El Cerebro Humano. ¿Una Súper Máquina… o la Máquina Perfecta?

  • Otros
  • 5 minutos de lectura

Una serie de paradojas muy conocidas se plantean con frecuencia… ¿Por qué unas personas son supuestamente más inteligente que otras? ¿El nuevo conocimiento científico del cerebro puede indicarnos todo lo relacionado con el funcionamiento cerebral? ¿Cómo este órgano del sistema nervioso, rico en neuronas con funciones especializadas, puede ser la base para todos nuestros pensamientos, sentimientos, fantasías, recuerdos, esperanzas, intenciones, conocimiento?

El cerebro se caracteriza por un diseño de escasa elegancia, una masa conjuntada que desarrolla una serie de funciones impresionante y fundamental para nuestra experiencia humana. La particular textura de nuestros sentimientos, percepciones y acciones derivan, en gran parte, porque esta masa no es una máquina optimizadora y solucionados de problemas, sino una aglomeración extraordinaria de soluciones ad hoc acumuladas a lo largo de 500 millones de años en la historia evolutiva. El cerebro humano, posee un volumen de unos 1.300 cm3 y de alrededor de 1,3 kilos de peso (edad adulta-20años), de enigmática substancia rosáceas más bien pegajosas y gelatinosas es considerado el aparato mejor organizado del universo. Una fabulosa máquina que recibe, digiere y da sentido a toda la experiencia humana, origina y regula todos los pensamientos, las emociones y las acciones, ya sean conscientes o inconscientes.

Este órgano es el más complejo del cuerpo humano. Está compuesto por alrededor de100.000 millones de células nerviosas, o neuronas, acompañadas de sus células de soporte, las gliales, que pueden comunicarse con señales electroquímicas mediante mil billones de sinapsis y 1 millón de kilómetros de fibras interconectadas. Sorprendente cierto.

En este sentido toda neurona tiene una fibra filiforme, blanca, que sale de cada uno de sus extremos, y cada fibra se conecta con células nerviosas, lo que crea una red de comunicaciones que finalmente llegan a todas las zonas del cuerpo humano, enviando mensajes o impulsos nerviosos que circulan por toda esta red dentro del cerebro, del cerebro al cuerpo, y luego de regreso. Es por esto, que en cada instante de la existencia, aún en el sueño, las células nerviosas lanzan millones de impulsos hacia el cerebro, el que quedaría abrumado por tanta información si no existiera un sistema que la filtra y la condensa. Esto ocurre parte en las células nerviosas, y parte en las sinapsis, los millones de puntos de unión de las fibras nerviosas. Por tal motivo, las sinapsis no sólo detienen los mensajes sin importancia, sino que encaminan los demás por la ruta precisa y le añaden la información pertinente que proviene de otras fibras. Sorprendentemente, la sinapsis se convierte así en los puntos de decisión del sistema nervioso.

Ah pero como toda máquina que consume, transforma y genera energía, el cerebro de un adulto, despierto o dormido, cuerdo o trastornado, trabaja con unos 20 vatios de electricidad. La fuente de esa energía es la célula misma, cada una de las cuales es una minúscula dínamo. Esta energía es producto de una reacción química de glucosa y oxígeno, la célula genera en su interior una carga o potencial y cuando esa carga llega a cierto nivel la célula se descarga. Por otro lado, cuanto mayor es el estímulo (peligro, hambre, deseo sexual), mayor es la proporción de carga y descarga. Es por esto que cada descarga de energía eléctrica es el impulso nervioso que va a gran velocidad por la fibra hacia su incierto destino en una sinapsis, lo cual implica que si un número suficiente de células conjuntas o relacionadas descargan, el resultado es una sensación, un dolor, un pensamiento o un sentimiento.

Esta masa gelatinosa es considerada más poderosa que un superordenador, la cual no ha sido diseñado en una sola vez, por un genio, en una mesa de dibujo. Por el contrario, es una máquina peculiar que refleja millones de años de evolución histórica. En numerosas ocasiones, en el pasado lejano, ha adoptado soluciones a problemas particulares que han persistido en el tiempo, se ha reciclado para otros usos o ha reducido considerablemente la posibilidad de futuros cambios.

