El consumo responsable y su impacto ambiental

  • Marketing
  • 7 minutos de lectura

Introducción

En este artículo hablaremos sobre la importancia que requiere el nuevo consumismo, y digo nuevo porque es necesario cambiar nuestras costumbres egoístas para convertir nuestro ya conocido sistema consumidor individual en un sistema responsable en donde todos tengamos lo necesario sin gastar excesivamente y cuidando a nuestros alrededores, es decir un mercado más saludable libre de publicidad mentirosa, de manera que el provecho sea generado para todos los individuos dentro de nuestra sociedad.

Antecedentes

El consumo/consumismo es un término que se refiere a el abasto personal de ciertas “necesidades básicas” dentro de la vida cotidiana de los individuos que constituyen una sociedad creada precisamente para consumir, consumir, y consumir. Encerrados en este círculo rutinario del que siempre tratamos de huir, llenar vacíos con cosas que no necesitamos realmente; dentro de depresiones económicas que nosotros mismos mantenemos con esmero. Según algunas definiciones el consumismo es un sistema de intercambio de bienes y servicios por dinero, pero realmente nuestra sociedad está acostumbrada a comprar basura, malos servicios, y aun sabiéndolo lo seguimos haciendo.

El consumo depende de tres variables:

  1. El precio del bien o servicio que se quiere adquirir, que no se refiere otra cosa más que el hecho de que podamos pagar por ello o no, es decir, ¿tenemos la liquidez para pagar por ello a corto plazo? O tenemos la solvencia, que es pagar por ello a largo plazo dicho de otra manera la utilización de créditos. Además de que hay que considerar que mientras más bajo es el precio de un producto es más consumible por la sociedad.
  2. Los ingresos, este punto se refiere a nuestras posibilidades económicas, es decir, si ganamos poco, lo consiente seria consumir poco. Mientras más ingresos económicos tengamos mayor será nuestra “necesidad”.
  3. Los gastos del consumidor. Si bien es que las personas consumismos los productos que consideramos buenos, a los cuales ya adoptamos como miembros de nuestros baños, pisos, alacenas, y nuestro propio cuerpo, confiamos tanto en estos productos y el valor de fiabilidad en su etiqueta que los utilizamos en nuestro cuerpo como necesidad básica y de uso diario.

Tipos de consumo

Consumo Experimental: Este caso se refiere al consumir, comprar algún producto o servicio por curiosidad, o porque ya hay publicidad indirecta, refiriéndonos a que alguien ya nos habló bien de tal cosa. (Tal vez algún aparato lanzado recientemente o alguna nueva marca de bebida o alimento)

Consumo Ocasional: Se refiere al individuo que adquiere algo únicamente por ser alguna ocasión especial o porque tal vez tiene algún extra económico que le permita obtener su producto o servicio de vez en cuando. (Quizás prendas nuevas)

Consumo Habitual: Significa que ya está determinado nuestro dinero periódicamente para comprar el producto demandado, es decir ya forma parte de nuestra lista semanal. (Podría ser gasolina, despensa,)

Tipos de consumidores

  1. Consumidor por necesidades simples o biológicas: estos son los consumidores que acceden a bienes básicos, son de consumo inmediato.
  2. Consumidores por necesidades sociales: consumo que se produce cuando resulta elemental para el desarrollo de las personas.
  3. Consumidor compulsivo: Está relacionado a un desorden de tipo psicológico. Son los individuos que carecen de control respecto a sus gastos. Una vez realizada la compra sufren un sentimiento de culpa, en consecuencia muchas veces prefieren esconder aquello a lo que han accedido. Usualmente son compras innecesarias.
  4. Consumidor racional: Previa la transacción el consumidor realiza una meditación o consideración considerando las razones, consecuencias y beneficios a los que puede acceder a través del producto.
  5. Consumidor impulsivo: estos consumidores no realizan meditaciones previas antes de realizar la compra si no que esta es promovida por el placer de acceder al producto, sin sentir remordimientos posteriores. (Portal educativo, 2014)

Impacto ambiental

El consumo de productos genera basura, ya que para que se puedan vender con mayor facilidad las empresas hacen uso de publicidad y marca, lo cual conlleva a crear una envoltura para cada tipo de productos que encontramos en el supermercado, mismas envolturas son tiradas diariamente a la basura, y si nos ponemos a indagar más a fondo, ¿Cuántos productos compramos diariamente? ¿Cuánta basura genera un individuo al día?

El consumo responsable es una manera de abastecer las necesidades realmente básicas de una manera inteligente en el que tanto empresas como sociedad ganemos, es decir exigiendo calidad y pagando lo justo por la cantidad realmente requerida.

Si bien ya tenemos una visión un poco más abierta del consumo/consumismo, nos damos cuenta que no es otra cosa más que un sistema en el que ya vivimos y no es posible salir de ay, si no de tratar de convertirnos en consumidores responsables, tanto con la economía, como con el medio ambiente lo cual reduciría de una forma significativa el impacto generado por nosotros mismos.

Es por eso que se requiere una cultura de abastecimiento social inteligente y responsable, lo cual no es una labor sencilla. El dejar de consumir como lo hacemos nos brinda la posibilidad de mejorar como sociedad.

Desarrollo

Actualmente casi todas las economías mundiales viven dentro de un sistema económico llamado capitalismo mismo sistema conlleva a que cualquiera puede vender y podemos comprarle a cualquiera, pero tal vez ese cualquiera no es muy responsable con los productos que nos vende. Se dice que hay muchas más opciones de productos, pero no es así. Y lo sabemos, si lo sabemos entonces porque aun así seguimos comprando productos y servicios que no necesitamos.

