Educar ciudadanos. Los sentimientos morales y antimorales

  • Otros
  • 3 minutos de lectura

“Educad Al Niño Y No Será Necesario Castigar Al Hombre”

Pitágoras.

Pitágoras, al igual que otros pensadores, veían la necesidad de saber educar a nuestros niños; hoy por surgen interrogantes y expresiones como: “antes los niños y jóvenes respetaban más, eran más sensibles, etc., Sin embargo aunque la época que vivió Pitágoras es muy diferente a la nuestra, se observan las mismas necesidades de saber educar.

El capítulo III del libro: “Sin Fines de Lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades”, de la estadounidense Martha Craven Nussbaum, aborda esta necesidad de reflexionar acerca del tipo de educación que reciben los niños y jóvenes de nuestra sociedad, aunque se refiere a la situación que se vive en los Estados Unidos, no está muy distante de la realidad nuestra. Cada día observamos situaciones que no deberían presentarse y que nos generan sentimientos de rechazo e incluso ira; a diario las noticias están plagadas de actitudes de discriminación, humillación y aislamiento de personas por su color de piel, situación económica, ideales, etc.

Situaciones que han llevado al  ser humano en buscar mecanismos diferentes de gobierno, de creencias y hasta de manera diferentes de vivir la vida, cuestionan esos comportamientos en  una sociedad que cada vez más se requiere más justa y equitativa. Luchamos por nuestros ideales, requerimos el respeto uno del otro, soñamos con una paz en nuestro país, queremos ser felices, pero siempre repetimos los errores del pasado, nos acusamos unos a otro y terminamos exterminándonos unos a otros. ¿Qué sucede? ¿Qué le pasa a nuestra sociedad? ¿Dónde está el error? ¿Por qué se repite en las diferentes épocas de la humanidad?  Son tantos los interrogantes que surgen que hemos buscado solución en diferentes partes y distintas explicaciones a lo que se vive, pero la respuesta es simple, la solución está en lo que sembramos, en aquellas “personitas” que muchos ven sin futuro y menosprecio: los niños, pero más que en los niños en la educación que ellos reciben y en manos de quienes le cedemos ese papel de acompañar su formación.

Las tradiciones familiares conllevan a pensar que los bebés no pueden estar solos, que los niños no pueden hacer las cosas solos y que somos sus guardianes, sus servidores; pues bien deseamos una sociedad democrática, exigimos nuestros derechos, queremos ser escuchados y valorados, pero desde temprana edad aprendemos a manipular. Esa manipulación la ejercen nuestros niños y bebés cuando descubren que ellos son el centro de atracción y que debemos ser sumisos a sus necesidades y caprichos.  “Todo tiene un límite” dice una frase popular, ¿pero hasta donde hemos permitido ese límite?  Hemos crecido conociendo la debilidad de nuestros padres y de allí en adelante buscamos la debilidad del otro para “estar por encima de él”.

El planteamiento de Nussbaum en este capítulo es muy asertivo al darnos unas luces a cerca del porqué nuestra sociedad y el mundo está como está, cada vez más las personas que asumen un cargo, una nueva posición social, entre otros, trata de sentirse  superior al otro y lo demuestra en su cambio de actitud y hasta de pensamiento, queriendo irradiar su “estado emocional” sin tener en cuenta a los demás.

Siempre buscamos la raíz de todos los males fuera de nosotros y hasta nos justificamos, queriendo indicar que la culpa si es nuestra fue en defensa propia. La ciudadanía, el querer ser mejores ciudadanos es una exigencia, pero no nos cuestionamos ¿Qué hace cada uno para serlo? Con seguridad “ninguna sociedad es pura” dice Nussbaum, pero podemos cambiarla y transformarla. ¿Cómo se adquiere entonces la capacidad del respeto y la igualdad democrática?, pregunta también la estadounidense y cita a   Rousseau con su obra “Emilio” donde no consideraba que el niño fuera malo por naturaleza, sino que resalta más bien los instintos naturales de amor y comprensión y que la propia debilidad y carencia del niño generan una dinámica que puede causar deformaciones éticas y conductas crueles; en cierto sentido es muy válida la expresión popular que dice “ a los niños no se les puede dar todo”.

Cada sociedad tiene su propia cultura, normalmente aceptada por todos, pero también es cierto que en muchas ocasiones los errores del pasado se repiten, y se adquieren hábitos de poder y discriminación, cada género (masculino o femenino) se apoya en el cual pertenece, lo entiende y comprende, observamos cómo hay “cosmovisiones particulares” en cada grupo y una manera particular de verse a sí mismos. Algunos creen que la única forma de prosperar es ser perfecto y controlar todo, fundamentos arraigados desde la niñez.  Pese a todo esto, Nussbaum,  propone varias formas de transformar la escuela, quien debe ser garante de un cambio social, en la que ésta pueda desarrollar la capacidad en los estudiantes de ver el mundo  desde la perspectiva del otro, en especial de aquellas personas que suelen presentárseles como “objetos” o seres inferiores.

(Visited 1 times, 1 visits today)

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Cisneros Pedro. (2016, septiembre 13). Educar ciudadanos. Los sentimientos morales y antimorales. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/educar-ciudadanos-los-sentimientos-morales-antimorales/
Cisneros, Pedro. "Educar ciudadanos. Los sentimientos morales y antimorales". GestioPolis. 13 septiembre 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/educar-ciudadanos-los-sentimientos-morales-antimorales/>.
Cisneros, Pedro. "Educar ciudadanos. Los sentimientos morales y antimorales". GestioPolis. septiembre 13, 2016. Consultado el 27 de Septiembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/educar-ciudadanos-los-sentimientos-morales-antimorales/.
Cisneros, Pedro. Educar ciudadanos. Los sentimientos morales y antimorales [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/educar-ciudadanos-los-sentimientos-morales-antimorales/> [Citado el 27 de Septiembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de us7thfleet en Flickr