Como dato curioso el cerebro de Albert Einstein era más pequeño que el promedio, aunque muy por encima de la media en la relación con la masa corporal. Recientemente se ha documentado que una zona de su cerebro (corteza parietal inferior) era un 15 por ciento más grande que la media de una persona con edad similar. Esto es de gran interés ya que esta región se asocia con cognición espacial y matemática, área en las que Einstein claramente sobresalió.

De igual manera, es de hacer notar que el 19 de diciembre de 2009, falleció de un ataque al corazón en los Estados Unidos Kim Peek, quien fue el más famoso y prodigioso de los savant (Un savant es una persona que presenta discapacidades físicas, mentales o motrices pero presenta unas increíbles habilidades para información o hacer cálculos complejos.). Sorprendió al mundo entero con sus asombrosas capacidades intelectuales, a pesar de su incapacidad para realizar las tareas más básicas. El personaje que interpretó Dustin Hoffman en la película Rain Man estuvo inspirado en él. Había ganado el apodo de «Kimputer* ya que recordaba todo como datos puros, sin filtrar, como hace una computadora. Conocía 2.000 años de fechas de calendario, todos los códigos telefónicos, postales y la red de carreteras y autopistas de los Estados Unidos, todos los datos históricos del mundo y cada tono que había escuchado alguna vez. Pero no podía freír un huevo o vestirse. Nunca obtuvo un carnet de conducir o novia; hubiera sido demasiado para su cerebro.

Por su parte, en el 2004 la NASA examinó a Peek con una serie de estudios, mientras se le grababa mediante tomografía y resonancia magnética funcional para intentar recrear una visión tridimensional de la estructura de su cerebro. Fue la primera tentativa no invasiva mediante el uso de tecnologías modernas, para intentar descubrir por qué una persona con un cerebro discapacitado es capaz de hacer tales cosas, y a que se supone que existe esa capacidad latente en cualquier cerebro.

A diferencia de otros savants, Peek mostró una gran progresión sociológica, relacionándose con gente desconocida por medio de sus demostraciones. Tenía un calendario exacto de 10.000 años en la cabeza con lo cual era fácil para él decirle a cualquier persona tras oír su fecha de nacimiento qué día de la semana nació y cuándo se jubilaría; igualmente respondía a cualquier cálculo matemático. En este sentido llama la atención que Peek poseía estas habilidades poco comunes y carencia de otras que eran consideradas como normales, pero, la pregunta que abriría la puerta de un debate interesante sería ¿Fue Peek una persona con una discapacidad o solo una evolución de algo que todos en un futuro podamos llegar a ser?… La evolución lo determinará en un futuro. Ahora bien, es oportuno analizar la pregunta que se realiza en este artículo.

Desde mi punto de vista y hasta la fecha no podemos considerarla como perfecta, pero sí podemos afirmar que es una súper máquina capaz de realizar infinidad de actividades simultáneamente. Aun se siguen descubriendo cosas sobre el cerebro y a medida que se siga indagando sobre sus limitaciones y alcances lograremos determinar si la seguimos considerando como una súper maquina o la calificaremos en un futuro como algo perfecto. ¿Como será la evolución de nuestra inteligencia y nuestras capacidades relacionadas a la evolución de nuestro cerebro?

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Pacheco Juan. (2015, marzo 3). El Cerebro Humano. ¿Una Súper Máquina… o la Máquina Perfecta?. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/el-cerebro-humano-una-super-maquina-o-la-maquina-perfecta/
Pacheco, Juan. "El Cerebro Humano. ¿Una Súper Máquina… o la Máquina Perfecta?". GestioPolis. 3 marzo 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/el-cerebro-humano-una-super-maquina-o-la-maquina-perfecta/>.
Pacheco, Juan. "El Cerebro Humano. ¿Una Súper Máquina… o la Máquina Perfecta?". GestioPolis. marzo 3, 2015. Consultado el 3 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/el-cerebro-humano-una-super-maquina-o-la-maquina-perfecta/.
Pacheco, Juan. El Cerebro Humano. ¿Una Súper Máquina… o la Máquina Perfecta? [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/el-cerebro-humano-una-super-maquina-o-la-maquina-perfecta/> [Citado el 3 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de amyleonard en Flickr