Pues por la simple razón de que vivimos en la rutina cotidiana de trabajar, comprar nuevas cosas, tirar cosas que ya no nos sirven después de un corto plazo de utilizarlas, volver a trabajar, comprar nuevas cosas y seguir votando nuestro dinero y alimentando a la contaminación y no le tomamos importancia a los tóxicos que ponemos en nuestra piel o la comida que le damos a nuestras familias llena de pesticidas y algunas veces hasta comida transgénica.

Uno de los impactos más rentables para las empresas es la publicidad, ya que mediante ella pretenden llegar a nuestros cerebros inyectándonos deseo por sus productos, que de cierta manera nunca son lo que ofrecen principalmente, hagamos un ejercicio mental, pensemos en esa hamburguesa con dos piezas de panes esponjosos, con vapor saliendo de ellos, entre ellos una gran milanesa de carne jugosa y caliente, acompañada de esa fresca y mojada lechuga al final dos rodajas gruesas de tomate. ¿Se la imaginan? Bueno pues realmente todos sabemos que no es así, ya que esa es solo una imagen publicitaria que nos venden mediante spots, comerciales, espectaculares, y claro aun así se dicen empresas socialmente responsables.

Porque si, después de mentirnos, robarnos y envenenarnos con productos de procedencia desconocida tienen el descaro de llamarse socialmente responsables y comprometidas con un mundo mejor. Pero aquí el culpable no es ni el empresario ni el químico ni la publicidad manipulada por el engaño, no aquí los únicos culpables somos nosotros como sociedad ciega.

Si bien todo este derroche de compras genera un impacto ambiental, hablando de basura, se dice que la cantidad generada per cápita diariamente es de 2Kg si somos aproximadamente 7,136,077,000 personas en todo el mundo esto nos arrojaría que diariamente se producen 14,272,154,000 kilos de basura. Lo cual es una cifra alarmante, pero esto no significa que no hayan personas tratando de remediarlo, solo que son muy pocas en comparación con quienes siguen enriqueciéndose de destruir el mundo de sus propios hijos, y por ende el nuestro.

Es por ello que necesitamos ser más los buenos que corrijan los malos manejos del consumo.

Qué es el consumo responsable

Consumo responsable es un concepto que defiende que los seres humanos deben cambiar sus hábitos de consumo ajustándolos a sus necesidades reales y a las del planeta, y escogiendo opciones que favorezcan el medio ambiente y la igualdad social.

Vivimos en una sociedad que favorece el consumismo. Nos hemos acostumbrado a usar y tirar. La publicidad nos bombardea con anuncios cuyo objetivo es hacernos engranajes de un sistema que reduce a las personas al papel de consumidores sumisos.

Ahora bien vemos que es de suma importancia cambiar nuestra manera de ser consumidores, nacimos siendo consumidores, pero nadie nos enseñó a hacerlo bien, pero algunas veces la codicia de algunos es el agujero o trampa de muchos otros, ya que como mencionamos anteriormente no solo es el impacto ambiental si no las depresiones económicas que se generan por el mal manejo, por poner un claro ejemplo mencionaremos el caso de ELEKTRA en Argentina, ya que esa empresa mexicana lucra con la necesidad de las personas brindándoles la oportunidad de obtener productos que no pudieran comprar u obtener tan fácil, dándoles un crédito para que el producto se pueda pagar poco a poco, pero el problema es que en Argentina no se maneja el mismo sistema que en México, ya que los sueldos allá son mensuales no semanales ni quincenales como en México, además de que el gobierno Argentino no permite que se lucre de esta forma con sus habitantes. Y este es un claro ejemplo de que en México existen miles de personas con deudas en este tipo de tiendas que en vez de brindarles una oportunidad están afectando la economía de familias y por ende del país.

Algunos de los puntos a tener en cuenta en el consumo responsable son:

  • Considerar el impacto ambiental de los productos que compramos, valorando los procesos de producción, transporte, distribución, consumo y residuos que deja el producto.
  • Determinar la huella ecológica que determinados estilos de vida y consumismo producen.
  • Determinar empresas, productos y servicios, que respeten el medio ambiente y los derechos humanos.
  • Asegurar la calidad de lo comprado.

Conclusión

Como sociedad debemos aprender a ver más allá de nuestros intereses individuales ya que constituimos parte de un grupo de individuos que somos afectados por nosotros mismos de formas irresponsables, Aprendamos a tener lo suficiente sin dañar a nuestra economía y sobre todo a nuestro planeta.

Trabajos citados

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Márquez Jazmín. (2014, abril 22). El consumo responsable y su impacto ambiental. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/el-consumo-responsable-y-su-impacto-ambiental/
Márquez, Jazmín. "El consumo responsable y su impacto ambiental". GestioPolis. 22 abril 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/el-consumo-responsable-y-su-impacto-ambiental/>.
Márquez, Jazmín. "El consumo responsable y su impacto ambiental". GestioPolis. abril 22, 2014. Consultado el 8 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/el-consumo-responsable-y-su-impacto-ambiental/.
Márquez, Jazmín. El consumo responsable y su impacto ambiental [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/el-consumo-responsable-y-su-impacto-ambiental/> [Citado el 8 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de eduardox en Flickr