a esos posibles seres capaces de vender el alma por treinta monedas de plata, capaces de destruir a su prójimo por avaricia y hambre enfermiza de poder.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Tarantino Salvatore. (2013, agosto 12). Familias educadas como un reto social. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/familias-educadas-como-un-reto-social/
Tarantino, Salvatore. "Familias educadas como un reto social". GestioPolis. 12 agosto 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/familias-educadas-como-un-reto-social/>.
Tarantino, Salvatore. "Familias educadas como un reto social". GestioPolis. agosto 12, 2013. Consultado el 4 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/familias-educadas-como-un-reto-social/.
Tarantino, Salvatore. Familias educadas como un reto social [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/familias-educadas-como-un-reto-social/> [Citado el 4 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de theuso en Flickr