Ecosistema de Emprendimiento en el marco de un Sistema Regional de Innovación

ECOSISTEMA DE EMPRENDIMIENTO EN EL MARCO DE UN SISTEMA
REGIONAL DE INNOVACIÓN
El emprendimiento social, debe ser una figura de empresa sostenible
que le apunta a la generación de valor económico y social,
mejorando las condiciones de vida de la población
En la actual sociedad del conocimiento, el emprendimiento se convierte en el
primer factor básico de organización y en nuestro país, región especialmente el
emprendimiento de base social, como lo dice el comisario europeo de Mercado
Interior, Michel Barnier durante el acto de clausura de la conferencia sobre
emprendimiento social "Have to say", celebrada en Estrasburgo el 20 de enero
de 2014, donde ha afirmado: el emprendimiento social y la economía social
deben formar parte de la salida de la crisis en Europa1. El tipo de conocimiento
que hoy se demanda es un saber, hacer y convivir útil que impacte la vida
cotidiana de las sociedades.
En este orden de ideas, la ciencia y la tecnología cumplen un papel protagónico
para la generación de procesos de innovación de productos y procesos
productivos, es por ello que existe un amplio consenso mundial alrededor de la
idea de que el crecimiento económico está relacionado con la creación de nuevas
tecnologías que mejoran la productividad y competitividad de las empresas o
permiten el desarrollo de nuevas industrias y negocios.
Los avances científicos de los últimos años han dado origen a tecnologías como la
robótica, la mecatrónica, la telemática, el procesamiento de datos, procesos
computacionales, modelos de interconexión y protocolos de comunicación.
Adicionalmente, estas tecnologías han dado pie a la creación de nuevos sectores
que han activado nichos de inversión y de esta manera han alimentado el
crecimiento económico.
Los sectores económicos tradicionales también han crecido gracias a la
permanente innovación, que les permite introducir nuevos productos, mejorar
procesos y competir mejor. De esta manera, la tecnología y el soporte
científico/social de ésta, se han convertido en el elemento básico de éxito en las
sociedades que compiten mundialmente”.
1 http://www.compromisorse.com/acciones-rse/2014/01/20/el-emprendimiento-social-clave-en-la-
salida-de-la-crisis/
Esto nos lleva además a no olvidarnos de la parte social del componente social, el
cual suele interpretarse como sinónimo de pobreza, para pobres, lo cual es
equivocado; el trabajo social es trabajar en equipo conjuntamente y de forma
asociativa, en pocas palabras podemos decir que el efecto social se ve reflejado
en el impacto que tienen los proyectos sobre una comunidad.
La capacidad que poseen las empresas para aprender e innovar se relaciona
estrechamente con la forma en que se constituye, se genera y se utiliza el
conocimiento, de manera que cualquier análisis debe incorporar categorías
conceptuales, que examinen la forma en la que las empresas llevan a cabo este
proceso, en el cual se puede asumir como sinónimos los conceptos de
INNOVACIÓN y CREATIVIDAD.
El segundo elemento fundamental de la economía del conocimiento y el
aprendizaje es la innovación, que actuando en un sistema hace que el conjunto de
agentes, instituciones y prácticas interrelacionadas actúen y participen en los
procesos de cambios funcionales de bienes y servicios.
El sistema de innovación de un país en vía de desarrollo puede enfocarse
centrándolo en el sistema de producción tradicional rural, considerando que lo que
importa son las prácticas innovadoras aplicadas en las vocaciones económicas de
la cultura y sociedad en particular, dando un valor agregado a las materias
primas.
El desarrollo industrial se ha producido siempre en un territorio determinado donde
se cumple un conjunto de requisitos que pueden resumirse en la "cooperación
constructiva" entre los diversos agentes locales existentes, donde encontramos
tanto en lo público como en lo privado: empresas, asociaciones empresariales,
gobiernos regionales y locales, sindicatos, universidades, centros de investigación,
instituciones financieras, instituciones de educación superior.
Los rápidos y continuos cambios de carácter fundamentalmente tecnológico, que
están teniendo lugar a nivel internacional, llevan asociados un notable
acortamiento de las distancias entre los conocimientos que se generan y sus
aplicaciones industriales, que son pertinentes a los comportamientos sociales y
culturales de una particular vocación económica local. Al mismo tiempo, se está
constatando un aumento del papel de la sociedad como demandante de
conocimientos y tecnologías aplicadas a su Sistema Regional de Innovación (SRI).
Por estas razones, resulta estratégico generar las acciones que permitan a los
agentes del Sistema Regional de Innovación realizar una cooperación más activa
y fluida en el acontecer social actual local, en concordancia con el ECOSISTEMA
DE EMPRENDIMIENTO.
Para articular un SRI es necesaria la Existencia de Redes de trabajo colaborativo.
Estas redes se deben construir a partir de la concertación de objetivos y
expectativas comunes de diversos actores en distintos temas. Son una manera
creativa de organización, que persigue llevar adelante la gestión pública-pública,
pública-privada y privada-privada de una forma más democrática y concertada.
Esta red debe tener como objetivos:
Mejorar los procesos de transferencia de la creatividad, la innovación y
científico-tecnológicos.
Estructurar relaciones con diversos actores regionales y locales para el
desarrollo de redes de trabajo.
Lograr un elevado nivel de organización y cohesión público-privado como
parte del capital social.
Servir como proceso de evaluación, intercambio y acumulación conjunta de
saber, hacer (know-how) y convivir.
Dentro de estas redes, juegan un papel importante las diferentes entidades de
interfaz existentes, para transferir el conocimiento desde la academia hacia el
sector productivo; entre esas organizaciones encontramos los Centros de
Emprendimiento y Desarrollo Empresarial (CEDE).
