Emociones y competencias emocionales

  • Autoayuda
  • 4 minutos de lectura

La emoción es la principal fuente de los procesos conscientes.

Las emociones nacen de una forma espontánea sin que tengamos posibilidad de decidir previamente qué queremos sentir, cuándo y cómo.

Las emociones se generan a raíz de los significados, valores, creencias que cada uno atribuimos a una situación, hecho, evento, palabra y se convierten en un proceso de evaluación. Por esta razón, las mismas cambian cuando cambian nuestras creencias de referencia y esto hace que evaluemos las cosas de una manera diferente, según una perspectiva que no es la habitual.

Las emociones por lo tanto corresponden a nuestra realidad, a nuestra dimensión individual y subjetiva, a la manera en que percibimos lo que nos rodea.

Así mismo activan una serie de reacciones bioquímicas, motoras, expresivas, energéticas lo cual permite a nuestro organismo de determinar cómo enfrentarse a lo que está ocurriendo. Pueden servir para prepáranos a actuar, para reaccionar a un evento o situación, para comunicarnos con los demás o bien con nosotros mismos.

No existen emociones neutras, ya que siempre nos provocan sensaciones agradables o desagradables. Lo que varía es la intensidad y la duración.

Las emociones, en definitiva, establecen un punto de encuentro entre cuerpo y mente.

La rueda de las emociones

Robert Plutchik (1927-2006) médico, psicólogo y profesor en el Albert Einstein College de Medicina y en la Universidad de Florida, desarrolló una interesante teoría evolucionista con respecto a las emociones, según la cual éstas son la respuesta evolutiva que permiten a las especies animales como al ser humano sobrevivir.

La teoría se basa en 5 principios:

  1. Las emociones son mecanismos con función adaptativa para la supervivencia (reacciones a situaciones de emergencia) del organismo y de la comunicación (señales que expresan la intención a la acción)
  2. Las emociones tienen una base genética (para lo que son innatas e iguales sin importar la edad, el género, la cultura)
  3. Las emociones son construcciones hipotéticas basadas en clases de pruebas o datos (experiencia y estímulos condicionados, el comportamiento de las especies, ejemplo de comportamiento de los otros de la misma especie)
  4. Las emociones son cadenas de eventos en los que le feedback tiene la función de estabilizar el comportamiento con consecuente homeostasis del organismo y de esta forma: estímulo externo à evaluación (riesgo / bienestar) à sensaciones à modificación fisiológica à acción à efecto sobre el evento – estímulo
  5. Existen relaciones entre las emociones que pueden ser representados por un modelo de cono invertido tridimensional
The Nature of Emotions
The Nature of Emotions by Plutchik – picture from cityarts.com

Según Plutchik ‘’Las emociones primarias son biológicamente primitivas y han ido evolucionando para permitir a las especies sobrevivir “(Plutchik, 1980).

Él identifica 8 emociones primarias cada una con su distinto grado de intensidad. Cualquier otra emoción es el resultado de combinaciones de estas 8.

Cada emoción primaria se asocia con propósitos específicos dirigidos a garantizar la supervivencia de las especies.

Cada emoción principal tiene su opuesta y es imposible sentir una emoción y su opuesta simultáneamente. Cada una de estas emociones actúa como un interruptor que activa un comportamiento con elevado valor de supervivencia.

Plutchik divide las emociones primeras de esta manera:

  • alegría – tristeza
  • confianza – repugnancia
  • rabia – miedo
  • sorpresa – anticipación

La rueda de las emociones de Plutchik pone de manifiesto las polaridades, la intensidad decreciente de las mismas, los estados intermedios y las semejanzas (disminuyendo la intensidad las emociones se mezclan con más facilidad).

La mente emocional

Las emociones tienen su lógica y sus razones.

Hace unos años se ha ido identificando un modelo de ‘mente emocional’ la cual es mucho más rápida de nuestra mente racional, porque hace que actuemos sin detenernos a reflexionar. No hay espacio para una análisis deliberada como ocurre en nuestra mente racional.

Las acciones que derivan de la mente emocional nos proporcionan una sensación de seguridad ya que nacen de una forma de ver las cosas más sencilla e inmediata que la mente racional, muy a menudo, no puede entender.

La mente emocional reacciona al presente como si fuera el pasado ya que bebe de las creencias que guardamos en nuestro inconsciente. Por lo tanto la reacción instintiva, en la mayoría de los casos, depende de la asociación que se produce en nuestra mente con la imagen que tenemos delante; o bien con el pensamiento que una situación, aunque nueva o desconocida, despierta. La mente funciona por imágenes y las imágenes crean nuestros pensamientos a los cuales el cerebro asocia emociones determinadas.

Por lo tanto pensamientos y reacciones serán pensamientos y reacciones del pasado por mucho que creamos de estar viviendo una circunstancia momentánea.

La mente emocional se puede considerar un radar para detectar peligros. La realidad que observamos puede resultarnos extremadamente compleja e imprevisible, por lo tanto necesitamos construir esquemas mentales, explicaciones subjetivas del mundo y de su funcionamiento, para así poder manejar tanta información. De tal manera, la observación nos lleva a crear una teoría o mapa de vida que nos ayuda a orientarnos.

La cuestión es que, antes o después, dicha teoría se revela obsoleta y hay que revisar los esquemas, cambiar esta realidad confortable dentro de la cual hemos estado viviendo. Y salir de esta zona de confort genera miedo e inseguridad.

La gestión de las emociones y la renovación de los esquemas nos permiten desarrollar capacidades fundamentales para enfrentarnos a la realidad cambiante en la que vivimos, haciendo que la mente emocional no se quede estancada interpretando únicamente el presente a través de las experiencias pasadas.

Las competencias Emocionales

Las emociones ayudan el desarrollo de nuestra personalidad, de la capacidad de reaccionar frente a los acontecimientos y de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás.

Las competencias emocionales nos permiten identificar nuestros estados interiores, reconocer nuestras necesidades y preferencias, determinar como nos controlamos, haciendo que lo que sentimos, lo que pensamos, lo que hacemos coincidan.

Generan conciencia de valores y objetivos propios para que nos dejemos guiar por ellos; conciencia de las fortalezas y de las debilidades; apertura a las criticas.

Proporcionan seguridad, motivación, autoestima, equilibrio.

Nos dan más flexibilidad y nos permiten evitar ser esclavos de los impulsos y reaccionar con calma a las situaciones más difíciles.

Además, nos permiten desarrollar también habilidades sociales y empatía.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Veri Doldo Vittoria. (2015, febrero 10). Emociones y competencias emocionales. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/emociones-y-competencias-emocionales/
Veri Doldo, Vittoria. "Emociones y competencias emocionales". GestioPolis. 10 febrero 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/emociones-y-competencias-emocionales/>.
Veri Doldo, Vittoria. "Emociones y competencias emocionales". GestioPolis. febrero 10, 2015. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/emociones-y-competencias-emocionales/.
Veri Doldo, Vittoria. Emociones y competencias emocionales [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/emociones-y-competencias-emocionales/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de kk en Flickr