Un CEDE es un espacio donde se agilizan procesos y se desarrollan acciones
conjuntas con el propósito de dar respuesta a los problemas estructurales como el
del desempleo, la desocupación, el alto grado de incertidumbre frente a la realidad
y la falta de oportunidades de desarrollo social y el crecimiento económico.
Además de facilitar en cierta medida una incubación de empresas.
Los CEDE, aparecen entonces como un “compromiso institucional” pertinente para
dar cuenta de los objetivos políticos para mejorar cualitativamente las condiciones
de desarrollo de la tecnología y la innovación, a partir de la articulación entre
ciencia, producción y una comunidad organizada y fundamentalmente constituida
en MiPymes; trabajando I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación).
Para el caso de nuestro departamento (Antioquia), los CEDE deben estar
articulados por un Centro Antioqueño de Servicios Empresariales y de
Emprendimiento. Este será un espacio de innovación e integración de todos los
municipios del departamento de Antioquia, buscando o proporcionando un
acercamiento a nuevas tecnologías, que contribuirán a generar una mayor
participación de los procesos sociales, emitiendo conceptos, logrando consensos,
agilizando procesos y desarrollando acciones conjuntas, con el propósito de dar
respuesta a los problemas estructurales de la comunidad, como el desempleo, la
desocupación, el alto grado de incertidumbre frente a la realidad y la falta de
oportunidades del desarrollo social y el desarrollo económico.
El Ecosistema de Emprendimiento, se organiza para facilitar que el sistema
productivo incorpore el conocimiento en un circuito permanente. No es una
cuestión de una vez y para siempre, sino que requiere una revisión continua un
observatorio social y económico en creatividad. La interacción es la clave para su
correcto funcionamiento.
Entre los objetivos centrales de un CEDE están:
Promover, facilitar y estimular el bienestar social y crecimiento de las
empresas locales.
Atraer inversiones de empresas extranjeras con experiencia en interacción
comunitaria.
Promover las vinculaciones y alianzas estratégicas entre las empresas, las
universidades e los institutos de investigación y desarrollo, y comunidad
organizada.
Fortalecer la educación en diferentes áreas con enfoque humanístico.
Potenciar en la región la existencia de un clima emprendedor de base
creativo-social.
Para el asesoramiento de las unidades productivo/económicas, los CEDE de cada
municipio, será un espacio de:
Sensibilización: trabajar con el diseño y ejecución de un lenguaje común y
unificado, orientado a motivar en la zona y en el entorno la masificación del
emprendimiento y el empresarismo.
Formación: mediante procesos de enseñanza-aprendizaje,
Legislación: mantener actualizada la información legal existente pertinente a
sus diferentes etapas: creación de empresas, beneficios tributarios, plan de
incentivos, trámites, registros, derechos de autor, patentes, licencias, entre
otros.
Capacitación Empresarial y Sostenibilidad: diseñar y dinamizar un modelo
que diagnostique la gestión de las empresas, mercados, finanzas,
formulación de proyectos entre otros, de tal manera que exista permanente
mejoramiento.
Creación de Empresas: La iniciación de operaciones en el corto plazo y la
garantía de sostenibilidad de las empresas creadas y la solución a los
problemas de comercialización.
Pre-incubación (Planes de Negocio): Identificar oportunidades de negocio y
unificar una metodología para adecuarlos a la toma de decisiones de
inversionistas y del sector financiero.
Prestación del servicio integral de atención al microempresario: en las áreas
de capacitación técnica y empresarial, asesoría técnica especializada en el
puesto de trabajo, consultoría administrativa especializada en el puesto de
trabajo, obtención y manejo de recursos financieros y materiales,
organización de eventos de carácter comercial que apoyen la venta de los
productos y servicios.
Desarrollo de competencias y habilidades: desde el manejo adecuado de
conceptos y fundamentos, de sus habilidades y competencias en cuanto a la
actividad económica que cada uno desarrolle.
Reconocimiento: de capacidades y desarrollo para la generación de
propuestas productivas y en especial la capacidad de construir un proyecto
productivo.
Como antecedente la región con con un gran proyecto llamado Ciudad E,
proyecto del municipio de Medellín en participación con la caja de compensación
familiar COMFAMA. Este proyecto puso a conversar a 32 instituciones de
educación superior, en torno al tema de emprendimiento. Que involucra: un
entorno, unas políticas públicas, una red académica, una red de emprendimiento y
la participación de la comunidad organizada.
Juan Daniel Cifuentes Diez.
Octubre de 2014
(Visited 2 times, 1 visits today)

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Cifuentes Juan Daniel. (2016, mayo 3). Ecosistema de Emprendimiento en el marco de un Sistema Regional de Innovación. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/ecosistema-emprendimiento-marco-sistema-regional-innovacion/
Cifuentes, Juan Daniel. "Ecosistema de Emprendimiento en el marco de un Sistema Regional de Innovación". GestioPolis. 3 mayo 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/ecosistema-emprendimiento-marco-sistema-regional-innovacion/>.
Cifuentes, Juan Daniel. "Ecosistema de Emprendimiento en el marco de un Sistema Regional de Innovación". GestioPolis. mayo 3, 2016. Consultado el 1 de Octubre de 2016. http://www.gestiopolis.com/ecosistema-emprendimiento-marco-sistema-regional-innovacion/.
Cifuentes, Juan Daniel. Ecosistema de Emprendimiento en el marco de un Sistema Regional de Innovación [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/ecosistema-emprendimiento-marco-sistema-regional-innovacion/> [Citado el 1 de Octubre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de [email protected] en Flickr